¿Cómo diseñar un taller para estudiantes de secundaria desde la Universidad? Consejos prácticos desde la inexperiencia

Uno de los objetivos más ilusionantes –y desafiantes, al mismo tiempo- del Módulo Jean Monnet SAPIA (Students Awareness of Public Integrity and Accountability) que coordino durante el trienio 2017-2020 es “activar la ciudadanía ética del futuro hoy”. ¡Difícil tarea!

Entre las herramientas que hemos puesto en práctica para conseguirlo destaca la organización de talleres con estudiantes de secundaria de colegios locales.

Nos ponemos manos a la obra, desde el convencimiento de que un objetivo tan importante no puede dejarse a la improvisación del último minuto. Ahora bien… ¿cómo se diseña un taller con estudiantes? Brecha generacional, juventud pasiva, desafección ante la política… ¡en menudo jardín nos hemos metido!

Tras breves instantes de “pánico”, la pre-ocupación deja paso a la “ocupación”… y en este post he intentado recopilar y sintetizar el poso que me queda tras bucear en fuentes más expertas que yo sobre pedagogía, comunicación, e investigación-acción. Si conoces otros distintos o quieres compartir tu experiencia, no dejes de visitar el apartado de comentarios. Tu feedback es tan necesario como útil. Si este post te ha servido para algo, gracias por compartirlo igualmente.

SAPIA Jean Monnet Module – Taller con estudiantes del colegio Ikasbide de Bilbao

Articular la organización de un taller en tres fases cronológicas (antes, durante y después del taller) me parece esencial para quienes ocupamos nuestra jornada en tareas de muy diversa naturaleza. De este modo, completaremos el diseño en tiempos alternos sin que ningún aspecto esencial se escape por el camino. Desagregar cada fase en sub-tareas o sub-objetivos facilitará ir marcando casillas hacia el objetivo final.

Este primer post se concentra en las preguntas… si la fuerza acompaña dedicaremos post-eriores a compilar posibles respuestas.

Antes de Antes del Taller

¿Por qué te planteas organizar un taller para estudiantes de secundaria? ¿Qué puedes aportar? ¿Qué te aporta a ti?. Adquirir conciencia de la suma positiva transformará tu visión de esta ‘tarea’ y la transformará en una nueva dimensión de tu actividad de docencia o gestión universitaria. En este post comparto algunas reflexiones.

Antes del Taller

  • OBJETIVOS ¿Qué objetivo(s) persigues? Defínelo. Si puedes, defínelo de modo eficaz o  “inteligente”, siguiendo el modelo S.M.A.R.T. (eSpecífico, Medible, Alcanzable, Realista y acotado en el Tiempo). Si no puedes, el resultado que consigas dependerá en mayor medida de la alineación planetaria que toque el día en que celebres el taller.
  • LOGÍSTICA ¿Qué logística implicará tu taller? Dedica un momento a precisar los siguientes aspectos: ¿cuántos estudiantes acudirán?¿de qué edades?¿qué sala resulta más adecuada?¿qué equipamiento necesitarás?¿necesitarás distribuir fotocopias de materiales?¿necesitarás post-its o bolígrafos? Y lo más importante… ¿quién se ocupará de ello? Tu labor se facilitará notablemente si, como yo, dispones de un Departamento de Comunicación que se ha tomado el trabajo de recabar dicha información y elaborar un formulario que rellenas online y te despreocupas (…relativamente). ¡Gracias a los responsables! (en especial a Iratxe Erdozain, Erika Pradas y Julieta Baldazo).
  • COMUNICACIÓN ¿Necesitarás articular una estrategia de comunicación previa? Dependiendo de la situación, tal vez necesites activar contactos locales, o con organizaciones sociales para conseguir la audiencia deseada, ¿los tienes identificados? ¿cuentas con un plan?
  • EVALUACIÓN ¿Cómo evaluarás el taller? Idealmente, tu inversión en la preparación de este taller no será rentable si no está destinada a la repetición en sucesivas ocasiones, pero si quieres evitar que los mismos errores se repitan una y otra vez, es imprescindible asegurar un control de calidad. Dedica tiempo a valorar cómo recoger sugerencias de mejora mediante un cuestionario, y reserva un tiempo para esa actividad dentro del horario reservado al taller. Respetar el tiempo ajeno y las ocupaciones planificadas por los asistentes es un gesto elemental de cortesía que les motivará a responder como te interesa.
  • DISEMINACIÓN ¿Cómo diseminarás el taller? Prepárate para generar evidencias que sin duda reportarán beneficios futuros, bien a nivel profesional, bien para la institución: ¿sacarás fotos? ¿escribirás un post? ¿tuitearás? ¿grabarás un vídeo? ¿a nivel personal o institucional? Si tú estás manejando el taller, ¿quién lo hará?
Impartiendo el taller a estudiantes del Colegio Jesuitas de Burgos

