1

Las mujeres en la Informática

Hace unas semanas, hablamos en clase, un poco por encima, sobre por qué hoy en día hay menos mujeres informáticas que hace años. Me ha parecido interesante utilizar este post para profundizar más en este tema (por la parte que me toca).

Para entrar en materia, voy a mostrar algunos datos que confirman esta situación. El Ministerio de Universidades de España [1], ofrece una página interactiva con estadísticas del número de estudiantes en las universidades españolas.

En la siguiente imagen, podemos ver que en los últimos años, las mujeres sólo hemos representado sobre el 12.5% del total de personas matriculadas en Informática.

Además, en el ranking de personas matriculadas por ámbito de estudio, llama la atención la diferencia de posición que ocupa la Informática → puesto para los hombres vs. 25º puesto para las mujeres.

En los Máster y Doctorados, la situación mejora ligeramente pero la presencia de mujeres sigue siendo escasa: un 21.3% y un 20.8% de media, respectivamente.

Después de conocer estos datos, me planteé las siguientes preguntas: ¿cómo hemos llegado a este punto?, ¿por qué la Informática está dominada por hombres?, ¿qué influye en que tan pocas mujeres elijamos la Informática? 

Conociendo lo ocurrido durante la historia [2], podemos aclarar muchas dudas.

La informática moderna surgió a principios de los años 40, y durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército contrató a cientos de mujeres para resolver cálculos complejos que mejorarían la precisión de las armas. Y al final de la guerra, las mujeres también trabajaron en el proyecto secreto del ejército ENIAC, a menudo acreditado como la primera computadora de propósito general del mundo. Sin embargo, los ingenieros de hardware masculinos fueron los únicos felicitados.

A lo largo de los años 50 y 60, las mujeres trabajaban construyendo software, mientras que los hombres se especializaban en el hardware. Percibido como algo mecánico y de baja categoría, la programación informática se había convertido en trabajo de mujeres.

Durante los años 70 y 80, el número de mujeres licenciadas en informática aumentó, incluso llegando a alcanzar el 37% (el triple que hoy en día). Además, los avances en software trajeron la fiebre del oro a Silicon Valley, cambiando el enfoque para los hombres, de la ingeniería del hardware al desarrollo software.

Por otro lado, las empresas de videojuegos comercializaron sus consolas enfocadas al género masculino (creo que con el nombre del archiconocido “Game boy”, nos podemos hacer una idea). Además, mientras que los anuncios mostraban a los padres enseñando a sus hijos a usar los ordenadores, las mujeres a menudo aparecían como esposas o modelos de productos.

Históricamente, se han asociado ciertos gustos y funciones a los hombres, y otros bastante distintos, a las mujeres. Seguramente, si crecieramos en una sociedad sin prejuicios y roles de género (entre otras cosas), elegiríamos aquello que realmente nos gusta o se nos da bien.

Relacionado con esta idea de «lo que se nos da bien”, otro motivo que puede alejar a las niñas del ámbito tecnológico, es la autopercepción y autoexigencia de estas en el colegio. Según una investigación [3] realizada por la UOC y la UPC a 1500 estudiantes durante seis años, las chicas tienden a infravalorar su competencia en Tecnología y Matemáticas, a pesar de obtener mejores resultados académicos que los chicos. Esta percepción se relaciona con una mayor exigencia con las mujeres desde la sociedad.

Además, alertan de la importancia de aumentar esta percepción de autoeficacia en estas materias desde primaria, porque si no se mejora, las carreras tecnológicas o científicas van desapareciendo entre sus opciones.

Por otro lado, el World Economic Forum calcula que la diferencia entre hombres y mujeres en las tecnologías de la información no desaparecerá hasta el año 2133[4]. Y para cambiar esto, hay muchísimas cosas que se pueden hacer: visibilizar el papel de la mujer en las TIC, eliminar los roles de género en las aulas, ofrecer becas para mujeres que estudian Informática, impulsar la contratación de mujeres en empresas tecnológicas, …

Al hilo de esta última idea, nos encontramos el tema de las discriminaciones positivas, ya no solo en el sector de la informática. En marzo de 2019 [5], el Gobierno aprobó unas medidas relacionadas con la contratación de personas desempleadas de larga duración. Esta medida, ofrece una bonificación para las empresas: 125€/mes si se contrata a una mujer, mientras que si es un hombre, la deducción es de 108.33€/mes.

Y con este tema me surge un dilema. Por un lado, pienso que en un futuro no me gustaría que me contratasen porque al ser mujer, la empresa obtendrá una bonificación mayor. Pero por otro lado, creo más en la idea de que, si la sociedad, de forma natural, no es capaz de evolucionar hacia un escenario más igualitario, habrá que crear políticas que sí lo hagan. 

Por ejemplo, equiparar las bajas de maternidad y paternidad (tanto en duración como en trato) puede ayudar a eliminar la discriminación de género en el proceso de contratación. Aunque por suerte, bajo el Real Decreto-Ley 6/2019, se establece que en el año 2021, la baja por paternidad será de 16 semanas (igual que la baja de maternidad). [6]

Para ir terminando con el post, me gustaría comentar mi experiencia, cómo lo he vivido yo. Por suerte, cuando empecé a plantearme qué quería estudiar, creo que en mi cabeza en ningún momento rondaron los prejuicios que he ido comentando sobre la Informática (o por lo menos, no de forma consciente). Cuando decidí que iba a estudiar Informática, nadie de mi entorno lo cuestionó.

Una vez en la universidad, la sorpresa llegó cuando el primer día de clase, vi que solo éramos 4 chicas en una clase de 70 personas. Sabía que no muchas chicas decidíamos estudiar Informática, pero me sorprendió que fuéramos tan pocas. A lo largo de la carrera, nada fuera de lo normal: el típico comentario de “¡qué pocas chicas sois!” o el uso no inclusivo del lenguaje.

Como anécdota, cuando mi hermana les dijo a sus amigas que yo estudiaba informática, le preguntaron: “pero, ¿le gustan los videojuegos frikis?”. Y no les sorprendió que hubiese muchos más chicos que chicas, les pareció normal.

