1

La velocidad del cerebro

Dentro de nuestra propia naturaleza de seres vivos se encuentra un aspecto muy importante, la toma de decisiones. Este concepto puede no parecer tan relevante si no nos paramos a darle una vuelta. La toma de decisiones es la herramienta perfecta que hemos desarrollado durante millones de años para conseguir nuestra supervivencia. Todas la decisiones que se han tomado hasta este momento han hecho que este momento sea como es ahora. La evolución ha tomado la decisión de que una muy buena forma de sobrevivir es contar con una estructura central que se encargue de procesar toda la información recibida por nuestros sentidos y actuar en función de estos.

En muchas ocasiones, tomar decisiones de una forma rápida era la clave de la supervivencia, por ejemplo ante un ataque inesperado de un depredador, huir lo más rápido posible. Podríamos incluir aquí los actos reflejos que, con el objetivo de ser decisiones muy rápidas, no pasan por el cerebro para ser procesadas. 

Hoy en día, las decisiones que tenemos que tomar no tienen casi relación con las que tomábamos hace decenas de miles de años. Tomamos decisiones mucho más complejas y el futuro muy cercano que tanto se trabajaba, ahora se queda atrás. Pensamos en un futuro mucho más lejano, lo que complica la situación ya que tenemos que pensar en muchas más variables que todavía no se han dado y que pueden influir en nuestra decisión final.

Teniendo en cuenta que tomamos decisiones mucho más complejas y que la evolución es un proceso muy lento, contamos con un cerebro poco diferente al de hace miles de años pero con tareas mucho más difíciles a resolver. Por esta razón, es muy importante que dediquemos el tiempo necesario para reflexionar y decidir correctamente. Nuestro cerebro en mucho momentos no nos lo va a poner fácil, como he comentado antes, está acostumbrado a funcionar de una manera demasiado rápida como para determinar con suficientes datos una decisión adecuada. Es vital que venzamos a nuestros instintos involuntarios y que hagamos un ejercicio voluntario de pensamiento. Además, tenemos que tener en cuenta que el cerebro muchas veces actúa por su cuenta de forma involuntaria tomando una decisión y somos después nosotros quienes conscientemente justificamos esa decisión tomada, dándonos una sensación de uso de la razón que no es real. Esto se puede observar perfectamente cuando tenemos algún prejuicio de alguna persona, intentamos realizar una justificación post-prejuicio para autoconvencernos de que no lo es.

Dentro de la toma de decisiones podemos incluir la priorización de tareas. Al fin y al cabo, como otras muchas cosas, se trata en su esencia de varias decisiones. A la hora de priorizar, también tenemos que estudiar la situación tomándonos el tiempo que sea necesario. En mi caso, me ayuda mucho tener delante todas las tareas que tengo que realizar junto con la fecha de entrega para poder visualizar el trabajo total en su conjunto. Después, marco las tareas que se han de realizar en grupo, esto le añade una importancia mayor ya que considero que cuando tu trabajo afecta al de otros, cuentas con una responsabilidad mucho mayor que si el trabajo fuese individual. Por último, intento realizar una estimación del tiempo que puede llevar cada tarea así como de su dificultad. De esta manera, se tienen en cuenta las fechas, la duración, la dificultad y la responsabilidad (en caso de trabajos grupales).

En conclusión, cualquier ejercicio mental se basa en la toma de decisiones. Nuestra herramienta de reflexión, el cerebro, no avanza tan rápido como lo hacen las decisiones que tenemos que tomar y por lo tanto intenta tomar decisiones de una forma demasiado rápida cuando realmente es necesario un ejercicio voluntario de pensamiento racional para conseguir un mejor resultado.




Conclusiones del 5G y el 6G

Después de haber realizado 4 post en cuanto a la nueva generación de redes móviles 5G, intentaré resumir y realizar un ejercicio de reflexión sobre mi opinión respecto a esta tecnología. 

El primer efecto que veremos (incluso ya podemos verlo si contamos con un dispositivo móvil con módulo 5G) es el aumento de la velocidad de descarga en nuestros dispositivos móviles. Actualmente si nos situamos cerca de una antena 5G, podemos llegar a 1,5 Gbps de descarga, muchas veces más de lo que conseguimos con 4G. Lamentablemente, la experiencia de usuario no cambia demasiado ya que todo el contenido que nos descargamos en nuestros móviles está pensado para funcionar perfectamente con mucha menos velocidad y no es hasta que descargamos un archivo muy pesado cuando notaremos algo de diferencia. Esto no quiere decir que en un futuro, seguro mucho más cercano de lo que pensamos, no le vayamos a dar uso a estas velocidades y baja latencia. Algunos casos de uso que platean empresas son el streaming de vídeo simultáneo de diferentes fuentes, poder ver al mismo tiempo diferentes perspectivas de un partido de fútbol, por ejemplo. Otra aplicación es la de ser capaz de mantener una conexión fiable y estable cuando nos encontramos rodeados de muchas personas. Por último, la diferencia que notará un usuario común con esta nueva tecnología , a parte de las comentadas, podría ser la capacidad de conectar muchos más dispositivos a la red y tal vez para alguna aplicación como la realidad virtual y aumentada que requieren de una muy baja latencia a la hora de mandar y recibir información de los servidores.

