Es frecuente que, en diferentes foros, algún empresario exprese su convicción de que no podemos permitirnos como país el lujo de financiar la investigación en ámbitos de ciencia básica alejados de las necesidades de las empresas. Sin ir más lejos, en el acto posterior a la Asamblea de CEBEK que se celebró este miércoles, centrado en la competitividad, uno de los ponentes (José María Tarrago, CEO de Carbures Europa) lo dijo alto y claro. Ciencia inútil.

Desde otros foros, también hay voces autorizadas que expresan su preocupación ante el predominio de “las Ciencias” frente a “las Letras”. Mucho avance e inversión en el conocimiento y la aplicación práctica en disciplinas “técnicas”, y pocos avances en entender mejor el ser humano, la ética, la cultura, los temas sociales (en esta rama se incluye también la investigación en economía). No hace mucho, el Nobel de Economía Michael Spence dejaba en Twitter el link al artículo de @FareedZakaria Why America’s obsession with STEM education is dangerous” (STEM = Science + Technology + Engineering + Maths). Ciencia Inhumana, ciencia peligrosa…

Ciencia inútil, ciencia inhumana ¿Más fondos para esta ciencia? Ni hablar, mucho mejor dar el dinero a las empresas, o dedicarlo a fines sociales. Al final, lo que necesitamos es más empleo y una sociedad que funcione mejor ¿no?

Aunque entiendo los dos argumentos, no los comparto cuando se expresan dejando ese mensaje negativo para la investigación básica en Ciencias Naturales y Tecnológicas. Que en este momento post-crisis es prioritario apoyar a la empresa (y en particular a la industria), no tengo ninguna duda. Y que en este momento de profundos cambios en el modelo económico y social necesitamos más que nunca de las Humanidades, tampoco tengo la menor duda.

De lo que no estaría tan seguro es que para apostar por estos dos nobles objetivos, la clave sea dejar de apostar por el otro, que a mí me parece tan noble como los dos anteriores, e igualmente prioritario.

Me dirás “Pero Guiller, ¿no eres tú el que dice que hay que elegir prioridades? ¿que no es posible apostar por todas las cosas a la vez?” Efectivamente, no hay dinero para todo. Por eso hay que elegir bien… Y para que elijas bien, te dejo hoy un informe reciente que explica por qué invertir en ciencia es una gran idea para nuestra industria y para nuestra sociedad moderna. Lo han elaborado en el MIT, que de ciencia y de la nueva industria del conocimiento entienden algo. Disfrútalo.

The Future PostponedSobre el otro tema, sobre si la Ciencia nos hace más o menos, mejores o peores seres humanos, no hay tantos informes. Aunque basta con leer y entender la Historia, me parece. Difícilmente podremos aspirar a ser mejores personas, a construir sociedades mejores, si nos negamos a nosotros mismos el conocimiento. Me despido con una cita de un humanista, hay que volver a los clásicos 🙂

“Sólo hay un bien: el conocimiento. Sólo hay un mal: la ignorancia.”
Sócrates

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Be Sociable, Share!