El reto del acceso a la innovación sanitaria

La sostenibilidad de la sanidad pública de muchos países de la OCDE está comprometida, especialmente desde el inicio de la crisis en el año 2008. Conscientes de esta problemática, algunos países han empezado a transformar sus Sistemas Sanitarios con el objetivo de hacer frente a los retos que afrontan, entre los cuales destaca el desarrollo de la capacidad de incorporar las innovaciones que añaden valor al sistema y de no hacerlo con aquellas que no resultan coste-efectivas.

Este reto se enmarca dentro de una serie de factores que inciden sobre la demanda del sector sanitario, como son, el cambio demográfico, el aumento en la prevalencia de enfermedades crónicas y el cambio en las expectativas ciudadanas. Por otra parte, hay una serie de factores que están relacionados directamente con la oferta. La innovación en tecnologías sanitarias está revolucionando el sector, lo cual es una excelente noticia, pero, a su vez, esas nuevas soluciones diagnósticas, terapéuticas, de TICs impulsan el crecimiento del gasto sanitario, se estima que un 50% de ese aumento es atribuible a esta causa-.

Además, el Sistema Sanitario no tiene plenamente desarrolladas las capacidades de adoptar e integrar las innovaciones al ritmo en que se desarrollan, ni las sistemáticas que permitan discriminar las innovaciones que añaden valor y de desinvertir en aquellas no coste-efectivas.

LeezaUD

En ese contexto y conscientes de la necesidad de buscar soluciones colaborativas con todos los agentes implicados, Deusto Bussiness School Health (DBSH) con el patrocinio no condicionado de Bristol-Myers Squibb y Boehringer Ingelheim han puesto en marcha la primera edición del Foro de Innovación del Norte, que se dedicó de forma monográfica al reto del acceso a la innovación. Este Foro reunió en la sede de Deusto Business School de Bilbao a expertos senior en planificación y gestión sanitaria de 5 Comunidades Autónomas del norte de España con el propósito de debatir, compartir y encontrar soluciones ante el mencionado reto.

Esa jornada de trabajo desarrollada el 28 de Noviembre de 2017, se estructuró en dos bloques, por una parte ponencias por parte de expertas internacionales en la materia (Leeza Osipenko de Reino Unido -en la foto-  y Entela Xoxi de Italia), y, por otro, un workshop interactivo desarrollado con Manuel García Goñi, como experto invitado, y el equipo de DBSH.

Como resultado del Foro se han extraído las siguientes conclusiones:

  • El envejecimiento de la población, el incremento de las enfermedades crónicas y el rápido avance de las innovaciones sanitarias, presionan al alza el gasto sanitario en Europa en las próximas décadas.
  • La buena noticia es que existen múltiples innovaciones que va a permitir prolongar la supervivencia y mejorar la calidad de los pacientes, incluso en el ámbito de las enfermedades poco frecuentes. Estos pacientes demandan un acceso acelerado a estas terapias, sobre todo en aquellas patologías más letales y devastadoras.
  • La evaluación económica junto con la supervisión de seguridad y adecuación es clave para poder discriminar e incorporar al sistema sólo las innovaciones que añaden valor. Sin embargo, este filtro ha de complementarse con uno de impacto presupuestario, pues el elevadísimo coste de algunas nuevas terapias no es asumible con los recursos disponibles en el sistema público.
  • Conjugar acceso acelerado a innovaciones eficientes con criterios de equidad y de estabilidad presupuestaria es un enorme reto para los sistemas regionales de salud, ya que se requiere un alto grado de especialización y profesionalización y el desarrollo de una cultura evaluativa pervasiva y robusta, lo cual sólo es obtenible desde esquemas colaborativos, compartiendo conocimiento en redes estructuradas fractalmente: regionales, estatales, europeas, etc.
  • En línea con las experiencias europeas más avanzadas, se demandan avances regulatorios ambiciosos, desarrollo de registros obligatorios, potenciación de la evaluación económica, desarrollo sustantivo de experiencias de riesgo compartido, garantías de equidad en el acceso de los ciudadanos a tratamientos de calidad equiparable en todo el SNS.
  • Finalmente, se subraya que la agenda de abordaje de la innovación en medicamentos no debe fragmentarse respecto a las lógicas de la innovación en otros ámbitos y de los avances en la transformación del sistema hacia modelos más integrados, eficientes, equitativos y centrados en el paciente.