Aunque los efectos positivos de esta nueva generación de red móvil no parezcan mucha cosa, para muchas empresas es muy necesario. El 5G amplia las posibilidades a tecnologías aún no desarrolladas completamente como la conducción autónoma, el IoT masivo y muchas cosas más. Desde mi punto de vista, considero que la aplicación más relevante que impulsará el 5G son las smart cities. Ciudades con una gran cantidad de dispositivos IoT funcionando conjuntamente para poder ofrecer a los usuarios mucha más información en el día a día en tiempo real, además de la recopilación y la posibilidad de explotación de la inmensa cantidad de datos generados.

Por otro lado, la redacción de los post sobre los riesgos y controles me ha hecho reflexionar en cuanto a que siempre se presentan nuevas tecnologías como muy importantes y con muchas ventajas pero en ningún caso se comentan los riesgos que pueden traer. Además, esta tecnología tiene una característica bastante interesante en cuanto a los riesgos. Como se trata de una tecnología que posibilita el desarrollo de otras tecnologías, podemos asociarle no solo los riesgos propios sino también riesgos asociados con las tecnologías que posibilita. En cuanto a los riesgos propios del 5G cabe destacar la gran responsabilidad con la que contarán los operadores de redes móviles ya que pueden ser el centro de muchos problemas. También, es importante tener en cuenta situaciones como cortes en el suministro eléctrico porque podría desencadenar la caída de dispositivos críticos dependientes de la tecnología 5G.

Reflexionar sobre los riesgos y plantear controles para mitigar esos riesgos, reafirma la importancia actual de la auditoría y su crecimiento junto a nuevas tecnologías que aparecen a lo largo del tiempo. En algunos casos la teoría puede estar clara pero es necesaria esa figura que se encargue de llevar a cabo los controles y asegurar que los sistemas cuentan con un nivel de calidad y seguridad suficiente.
Por último, aunque hablar de 5G parezca novedoso, ya se está hablando de la sexta generación de redes móviles, el 6G. La empresa Samsung ya está poniendo un gran esfuerzo en el desarrollo de esta tecnología. Se espera recibir el 6G alrededor del año 2030, ante una sociedad impulsada por los datos gracias a una conectividad inalámbrica casi instantánea e ilimitada. Se esperan velocidades de datos 100 o 1000 veces superiores al 5G y una latencia inferior a 1ms, casi inexistente. En conclusión, me gustaría plantear una cuestión, ¿el cambio de generación de las redes móviles surge de una necesidad?, o por el contrario, ¿surge antes de que se necesite y es después cuando se le da un uso real?

Bibliografía

[1] <<Informe sobre 6G: Samsung presenta su visión para la tecnología de las comunicaciones de próxima generación>>,SAMSUNG , consultado el 22/11/2020,
https://news.samsung.com/es/informe-sobre-6g-samsung-presenta-su-vision-para-la-tecnologia-de-las-comunicaciones-de-proxima-generacion

[2] <<6G Wireless Communications: Vision and Potential Techniques>>, IEEE, consultado el 23/11/2020, https://ieeexplore-ieee-org.proxy-oceano.deusto.es/document/8782879




Más riesgos y controles del 5G

Siguiendo con el hilo del anterior post en el que comenté algunos de los riesgos del 5G, en este presentaré algunos riesgos más y los controles y medidas necesarias para mitigar esos riesgos. 

Pero antes de todo, veo conveniente dejar claros algunos conceptos como riesgo, control, amenaza y vulnerabilidad. En el ámbito de la informática podemos definir el riesgo como la probabilidad de que ocurra un incidente de seguridad. Por otro lado, la amenaza es una acción que podría tener un potencial efecto negativo sobre un activo. Por sí sola la amenaza no provoca un daño, necesita de una debilidad o fallo en los sistemas para que se materialice el daño, a estas debilidades o fallos les llamamos vulnerabilidades. Por lo tanto, podemos decir que un riesgo es la probabilidad de que ocurra una amenaza utilizando una vulnerabilidad generando un daño [1]. 

Para mitigar estos riesgos, se emplean controles que permiten asegurar la calidad de nuestros sistemas y a su vez, estos controles necesitan ser auditados para asegurar que se cumplen como se deben.

Tras el apoyo del Consejo Europeo el 22 de marzo de 2019 para un enfoque concertado de la seguridad de las redes 5G, la Comisión Europea adoptó su recomendación sobre la ciberseguridad de las redes 5G el 26 de marzo de 2019. Esta recomendación pedía a los Estados miembros que completaran evaluaciones de riesgos y revisaran las medidas nacionales, trabajando juntos a nivel de la UE con el objetivo de concretar una evaluación de riesgos coordinada y preparar una “caja de herramientas” de posibles medidas de mitigación.
Cada Estado miembro completó su propia evaluación de riesgos de sus infraestructuras de red 5G y transmitió los resultados a la Comisión y a ENISA. Gracias a esto se desarrolló una “caja de herramientas” de la UE para la mitigación de riesgos en cuanto a redes 5G [2].

