Keep calm the show must go on! (by Iñigo Calvo)

¡Lo prometido es deuda!  Recojo a continuación ideas y reflexiones para ayudarte a mejorar tus habilidades comunicativas. Todo esto lo he aprendido en mi propia experiencia en el mundo de la empresa y la docencia, y también gracias a la formación y práctica en el campo de las artes escénicas a lo largo de una década.

Recorreré cinco apartados clave: Voz, Movimiento, Mirada, Equipo y Calentamiento.

A. La voz

La voz es una de las principales herramienta que utiliza una persona a la hora de comunicar, explicar y exponer un tema. Por ello es importante analizar qué utilización se le da en base a los siguientes aspectos:

Vocalización: Se entienden las frases, se vocalizan correctamente las palabras y se consigue que el mensaje llegue de forma coherente. En caso deque la presentación se realice en un idioma que no sea la lengua materna, se debe cuidar aún más la vocalización.

Proyección: Para que un auditorio oiga al ponente no hace falta que éste grite, sino que proyecte y emita un ‘chorro’ de voz que llene la sala, consiguiendo que tanto las personas que están cerca como las que están más alejadas consigan escuchar de forma nítida.

Ritmo: Además de vocalizar y proyectar la voz, la persona que esté llevando a cabo una presentación debe adoptar un ritmo correcto, esto es, ni tan rápido que no se le pueda seguir ni tan lento que no ‘enganche’ al auditorio. De forma general, las personas que se ponen nerviosas a la hora de realizar presentaciones suelen exponer sus argumentos con gran velocidad.

 

B. El movimiento

El movimiento acompaña a la voz a la hora de hablar en público, y es la principal herramienta que despliega una persona en el ámbito de la comunicación no verbal. Este apartado puede evaluarse en base a los siguientes parámetros:

Uso de las manos: La posición, orientación y gestos que se realizan con las manos son muy útiles a la hora de enfatizar un argumento o conseguir que el auditorio fije su atención en un determinado aspecto de la presentación. Las manos nunca deben quedarse inmóviles, sino que deben acompañar de forma coherente a la comunicación oral, como si fueran la batuta de un director de orquesta.

Espacio (uso de cuerpo y piernas): Otro aspecto a valorar en el movimiento es la forma en la que la persona ocupa el espacio y se mueve  por el mismo.  No se debe estar ni anclado en un determinado punto ni dando vueltas y/o balanceándose de una pierna a otra. El ponente debe estar cómodo, mirando al conjunto del auditorio y moviéndose por el espacio lo necesario para acompañar a la voz y al uso de las manos.

 

C. La mirada

Junto a la voz y el movimiento, la mirada es la tercera herramienta fundamental a la hora de realizar una presentación.

La mirada ancla y fija la atención del público. La persona que expone debe abarcar con su mirada toda la sala, no solo las primeras filas o un determinado sector que le interese más (ej. Un profesor a la hora de exponer un trabajo en una clase, o un cliente en una sala en la que haya más gente).

Cuando existan varias tipologías de personas o grupos diferenciados entre el público, el ponente debe decidir cómo distribuye su mirada en relación a los mismos, pero en ningún caso debe solo mirar a una determinada persona o grupo de personas.

Si existe personas cercanas entre el público (ej. Compañeros/as de trabajo, familiares, etc) se puede dirigir la mirada a las mismas en caso de que se necesite apoyo, ánimo o una pequeña dosis de confianza para proseguir las explicaciones.

 

D. El equipo

En caso de presentaciones de más de una persona, es muy importante que todos los integrantes del equipo que realiza la presentación den la sensación de unidad, coordinación y apoyo mutuo.

Por ello, además de valorar de forma individual como una determinada persona utiliza la voz, la mirada y el movimiento, es importante valorarle también por la forma en la que pasa el testigo de la explicación a sus compañeros, cómo les ayuda en caso de que estos se atasquen y cómo está atento a las explicaciones del resto del equipo cuando él no está exponiendo.

 

E. El calentamiento

Antes de realizar una presentación es importante realizar dos tipos de ejercicios de calentamiento, a saber:

Físico: Se deben estirar los músculos y calentar al estilo de los deportistas antes de entrar al terreno de juego. Se recomienda realizar estiramientos de todas las partes del cuerpo, así como saltar o correr para aliviar tensión y deshacerse de la energía sobrante y los nervios previos a realizar una presentación.

De Voz: Se debe realizar un calentamiento de la voz para que adecuarla a un tono más agudo (normalmente la voz se agrava en las presentaciones) y poder vocalizar mejor.

 

Los cinco elementos clave han quedado esbozados. Y para terminar, solamente me queda recordaros las 4 ps del marketing mix: practicar, practicar, practicar y practicar 😉

 

The following two tabs change content below.
Avatar

Iñigo Calvo

Departamento de Estrategia y Sistemas de Información Strategy and Information Systems Department Profesor e investigador de Deusto Business School
Avatar

Latest posts by Iñigo Calvo (see all)

Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

  1. Avatar María dice:

    Muy útil Iñigo. Yo no me había planteado lo de los ejercicios de calentamiento hasta una final del Brandstorm en que vi a los estudiantes practicarlos siguiendo tus consejos… y se salieron en la presentación! Gracias!

  2. Avatar Bruno Gonzalez Carranceja dice:

    Muy interesante Iñigo!!!

    La verdad es que para aquellos que desarrollamos actividades en los que la comunicación tienen un peso sustancial las técnicas de las que hablas en tu artículo resultan francamente útiles. Muchas gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.