El histórico cambio de gobierno y el arresto del ex primer ministro de Malasia

El día 9 de mayo de 2018 tuvieron lugar en Malasia las 14ª elecciones generales del país desde su independencia. Los comicios estuvieron marcados por la pugna entre la coalición gobernante Barisan Nasional (BN) y la coalición opositora Pakatan Harapan (PH). La práctica totalidad de las encuestas y analistas predecían una victoria cómoda de BN, quien había estado en el poder desde hace 61 años, y la renovación del mandato del Primer Ministro Najib Tun Razak. Los resultados electorales no siguieron las predicciones, consagrándose una victoria arrolladora de PH y la caída estrepitosa de BN, que perdió más de 50 escaños en el parlamento y mantuvo solamente tres gobiernos a nivel estatal.

 

Hace dos años, el fenómeno de los Papeles de Panamá  reveló la utilización de una sociedad offshore de Najib para la financiación de películas de Hollywood. Para ello, se habrían empleado recursos del 1MDB, un fondo de inversión estatal. Sin embargo, las investigaciones rápidamente se cancelaron. Tras la derrota de BN en las elecciones, el clima político se volvió mucho más favorable a la investigación del escándalo, y el informe original sobre el mismo fue desclasificado por el nuevo Primer Ministro, Mahathir bin Mohamad.

 

La policía llevó a cabo registros e interrogatorios y finalmente el pasado 3 de julio se produjo la detención del ex Primer Ministro Najib, que parecía inminente desde hacía días. A raíz de las investigaciones realizadas por la Comisión de Anticorrupción de Malasia (MAAC, por sus siglas en inglés), se le acusa de cuatro delitos, tres de ellos por abuso de confianza y uno por abuso de poder.

 

El tribunal estableció una orden de censura que prohíbe a los medios discutir los méritos de Najib en relación con este proceso, frente a la cual la defensa ha manifestado que atenta contra el derecho a la libertad de expresión. Como medida cautelar se le retiraron tanto su pasaporte ordinario como su pasaporte diplomático. Asimismo, se le impuso una fianza de 1 millón de RM (200 euros aproximadamente). Los expertos apuntalan que el proceso judicial se prolongará durante años.

Autor: Luis María González Sánchez, estudiante Relaciones Internacionales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.