Este documento comienza enumerando 9 riesgos fundamentales a tener en cuenta:

  1. Mala configuración de redes.
  2. Falta de controles de acceso.
  3. Baja calidad del producto.
  4. Dependencia de un solo proveedor dentro de redes individuales o falta de diversidad a nivel nacional.
  5. Interferencia estatal a través de la cadena de suministro 5G.
  6. Explotación de redes 5G por parte del crimen organizado dirigido a usuarios finales.
  7. Interrupción significativa de infraestructuras o servicios críticos.
  8. Fallo masivo de las redes debido a la interrupción del suministro eléctrico u otros sistemas de apoyo.
  9. Explotación del IoT, teléfonos o dispositivos inteligentes.

Estos riesgos se pueden agrupar en diferentes escenarios. El primer y segundo riesgo hacen referencia a un escenario relacionado con una insuficiencia de medidas de seguridad. El tercero y cuarto están relacionados con la cadena de suministro. El quinto y sexto surgen de acciones negativas por parte de terceros actores. El séptimo y octavo riesgo surgen por el fallo de un sistema unido a la red 5G y por último, el noveno está relacionado con dispositivos para el usuario final. Tal vez este último riesgo sea uno de los que más se diferencia respecto a los riesgos que pudieran haber tenido y que siguen teniendo redes móviles de anteriores generaciones como el 4G y el 3G.

En el mismo documento también se plantean medidas que permiten mitigar los riesgos comentados anteriormente. A partir de estas medidas se pueden sacar los controles que aseguren la calidad de la red 5G. He realizado la siguiente tabla teniendo en cuenta el documento, seleccionando, resumiendo y adaptando el contenido:

En conclusión, los controles parecen estar muy dirigidos a los operadores de red móvil, esto puede expresar una clara preocupación por parte de estas empresas. Al final, dentro de un sistema compuesto por muchos agentes, el nivel de seguridad suele ser el del eslabón más débil y es donde hay que poner el foco. En mi opinión, estas medidas no serán suficientes para evitar que se materialicen ciertas amenazas ya que todo no se puede prever. Además, esta tecnología que posibilita que otras cojan fuerza, hace que ciertos problemas solo salgan a la vista una vez que esté completamente implantada. Creo que todavía hay mucho trabajo por delante en cuanto al 5G.

Bibliografía

[1] <<Diferencias entre ataque, amenaza y vulnerabilidad en Ciberseguridad>>, EALDE, consultado el 12/11/2020,
https://www.ealde.es/ataque-amenaza-vulnerabilidad-ciberseguridad/#:~:text=El%20concepto%20de%20vulnerabilidad%20en%20Ciberseguridad&text=Esta%20puede%20considerarse%20como%20la,de%20un%20sistema%20de%20informaci%C3%B3n.&text=Las%20amenazas%20representan%20un%20potencial,que%20se%20materialice%20ese%20da%C3%B1o

[2] <<EU Toolbox of risk mitigating measures>>, European Union, consultado el 12/11/2020, https://ec.europa.eu/digital-single-market/en/news/cybersecurity-5g-networks-eu-toolbox-risk-mitigating-measures




¿Motivar o motivarse?

Durante las sesiones de Sistemas de Información Empresarial, se ha hecho referencia en un par de ocasiones a la importancia de no desmotivar a las personas que nos rodean. Más concretamente, en el ámbito laboral desde la posición de directores o responsables es más importante no desmotivar a tus compañeros de trabajo que motivarlos, ya que la motivación tiene que ser personal y autoinducida. 

En cambio, si buscamos la definición de motivación en la RAE vemos lo siguiente: “Acción y efecto de motivar”. Efectivamente, no nos ha resuelto ninguna duda, igual es mejor buscar la definición de motivar. En este caso se dan 2 acepciones que nos pueden servir para este contexto. La primera es: “Influir en el ánimo de alguien para que proceda de un determinado modo” y la segunda: “Estimular a alguien o despertar su interés”. Parece que estas definiciones van destinadas hacia otras personas, es decir, que una persona genera el efecto de motivar a otras personas. No pone el foco en ningún momento en la propia persona como emisora y receptora al mismo tiempo. 

Esto me recuerda a la actitud que solemos tener en muchas ocasiones de desprendernos de la culpabilidad echándosela a otras personas o asegurando que no se puede hacer nada al respecto. Por ejemplo, cuando echamos la culpa a un profesor porque no nos motiva y no tenemos la experiencia que desearíamos tener. Está claro que la forma de impartir las clases por parte del profesor es muy importante y puede ayudarnos a mantener la atención, pero no quiero ir por ese camino. Cuando echamos la culpa al resto, ¿nos hemos planteado primero si nosotros podemos aportar algo? Tendemos a fijarnos primero en el resto antes de fijarnos en nosotros mismos. Tal vez en esa situación lo que se está dando es un círculo vicioso de desmotivación por parte del alumnado y profesor. Si los alumnos hicieran un esfuerzo por participar en clase y prestar atención, el profesor podría sentirse mucho más motivado a la hora de impartir las clases y en consecuencia, las impartiría de una forma diferente. De todas formas, es muy importante comunicarse con el profesor y transmitirle el feedback oportuno y no guardarnos las cosas para nosotros mismos, o incluso peor, comentar con otras personas lo mal que lo hace cierto profesor. Este último comportamiento no aporta nada en absoluto y únicamente refuerza el ambiente negativo. 

