El presente de las ciudades est谩 铆ntimamente vinculado con el de sus universidades. 聽Hoy en d铆a, las ciudades son inteligentes, en t茅rminos de cantidad, por el desarrollo y la innovaci贸n tecnol贸gica que son capaces de aplicar (smart cities). 聽Lo son, desde la perspectiva de la calidad, por la ciencia y el conocimiento que logran generar (smarter cities). Y lo llegan a ser, desde la cualidad, por el grado de desarrollo humano que alcanzan las personas que las habitan (socially smart cities) 驴C贸mo pueden colaborar las universidades en la consecuci贸n de una ciudad socialmente inteligente?

Las universidades, a trav茅s de sus profesores y personal de servicios, departamentos y facultades, proyecto educativo, modelo de ense帽anza-aprendizaje, con la incorporaci贸n sensata de las tecnolog铆as de la informaci贸n y comunicaci贸n, establecen un di谩logo con las personas que habitan dicha ciudad. 聽Desde la mutua confianza, colaboran en la certidumbre de que una formaci贸n a lo largo de la vida les permitir谩 encarar mejor su proyecto de vida, itinerario profesional y compromiso ciudadano.

La educaci贸n empodera a los ciudadanos, dot谩ndolos de valores, competencias y conocimientos, favoreciendo una mayor autonom铆a personal y mayor capacidad para participar en el desarrollo de la ciudad que habitan. Se potencian las inteligencias m煤ltiples de las personas y de sus ciudades.

La creciente internacionalizaci贸n de las universidades, efecto de un mundo continuo y globalizado, se convierte en una oportunidad de enriquecer la vida urbana con personas talentosas procedentes de otros rincones del planeta. Ciudadanos del mundo que, sinti茅ndose acogidos con hospitalidad, 聽nos har谩n conocidos en sus lugares de origen o pasar谩n a fijar su proyecto de vida entre nosotros.

La educaci贸n de nuestros conciudadanos es el reto prioritario de toda urbe que desee alcanzar la categor铆a de ciudad socialmente inteligente. Requiere inversi贸n en todos y cada uno de los ciudadanos, en el objetivo de que alcancen su pleno desarrollo y dignidad,聽 convirti茅ndose as铆 en contribuyentes netos de inteligencias a su comunidad. Requiere inversi贸n en聽 plataformas educativas que, como las universidades, sean capaces de sacar lo mejor de cada ciudadano. Implica facilitar su empleabilidad y, con ella, las condiciones materiales b谩sicas para el desarrollo de su proyecto de vida. Supone un acompa帽amiento personalizado, posibilitando itinerarios formativos que les eleven a su m谩xima potencia, hasta lograr que activen una iniciativa de emprendimiento social o empresarial, o que formen parte corresponsable del proyecto promovido por otros.

Las ciudades son socialmente inteligentes por el grado de desarrollo humano que alcanzan las personas que las habitan.

Las universidades, a trav茅s de sus investigadores y personal t茅cnico de apoyo, equipos y centros, modelo de generaci贸n de conocimiento, plan de investigaci贸n-desarrollo-transferencia, establecen puntos de encuentro con instituciones, empresas, entidades sociales y ciudadan铆a, en la b煤squeda colaborativa de respuestas a los retos de la ciudad que habitan. Se trata de establecer dicha b煤squeda en aulas, laboratorios, bibliotecas, despachos, congresos,鈥 pero tambi茅n en f谩bricas, locales de asociaciones, instituciones, calle, medios, redes sociales, hogares,鈥

La generaci贸n del conocimiento, la investigaci贸n activa o la difusi贸n del conocimiento empodera las personas y las organizaciones, haciendo socialmente m谩s inteligentes las ciudades en las que radican. La aproximaci贸n disciplinar, interdisciplinar e intersectorial a los retos planteados enriquece, diversifica y ampl铆a las respuestas, las alternativas a las cuestiones complejas que afectan a las ciudades: envejecimiento, inmigraci贸n, desigualdad, desempleo, periferias urbanas, desarrollo econ贸mico, pobreza, interculturalidad, conectividad, movilidad, gobernanza, d茅ficit, vivienda, igualdad de g茅neros, pluriling眉ismo, salud p煤blica, medio ambiente, etc.

La globalizaci贸n del mundo implica la necesaria internacionalizaci贸n del conocimiento para abordarla con 茅xito: el aprendizaje de otros y de su buen hacer, la atracci贸n de talento capaz de dar respuesta a problemas resistentes, el trabajo en red colaborativa, etc.

La inversi贸n en generaci贸n de conocimiento es fundamental para asentar las bases de una ciudad socialmente inteligente. Conlleva formar j贸venes investigadores para que se conviertan en expertos reconocidos y atraer otros, consagrados, que puedan facilitarnos el camino a la excelencia. Implica acogerlos en equipos y centros dotados de recursos suficientes para hacer frente a los retos planteados.

Las ciudades son socialmente inteligentes por la ciencia y el conocimiento que logran generar, y por el desarrollo y la innovaci贸n que son capaces de aplicar en su realidad.

Las universidades deben estar a la altura del reto que se les exige y ser evaluadas desde par谩metros contrastados internacionalmente de calidad docente, 聽empleabilidad, excelencia investigadora y transferencia. Pero, de igual manera, deben ser respaldadas por medio de: centros de pr谩cticas, fondos de becas, contrataciones, financiaci贸n de programas, proyectos e iniciativas conjuntas, presencia de profesionales en el aula, patrocinio de c谩tedras y laboratorios, contratos programa,…

Las universidades inteligentes en ciudades socialmente inteligentes (UniverCities) priorizan su vocaci贸n de servicio a la sociedad, en el objetivo de alcanzar la excelencia de la docencia y la investigaci贸n, y de compromiso con los retos planteados, en el logro de una mayor incidencia social a trav茅s de la empleabilidad de los estudiantes egresados, la formaci贸n continua de profesionales, la transferencia del conocimiento y la promoci贸n de la justicia en colaboraci贸n con entidades sociales, empresas, instituciones y ciudadan铆a.

Publicado en el El Correo. 6-7-2015.

https://acceso360.acceso.com/deusto/es-ES/?mod=TrackingPressViewer&task=default&external=1&companyNewsId=311983010&sig=b9544129eb1c80fcf721a77bb3e8885e6f6e37f6fe2275cff4af2126cddcc7e5