Towards a broader definition of ‘conflict of interests’ at the EU level

Una reforma del Reglamento Financiero (en concreto, de su artículo 61) que entró en vigor el 2 de agosto de 2018 (Reglamento 2018/1046 del Parlamento Europeo y del Consejo), ha ampliado la definición de conflicto de intereses aplicable a la gestión de los fondos europeos. Explicamos en este post en qué consiste la regulación actual.

¿Quién está sujeto a responsabilidad?

  • Los agentes financieros implicados en la gestión del presupuesto de la Unión

Son agentes financieros todos aquellos que participen en la ejecución presupuestaria bajo gestión directa, indirecta y compartida, incluidos los actos preparatorios de los mismos, auditoría o control.

Quedan cubiertos por esta norma tanto los funcionarios y otros agentes externos de la UE como las autoridades nacionales de cualquier nivel. Es lógico, dado que el 74 % del presupuesto europeo se maneja a nivel nacional y la COmisión solo tiene funciones de control.

Es importante señalar que la responsabilidad por el conflicto de intereses cubre tanto los comportamientos individuales (el funcionario que maneja los fondos) como jerárquicos (los superiores están obligados a tomar las medidas adecuadas para evitar que surja un conflicto de intereses en las funciones bajo su responsabilidad y para hacer frente a situaciones que objetivamente puedan ser percibidas como un conflicto de intereses, 61.1 RF)

De manera sorprendente (por el tipo de norma jurídica de que se trata), el reglamento financiero armoniza el procedimiento nacional para lidiar con los conflictos de interés en el manejo de fondos públicos europeos. El art. 61.2 RF establece que

Cuando exista un riesgo de conflicto de intereses que involucre a un miembro del personal de una autoridad nacional, la persona en cuestión deberá remitir el asunto a su superior jerárquico. Cuando exista tal riesgo para el personal cubierto por el Estatuto, la persona en cuestión remitirá el asunto al ordenador correspondiente por delegación. El superior jerárquico correspondiente o el ordenador delegado confirmará por escrito si existe conflicto de intereses. Cuando se compruebe que existe un conflicto de intereses, la autoridad nominadora o la autoridad nacional competente se asegurará de que la persona en cuestión cese toda actividad en el asunto. El ordenador delegado correspondiente o la autoridad nacional pertinente se asegurará de que se adopten todas las medidas necesarias adicionales de conformidad con la legislación aplicable.

Artículo 61.2 RF 2018

¿Cómo se define ahora el ‘conflicto de interés’?

Según el art. 61.3 RF 2018,

“… existe un conflicto de intereses cuando el ejercicio imparcial y objetivo de las funciones de un actor financiero u otra persona (…), se ve comprometido por razones que involucran la vida familiar, emocional, política o afinidad nacional, interés económico o cualquier otro interés personal directo o indirecto”

Reglamento Financiero 2018

A la vista de lo anterior podemos concluir que la definición del conflicto de interés es suficientemente amplia en la UE como para acomodar todas las situaciones patológicas. Sin embargo, como sabemos, los problemas de ética pública no se plantean por lagunas en el marco jurídico, sino por problemas en la implementación. Este marco jurídico, por muy amplia que sea la definición, reposa aún en exceso en la voluntad individual del afectado de dar un paso adelante, en vez de obligar a la institución gestora de fondos europeos (a nivel UE o nacional) a adoptar una actitud vigilante respecto a los abusos cometidos por su personal estatutario o contratado.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Escudo Universidad de deusto