Este ejemplo puede parecer simple o una tontería, pero se puede aplicar a cualquier situación que conlleve una relación de cualquier tipo entre personas. Debemos plantearnos primero qué podemos mejorar nosotros mismos y evitar las comparaciones externas. 

Una vez claro que todo proceso que comienza con la desmotivación debe empezar por una reflexión personal, debemos tener claro cómo motivarnos. Esto puede parecer sencillo pero cambia completamente en cada persona, por eso, voy a comentar lo que me funciona a mí para mantenerme motivado. Lo primero que hago es pararme a reflexionar sobre la situación en la que me encuentro. Intentar identificar aquellas variables que influyen en mi estado de ánimo para tenerlas bajo control. Normalmente la conclusión a la que llego es la de que me encuentro en una situación. Sí, solamente me encuentro, sin ningún tipo de objetivo y sin seguir ningún camino. Esto lo resuelvo planteándome el porqué de las cosas y volviendo a encaminarme, estableciendo objetivos a corto plazo y a más largo plazo. Eso sí, suponiendo que la respuesta que me he dado al porqué no es una respuesta vacía, ya que en ese caso tal vez lo mejor sea cambiar esa parte de mi vida que no me llena. Una vez que se va observando el progreso al cumplir con las metas establecidas, se siente una satisfacción que te anima a seguir adelante.

En conclusión, respondiendo al título de este post, considero que lo importante es motivarse a uno mismo más que motivar al resto. Comenzando con una reflexión personal y un establecimiento de objetivos para poder sentir la satisfacción del progreso. Esta motivación personal es contagiosa por lo que si nos mantenemos motivados, seremos capaces de influir muy positivamente en el resto de personas casi sin buscarlo. Por eso mismo, si queremos motivar al resto la mejor manera es motivarnos primero a nosotros mismos y el resto muy probablemente surgirá solo.




Riesgos del 5G

El 5G ha dado mucho de qué hablar durante el comienzo de la pandemia del Covid-19. Las personas tenemos, en muchas ocasiones, la necesidad de buscar culpables a nuestros problemas, y esto fue lo que pasó. Una serie de personas relacionaron el 5G con la pandemia y aseguraban que la instalación de esta tecnología había sido el causante del nuevo virus. Comienzo con este hecho porque me parece el más surrealista y que no tiene ningún fundamento, aunque ha supuesto bastantes daños en algunas zonas a la instalación de la tecnología ya que algunas personas se dedicaban a quemar las antenas 5G que las compañías empezaban a instalar.

Aunque este hecho parezca un poco ridículo, sí que ha supuesto que nos planteemos de forma más intensiva si esta nueva tecnología tiene algún efecto perjudicial para la salud. Ya adelanté algo de información sobre este tema en el primer post pero lo recordaré de nuevo. El principal foco de estudio es sobre si las ondas electromagnéticas que producen las antenas aumentan el riesgo de padecer algún tipo de cáncer. Este asunto se ha planteado también para las anteriores versiones de las redes móviles pero esta nueva versión emite más radiación que las anteriores. De momento no hay estudios que demuestren que tiene un efecto en la salud de las personas pero la OMS lo califica como posible cancerígeno. Esto puede parecer alarmante pero si tenemos en cuenta que el consumo de carne procesada y bebidas alcohólicas se sitúan en un puesto superior, no lo parece tanto. Además, se encuentra al mismo nivel que el uso de talco por ejemplo[1]. Otro dato importante a favor de la tecnología en cuanto a los riesgos que puede producir para la salud es que no emite ondas ionizantes, pasa algo muy similar a las ondas microondas, no son ionizantes y por lo tanto no afectan a la salud.

En mayo de este mismo año, la Agencia Española de Protección de Datos, publicó una nota técnica[2] sobre la tecnología 5G en la que además de hablar sobre las ventajas de la tecnología dedica una sección para hablar de los riesgos de privacidad que pueden darse debido al aumento de dispositivos conectados y el uso extensivo del 5G. Comienza con el hecho de que se podrá geolocalizar al usuario de una forma mucho más precisa que con las anteriores generaciones de redes móviles. Esto es debido a que el número de estaciones base aumenta habiendo menos distancia entre ellas. El siguiente punto que se comenta es el perfilado y decisiones automatizadas. Aumentará el número de datos tanto en cantidad como en categorías que circulen por la red y junto con el aumento de dispositivos conectados se podrá llegar a una individualización precisa de las personas. Además, se prevé un aumento en el número de agentes que participarán en el tratamiento de los datos enviados a través del 5G. Los datos estarán en más manos por lo que podrían aumentar las probabilidades de fugas de información sensible incluso a problemas de ambigüedad en cuanto a la responsabilidad por el tratamiento de los datos. Este problema se puede agravar teniendo en cuenta que cada agente tendrá sus intereses y objetivos de privacidad. El documento continúa con un problema de seguridad por la falta de un modelo homogéneo de seguridad, si cada agente tiene su modelo de seguridad, la seguridad global dependerá del eslabón más débil del conjunto de agentes. Otro riesgo bastante obvio pero que hay que tener en cuenta es que el incremento de servicios, conectividad, interoperabilidad y puntos de entrada y gestión a la red es directamente proporcional a las oportunidades de que se materialicen amenazas a la privacidad. Por último, se destacan problemas heredados de tecnologías anteriores y una posible pérdida de control del usuario por el procesamiento distribuido y dinámico entre diferentes fronteras.

