Antonio Huertas, presidente de Mapfre, con los alumnos del Programa de Dirección General

Las experiencias siempre resultan enriquecedoras. Conscientes de ello, en Deusto Business School apostamos por enriquecer las sesiones más académicas impartidas en el aula con testimonios de personas directivas que puedan ser una fuente de inspiración para alcanzar las metas profesionales que nos hemos marcado.

Bajo esta premisa, el pasado 18 de febrero, Antonio Huertas, presidente de Mapfre, visitaba a nuestros alumnos del Programa de Dirección General (PDG) en el marco del primer Leadership Forum de este nuevo curso.

Y lo hacía para contar sus vivencias como líder y director de los miles de profesionales que a día de hoy trabajan en la multinacional aseguradora que ha visto crecer durante los últimos 31 años.

La pregunta era bien sencilla: como gestores, ¿qué nos debe preocupar?

Atender con rapidez al cambio

Tres décadas dan para mucho y, si en sus comienzos la compañía trabajaba para asaltar el liderazgo del sector, ahora Huertas se enfrenta al reto de buscar soluciones innovadoras para dar respuesta a un mercado cada vez más global y condicionado por la digitalización.

Tal es el propósito de atender con rapidez a los cambios que se dan en todos los ámbitos, que Mapfre cuenta a día de hoy con un comité de transformación creado expresamente para ello.

“No lo llamamos transformación digital. Creo que no hace falta, ya que hoy en día, si no es digital no existe” dice el presidente de Mapfre.

Preservar el valor que las personas dan a la organización

Para Huertas el éxito de las organizaciones cada vez más digitales pasa por gestionar con acierto la transformación, pero siempre garantizando el bienestar de las personas.

Asegura que los procesos de digitalización deben enriquecerse con la participación de la gente, “deben sentirse parte de esta disrupción y, en ningún caso, amenazadas por ella”, advierte. Huertas considera esencial que se abran vías para crear una competencia sana dentro del equipo, lo que provoca que la gente se sienta parte de los procesos y se comprometa.    

No se imagina una Mapfre sin mediadores, aunque sabe que siempre va a haber clientes que opten por el canal tecnológico. Para Huertas, su compañía debe apostar por ofrecer un servicio personalizado y por empoderar al propio cliente, sea cual sea el canal. “Esta cuestión no debe suponer una preocupación. No son competencia, son complementarias”, defiende.

Convertir las amenazas en oportunidades

Según Antonio Huertas, muchas compañías ven amenazada su actividad por gigantes como Amazon o Google, entre otros, que operan ya en prácticamente todos los mercados y sectores.

El presidente opta por dar un giro a esta visión para verlos como aliados en lugar de como enemigos. “En muchos casos nos puede faltar aperturismo y, si vas al enfrentamiento, vas a perder”, dice.

Por ello, la compañía aseguradora apuesta por asociarse con empresas que les puedan ayudar, que les permitan crear espacios comunes de creatividad y que quieran llevar a cabo proyectos de innovación abierta.

El objetivo es bien claro: convertir las amenazas en oportunidades. “Trabajamos conjuntamente con empresas como Google o Renault. Son mejores que nosotros en muchas cosas y podemos beneficiarnos de ello”, concluye Huertas.