Referencias

[1] <<Estudiantes en las Universidades españolas>>, Ministerio de Universidades – Gobierno de España, acceso el 30 de diciembre del 2020, https://public.tableau.com/views/Academica_EEU/Estudiantes?%3AshowVizHome=no&%3Aembed=true#6 

[2] <<How Did Tech Become So Male-Dominated?>>, The Atlantic, acceso el 30 de diciembre de 2020, https://www.youtube.com/watch?v=OZ7zX6LalLI 

[3] <<Brecha de género STEM: datos, causas y el papel de la escuela>>, Actualidad docente, acceso el 30 de diciembre de 2020, https://actualidaddocente.cece.es/a-fondo/la-escuela-y-el-interes-de-las-chicas-por-la-ciencia-y-la-tecnologia/ 

[4] <<La UOC y la UPC unen fuerzas para concienciar sobre la falta de mujeres en los estudios de Informática>>, Universidad Oberta de Catalunya, acceso el 30 de diciembre de 2020, https://www.uoc.edu/portal/es/news/actualitat/2017/050-sexismo-academico.html 

[5] <<Discriminación positiva: el Gobierno bonifica con 200 euros más la contratación de mujeres paradas>>, Voz populi, acceso el 30 de diciembre de 2020, https://www.vozpopuli.com/economia-y-finanzas/discriminacion-positiva-gobierno-bonifica-contratacion-mujeres-paradas_0_1226278089.html 

[6] <<Todo lo que debes saber sobre la baja por maternidad y por paternidad 2020>>, Factorial Blog, acceso el 30 de diciembre de 2020, https://factorialhr.es/blog/baja-maternidad-paternidad-2020/#resumen




Seguros y sanciones en el mundo de los drones

Este es mi último post relacionado con los drones, en el que hablaré sobre los seguros y las sanciones aplicables si no se cumple con la normativa vigente.

Pero antes de entrar en esto, me gustaría ampliar la información sobre los riesgos y controles que una empresa debería valorar antes de implantar el uso de drones. Para ello, ISACA ofrece el siguiente documento [1], en el que se plantean una serie de preguntas críticas que se deberían abordar y responder.

De esta forma, la empresa no solo debería tener en cuenta los riesgos y controles generales de los drones que he explicado en posts anteriores, sino que también aquellos relacionados con la implantación en la empresa en concreto.

Entrando en el contenido de este último post y haciendo un poco de memoria, en el post relacionado con la regulación de los drones en España, explicaba que, según el Real Decreto 1036/2017, cuando el uso del dron es profesional, es obligatorio que el piloto cuente con un seguro de responsabilidad civil de daños a terceros. En caso de que el uso sea recreativo, este seguro no es obligatorio pero sí está recomendado por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. [2]

Es importante tener en cuenta que el seguro contratado recae sobre el tomador y no sobre el dron. Por lo tanto, en caso de que el dron ocasione algún daño, el responsable será el piloto. Asimismo, el piloto que figure como asegurado en la póliza podrá manejar tantos drones como quiera, y si un dron va a ser manejado por varios pilotos, todos ellos tendrán que contar con un seguro de responsabilidad civil. [2]

Además, cabe destacar que el seguro sólo se hará cargo si el incidente ha ocurrido mientras se usaba el dron de forma legal, es decir, cumpliendo con las normas recogidas en el Real Decreto 1036/2017.

Debido al auge de los drones, muchas de las tradicionales compañías aseguradoras están empezando a ofrecer seguros para drones. A la hora de escoger la póliza del seguro, hay que fijarse en los límites de cobertura, ya que estos límites están establecidos también por el Real Decreto 1036/2017, y varían según el peso del dron: [3]

  • Drones con masa máxima menor que 20 kg: 300.000€ límite por siniestro.
  • Drones con masa máxima igual o superior que 20 kg: 960.000€ límite por siniestro.

Esta cobertura de la responsabilidad civil es la básica, además de la obligatoria por ley. Algunas compañías aseguradoras ofrecen coberturas adicionales, como los daños causados al propio dron o los daños producidos por su uso.

A continuación, se muestra una tabla comparando el precio de las pólizas para drones de uso profesional, ofrecidas por las aseguradoras más destacables.

Compañía Precio anual Suma máxima asegurable
Catalana Occidente [4] 114.13€/año 300.000€
Mapfre [5] <2 kg → 190€/año
2-5 kg → 270€/año
>5 kg-20 kg → 340€/año
300.000€, ampliable hasta 600.000€ y 1.200.000€
Caser [6] 200€/año (franquicia 150€)
320€/año (sin franquicia)
300.000€
Caser [6] 325€/año (franquicia 150€)
405€/año (sin franquicia)
1.000.000€

En este punto, una vez conocemos las normas que se deben cumplir durante la utilización de un dron, incluyendo la obligatoriedad de contar con un seguro de responsabilidad civil durante el uso profesional, nos podemos preguntar cuáles son las sanciones por el incumplimiento de la normativa.

La Ley de Seguridad Aérea regula estas sanciones, que varían según la gravedad de la infracción y de si la comete un particular sin conocimientos o un profesional. [7]

  • Particulares sin conocimientos aeronáuticos:
    • Leves: entre 60€ y 45.000€.
    • Graves (daños personales o incidentes): entre 45.001€ y 90.000€.
    • Muy graves (accidentes aéreos, muerte, …): entre 90.001€ y 225.000€.
  • Sanciones a empresas o personas con conocimientos aeronáuticos:
    • Leves: entre 4.500€ y 70.000€.
    • Graves: entre 70.001€ y 250.000€.
    • Muy graves: entre 250.001€ y 4.500.000 €.

A pesar de la claridad de las normas y las sanciones, en 2019 se pusieron un total de 95 sanciones por un importe total de 173.452€, siendo la más alta de 42.600€, y la más baja, de 360€. [7]

“La Policía Nacional propone para sanción al dueño de un dron estrellado contra la Catedral de Burgos.”

“Pillado sobrevolando un dron en el entorno del Castillo de Javier.”

“Denunciado un vecino de A Coruña propietario de un dron que sobrevoló en el espacio aéreo de Alvedro.”