En la revista Computer de marzo de 2020 en el artículo 5G, Security, and You[3], se exponen varias implicaciones a la seguridad que están asociadas a las buenas características que ofrece el 5G. Por ejemplo, una mayor velocidad y menor latencia pueden favorecer a atacantes ya que les permite descargar datos más rápido de dispositivos que atacan y aumentar la potencia de ataques de denegación de servicio. Además, debido a que se trata de una nueva tecnología, como pasa con muchas otras, existen vulnerabilidades que todavía se desconocen. Tampoco hay que olvidar que esta tecnología posibilita muchas otras, entre ellas favorece el uso masivo del IoT y esto conlleva un gran aumento del riesgo ya que muchos dispositivos IoT son muy baratos y carecen de características de seguridad adecuadas. Algo similar ocurre con la inteligencia artificial, un artículo de Isaca[4] argumenta la influencia positiva del 5G en la inteligencia artificial. Los modelos de IA podrán analizar los datos y aprender más rápido para ser capaz de adaptarse a las necesidades de los usuarios. En cambio, todo lo que se puede ver desde el lado positivo se puede ver desde el lado negativo, una nueva tecnología vinculada a otras si falla, afecta a todo el sistema. Por último, en este artículo de Isaca también se mencionan los dos grandes líderes del 5G, Estados Unidos y China, cuya lucha también es un foco importante de riesgos.

En conclusión, una tecnología que parece que se empleará en muchos ámbitos, fomentará el uso masivo de dispositivos conectados y es «posibilitante» de muchas otras tecnologías, es muy probable que sea un foco importante de ataques y es necesario que cuente con todas las medidas de seguridad necesarias.

Bibliografía

[1] <<¿Tiene algún riesgo para la salud la nueva tecnología 5G para celulares?>>, BBC, consultado el 26/10/2020,
https://www.bbc.com/mundo/noticias-48991241

[2] <<Introducción a las tecnologías 5G y sus riesgos para la privacidad>>, AEPD, consultado el 29/10/2020,
https://www.aepd.es/sites/default/files/2020-06/nota-tecnica-privacidad-5g.pdf

[3] <<5G, Security, and You>>, Computer, vol. 53 no. 3 (03/2020)

[4] <<5G and AI: A Potentially Potent Combination>>, Isaca, consultado el 31/10/2020,
https://www.isaca.org/resources/news-and-trends/isaca-now-blog/2019/5g-and-ai-a-potentially-potent-combination

[Imagen destacada] https://www.65ymas.com/sociedad/tecnologia/riesgos-ataques-informaticos-creceran-5g_10066_102.html




¿Está en peligro la confianza?

Hoy en día todos tenemos más o menos claro lo que es la confianza y todos la hemos practicado en algún momento. En ocasiones nos trae buenos momentos, muy buenos, ¿qué hay mejor que tener una persona en la que puedes confiar al 100%? Aunque en otras ocasiones acarrea situaciones muy negativas, depositar tu confianza en una persona y que esa persona te falle es algo que no se olvida o por lo menos es difícil de olvidar. Todos hemos pasado por estas dos situaciones, podemos pensar que nos han pasado y nos pasarán siempre. Pero, ¿estamos seguros que nos seguirá pasando en el futuro?

Hace unos años recuerdo ver un episodio de la serie “Black Mirror” que indirectamente trataba el tema de la confianza. Voy a buscarlo…¡Encontrado! El episodio se llama «Toda tu historia», de la primera temporada. Voy a aprovechar y verlo de nuevo comentándolo desde un enfoque de la confianza. ¿En qué momento se ha convertido esto en un comentario de una serie? Espero que mis padres confíen en mí y no piensen que estoy haciendo el vago viendo Netflix, decir que es para un trabajo parece una excusa barata.

Bromas aparte, voy a hablar de alguna parte del episodio, intentaré no hacer spoilers pero si no lo has visto, te recomiendo que lo veas junto con el resto de episodios de la serie.

Entrando en materia, este episodio se sitúa en un futuro supuestamente cercano donde todo el mundo cuenta con un implante de memoria que graba todo lo que el usuario hace, ve y oye. Permitiéndole rebobinar los recuerdos para verlos de nuevo. En un principio, parece una muy buena idea, poder volver a «vivir» los buenos recuerdos y no olvidarlos nunca es una gran ventaja. En ocasiones en la serie se emplea para recordar el nombre de personas que no recuerdas porque te presentaron hace mucho, por ejemplo. También puede ser útil para repasar cosas que han pasado, los alumnos podríamos volver a recibir las clases dadas,  una muy buena forma de mantener y reforzar el conocimiento ya adquirido.

