Hacia Sistemas de Salud integrados basados en valor

La sostenibilidad futura de los sistemas de salud es actualmente un tema controvertido. Los desafíos del envejecimiento de la población, del aumento del  número de personas con enfermedades crónicas y la presión alcista del gasto por efecto de la innovación, entre otros, obligan a transformar los sistemas sanitarios para brindar  mejores servicios con  recursos limitados.

Cada vez en más países, la atención integrada se está convirtiendo en parte central de las iniciativas políticas que pretenden mejorar la sostenibilidad de su sistema de salud.  Está claro que el desafío de curar a pacientes que sufren enfermedades y problemas cada vez más complejos  no se logrará mediante el enfoque tradicional de la atención médica, centrada en las enfermedades individuales. Las virtudes de un enfoque más integrado son evidentes, ya que el control individual de las enfermedades conduce a cadenas fragmentadas de prestación y a múltiples costes de transacción.

Del mismo modo, la evidencia señala que los factores ambientales, sociales y aquellos ligados al estilo de vida tienen mucho más impacto en la mejora de la salud general de las poblaciones que el uso de servicios sanitarios. La multiplicidad de factores que influyen en la salud, así como la variación de vulnerabilidad y resilencia entre diferentes individuos y subpoblaciones se describen explícitamente en los principios básicos de la atención primaria La atención primaria proporciona a los pacientes su primer contacto con la atención médica profesional, facilita el acceso a otros servicios sociales y de salud y coordina la atención para aquellos con necesidades complejas.

Además, la atención primaria se considera el eje central para la integración de diversos servicios sociales y sanitarios, y ha demostrado ser esencial en términos de efectividad y eficiencia. Los cambios en la demografía y el aumento de la morbilidad múltiple apuntan inequívocamente a la necesidad de un enfoque más holístico, que sustituya al planteamiento tradicional centrado en la enfermedad, para poder hacer frente a la creciente carga de atención sanitaria de nuestra sociedad. Así, los servicios integrados de atención primaria se consideran un motor esencial para el cambio de un sistema de atención sanitaria basado en el volumen a uno basado en valor. Cuando hablamos de atención sanitaria basada en el valor, nos referimos a los resultados logrados por los pacientes y poblaciones y su experiencia de atención en relación al coste incurrido en un ciclo de atención o un periodo concreto.

Resultado de imagen de rainbow model valentijn

Si bien para la atención basada en valor hay marcos e iniciativas bien conocidas (la aproximación de Porter y el Consorcio ICHOM, la Triple Meta de Berwick, etc) para la atención integrada no existe un modelo y una estrategia universalmente aceptada -lo cual por razones contextuales es poco probable- pero ni siquiera hay consenso en aspectos claves de terminología y conceptualización.

Ante esta laguna de conocimiento, se desarrolló por parte de Pim Valentijn y colaboradores el Modelo del Arcoíris (Rainbow Model, ver gráfico) de atención integrada con el fin de comprender la compleja naturaleza multidimensional de la atención integrada basada en atención primaria. El modelo Arcoíris cuenta con un toolkit de cuestionarios asociados que permiten evaluar los sistemas y organizaciones desde la perspectiva de los pacientes, profesionales sanitarios y próximamente desde el punto de vista de los gestores, fruto de la colaboración entre el investigador principal y esta Escuela de Negocios. Confiamos en poder mostrar los avances en fechas próximas.