Archivo por meses: mayo 2013

¡El día del no examen!

Poco a poco vamos terminando con la asignatura y como es normal estamos preocupados por la entrega de trabajos, exámenes…

En esta última sesión es precisamente de eso de lo que hemos estado hablando. Todos los temas que hemos trabajado a lo largo de esta asignatura podríamos decir que no han  llevado una estructura concreta, han sido actividades de participar en clase, de trabajar en grupo y algunas veces de forma individual por tanto, el modo de evaluación es algo subjetivo, que depende de la percepción que el profesor ha tenido de la participación de cada uno.

Por esto, en las anteriores sesiones Asier nos planteaba el realizar un examen a final de curso para tener una visión más objetiva de la asignatura. Idea que no ha gustado demasiado, ya que pensábamos que no tendríamos que realizar ninguna prueba. Por todo esto, la sesión de martes la dedicamos exclusivamente a hablar del tema y buscar posibles soluciones entre todos.

Teníamos un poco la sensación de que el examen era un castigo quizás por la poca asistencia o participación de algunas personas en clase  o por la falta de compromiso cuando teníamos que realizar una tarea, como por ejemplo, la de leer las publicaciones de los compañeros en el blog, comentar esas publicaciones…

Entre las propuestas que planteábamos en clase las más sonadas eran las de hacer trabajos en vez de un examen; una memoria por grupos o de forma individual sobre la asignatura, un ejercicio en las horas de clase acompañada de una presentación, un mapa conceptual sobre algunas ideas en las horas de clase…

Estas ideas parece que nos agobiaban algo menos por el simple hecho de no llamarse “examen” o “prueba” y era una solución que nos proporciona tiempo, la posibilidad de contar con más recursos a la hora de hacer un trabajo y si lo hacíamos en grupo la facilidad de contar con ayuda y las diferentes opiniones de nuestros compañeros.

En nuestra opinión lo que más miedo nos da de hacer un examen es que no tenemos demasiado claro que es lo que realmente se esperaba de nosotros en esta asignatura. El temario es amplio y sin una estructura fija como en otras asignaturas (que están ordenador por temas o puntos) ¿Cómo podría ser el examen? ¿Cómo preguntarías lo que hemos dado en clase en un examen? ¿Cuál es la teoría o la materia importante que debemos conocer para aprobar el examen?  Nos aventuramos a hablar en nombre de toda la clase cuando decimos que son algunas de las preguntas que pasaban por nuestras cabezas, al tratarse de una asignatura así, es lo que más nos inquietaba. Por tanto, otra de las propuestas fue el repasar entre todos las entradas del blog y recoger toda la información teórica que podría ser importante a la hora de estudiar.

Aunque suene “triste” decirlo, al final un método de evaluación es imprescindible en cada una de las asignaturas, porque al final, todo se resume a un número, a la nota que obtenemos.

De este modo, intentamos buscar una solución que fuera más o menos viable para todos porque entendemos que el profesor necesite basarse en algo para esa evaluación pero también hay que entender nuestra situación, en el último curso de la carrera, a punto de acabar y con muchos trabajos por entregar. Por tanto, esto es lo que decidimos: Realizar un trabajo en las horas de clase sobre un tema nuevo o uno ya trabajado con una posterior presentación. Todavía quedaría definir por un lado, como lo haríamos, si en grupos o de manera individual y por otro lado, cuáles serían exactamente los temas del trabajo.

Para terminar la sesión, pusimos nota a esta propuesta. Un 7, un 8, un 9… ¿qué pasa con los que han dado menos de un 6? ¿Qué otras propuestas tienen? En general todos quedamos contentos con esta idea, parece que hacer un trabajo nos agobia menos que un examen,  da menos miedo.  El hecho de que la propuesta no haya recibido ningún 10 es porque no esperábamos tener que hacer ni un trabajo ni un examen y haber recibido la noticia a tan sólo 4 semanas de terminar el curso y con tantas cosas que hacer nos ha asustado. Claro que la propuesta tampoco ha recibido menos de un 5 porque haber evitado finalmente el examen es un alivio para nosotros, aunque sigue habiendo un día clave en el que tendremos que demostrar lo que sabemos, eso sí, de una manera más tranquila.

Así que nada, a trabajar este último mes que nos queda para que la sensación con la que terminemos esta asignatura sea la de haber dado lo mejor de nosotros.

Jara y Naroa