Los problemas empiezan a surgir cuando nosotros somos los poseedores de esa información. Todos nuestros recuerdos están almacenados en ese dispositivo instalado debajo de la piel detrás de la oreja. En algunos lugares como los aeropuertos se le pide al protagonista mostrar los recuerdos de varios días, incluso meses, para comprobar que no hay nada raro y que puede tomar el vuelo. Otra situación que me ha llamado la atención es una en la que el protagonista y su mujer entran en casa y se encuentran a la niñera encargada de cuidar a su bebé. El trato con ella es muy cordial pero en cuanto se sientan en el sofá, se ponen a revisar los últimos recuerdos de la niñera para comprobar que todo ha ido bien. 

Como se puede observar, un producto que se vende para, supuestamente, un buen propósito, así es como se anuncia en la propia serie, está basado en el control y por lo tanto en la desconfianza. En todo momento ante discusiones, las personas se exigen mutuamente que muestren sus recuerdos para demostrar sus argumentos. No hay ningún tipo de confianza en todo el episodio. Además, es un sistema del que no se puede escapar ya que a uno de los personajes se le extrajo el implante y lo que produjo en el resto es más desconfianza y rechazo. Esta persona en un momento de la serie se ve en la obligación de llamar por teléfono a la policía y esta le pide que retransmita la situación mediante su implante. Les comenta que no cuenta con uno e inmediatamente es rechazada colgándole el teléfono.

A lo largo del episodio pasan muchas más cosas pero me he centrado exclusivamente en comentar algunas situaciones para evitar hacer spoilers. En conclusión, se presenta un futuro relativamente cercano en el que las nuevas tecnologías ponen en peligro, o por lo menos parecen afectar, a ciertas conductas sociales que tenemos los seres humanos. Me hace reflexionar si realmente en muchas ocasiones estamos confiando en las personas. Se dan situaciones en las que una persona te comenta algo y tú tienes que confiar en que eso es verdad. Hasta ahí todo bien, pero, ¿y si confiamos porque no tenemos forma de comprobar si algo es verdad o no? En el episodio, todos tienen una forma muy sencilla y rápida de demostrar la veracidad enseñando sus recuerdos. En esa situación en la que confiamos, si tuviéramos a nuestra disposición la respuesta que nos diga si lo que nos han dicho es verdad o no, ¿lo comprobaríamos? ¿Y si la otra persona no supiera si lo hacemos? Yo creo que confiar porque no queda más remedio no es confiar.

Por último, una sociedad basada en el control, no enseña los valores que debería y por lo tanto, las personas se acostumbran a ser controladas. De esta forma, trasladan esto a sus propias vidas personales donde se refuerzan estas conductas negativas volviéndose un círculo vicioso del cual cada vez es más difícil de salir. La tecnología trae cosas muy buenas pero hay que saber utilizarla. En los próximos años se esperan muchos avances que cambiarán muy rápidamente la forma en la que vivimos. No hay que perder de vista lo importante y tener claros nuestros valores.




Expectativas y relevancia del 5G

Tras un primer vistazo en el primer post sobre la nueva red de comunicación 5G, en este post mostraré las cifras, avances y expectativas de futuro que tienen las empresas respecto al 5G.

Comenzamos con las predicciones de una de las mayores empresas consultoras y de investigación de las tecnologías de la información. Gartner asegura que al finalizar este año 2020, el gasto mundial en infraestructura de red 5G casi se duplicará respecto al año anterior, alcanzando el 21,3% de la inversión de la infraestructura inalámbrica total. En 2019, se destinaron 4.146,6 millones de dólares en 5G y se espera que para este año se termine con una inversión de 8.127,3 millones [1]. Teniendo en cuenta el porcentaje tan bajo de cobertura con el que cuenta todavía la red 5G por todo el mundo, la inversión que se dará en los próximos años parece que será mucho mayor. Según el PSB Research [2] en cuanto al 5G, el 82% de los expertos esperan el crecimiento de las pequeñas empresas, el 87% espera la aparición de nuevas industrias, el 89% espera una mayor productividad y el 91% espera la aparición de nuevos productos y servicios que aún no se han inventado. Según un informe de junio de 2019 de Ericsson [3] , el 5G alcanzará el 45% de cobertura de la población y 1.900 millones de suscripciones para 2024, lo que la convierte en la generación más rápida jamás implementada a escala global. 

La compañía de telefonía Yoigo, publica en su blog de noticias para empresas [4], los 4 puntos más relevantes que serán posibles gracias al 5G: la industria 4.0, las Smart Cities, el Internet of Things y el comercio.

En cuanto a la industria 4.0, una de las empresas pioneras en la implantación del 5G para mejorar sus procesos es Mercedes-Benz Cars [5]. El uso de 5G permite optimizar los procesos de producción de su planta con la ayuda de ciertas funciones. Por ejemplo, la vinculación de datos o el seguimiento de productos en la línea de montaje. Al contar con una red propia, puede adaptarse de forma muy rápida a las exigencias y cambios del mercado. Además, gracias a la gran velocidad de transferencia y baja latencia del 5G posibilita el procesamiento de grandes cantidades de datos necesarios para varios escenarios de prueba que involucran al coche del futuro en tiempo récord.