Diseñando el taller

Dispones de muy variadas estrategias docentes/comunicativas a la hora de estructurar el taller; pese a ello, atender a cuatro aspectos transversales me parece importante:

  • Dinamismo. Un taller debe alejarse de una clase magistral. Recuerda que la atención de la audiencia decae tras 20 minutos en la misma actividad. Alterna actividades de diversa naturaleza.
  • PRACTICIDAD. ¿Pueden aprender a hacer algo durante el taller? Dedica un momento a ello antes de descartarlo.
  • El número de asistentes afectará a la organización de las posibles dinámicas de grupo.
  • Cuidar la coherencia de las actividades al servicio del objetivo global. Evita los talleres frankenstein donde las actividades se suceden unas a otras por su carácter ameno o sugerente pero sin una línea directriz clara. No por ser jóvenes son los estudiantes “tontos”: no pasará mucho tiempo hasta que se den cuenta de que no sacan ningún provecho de un taller organizado de ese modo.
  • Guarda uno o varios ases (quiero decir dinámicas) en la manga que te permitan adaptar con flexibilidad el desarrollo del taller en marcha cuando la audiencia sea más pasiva -o activa- de lo previsto. Con el tiempo, puedes ir creando tu propia biblioteca de actividades…
  • En definitiva, al elegir las actividades conviene tener presente y priorizar la respuesta a ¿qué puede interesarles? sobre ¿qué me interesa a mí comunicarles? ¿qué puedo o quiero yo transmitirles?

Dicho esto, la estructura del taller puede adaptarse con flexibilidad a los siguientes bloques:

  • Romper el hielo. Aquí, conviene elegir la actividad en función de qué hielo quieres romper: ¿entre ellos? ¿o entre ellos y tú?. Sea como fuere, resulta más efectivo subrayar los elementos en común que aquéllos que nos diferencian.
    • ¿Te presentarás y compartirás el objetivo del taller?
    • ¿Los asistentes se presentarán y enunciarán sus expectativas individuales?
    • ¿Contarás una historia que les haga identificarse con el objetivo del taller?
    • ¿Pondrás un video de contextualización del tema?
    • ¿Plantearás una pregunta y les dejarás unos minutos para responder desde la experiencia individual?
  • Temporalización de actividades. El abanico es variado … pero ¡no les agotes! La capacidad de absorción de la audiencia tiene límites. Y por cierto, ¿es tan largo el taller que requiera una pausa-café o pausa-baño? (aquí dejo consejos útiles para organizar seminarios de tres o más horas sin sufrir bajas en la audiencia)
    • Juego de simulación sencillo. Si, como a mí, la naturaleza no te dotó de imaginación suficiente, siempre te queda visitar el website de mi amigo y gurú de las #sims @usherwood.
  • Síntesis. Si el objetivo del taller está definido de manera clara, una breve actividad de síntesis en la que se reitere y fije la idea principal puede ser útil.
  • Evaluación. Que el fragor de la batalla no te haga dejar en el tintero ese cuestionario de evaluación que tanto te costó preparar 😉
Taller SAPIA JMM

Durante el taller

Estar bien concentrado es importante para atender a las distintas dimensiones en juego. Mantener un equilibrio entre el rol de facilitadora del taller y el de transmisora de contenido, a la vez que miro el reloj e incentivo la participación de todos y todas siempre trae a mi cabeza la imagen del hombre-orquesta. Imagino que el entrenamiento en cada nueva ocasión reducirá la dificultad percibida.

En todo caso, conviene no olvidar:

  • Fomentar la inclusividad desde el respeto.
  • Respetar la temporalización de actividades, aunque ciertas licencias sean aceptables.

Después del taller

¿Crees que ya puedes pasar ‘a otra cosa, mariposa’?

Pues no, no has cerrado este capítulo todavía, y hacerlo sería perder parte de la oportunidad. Date un momento y completa esta checklist aprovechando el momentum generado.

  • ¿Convendría un mail de agradecimiento a tus colaboradores, asistentes, contactos, etc?
  • ¿ Convendría un mail de información interna sobre el taller? Piensa en el Departamento de Comunicación, tu Departamento, tu Decanato, la página web de la Universidad, etc.
  • Reflexión sobre lecciones aprendidas y sugerencias de mejora. Es el momento de enfrentarse a las observaciones de los asistentes e incorporarlas a tus informes para el futuro. La gestión efectiva del control de calidad es, en sí misma, un indicador de calidad.
  • Comienza a construir una base de datos de actividades que, adecuando el grado de dificultad, constituirán el esqueleto de futuros seminarios.
Taller SAPIA Jean Monnet Module y EUCLIPE Jean Monnet Chair

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Escudo Universidad de deusto