1

A buen viento, mucha vela, pero poca tela

Durante el debate que llevamos a cabo la semana pasada, tuvimos varios frentes abiertos en relación con los sistemas de información y otros temas relacionados. Para preparar dicho debate contamos con algunos artículos en la plataforma de la asignatura. En algunos artículos encontré ideas que compartía en mayor medida, pero otros me hicieron pensar. A continuación, daré mi opinión sobre estos temas.

El primer tema que me gustaría destacar proviene del artículo “Las TIC difuminan las fronteras de los negocios”. El artículo trata como bien indica el título que las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) hacen posible la venta y distribución de artículos tanto a las grandes empresas como a las pequeñas, poniendo de ejemplo a Amazon y a un artesano de un pueblo de Teruel. Con esta parte estoy totalmente de acuerdo, pero lo que me hizo pensar es la segunda parte que empieza así:

“No todas las empresas tienen capacidad para instalar el ERP más potente y costoso del mercado, ni tampoco el software de gestión de clientes, ni muchos otros… Pero la variedad en precio y la cantidad de aplicaciones existentes permiten también que pequeñas y medianas empresas cuenten con herramientas para la gestión digital de sus empresas que no tienen nada que envidiar a grandes soluciones.”

Después de darle unas cuantas vueltas en la cabeza estoy en desacuerdo con esta afirmación. No veo que una pequeña empresa necesite un ERP o un CRM u otro sistema de información si puede manejarse correctamente con hojas de cálculo. Los puristas o los expertos en la materia dirán que no es lo más optimo, pero a mi parecer el pequeño negocio puede utilizar una hoja de cálculo para llevar su contabilidad. Además, mientras realicé mis prácticas en empresa hablé del tema con un compañero, que había trabajado con ERPs anteriormente y me dijo lo siguiente: “Mientras puedas funcionar con un Excel no es necesario invertir en un ERP”, con lo cual estoy de acuerdo.

 El segundo tema que me llamó la atención está relacionado al artículo “El papel del cloud en la transformación del datacenter”. En este artículo se menciona como el cloud está teniendo cada vez más importancia y que está haciendo que las tecnologías de la información (TI) estén siendo utilizadas como un servicio. A su vez, menciona que las plataformas en la nube ofrecen servicios en los que únicamente se paga por lo que se utiliza y se necesita. El artículo finaliza así:

“En este escenario, los clientes mantienen el control sobre los datos críticos de negocio, manteniendo la flexibilidad necesaria para escalar sus servicios en función de la demanda cambiante. Esto permite a una empresa controlar los costes, además de responder a las cambiantes necesidades del negocio.”

Este artículo me generó un gran número de preguntas mientras lo leía, entre las cuales se encuentran las siguientes: ¿Necesita una empresa el cloud? ¿Va a solucionar el cloud los problemas de la empresa? ¿Va a suponer un gasto adicional en vez de un ahorro?

Si bien es cierto que cada empresa debería hacerse este tipo de preguntas, muchas veces se omiten debido a que es lo que está de moda o es una “nueva” tecnología que promete solucionar todos los problemas, solo que no lo ven al realizar la inversión. Esto hace que las empresas contraten servicios que no necesitan y que en vez de suponer una ventaja competitiva es un lastre.  

En conclusión, creo que algunas empresas invierten en nuevas tecnologías sin tener en cuenta si realmente las necesitan o van a conseguir mayores beneficios con las mismas. A título propio pienso que la adopción de nuevas tecnologías es completamente necesaria pero poco a poco y sin poner en riesgo la integridad de la empresa, siempre y cuando la situación lo permita.