Deloitte junto con China Unicom ha realizado un Whitepaper sobre el 5G en las smart cities en China [6]. Teniendo en cuenta el estilo de vida, el gobierno y los sistemas ya implantados en el territorio como el uso extendido del reconocimiento facial, China parece uno de los primeros países que destacarán por sus smart cities. En esta guía Deloitte hace hincapié en algunas aplicaciones que serán posibles gracias a esta nueva tecnología de comunicaciones. Estas aplicaciones van desde la creación de sistemas de monitoreo de seguridad eficientes a lo largo de todo el territorio, una reforma en la sanidad inteligente, hasta sistemas para lograr una gobernanza inteligente que ayuden al gobierno.

Por otro lado, dos de las empresas más grandes del mundo están colaborando con Verizon Communications para incorporar el 5G a su negocio. Una de ellas es Amazon que se encuentra en un proceso de ampliación de su nube de redes a 5G para que los desarrolladores puedan ejecutar programas sensibles a latencia en dispositivos móviles y conectados [7]. La segunda empresa es Apple que anunció el pasado martes (13 de octubre de 2020) en su presentación de los nuevos dispositivos móviles [8], la colaboración con Verizon con el fin de ampliar rápidamente la cobertura 5G para poder ser aprovechada por los nuevos iPhone que cuentan con módulos 5G. En esta presentación, se comentó la velocidad que provee la red 5G y la baja latencia, perfecto para la forma de consumo de contenido audiovisual que está de moda, el streaming. Se puso el ejemplo de poder observar un partido de béisbol desde diferentes ángulos, incluso desde la vista de cada uno de los jugadores, y esto de forma simultánea. Esto es posible por la gran velocidad de descarga y la baja latencia permite disfrutar de ese contenido en directo prácticamente sin retrasos.

Evento de Apple 13/10/2020 (minuto 15:14)

Este tipo de colaboraciones pueden no parecer muy importantes pero sí que lo son. Las compañías telefónicas necesitan que nosotros, los usuarios, empecemos a dar el paso al 5G para ellos poder invertir y montar la infraestructura. Cuanto más nos interesemos nosotros antes se expandirá el 5G.

Desde mi punto de vista, el 5G puede parecer una tecnología poco útil hoy en día, sobre todo para el usuario común que solamente lo usa para su dispositivo móvil, pero parece clara la idea que para un futuro no muy cercano será necesario. Además, muchas empresas ya están usándolo para mejorar su producción, servicios, etc. Esto al final se traduce en una consecuencia indirecta positiva hacia el usuario que se beneficia de los productos y servicios de estas empresas. Por último, no sabemos el nivel de saturación que tienen realmente nuestras antenas, podríamos estar bajo una red menos fiable de lo que pensamos y débil ante posibles desastres o necesidades extraordinarias, por ejemplo, la necesidad de usar la red simultáneamente por parte de muchos usuarios.

Bibliografía

[1] <<Gartner Says Worldwide 5G Network Infrastructure Spending to Almost Double in 2020>>, Gartner, consultado el 13/10/2020,
https://www.gartner.com/en/newsroom/press-releases/gartner-says-worldwide-5g-network-infrastructure-spending-to-almost-double-in-2020

[2] <<PSB public survey report>>, Qualcomm, consultado el 13/10/2020,
https://www.qualcomm.com/documents/psb-public-survey-report

[3] << Ericsson Mobility Report >>, Ericsson, consultado el 13/10/2020 ,
https://www.ericsson.com/assets/local/mobility-report/documents/2019/ericsson-mobility-report-june-2019.pdf

[4] <<Los beneficios del 5G para las empresas>>, Yoigo, consultado el 14/10/2020,
https://blogempresas.yoigo.com/tecnologia-e-internet/beneficios-5g-empresas_44145647.html

[5] << Mobile network of the future. The world’s first 5G network for automobile production>>, Daimler, consultado el 15/10/2020,
https://www.daimler.com/innovation/production/5g-network-production.html

[6] <<5G Smart Cities Whitepaper>>, Deloitte, consultado el 18/10/2020,
https://www2.deloitte.com/cn/en/pages/technology-media-and-telecommunications/articles/tmt-empowering-smart-cities-with-5g.html#

[7] <<Amazon partners with Verizon on 5G in cloud computing expansion>>, Reuters, consultado el 18/10/2020,
https://www.reuters.com/article/us-amazon-com-cloud-idUSKBN1Y72G9

[8] <<Últimos eventos de Apple>>, Apple, https://www.apple.com/es/apple-events/




5G, ¿solamente una nueva generación?

¿Qué es 5G?

5G es la nueva generación de la tecnología de red inalámbrica que viene a sustituir la actual tecnología 4G. 5G permite la conexión simultánea de una gran cantidad de dispositivos diferentes y alcanzar velocidades de internet mucho mayores que sus anteriores generaciones. Su implantación ya ha comenzado en varios países y se usará junto con 4G hasta que la cobertura de la red se haya extendido lo suficiente. Para poder aprovechar sus ventajas, es necesario contar con un dispositivo con un módulo compatible con esta tecnología[1].