“Denunciados dos hombres por grabar con drones vídeos en zonas prohibidas de A Coruña”.

Todas estas frases son titulares de noticias [8] de los últimos meses relacionadas con drones. En todas ellas, se explica que los autores estaban incumpliendo la normativa. 

En conclusión, en este auge del mercado de los drones, es necesario recordar a los pilotos de drones la importancia de cumplir la normativa. De esta forma, se podrán, al menos, mitigar los riesgos no intencionados que implican los drones.

Referencias

[1] <<Rise of the Drones>>, ISACA, acceso el 19 de noviembre de 2020, https://www.isaca.org/bookstore/bookstore-wht_papers-digital/whprod.

[2] <<¿Son obligatorios los seguros para drones? Todo lo que debes saber>>, ADSL Zone, acceso el 19 de noviembre de 2020, https://www.adslzone.net/reportajes/drones/seguros-drones/.

[3] <<Condiciones de las pólizas de seguros para drones>>, Iberfdrone, acceso el 19 de noviembre de 2020, https://iberfdrone.es/poliza-seguros-para-drones/.

[4] <<Catalana Occidente. Nuevo seguro para drones>>, Catalana Occidente Seguros, acceso el 19 de noviembre de 2020, https://www.agenciacatalanaoccidenteonline.es/seguros-personales/seguro-drones/.

[5] <<Seguros para drones Mapfre>>, The Drones Land, acceso el 19 de noviembre de 2020, https://thedronesland.com/seguros-mapfre/.

[6] <<Comparador Seguros para Drones>>, SegurosparaDrones.com, acceso el 19 de noviembre de 2020, http://segurosparadrones.com/comparativa/.

[7] <<Drones: ¿qué multas te pueden poner por usarlos mal?>>, Eroski Consumer, acceso el 19 de noviembre de 2020, https://www.consumer.es/economia-domestica/sociedad-consumo/drones-multas-por-usarlos-mal.html.

[8] <<Últimas noticias sobre Drones>>, Cadena Ser, acceso el 19 de noviembre de 2020, https://cadenaser.com/tag/aviones_no_tripulados/a/.




Los adultos también tenemos rabietas

Seguro que cuando escuchas la palabra «rabieta» te imaginas a un niño o una niña chillando, llorando, tirándose al suelo, dando patadas… De hecho, esto es lo que nos muestra Google cuando buscamos «rabietas».

Pero, cuesta imaginarse a una persona adulta pataleando y tirada en el suelo de su oficina quejándose por algo, ¿verdad?

Se supone, que con los años, vamos teniendo más autocontrol y herramientas para comunicar lo que nos molesta, lo que significa que las rabietas sólo deberían ser protagonizadas por niños y niñas.

Sin embargo, las rabietas son una reacción prácticamente automática, porque como dice el psicólogo Daniel Goleman, «el cerebro emocional responde a un evento más rápidamente que el cerebro racional». [1]

Cuando éramos pequeños, que no nos comprasen una piruleta era un motivo perfecto para una rabieta, y ahora, que no nos avisen para hacer un plan de amigos.

La diferencia respecto a la infancia, además de los motivos que causan las rabietas, está en cómo estas se manifiestan. Los adultos podemos expresarlas de diferentes formas: levantando la voz, hablando sin respeto, llevando la frustración y la rabia en silencio, …

Lo que está claro es que las rabietas en adultos son la demostración de una escasa madurez emocional. Por lo tanto, cuando identificamos una rabieta en una persona adulta, al igual que con los niños y niñas, deberíamos actuar con determinación y no adoptando su misma actitud. No tomárselo como algo personal (dentro de lo posible) e intentar entender por qué está actuando de esa manera: ¿qué le ha ocurrido? ¿tiene miedo? ¿está desilusionado? ¿tiene inseguridades?

Con el objetivo de gestionar estas rabietas adultas, la siguiente imagen [2] muestra algunos consejos. Entre ellos, podemos encontrar los “típicos” consejos: pararte a pensar, tranquilizarte, marcharte del lugar de conflicto y reflexionar sobre lo que te ha molestado. Sin embargo, hay otros consejos que no solemos aplicar, y sobre los que me gustaría reflexionar.

Por un lado, fijarnos unas expectativas muy altas nos puede impulsar a conseguir nuestro objetivo, pero si no lo conseguimos, nos podemos frustrar. Por lo tanto, es recomendable fijarse unas expectativas realistas e ir revisándolas y reajustándolas según pasa el tiempo, siempre con optimismo y confiando en nosotros y nosotras mismas.

Por otro lado, algo muy importante, y que suele escasear bastante, es la honestidad emocional [3], que consiste en comunicar nuestras emociones y necesidades de una forma transparente y respetuosa. De esta forma, hago llegar a la otra persona lo que espero de ella, tomando el control de mis emociones y sin echar la culpa a nadie por lo que yo siento.

Me has ofendido
vs.
Me siento ofendida cuando me hablas de esa manera. Me gustaría que pudiéramos hablar tranquilamente sin que me ofendas o me faltes al respeto.

De la mano de esta idea, está el hecho de poner el foco en nuestra persona y no en las demás. Si queremos encontrar soluciones a un problema, seguramente sea más efectivo centrarnos en lo que podemos hacer, sin esperar nada de nadie.

Finalmente, pedir perdón. Muchas veces, se pide perdón un poco a la ligera, por cumplir, y sin reflexionar sobre la acción que nos ha llevado a disculparnos. Sin embargo, si la disculpa es sincera e intentamos reparar el daño causado, será efectivo y obtendremos el perdón por parte de la otra persona.

Como conclusión, considero que cada persona debe conocerse a sí misma y saber cuál es la mejor forma para evitar las rabietas. Creo que es importante no centrarnos en lo que nos ha pasado, sino en cómo solucionarlo para que no nos vuelva a pasar.

Referencias

[1] <<Ocho lecciones de Daniel Goleman sobre inteligencia emocional>>, Gestionando hijos, acceso el 13 de noviembre de 2020, https://www.gestionandohijos.com/daniel-goleman-inteligencia-emocional/

[2] <<¿Cómo gestionar las rabietas adultas?>>, Pinterest, acceso el 13 de noviembre de 2020, https://www.pinterest.es/pin/425027283588594922.

