No es Dios de muertos, sino de vivos.

Lecturas 3 de junio, miércoles IX semana del tiempo ordinario

De un tiempo a esta parte se han puesto de moda historias de zombies,tales como Walking Dead. Son relatos distópicos en los que la humanidad se ve amenzada en el modo en que la entendemos, por esos muertos vivientes que son más próximos a la muerte que a la vida.

Jesús nos presenta a un Dios que es de vivos. En contextos de cultura de la muerte, cuando la vida se hace inhumana , Jesús nos dice que lo suyo va de vida y vida plena.

A veces nosotros vamos como walking dead, como zombies, como viviendo sin vivir. Imbuidos en la prisa, despistados, sin darnos cuenta de las cosas que nos pasan y como con una sed tremenda de vida, pero sin querer parar a beber en la fuente de vida. Paremos con Jesús y bebamos con Él el agua de vida, que es mucho más sana y a la vez peligrosa que el botellón.

Foto de  @dguttenfelder

Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Lo que es del César pagádselo al César, y lo que es de Dios a Dios.

Lecturas 2 de junio, martes, IX semana del tiempo ordinario

La liturgia retoma el camino del tiempo ordinario, donde va desgranando día a día la vida de Jesús. Hoy nos encontramos ante un Jesús que es interpelado religiosamente ante la situación política y económica.

Por desgracia en muchos casos y por fortuna en otros, política y religión han ido de la mano. La última imagen que tenemos es la del presidente Trumph, enfrente de una Iglesia a la que fue sólo a sacarse una foto con la Biblia en la mano, minutos después de que dispersaran a una multitud pacífica para que él pudiera llegar.

Los nuevos césar, siguen queriendo manipular, empequeñecer y aprovecharse del sentimiento sincero de muchos creyentes para sus intereses partidistas, personales o económicos. En cambio el interés de Dios apunta al bien de la humanidad entera, hasta tal punto que deja de ser Dios para hacerse uno de nosotros. Esta pequeña gran diferencia es la que nos da pistas para que también nosotros no manipulemos ni nos dejemos manipular.

Trump amenaza con movilizar al Ejército en EEUU y se autoproclama ...
Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Ahí tienes a tu hijo, ahí tienes a tu madre

Lecturas 1 de junio, Lunes. Bienaventurada Virgen María, Madre de la Iglesia

Una de las relaciones que fundamentan nuestra vida es la que tenemos con nuestros y si se da el caso con nuestros hijos. Son experiencias que fundamentan nuestra memoria afectiva, pero también fundamentan el horizonte de muchas de nuestras acciones.

Jesús con la cruz inaugura unas nuevas relaciones y como nuevas resultan inesperadas. Jesús con la cruz nos abre a la reconciliación con los que nos haen daño, nos enseña el camino a dar la vida del todo, nos enseña a acompañar a los otros crucificados y denuncia aquello que le llevo a la cruz.

En estos tiempos de transición pandémica estamos aprendiendo un nuevo modo de relacionarnos. Hemos aprendido a estar con nuestros hijos y viceversa, todo el tiempo que antes no habíamos tenido. Nos hemos dado cuenta que necesitamos cuidarnos los unos de los otros, y abrir esa relación de cuidados a los más vulnerables. Ahí tienes a tu hijo, a tu madre, al vulnerable.

Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Recibid el Espíritu Santo

Lecturas 31 de mayo, Domingo de Pentecostés

Pentecostés es el hito de la salida de una crisis. Los discípulos de estar encerrados y llenos de miedo, llenos del Espíritu se transforman y salen de sus refugios para ir al encuentro del mundo. Han vivido la muerte de Jesús, han vivido la posterior crisis de qué hacer con sus vidas, y ahora reciben la misión de sus vidas.

Nosotros estamos en un tiempo de crisis, tras unos meses durísimos que jamás nos hubiéramos imaginado que tuviéramos que pasar. Ahora, entre fases y otras medidas, es tiempo de mirar adelante. Es tiempo de aprender, de una sabiduría especial de la vida, para aplicarla al futuro que encaramos.

Nos toca curar heridas, las del cuerpo, las del espíritu, pero también las muchas heridas sociales que teníamos y que ahora se han agudizado. El Espíritu nos trae su sabiduría, nos trae la reconciliación, y nos trae la capacidad de vivirnos en diversidad. El Espíritu es un regalo que recibimos, como la vida misma, pero como don también es tarea cuidar la vida en el Espíritu. Ojalá nos ayudemos los unos con los otros a cuidarnos desde el Espíritu de vida.

Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Tres preguntas que merecen otros tantos párrafos

Lecturas 29 de mayo, Viernes VII semana de Pascua

Hace unos días, me entretenía imaginando cosas en mi confinamiento: qué sería de nosotros si los políticos se dijeran unos a otros “¿Me amas más que estos?” Digo, jugaba a imaginar que Álvarez de Toledo se lo decía a Pablo Iglesias, por ejemplo; o que éste se lo preguntaba a Espinosa de los Monteros. La reacción ante la sola imagen de algo parecido, lo reconozco, es chocante. Creo que es chocante porque explicita la tensión y el enfrentamiento, quizá hasta el odio que llevamos mal escondidos dentro. La clase política, dramatizándolos y poniéndolos ante nuestros ojos, favorece cierta catarsis, si solo no se les toma demasiado en serio. Si parece una idea peregrina que la oveja y el león puedan pastar juntos, la primera pregunta es por el tipo de dios a nuestra medida que nos hemos dado: ¿ya es capaz de atraerlo todo hacia sí?

En las vísperas de Pentecostés, la Iglesia pide lo que no puede darse y tanto necesita. Jesús viene pidiendo cosas enormes en los evangelios de estos días: “Que encontréis la paz” (lunes); “No que los saques del mundo; sino que los guardes del mal” (miércoles); “que te conozcan a ti, Padre” (martes). Desde ayer, el evangelio pide la unión entre nosotros: “que sean completamente uno” (jueves). Esta vocación a la comunión se predica en la Iglesia, se predica para los creyentes al menos, pero no se predica solo para ellos. Si a diferencia de todo reino de este mundo, el Reino de Dios es para todos, sin exclusión (precisamente, sin exclusión)entonces, la segunda pregunta es por el tipo de convivencia que deseamos: ¿ya sería capaz de integrarlo todo y a todos?

Los creyentes pedimos el DON. Pedimos precisamente aquello que no pudieron darse nuestros padres, que no podemos darnos nosotros, que no podrán darse nuestros hijos. Porque ni está de nuestras manos ni lo estará jamás. Por eso nos referimos a Él como el don con mayúsculas, el don sobre todo y todos, porque es capaz de integrar a cada cual (por “rarito que sea”). Hablo del don que consiste, antes que nada, en dar el sentido de la aventura vital que cada cual vivimos en un escenario donde nadie falta. El don que revela como imprescindible y aun preciosa cada persona y cada criatura. El don que armoniza, sin arrebatar nada, sin dominar a nadie ni a nada, el don que lleva, que va llevando todo a su madurez y plenitud… suavemente. La tercera pregunta, por tanto, es por el poder del amor con que nos con-formamos, que aplaca nuestra sed más profunda: ¿es incapaz de vencer la muerte?

La pregunta “Pedro, ¿me amas?” es una pregunta por nuestra capacidad de perdonarnos a nosotros mismos en la luz de un Dios misericordioso. También es una pregunta por nuestra capacidad de aceptar a los demás, en la luz de un Dios con un plan de integración absoluta. En fin, es una pregunta por nuestras experiencias y deseos acerca del amor, en cuanto que llamadas a crecer hasta el mayor respiro, hasta hacer estallar nuestros pequeños pulmones.En la vigilia del sábado al domingo, invocaremos este Don, el domingo que viene contemplaremos su origen en las relaciones de comunión entre las personas trinitarias.

Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Que todos sean uno

Lecturas 28 de mayo, Jueves VII semana de Pascua

Mirar las distintas fuentes de información, periódicos, telediarios, redes sociales a veces resulta deprimente. En un momento que requiere unidad, colaboración e ir todos a una; nos encontramos con respuestas dispersas, contradictorias e incluso agresivas frente al distinto.

La invitación de Jesús en su oración al Padre es el de la comunión. La comunión es eso que nos congrega como comunidad, como familia humana, afectiva y efectivamente conectados con los unos y los otros, así como conectados a la naturaleza. Vivirnos en comunión es vivirnos en una armonía que me temo aún no vivimos.

