Internet de las personas: hacia un espacio público virtual reconfigurado. Entrevista con Pablo Garaizar, Profesor Encargado en el Departamento de Telecomunicaciones en la Facultad de Ingeniería de Deusto

¿Qué hacemos con PIPA y SOPA? ¿Por qué “big data” es “big”? ¿Es la web 3.0 un concepto de moda? Esta vez, publicamos una entrevista realizada a Pablo Garaizar, Profesor Encargado en el Departamento de Telecomunicaciones en la Facultad de Ingeniería de Deusto. Pablo, nos hablará sobre asuntos tales como: el Internet del Futuro, la red social reductiva y el Foro de la Facultad de Ingeniería “Tecnologías de la Informática y Comunicación”, que tendrá lugar los próximos 21 y 22 de febrero, dentro del marco del 125 Aniversario de la Universidad de Deusto.

Hoy en día, se hace un gran hincapié sobre la red social reductiva (the reductive social network) y sobre el lanzamiento de nuevos productos que tendrán capacidad de estrechar el círculo social virtual, asegurando de esta manera un cierto grado de intimidad y autenticidad. ¿Cómo impactarán este tipo de productos al espacio virtual actual que está basado en la información compartida? El concepto de red social reductiva no es sino otra forma de evidenciar el fracaso de la gestión de los ámbitos de comunicación en las redes sociales generalistas como Facebook o Twitter. Apuestas como Path se basan en el manido “menos es más” para ofrecer un grafo social más reducido y, por ende, más parecido al grafo social real fuera de la Red (¿de verdad hay gente que tiene 1000 amigos fuera de la red? por supuesto que no). Sin embargo, no tengo claro que este tipo de redes vaya a triunfar, porque salvo casos aislados o gente que se apoya en automatismos, la mayoría de personas tenemos nuestra red de referencia a través de la cual socializamos digitalmente con nuestro grafo social. Hay gente que es más de Facebook, hay gente que es más de Twitter, otros más de LinkedIn y otros de Tuenti. Esta segmentación es natural porque en cada red se maneja un registro diferente y -lo más importante- porque en cada red existe el número suficiente de personas para crear una comunidad interesante. El reto de las redes sociales reductivas será alcanzar ese punto en el que sus comunidades sean lo suficientemente grandes como para resultar interesantes a sus miembros, y los suficientemente pequeñas como para que no se pierda la confianza dentro de ellas. Conseguir ese equilibrio dejando de la mano de los usuarios la configuración de estas redes me parece complicado. En mi modesta opinión serán otras de las herramientas disponibles para usuarios avanzados, pero no creo que consigan hacerse un hueco en el conjunto de la Red.

Continue reading