[3] <<La honestidad emocional. Cómo compartir tus emociones con los niños.>>, Mariana Martínez, acceso el 13 de noviembre de 2020, https://mariana-martinez.es/blog/la-honestidad-emocional-como-compartir-tus-emociones-con-los-ninos/




Drones: controles y auditoría

En el post anterior realicé un análisis de los riesgos que implica el uso de drones, evaluando si son altos, medios o bajos teniendo en cuenta la probabilidad de ocurrencia y la gravedad de las consecuencias en caso de que el riesgo se materialice.

Con el objetivo de completar dicho análisis, en este post voy a definir los controles que deberían llevarse a cabo para mitigar los riesgos identificados, tanto los no intencionados como los intencionados. Asimismo, hablaré sobre el rol del auditor en relación con los drones.

Controles

Riesgos no intencionados

Los controles para los riesgos no intencionados se basan en verificar que se cumple con el Real Decreto 1036/2017 que regula el uso de drones en España [1], el cual ya traté en un post anterior.

Teniendo en cuenta que la normativa no se aplica de igual manera cuando el dron se usa de forma recreativa o profesional, también he realizado esta separación en la descripción de los controles.

Riesgos Controles para uso recreativo Controles para uso profesional

Daños a edificios

  • Verificar que no se vuela sobre aglomeraciones de edificios.
  • Verificar que no se vuela de noche si el dron pesa más de 2 kg.
  • Verificar que se encuentra al alcance de la vista y que no se vuela a más de 120 m del suelo.
  • Verificar el seguro de responsabilidad civil, la habilitación en AESA1, si es piloto de RPAS2 y si tiene el certificado médico en vigor.
  • Verificar la autorización para volar sobre aglomeraciones de edificios.
  • Verificar la autorización para volar en BVLOS3 con un dron de más de 2 kg.
  • Verificar la autorización para volar de noche.

Daños a aeronaves

  • Verificar que no se vuela de noche si el dron pesa más de 2 kg.
  • Verificar que no se vuela a un mínimo de 8 km de aeropuertos y similares.
  • Verificar que no se vuela en Espacio Aéreo Controlado ni donde se realicen otros vuelos a baja altura.
  • Verificar que se encuentra al alcance de la vista y que no se vuela a más de 120 m del suelo.
  • Verificar el seguro de responsabilidad civil, la habilitación en AESA1, si es piloto de RPAS2 y si tiene el certificado médico en vigor.
  • Verificar la autorización para volar a menos distancia de la que marca la Ley en las proximidades de aeropuertos y similares.
  • Verificar la autorización para volar en Espacio Aéreo Controlado y Zonas de Información de Vuelo.
  • Verificar la autorización para volar en BVLOS3 con un dron de más de 2 kg.
  • Verificar la autorización para volar de noche.

Daños a personas

  • Verificar que no se vuela sobre personas.
  • Verificar que no se vuela de noche si el dron pesa más de 2 kg.
  • Verificar que se encuentra al alcance de la vista y que no se vuela a más de 120 m del suelo.
  • Verificar el seguro de responsabilidad civil, la habilitación en AESA1, si es piloto de RPAS2 y si tiene el certificado médico en vigor.
  • Verificar la autorización para volar sobre grupos de personas.
  • Verificar la autorización para volar en BVLOS3 con un dron de más de 2 kg.
  • Verificar la autorización para volar de noche.

Interferencias

  • Verificar que no se vuela a un mínimo de 8 km de aeropuertos y similares.
  • Verificar que para la comunicación, se utilizan bandas libres.
  • Verificar el seguro de responsabilidad civil, la habilitación en AESA1, si es piloto de RPAS2 y si tiene el certificado médico en vigor.
  • Verificar la autorización para volar a menos distancia de la que marca la Ley en las proximidades de aeropuertos y similares.
  • Verificar la autorización para volar en Espacio Aéreo Controlado y Zonas de Información de Vuelo.
  • Verificar que para la comunicación, se utilizan bandas libres.

1 AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea)
2 RPAS (Remotely Piloted Aircraft System)
3 BVLOS (Beyond Visual Line of Sight)

Riesgos intencionados

Los riesgos intencionados, a diferencia de los no intencionados, no se centran en verificar el cumplimiento de la normativa sino en intentar que ese riesgo no se lleve a cabo. Estos riesgos, debido al objetivo de causar daño que tienen, son más difíciles de controlar. Asimismo, los controles para intentar mitigarlos varían mucho dependiendo del riesgo.

Riesgo Controles

Ataque terrorista

  • Vigilar visualmente el espacio aéreo cercano a zonas susceptibles de ser atacadas.
  • Rastrear la compra de drones por parte de posibles grupos terroristas.

Ataque de ciberseguridad

  • Verificar la dificultad de robar físicamente los datos almacenados en el dron.
  • Verificar que los datos almacenados en el dron están cifrados.
  • Verificar que la clave secreta es compleja y larga.
  • Verificar que las conexiones de la comunicación están cifradas.

Dispersión químico-biológica

  • Verificar el contenido de los pulverizadores agrícolas para comprobar que no ha sido modificado.
  • Vigilar visualmente el espacio aéreo cercano a grupos grandes de personas susceptibles de ser atacadas.

Contrabando

  • Vigilar visualmente el espacio aéreo cercano a las cárceles y fronteras.
  • Vigilar las inmediaciones de las cárceles y fronteras para comprobar que no hay pilotos de drones.

Violación de privacidad

  • Vigilar visualmente el espacio aéreo cercano a la propiedad privada que se quiere proteger.
  • Ocultar información sensible que puede ser captada por un dron.
  • Controlar los obstáculos físicos (vallas, barreras, …) que evitan el acceso a la propiedad privada que se quiere proteger.

Rol del auditor

Los drones son una tecnología relativamente nueva y su mercado es cada vez más popular, lo que requiere una supervisión para controlar que se cumple con la normativa vigente y que no suponen un peligro para la sociedad.