Cobertura 5G (puntos verdes) en España por el operador Vodafone [7].

¿Qué tecnologías hay detrás del 5G?

5G está basado en OFDM (Orthogonal frequency-division multiplexing) que permite modular las señales digitales en diferentes canales para reducir las interferencias. También emplea tecnologías con un ancho de banda mayor como sub-6 GHz y millimeter wave o mmWave (24 GHz y mayor). La banda alta emplea ondas cortas que cubren un zona pequeña pero ofrece una gran velocidad de internet. La banda media permite la cobertura de un área mayor manteniendo velocidades altas. Por último, las ondas largas de la banda baja, no se ven prácticamente afectadas por obstáculos, pudiendo ofrecer servicio en una gran zona que rodea a la antena[2].

Diferentes bandas 5G [2].

¿En qué se diferencia el 5G del 4G?

5G es una plataforma unificada más capaz que 4G que tiene como objetivo conectar un número mucho mayor de dispositivos con vistas al futuro y al IoT masivo. Esta nueva generación de comunicaciones inalámbricas tiene una latencia mucho menor que las versiones, del orden de 1 ms. Por otro lado, cuenta con una capacidad mayor ya que está diseñado para poder soportar 100 veces mayor tráfico y eficiencia de red. Otro punto a favor es la velocidad de datos, como en cada nueva generación la velocidad aumenta, pero con el 5G se alcanzarán velocidad máximas de hasta 20 Gigabits por segundo (Gbps) y velocidades medias de 100 Megabits por segundo (Mbps). Como he comentado anteriormente, aprovecha mucho mejor el espectro de bandas desde 1 GHz hasta 6 GHz y mucho más altas con la tecnología millimeter wave (mmWave)[3].

¿Por qué es importante el 5G?

5G no es solamente relevante por el aumento en velocidad y la posibilidad de conectar muchos más dispositivos. Esta tecnología permite que nos liberemos de ciertas tareas ayudando a mejorar nuestras vidas. Por ejemplo, posibilita ciertos aspectos de la conducción autónoma y la automatización de tareas domésticas con dispositivos conectados. Además, promete mejorar en gran medida los hologramas 3D, la realidad virtual y aumentada. El acceso al 5G promete también mejorar servicios de misiones críticas que afectan a la salud y seguridad de servicios de hoy en día. Esto es debido a la baja latencia que ofrece una respuesta prácticamente instantánea posibilitando aplicaciones que requieren de una gran precisión[4].

¿Es peligroso para la salud?

Aunque la OMS haya calificado a la exposición a campos de radiofrecuencia con un nivel 2B (posible carcinógeno)[5] a la posible generación de cáncer en los humanos, los estudios que se han llevado a cabo hasta la fecha no indican que esta tecnología cause o aumente el riesgo de sufrir alguna enfermedad como el cáncer. Algunas organizaciones como la ONG Ecologistas en Acción plantean que en la implantación de la tecnología 5G no se ha aplicado el principio de precaución[6]. Este principio consiste en desestimar una tecnología o producto por posibles efectos secundarios dañinos que pudiera causar, aunque no hubiese estudios científicos que demostrasen la presencia de estos riesgos.

Conclusión

El 5G parece una tecnología prometedora por todas las ventajas que parece ofrecer respecto a tecnologías anteriores. De todas formas, el tiempo nos dirá el porcentaje de marketing que se le da a la tecnología hoy en día y cuántas de estas nuevas oportunidades serán realmente útiles. Desde mi punto de vista, el aprovechamiento de diferentes frecuencias sí que es una ventaja clara que tendrá un gran impacto en los próximos años debido al aumento de dispositivos que conectamos a internet.

Bibliografía

[1] <<5G Explained – How 5G Works>>, EMF, consultado el 30/09/2020,
http://www.emfexplained.info/?ID=25916#What%20is%205G

[2] <<What is 5G?>>, T-Mobile, consultado el 30/09/2020,
https://www.t-mobile.com/5g

[3] <<Everything you need to know about 5G>>, Qualcomm, consultado el 30/09/2020,
https://www.qualcomm.com/invention/5g/what-is-5g

[4] <<Why is 5G important?>>, Verizon, consultado el 30/09/2020,
https://www.verizon.com/about/our-company/5g/why-5g-important-discover-importance-5g-technology

[5] <<¿Cuáles son los riesgos sanitarios asociados a los teléfonos móviles y sus estaciones base?>>, OMS, consultado el 30/09/2020,
https://www.who.int/features/qa/30/es/

[6] <<Alerta ante el despliegue del 5G>>, Ecologista en acción, consultado el 30/09/2020,
https://www.ecologistasenaccion.org/121090/alerta-ante-el-despliegue-del-5g-2/

[7] <<Mapa de Cobertura Móvil Vodafone>>, Vodafone, consultado el 30/09/2020,
https://www.vodafone.es/c/conocenos/es/vodafone-espana/mapa-cobertura-movil/