“Calidad y eficiencia en sanidad, ¿son términos sinónimos?”.

¿La gestión privada de las organizaciones sanitarias es más eficiente que la gestión pública? Éste ha sido uno de los temas abordados en la Jornada de Economía de la Salud que ha organizado en la capital vizcaína la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao, y que ha tenido como título “Calidad y eficiencia, ¿son términos sinónimos?”. La jornada, que se ha celebrado en los salones de la Sociedad Bilbaina, ha tenido como ponentes a Roberto Nuño, director de Deusto Business School Health; Carlos Catalán, director médico del Grupo Ribera Salud; y Salvador Peiró, investigador de la Fundación FISABIO de la consejería de Sanidad de la Generalitat Valenciana. La jornada ha sido inaugurada por Ricardo Franco Vicario, presidente de la Academia y ha contado con la moderación de Joseba Vidorreta, director territorial de Quirónsalud en el País Vasco y presidente de la sección de Economía de la Salud de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao.

“La colaboración público-privada requiere una buena gobernanza pública”

Tal y como ha señalado el Dr. Salvador Peiró en su alocución, con respecto a la comparación de la eficiencia de la gestión privada de las organizaciones sanitarias frente a la gestión pública, “los datos no sugieren que la gestión privada de organizaciones sanitarias públicas muestre una mayor (o menor) eficiencia poblacional, como tampoco sugieren que la calidad asistencial de organizaciones sanitarias públicas bajo gestión privada sea peor (o mejor) que las de gestión pública directa”. También ha explicado que “no parece importar tanto el ‘modelo’ de gestión en abstracto, como la forma en que se realiza de manera efectiva esa gestión, entendiendo, además, que existen variaciones relevantes dentro de cada tipo de modelo”.

Asimismo, el Dr. Peiró ha apuntado que “los servicios de salud públicos gestionados privadamente han mostrado importantes problemas de ‘captura’ del regulador (aquellos casos en los que un gobierno actúa defendiendo los intereses de una empresa o un grupo de interés en lugar del interés general) y buen gobierno público”. Según ha dicho, “probablemente para que los modelos de participación público-privada funcionen conforme al interés general, se requiere una autoridad pública honesta, transparencia, contratos bien diseñados, con transferencia real de riesgos (a la gestión privada y a la pública) y que se reduzca el fenómeno de ‘secuestro’ del regulador y otras prácticas dudosas”.

Pero, en el mismo sentido, “para que los modelos de gestión pública directa funcionen al servicio del interés general, se requiere lo mismo: buena gobernanza, buena gestión, generar confianza, etcétera. Es una incongruencia argumentar la ‘corrupción’ del regulador público para buscar la dependencia directa (no a través de concesiones) de ese mismo regulador público (y, de paso, el enroque en modelos organizativos funcionariales de los años 70). Esto puede ser comprensible en el panorama actual, pero no deja de parecer otra forma de intento de captura del regulador”. Por último, el experto ha criticado “la perspectiva parcial de buena parte de lo publicado” sobre estos temas, haciendo hincapié en que “la colaboración público-privada requiere una buena gobernanza pública”.

Importancia de un modelo de gestión de la salud poblacional

Por su parte, el doctor Carlos Catalán, director médico del Grupo Ribera Salud, ha dado a conocer en la jornada la experiencia y resultados de este grupo sanitario en cuanto a la calidad y la eficiencia desde la gestión indirecta de servicios sanitarios públicos con concesiones administrativas. Según ha manifestado, “en los últimos dos años, la Sindicatura de Cuentas —que en la Comunidad Valenciana es el órgano fiscalizador de las cuentas de la Generalitat Valenciana— ha publicado el resultado de la auditoría operativa de las concesiones de Manises y Torrevieja con unos resultados similares: un ahorro del gasto corriente público en torno a 45 millones de euros anuales, lo que implica un 30% de ahorro sobre el gasto medio de hospitales de gestión pública del mismo grupo; y, en cuanto a los resultados asistenciales, alcanza un mayor índice de consecución de los objetivos establecidos en los acuerdos de gestión que el obtenido por el conjunto de la Comunitat Valenciana”.

Para el experto, estos resultados “son fruto de un modelo de gestión que se basa en tres pilares: la gestión de los recursos humanos, los sistemas de información y la gestión clínica”. Una de las estrategias asistenciales que ha apuntado el Dr. Catalán “ha sido la implantación de un modelo de gestión de la salud poblacional (population health management) centrado en las necesidades de los pacientes y ciudadanos sanos, de forma personalizada, predictiva y proactiva, que permite un mejor seguimiento y control de los pacientes con enfermedades crónicas y, a su vez, una reducción en la utilización de recursos sanitarios”.

Más de lo mismo no es una solución sostenible. Hace falta innovar

Roberto Nuño, director de Deusto Business School, ha expuesto ante los numerosos asistentes a la jornada de Economía de la Salud de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao que ante “los retos” del envejecimiento y la disrupción digital, “hay que repensar con una visión transformadora nuestro modelo de prestación sanitaria. Más de lo mismo no es una solución sostenible. Hace falta innovar, integrar procesos asistenciales, lograr la participación verdadera de pacientes y ciudadanía, y reorientar el modelo desde la producción de servicios sanitarios hacia la obtención de resultados en salud”. Según ha declarado el experto, “si queremos hablar de eficiencia, tendremos que medir resultados y, dentro de los mismos, los resultados reportados por los pacientes. En este contexto, calidad y eficiencia son términos alineados y tienden a ser sinónimos. Además, la evidencia comparada internacional muestra que los lugares que obtienen los mejores resultados en salud no son los lugares que más gastan”.

Finalmente, desde una óptica de sistema de salud público, el economista de la salud ha incidido en que “es hora de capitalizar la riqueza de los datos que contienen las historias clínicas, poniendo a la sanidad en la vanguardia de la revolución de la ciencia de datos, pasando a medir de forma sistemática los resultados de las actuaciones y sus costes y construir un sistema de salud que aprende”. Es tiempo también, ha apuntado, “de acabar con la opacidad, con la falta de evaluación, con la fragmentación generalizada y con el modelo ‘cazador-recolector’ en la investigación”.

La cooperación y la competencia favorecen la calidad y la eficiencia en los sistemas sanitarios

El moderador e impulsor de la Jornada, el economista de la salud Joseba Vidorreta, director territorial de Quirónsalud en el País Vasco y presidente de la sección de Economía de la Salud de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao, ha destacado en su introducción a los ponentes que “no es posible la calidad sin eficiencia y la eficiencia sin calidad. No se pueden contraponer ambos conceptos, ya que están ligados íntimamente, y muy especialmente en el ámbito de la prestación sanitaria”.

El experto ha manifestado que no es aconsejable “seguir la vía del economicismo o de la calidad mal entendida, en el sentido de pensar que lo más caro o ‘hacer más’ es siempre lo mejor, o que no gastar siempre supone un ahorro, cuando muchas veces no es así. Todo ello, a veces, sin medir lo que se hace, sin las evaluaciones que son no sólo aconsejables sino necesarias y sin tener claro en ocasiones si las decisiones que se toman sirven o no a los objetivos que se persiguen”.

“Para trabajar la calidad y la eficiencia en las organizaciones sanitarias” el experto ha declarado que “son necesarias tanto la cooperación como la competencia entre los distintos agentes que intervienen; sólo de esa manera se podrá avanzar de una manera sostenible” ha destacado.

Por último, el moderador de la Jornada se ha felicitado por la apuesta de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao para organizar una jornada monográfica sobre economía de la salud.

Gracias a Marcelo Curto de Docor Comunicación por este resumen de la Jornada.