Por lo tanto, es imprescindible el rol del auditor para llevar a cabo controles como los descritos en este post. De hecho, las operadoras de drones que quieran obtener un certificado LUC (Certificado de operador de drones ligeros) deben tener un gerente responsable, además de un responsable de monitoreo que lleve a cabo un proceso continuo de auditorías. Este monitoreo puede ser realizado por personal interno o externo. [2]

En definitiva, como en muchas otras tecnologías emergentes, la presencia del auditor es indispensable. Asimismo, el tener que auditar una tecnología nueva evidencia el hecho de que la auditoría es un trabajo interdisciplinar y que requiere la adquisición de nuevos conocimientos según pasan los años y las tecnologías evolucionan. [3]

Referencias

[1] <<Normativa de Drones en España 2020>>, One Air, acceso el 5 de noviembre de 2020, https://www.oneair.es/normativa-drones-espana-aesa.

[2] <<Auditoría de operadoras de drones y certificado LUC>>, Drone Europa, acceso el 5 de noviembre de 2020, https://www.droneuropa.com/auditoria-drones/.

[3] <<The Practical Aspect: Today’s Interdisciplinary Auditors>>, ISACA, acceso el 5 de noviembre de 2020, https://www.isaca.org/resources/isaca-journal/issues/2019/volume-5/todays-interdisciplinary-auditors.




¿Qué riesgos implica el uso de drones?

En posts anteriores, hablé sobre los beneficios de utilizar los drones en diferentes sectores como la emergencia y salvamento o la agricultura. Asimismo, traté el impacto económico positivo y la creación de nuevos puestos de trabajo que conllevan los drones. A pesar de estas ventajas, el uso de estos dispositivos implica la aparición de nuevos riesgos. 

En este post voy a realizar un análisis y clasificación de dichos riesgos. Para ello, voy a emplear una matriz de riesgos [1] que evalúa si los riesgos son altos, medios o bajos, basándose en dos criterios: la probabilidad de ocurrencia y la gravedad de las consecuencias. 

La probabilidad de ocurrencia se evalúa del 1 (extremadamente improbable) al 5 (frecuente). Por su parte, la gravedad de las consecuencias se valora asignando los valores de A (catastrófico) a E (insignificante). Al unir estos resultados, se obtiene el nivel de riesgo: alto si está en la zona roja, medio en la zona amarilla y bajo en la verde.

Una vez definido el método para el análisis de los riesgos, voy a explicar dichos riesgos [2], diferenciándolos entre los no intencionados y los intencionados.

Riesgos no intencionados

Uno de los mayores riesgos no intencionados que conlleva el uso de drones es el daño que estos pueden causar a terceros como consecuencia de una colisión. Estas situaciones suelen darse cuando ocurre un fallo de software o hardware en el dron, o incluso por un error humano no intencionado durante el pilotaje.

En primer lugar, los drones pueden colisionar contra edificios que encuentren durante su pilotaje, pudiendo afectar a edificios comerciales, viviendas, monumentos históricos o incluso a infraestructuras urbanas. 

En segundo lugar, es posible que un dron colisione contra cualquier tipo de aeronave (aviones, otro dron, …). Un ejemplo de este riesgo ocurrió en el aeropuerto de Gatwick en Londres, cuando al avistar dos drones, cerraron la pista de aterrizaje debido al riesgo que esto supone. El cierre duró 33 horas, se cancelaron 1000 vuelos que afectaron a 150000 viajeros y a las aerolíneas les costó alrededor de 50 millones de libras. [3]

En tercer lugar, encontramos los daños causados a personas. Pilotar un dron en un espacio abarrotado o muy transitado, como puede ser una calle principal de una ciudad, podría terminar con un accidente tan terrible como este. 

Finalmente, además de las colisiones, las interferencias que pueden causar en las comunicaciones de los aviones también supone un riesgo. Si el dron entorpece el canal de comunicación, causando interferencias y dificultando la comunicación entre dos aviones, podría dificultar, por ejemplo, el aterrizaje o despegue de estos.

Una vez descritos los riesgos no intencionados que puede suponer el uso de los drones, la siguiente matriz de riesgos evalúa dichos riesgos.

Riesgo Probabilidad Gravedad Nivel
Daños a edificios 4 C Medio
Daños a aeronaves 3 A Alto
Daños a personas 3 A Alto
Interferencias 3 C Medio

Riesgos intencionados

Uno de los riesgos intencionados es su uso en ataques terroristas, ya que facilitan acciones como el lanzamiento de pequeñas cargas explosivas, el ataque simultáneo mediante varios drones, ataque directo contra la víctima, observación de tiro, … 

La primera noticia de este uso fue en enero de 2017 cuando el Daesh publicó imágenes de drones lanzando explosivos, y desde entonces, esta situación preocupa a las autoridades. [4]

Por otro lado, los drones, como muchos otros dispositivos tecnológicos, pueden sufrir un ataque de ciberseguridad por parte de un ciberatacante. Este ataque podría implicar el robo de datos como por ejemplo, imágenes que hayan sido grabadas mediante el dron.

Otro riesgo intencionado es la dispersión químico-biológica, que ocurre cuando un dron utiliza la tecnología de pulverización agrícola existente para dispersar rápidamente los agentes químicos o biológicos. Si el atacante pulveriza estos agentes químicos o biológicos sobre grupos de personas, las consecuencias pueden ser letales.

El uso de drones en el contrabando de materiales ilícitos es cada vez más común entre los traficantes. Esto les permite mover las mercancías de una forma rápida y lo más importante, siendo muy difícil ser identificados por la policía. El uso de drones en el contrabando se utiliza mayormente para introducir material ilícito en las cárceles y cruzar las fronteras.

Finalmente, quizás uno de los riesgos intencionados más conocidos en los que están implicados los drones es en la violación de la privacidad. Las posibilidades que ofrecen los drones para este fin son muchas: acceder por vía aérea a un recinto privado para grabar imágenes de quienes están dentro, grabar lo que ocurre dentro de una vivienda situando el dron en sus ventanas, acceder a través de pequeños huecos a un espacio privado aprovechando el pequeño tamaño del dron, …

La siguiente matriz de riesgos determina el nivel de los riesgos intencionados que acabo de describir.