Trabajar por la comunión es algo muy difícil, porque las tentaciones de renegar de los otros son muchas y a veces razonables. Se trata de una dificultad que debemos vencer primero en nuestro corazón, para ser generosos, para llevar a buena parte lo que otros hacen y dicen, y para entender que en ello nos va la vida, como ocurrió con Jesús.

Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Conságralos en la verdad

Lecturas 27 de mayo, Miércoles VII semana de Pascua

Postverdad, fake news, noticias falsas, manipulación, medias verdades, confusión,… son palabras que nos hablan de una realidad que experimentamos más de lo conveniente. No es que sean una novedad de hoy, sino que se trata de algo tan viejo como el propio ser humano, pero lo nuevo es la velocidad de propagación gracias a las nuevas tecnologías de la información.

Jesús sigue orando por los discípulos, y en el Evangelio de hoy nos invita a caer en la cuenta sobre nuestra relación con el mundo. La verdad sería el ajuste a la realidad en que vivimos..

Jesús pide al Padre que nos consagremos a la verdad. La verdad aparece como un término espiritual, como una actitud fundamental de la vida que nos orienta en nuestra camino. Como tal requiere, un cuidado, una devoción, una atención especial porque sólo gracias a ella es cuando acertaremos en la vida. Así podremos vivir eso de que la verdad os hará libres.

Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Ha llegado la hora

Lecturas 26 de mayo, Martes VII semana de Pascua

En esta cultura de influencers, coach, entrenadores personales, prescriptores y demás consejeros de la transformación personal, frecuentemente empiezan con una frase parecida a ha llegado la hora. Es tiempo de cambiar, es un cambio de fase, es un cambio de mentalidad. El asunto es a qué queremos o necesitamos cambiar.

Cuando Jesús en el Evangelio ora por los suyos, está orando, no por Él sino por los otros, por la comunidad. La gran diferencia entre muchas propuestas y las del Evangelio es el horizonte del cambio. El horizonte es lo mejor para la humanidad, es el horizonte del amor que nos saca de nuestro propio querer e interés.

Esta pandemia en algún modo nos está diciendo que ha llegado la hora. Es la gran invitación a cambiar, a transformarnos, a convertirnos en un modo nuevo de vida más sostenible, más saludable, más enfocado al cuidado mutuo. Es el tiempo de cambiar hacia el prójimo y no hacia uno mismo.

Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Ahora sí que hablas claro

Lecturas 24 de mayo, Lunes VII semana de Pascua

En tiempos de incertidumbre solemos buscar personas que nos hablen con claridad. Necesitamos relatos ordenados con mensajes suficientemente claros para que nos ayuden a conducirnos en la vida, pero no siempre obtenemos aquello que necesitamos.

Los discípulos vivieron un tiempo en que no entendían mucho a Jesús. De hecho, parece que casi no lo entendieron hasta la experiencia de Resurrección. El reto de entender con claridad la vida y predicación de Jesús nos habla de la riqueza y por tanto la complejidad de su propuesta.

En un mundo en que la realidad se ha hecho muy complicada, la tendencia es hacer relatos muy simples. El problema es que ante realidades complejas necesitamos explicaciones que se adapten a la realidad, y no a nuestros deseos. En política, en medios de comunicación, en pensamiento, buscamos explicaciones simplistas para entender algo que nos supera. Eso suena a lo que les pasó a los discípulos.

Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario

Estoy con vosotros todos los días

Lecturas 23 de mayo, Domingo de la Ascensión

En el confinamiento hemos sentido esas presencias que no estaban presentes. Hemos estado encerrados con unos pocos, pero a la vez hemos estado con muchos otros. Nuestro corazón también sentía y se unía al sufrimiento y a la alegría de otros con los que no estábamos presencialmente.

Un gran reto para los cristianos es sentir que Jesús está presente en nuestra vida. La velocidad, la dispersión, la falta de lenguaje de fe y una cultura en oposición nos dificultau sentir esa presencia.

Nuestra experiencia de Dios es una experiencia de mediaciones, seguimos a un Dios que se encarna, a un Dios que se hace uno de nosotros y que por tanto es en nuestra vida diaria donde se hace presente. La gran tentación es quedarse mirando al cielo, pero el ángel recuerda a los discípulos: ¿qué hacéis mirando al cielo?

Photo by @nicholesobecki
Publicado en Publicaciones del blog | Deja un comentario