Son numerosos los informes y estudios que, de modo reiterado a lo largo de estos a帽os, nos destacan la tendencia socio-demogr谩fica que convierte a la poblaci贸n mayor de 65 a帽os en el estrato de mayor crecimiento, situando el envejecimiento como un tema clave de nuestra agenda para las pr贸ximas d茅cadas.

Desde que en la II Asamblea Mundial del Envejecimiento (2002), se difundi贸 el documento Salud y Envejecimiento: un marco pol铆tico de la OMS, el paradigma envejecimiento activo se ha extendido por todo el mundo, en un intento de promover un acercamiento diferente a la vejez que eliminara definitivamente representaciones sociales asociadas el deterioro, la enfermedad, la inutilidad y cualquier otra percepci贸n negativa y estereotipada sobre este grupo de ciudadanos.

El documento Una estrategia para un crecimiento inteligente, sostenible e integrador. Europa 2020 de la Comisi贸n Europea puso de manifiesto la importancia del envejecimiento activo como elemento clave del porvenir, incluso, para dedicar el 2012 a la celebraci贸n del A帽o europeo del envejecimiento activo y de la solidaridad intergeneracional.

En 2013, avanzando en la misma direcci贸n, la OCDE, de acuerdo con la UE, present贸 el documento A Good Life in Old Age, en el que propone una mirada a los datos y las pol铆ticas con el fin de medir los est谩ndares de calidad en el proceso de envejecimiento activo.

A nivel del Estado, en 2011, el Libro Blanco del Envejecimiento Activo, del IMSERSO y del Ministerio de Sanidad, incid铆a en la necesidad de una estrategia de negociaci贸n de barreras, de enriquecimiento del mundo social, de integraci贸n ciudadana a trav茅s de la libertad, la autonom铆a y la creatividad, con la promoci贸n de buenas pr谩cticas de envejecimiento activo inspiradas, tambi茅n, en la solidaridad intergeneracional.

Desde Euskadi, la Estrategia de Envejecimiento Activo 2015-2020 ha enriquecido la cuesti贸n con un marco conceptual y 茅tico centrado en las personas, sus derechos y sus responsabilidades, como parte activa de la sociedad vasca, en la promoci贸n del envejecimiento activo entre la poblaci贸n vasca, desde聽 su dignidad,聽 autonom铆a, participaci贸n y corresponsabilidad. Con tres grandes 谩reas de intervenci贸n: nuevo modelo de gobernanza, 聽anticipaci贸n y prevenci贸n, amigabilidad y participaci贸n.

A lo largo de esta d茅cada, como resultado de la actividad investigadora realizada por diversos equipos de investigaci贸n de la Universidad de Deusto, hemos defendido la necesidad de desarrollar un envejecimiento satisfactorio adem谩s de activo, que implica un necesario proceso de formaci贸n a lo largo de toda la vida, con un posicionamiento cr铆tico con el activismo inflacionista que ha rodeado el mencionado paradigma de envejecimiento. Y, de modo especial, con el impulso de una experiencia valiosa de ocio, posibilidad inmejorable para consolidar estilos de vida que aporten bienestar y bienser, promoviendo cauces para el empoderamiento, motivaci贸n, participaci贸n y desarrollo personal. En esa direcci贸n han apuntado los resultados y conclusiones extra铆das de los trabajos realizados.

Pero, dicho esto, debemos incidir en la remoci贸n de las barreras que los ciudadanos manifiestan encontrar en el desarrollo de sus itinerarios vitales de envejecimiento anhelados. Para ello, como plantea la propia Estrategia Vasca de Envejecimiento Activo debemos analizar el modo en que se gobierna las ciudades que habitan y en las que sus itinerarios vitales encuentran o no acogida.

Situemos el foco en la necesidad de implantar un modelo de gobernanza democr谩tica y liderazgo colaborativo que remueva las barreras educativas, sociales, econ贸micas, ambientales y pol铆ticas que impiden el empoderamiento y la proactividad de las propias personas mayores en el desarrollo de un envejecimiento satisfactorio, en los entornos urbanos que acogen la mayor铆a de la poblaci贸n. Y consecuentemente, miremos a los procesos de formaci贸n de los responsables de instituciones, empresas y entidades sociales como facilitadores de dicho modelo de envejecimiento.

En enero de 1975, la Asamblea General de Naciones Unidad fij贸 las bases de una fundaci贸n que culminar铆a con la creaci贸n del Programa HABITAT I al a帽o siguiente. Dicha organizaci贸n ha recorrido una fecunda trayectoria hasta llegar al presente HABITAT III Por un futuro urbano mejor, en el que apuesta por 鈥渦n urbanismo compacto como una fuerza positiva para las presentes y futuras generaciones y para el avance en la cuesti贸n de la igualdad y la distribuci贸n de la prosperidad鈥 (UNHABITAT, 2015; 10). Otros organismos internacionales como UNESCO, OCDE, UCGL o UE han incidido en la necesaria transformaci贸n del modelo de gobernanza de las ciudades en relaci贸n con los distintos grupos de edad y colectivos sociales.

El reto聽 es la gobernanza de las ciudades como articulaci贸n socialmente inteligente y en beneficio de la promoci贸n de la justicia social. Necesitamos una gobernanza democr谩tica de las ciudades que asuma el reto de la generaci贸n de servicios y experiencias inteligentes, capaces de atender de modo personalizado las necesidades de los ciudadanos, de nuevos y diversificados perfiles. Debemos explorar las posibilidades que este nuevo enfoque nos ofrece, incidiendo en la mayor铆a de edad de las personas mayores y en la remoci贸n de las barreras que manifiestan encontrar en el desarrollo de sus itinerarios vitales de envejecimiento satisfactorio.

Con tal fin, debemos partir de la iniciativa Age Friendly Cities- Ciudades Amigables de la OMS. En junio de 2005, Naciones Unidas present贸 el proyecto en el XVIII Congreso Mundial de la Asociaci贸n Internacional de Gerontolog铆a y Geriatr铆a que tuvo lugar en R铆o de Janeiro. Fruto del mismo surgi贸 el documento que constituye la gu铆a del proyecto. En el proyecto convergen los dos fen贸menos que estamos abordando: el progresivo envejecimiento de la poblaci贸n mundial y el proceso de urbanizaci贸n creciente: 鈥Una ciudad amigable con las personas mayores alienta el envejecimiento activo mediante la optimizaci贸n de las oportunidades de salud, participaci贸n y seguridad, a fin de mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen.鈥 (OMS, 2007:7). Se trata de un proyecto multisectorial que integra ocho aspectos que afectan a la vida de las ciudades, sujetos a la evaluaci贸n y mejora continua: servicios sociales y de salud; espacios al aire libre y edificios; transporte; vivienda; redes y apoyo social; empleo y participaci贸n; respeto e inclusi贸n social; comunicaci贸n e informaci贸n. Pero, aun tom谩ndolo como referencia, es el momento de enriquecer el concepto de ciudad amigable con una apuesta por un envejecimiento satisfactorio, un ocio valioso, una gobernanza democr谩tica y un liderazgo colaborativo.

(Publicado en los peri贸dicos DEIA y NOTICIAS DE GIPUZKOA. 23-10-15)