Riesgo Probabilidad Gravedad Nivel
Ataque terrorista 4 A Alto
Ataque de ciberseguridad 3 C Medio
Dispersión químico-biológica 3 A Alto
Contrabando 5 B Alto
Violación de privacidad 3 C Medio

Hasta aquí este análisis de los riesgos que implica el uso de los drones. En el siguiente post identificaré los posibles controles para estos riesgos.

Referencias:

[1] <<Rise of the Drones>>, ISACA, acceso el 23 de octubre de 2020, https://www.isaca.org/bookstore/bookstore-wht_papers-digital/whprod.

[2] <<Assessing the risks of drones and unmanned aerial systems. UAS risk management threats and opportunities>>, Deloitte, acceso el 23 de octubre de 2020, https://www2.deloitte.com/us/en/pages/public-sector/articles/drone-risk-assessment.html.

[3] <<Gatwick drone shutdown could have been inside job>>, Oceano Deusto, acceso el 23 de octubre de 2020, https://www-proquest-com.proxy-oceano.deusto.es/docview/2298547873/C7E5B1AF84A04E4BPQ/1?accountid=14529.

[4] <<Atentados con Drones: el nuevo modus operandi de las organizaciones terroristas>>, LISA Institute, acceso el 23 de octubre de 2020, https://www.lisainstitute.com/blogs/blog/ataques-atentados-con-drones-terroristas.




El tiempo es oro y el que lo pierde, es bobo

El refrán español el tiempo es oro y el que lo pierde, es bobo no podría tener más razón. Todos sabemos que el tiempo es un bien preciado y aún así, muchas veces lo perdemos por no habernos planificado bien.

Una buena planificación nos ayuda a ser más productivos, rentabilizando más nuestro tiempo y obteniendo un mayor rendimiento. Sin embargo, la productividad es un gran esfuerzo y por lo tanto, requiere un cambio en nuestra mentalidad y rutinas.

Antes de comenzar con un método de productividad, hay que analizar nuestra situación, identificando aquellos que nos puede distraer. Estas distracciones también se conocen como ladrones de tiempo [1] y ocurren aunque no seas totalmente consciente. 

Por un lado, tenemos los ladrones de tiempo externos, que son aquellos que no dependen de nosotros. Por ejemplo, reuniones improvisadas, urgencias ajenas, notificaciones de correo electrónico o llamadas, invitación de un compañero a tomar un café, …

Por otro lado, entre los ladrones de tiempo internos podemos encontrarnos la falta de organización, la procrastinación, el aplazamiento de la toma de decisiones o el no saber delegar.

Una vez hemos dejado las distracciones, es hora de planificarnos. Para ello, voy a explicar diferentes métodos de productividad.

Time blocking [2]

Probablemente, en algún momento de tu vida ya hayas utilizado la técnica del Time blocking o el trabajo en bloques. El típico horario del colegio o la universidad es un claro ejemplo de ello.

Esta técnica consiste en identificar qué tareas debes hacer y sobre todo, cuándo. Es verdad que al principio cuesta estimar el tiempo que te llevará realizar cada tarea, pero dejando ciertos espacios para imprevistos, no habrá problemas. 

Según los expertos, una semana de 40 horas aplicando esta técnica, equivale a una semana de más de 60 horas sin planificación. Por lo tanto, podrás incrementar tu productividad en un 150%.

Matriz de Eisenhower [3]

Este método fue desarrollado por el general y presidente estadounidense Dwight D. Eisenhower, y distingue entre la importancia y la urgencia de las tareas, creando una matriz con cuatro cuadrantes. 

Primero se realizan las tareas que son importantes y urgentes, luego se planifican y resuelven las tareas importantes pero menos urgentes. Las tareas urgentes pero no importantes se deben delegar o en ocasiones, incluso se podrían descartar. Finalmente, las tareas que no son ni urgentes ni importantes, directamente se descartan.

Técnica de Pomodoro [4]

Esta técnica fue inventada por Francesco Cirillo a finales de los 80 y ayuda a agilizar los procesos mentales y su calidad.

El sistema funciona de la siguiente manera: las actividades se dividen en intervalos regulares de 25 minutos, seguidos de intervalos de descanso de 5 minutos. Estos intervalos de trabajo se conocen como pomodoros y cada cuatro pomodoros, se realiza una pausa larga de entre 15 y 30 minutos. Este ciclo se puede repetir cuantas veces sea necesario. 

El método Pomodoro puede ayudar a estar más motivado si se entienden los pomodoros como etapas o niveles a superar, y los descansos como merecidos premios después de un periodo de trabajo y concentración.

Trabajar en intervalos de 90 minutos [5]

La técnica de los 90 minutos se basa en los llamados ritmos ultradianos. Durante estos ciclos, en nuestro cuerpo ocurren picos de máxima actividad y de mínima actividad. 

En esta técnica se aprovechan estos picos de mayor energía, trabajando durante 90 minutos y descansando durante 20-30 minutos. Es importante respetar los tiempos de descanso ya que son esenciales para conseguir un buen rendimiento.

Muchas veces, a lo largo del día utilizamos estimulantes (por ejemplo, el café) para aumentar nuestra energía, en lugar de atender a los ritmos naturales del cuerpo.

Getting Things Done [6] [7]

“Organízate con eficacia” es un libro escrito por David Allen y en el que se explica la metodología GTD. Se basa en la idea de que tenemos que liberar a nuestra mente de todo el “ruido” y conseguir no tener que perder el tiempo y la energía en recordar todas las tareas a realizar.

GTD propone la creación, gestión y mantenimiento de listas de tareas por contextos, como por ejemplo, lugares, herramientas, personas o tiempo de dedicación. Para ello, hay que seguir estos cinco pasos:

  1. Recopilar o capturar. Depositar en una bandeja de entrada todas las ideas, tareas o pensamientos, en lugar de en tu cabeza.
  1. Procesar. Convertir las cosas almacenadas en la bandeja de entrada en acciones.
  1. Organizar. Distribuir las cosas que acabamos de procesar según su objetivo: tirarlo a la papelera si no es necesario, archivarlo si sirve de referencia, colocarlo en el calendario si es una cita para un día en concreto, …
  1. Evaluar. Decidir qué hacer, después de procesar y organizar, así como de forma periódica en las revisiones.
  1. Hacer. El objetivo de este proceso es realizar eficientemente todos los compromisos adquiridos.

