Una nueva UE tras la crisis del COVID-19

Las crisis son oportunidades de cambio. Y la UE, inmersa en la pandemia, está viviendo el reto de afrontarla al mismo tiempo que se plantea el modelo de integración que quiere para el futuro.

La crisis de 2008 fortaleció el Unión Económica y Monetaria, la supervisión económica y la gobernanza común. Todo ello se armó bajo el paraguas de la disciplina fiscal y no supuso avances hacia una mayor unión presupuestaria. Lo más importante de todo, se dejó en el tintero el refuerzo de la cohesión social, que quedo claramente subordinada al cumplimiento de objetivos macroeconómicos. El incremento de la pobreza y la desigualdad fueron consecuencia de ese rigor.

La actual crisis del COVID 19 ha mostrado un aprendizaje. Por un lado, en los comienzos de la pandemia, se relajó de manera inmediata la disciplina presupuestaria, permitiendo una mayor holgura de gasto a los Estados a través de la claúsula de salvaguardia.  Con ello se huyó de la repetición del modelo de austeridad axfisiante y de sus nefastas consecuencias sociales.

El acuerdo alcanzado en el Consejo Europeo del 21 de julio es trascendental por seguir apostando en esta línea. Por primera vez la UE se salta su techo de gasto y llega al 2% del PIB. Por primera vez también admite endeudarse para hacer una inyección masiva de capital, (justamente lo que tanto se echó de menos en la anterior crisis en comparación con el margen de maniobra de Estados Unidos). Con ello se dan varios saltos importantes: uno hacia la profundización en la integración fiscal, otro de respuesta política y demostración como potencia supranacional que no ha dejado en la estacada a los socios (demostrando frente a los movimientos de salida como el Brexit que, efectivamente, estar dentro de la integración merece la pena.

Por supuesto quedan muchos temas pendientes como el modo en que se va a ejercer la condicionalidad, es decir, la supervisión del cumplimiento por parte de los Estados receptores de los requisitos exigidos para el gasto de los fondos. Queda también para la reflexión la reducción del Mecanismo para la Transición Justa para alimentar el nuevo Fondo de Reconstrucción.

https://europa.eu/european-union/coronavirus-response_en

https://europa.eu/european-union/coronavirus-response_en

Un comentario en «Una nueva UE tras la crisis del COVID-19»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.