Referencias:

[1] <<Los 9 ladrones de tiempo más frecuentes y cómo evitarlos>>, Táctica Práctica, https://tacticapractica.com/los-9-ladrones-de-tiempo-mas-frecuentes-y-como-evitarlos/.

[2] <<Time Blocking: La técnica definitiva para ser más productivo usando bloques de tiempo>>, Más y Mejor, https://masymejor.com/time-blocking/#:~:text=El%20Time%20Blocking%20es%20una,a%20trabajar%20m%C3%A1s%20y%20m%C3%A1s.

[3] <<El Método Eisenhower>>, Lecciones Aprendidas, https://lecciondeaprendizaje.blogspot.com/2019/02/el-metodo-eisenhower.html.

[4] <<Técnica Pomodoro: ¿qué es y para qué sirve?>>, Ikigai Agencia Digital, https://www.ikigaiagenciadigital.cl/tecnica-pomodoro-que-es-y-para-que-sirve/

[5] <<5 técnicas de planificación para mejorar la productividad, dominar el tiempo y conseguir tus objetivos>>, Más y Mejor, https://masymejor.com/mejorar-la-productividad/.

[6] <<Qué es GTD: el método que revolucionará tu vida>>, Jordi Sánchez, https://jordisanchez.info/que-es-gtd/.

[7] <<Introducción a GTD>>, Plannercode, https://www.plannercode.com/tecnicas-planificacion/introduccion-a-gtd/.




Impacto económico y regulación de los drones en España

En el post anterior, además de hablar sobre la historia de los drones, también traté el uso de estos en diferentes sectores. En este post examinaré el impacto económico que supondrán los drones en un futuro, así como la regulación de estos dispositivos a día de hoy en España.

En los próximos años, el uso de los drones irá incrementando, implicando un impacto económico positivo y la creación de nuevos puestos de trabajo.

Por ejemplo, en el sector agrario español, se estima que el impacto económico será alrededor de 585 millones de euros en 2035 y de 546 millones en 2050.

Por otro lado, en seguridad y salvamento, el impacto económico previsto será de 110 millones de euros en 2035 y 91 millones en 2050. Asimismo, se estima que habrá 1 dron por cada 4 coches de policía. y 1 dron por cada 2 vehículos de bomberos.

En términos generales, se espera que, en España, el volumen de negocio anual sea de 1.220 millones de euros en 2035 y de 1.520 millones de euros en 2050. Asimismo, se confía en la creación de 11.000 puestos de trabajo españoles para 2035 y 11.500 para el año 2050 [1]. Por su parte, el mercado de drones en Estados Unidos estima alcanzar los 45.800 millones de dólares para 2025 [2].

En los párrafos anteriores, se ha mostrado el impacto y la importancia que tendrán los drones en un futuro. Debido a esta relevancia, hay que tener en cuenta las siguientes consideraciones e implicaciones: [3] 

  • Seguridad. Los drones suponen una amenaza de colisión con otras aeronaves o estructuras de la tierra, a pesar de estar controlados. Asimismo, son dispositivos susceptibles de ser hackeados incluso cuando están volando.
  • Privacidad. El uso de los drones preocupa en términos de privacidad, ya que facilitan una vigilancia aérea intrusiva, vulnerando la privacidad personal y las libertades civiles. Los drones pueden fácilmente esquivar los obstáculos físicos tradicionales (vallas, barreras, …) utilizados para preservar la privacidad.
  • Regulación. A medida que el uso y popularidad de los drones se dispara, cada vez es más necesario la creación de marcos jurídicos y reglamentos que regulen su uso.

En relación con esta última consideración, voy a exponer la regulación nacional vigente. En España, el organismo encargado de regular el uso de drones es la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Además, el marco regulador es el Real Decreto 1036/2017. [4]

Este decreto, respecto al anterior, tiene en consideración los vuelos recreativos y es más permisivo con los drones profesionales. Además, amplía las posibilidades de vuelo profesional, especialmente en zonas urbanas o en vuelos nocturnos, y regula las limitaciones para los vuelos recreativos.

Por un lado, la siguiente figura [5] muestra la normativa a tener en cuenta durante el uso profesional de un dron o RPAS (del inglés Remotely Piloted Aircraft System).

Por su parte, los drones recreativos son aquellos que no superan los 2 kilogramos de peso. La siguiente figura [5] muestra las normas a tener en cuenta durante el vuelo de un dron recreativo.

Finalmente, cabe mencionar que para el 1 de Julio de 2020, estaba prevista la aplicación del nuevo Reglamento Europeo 2019/947 y 2019/945, con el objetivo de estandarizar las diferentes normativas de los Estados miembros y regular el uso civil de los drones con independencia de su tamaño o peso.

Sin embargo, la situación provocada por el COVID-19, ha hecho que los plazos se retrasen. La siguiente tabla muestra el calendario de aplicación del nuevo Reglamento Europeo, recogido en el Reglamento de Ejecución 2020/746, el cual modifica las fechas indicadas en el RE 2019/947. [6]

  • 31 de diciembre de 2020:
    • Comienza la aplicación parcial del Reglamento UE 2019/947.
    • Registro Europeo de operadores (registro ante AESA y repositorio europeo EASA).
  • 1 de enero de 2022:
    • La normativa española deja de estar vigente.
    • Fecha límite para la conversión del registro de operadores y certificación de pilotos al estándar que establece el nuevo reglamento europeo.
  • 1 de enero de 2023:
    • Solo se podrán vender drones con marcado CE.
    • Fecha límite para la realización de operaciones de drones en clubes y asociaciones de aeromodelismo bajo la normativa nacional.

La mayor diferencia de este nuevo reglamento respecto al Real Decreto 1036/2019 es la creación de tres nuevas categorías para definir las restricciones a la hora de volar. Estas son dichas categorías: [4]

  • Categoría abierta, donde se englobarían los vuelos de bajo riesgo operados por pilotos aficionados.
  • Categoría específica, para las operaciones de riesgo medio que requieren de autorización.
  • Categoría certificada, reservada para los vuelos de alto riesgo, para los que el piloto deberá estar certificado como operador.

La siguiente infografía [1] resume las características de las tres categorías que acabo de explicar.

A modo de resumen, el siguiente video [7] muestra cómo ser un piloto de drones responsable y cumplir con el nuevo reglamento Europeo.

Referencias:

[1] <<Plan Estratégico para el desarrollo del sector civil de los drones en España>>, Ministerio de Fomento de España, acceso el 7 de octubre de 2020, https://www.fomento.gob.es/NR/rdonlyres/7B974E30-2BD2-46E5-BEE5-26E00851A455/148411/PlanEstrategicoDrones.pdf.

[2] <<US Deloitte Drone Services: Government & Commercial Services>>, Deloitte, acceso el 7 de octubre de 2020, https://www2.deloitte.com/us/en/pages/public-sector/solutions/drone-services.html

[3] <<Protiviti’s View on Emerging Risks>>, Protiviti, acceso el 7 de octubre de 2020, https://www.protiviti.com/sites/default/files/united_states/insights/preview-emerging-risks-vol3-issue2-protiviti.pdf.

[4] <<Normativa de Drones en España 2020>>, One Air, acceso el 7 de octubre de 2020, https://www.oneair.es/normativa-drones-espana-aesa.

[5] <<¿Qué podemos hacer con un dron?>>, AESA, acceso el 7 de octubre de 2020,  https://www.seguridadaerea.gob.es/media/4629699/que_podemos_hacer_con_un_dron.pdf

[6] <<Nuevo Reglamento Europeo de Drones 2020>>, One Air, acceso el 7 de octubre de 2020,  https://www.oneair.es/nuevo-reglamento-europeo-drones.

[7] <<EASA Drones – Safe drone operations – Meet Donnie & Paula>>, EASA, acceso el 7 de octubre de 2020, https://www.youtube.com/watch?v=l6xHV61jwGo.




Drones: historia y actualidad

Los drones, también conocidos como vehículos aéreos no tripulados (UAV), han existido durante muchos años. Como muchas otras tecnologías, fueron ideados con fines militares.

El 8 de noviembre de 1898, Nikola Tesla patentó un barco o vehículo controlable mediante ondas, impulsos o radiaciones, enviadas a través de la tierra, el agua o el aire. Tesla aseguró que se podría usar para enviar paquetes, provisiones o cualquier tipo de material. Además, escribió que su invento causaría su efecto mayormente sobre la guerra y el armamento. Por esto, Tesla es conocido como el padre de los UAV. [1]

Sin embargo, el precursor de los drones llegó en 1918 de la mano del torpedo aéreo Kettering Bug. Durante la Primera Guerra Mundial, el Ejército de los Estados Unidos le pidió a Charles Kettering que crease una bomba volante no tripulada.

El primer vuelo, el 2 de octubre de 1918, fue un fracaso: después de despegar, el Kettering Bug se detuvo y acabó estrellándose. Siguieron realizando más pruebas, algunas de ellas con éxito, pero antes de que pudiera combatir en la guerra, esta terminó. [2]

Durante los siguientes años, diferentes
países han ido participando en la evolución de los drones hasta el día de hoy,
que muchos han terminado por adoptar un papel más comercial. Actualmente, hay
86 países con capacidad de drones, tanto militares como comerciales. [3]

De hecho, desde que Jeff Bezos (CEO de Amazon)
anunciase en 2013 que estaban probando el uso de drones como método de envío de
paquetes, el sector comercial ha estado muy atento a todas las oportunidades
que los drones ofrecen. [3]

En consecuencia, el siguiente gráfico
muestra cómo en tan solo dos años se dispararon el número de permisos aprobados
por la Administración Federal de Aviación, entidad responsable de regular todos
los aspectos de la aviación civil en Estados Unidos. [3]

Como ya he mencionado, el sector comercial ha estado pendiente de los beneficios ofrecidos por los drones. Por ello, el uso de los drones se ha ido extendiendo por diferentes áreas de trabajo. Según un estudio realizado en 2018 por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), de los 2898 operadores de drones registrados en España, el 95% se dedica a la fotografía, filmación y levantamientos aéreos [4].

Probablemente, este uso de los drones en
el mundo de la fotografía sea al que más acostumbrados estemos debido a su gran
reclamo en diferentes eventos como bodas, viajes o actos deportivos.

Sin embargo, existen multitud de áreas
en las que utilizar un dron. Una de estas es la observación y vigilancia por
parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad. Un ejemplo de este uso se dio
durante la época del estado de alarma en España, donde cuerpos policiales utilizaron
drones para controlar que se cumplían las restricciones de movilidad.

Desde Enaire, el grupo público encargado
del control y navegación aéreos, declaran que durante el estado de alarma
recibieron más de 40 peticiones para el uso de drones amparados por la
normativa que regula su uso durante situaciones de grave riesgo, catástrofe o
calamidad pública [5].

En el País Vasco, además de realizar
tareas de vigilancia relacionadas con el COVID-19, también se han utilizado
drones en las labores de salvamento de los dos trabajadores en el derrumbe ocurrido
en Zaldibar durante el mes de Febrero. De hecho, el Gobierno Vasco adjudicó 81.917
€ en el contrato de dichos drones [6].

Por otro lado, los drones también se
utilizan en trabajos de investigación. En investigaciones biológicas, se han
utilizado para reproducir la ruta de aves en libertad, incorporándole al ave un
GPS que registre su vuelo y posteriormente, reproduciéndolo con un dron. Esto
permite determinar el porqué del recorrido realizado, registrando las
particularidades de las zonas por las que ha pasado el ave [7].

En el sector agrícola también se hace
uso de los drones, ya que facilitan y rentabilizan la administración y
producción de los cultivos, haciendo uso de la cámara y los sensores
infrarrojos para evaluar la calidad de las plantaciones [8].

Estos son solo algunos ejemplos de sectores en los que se utilizan los drones, pero hay muchos más. Lo que está claro es que los drones están suponiendo un gran beneficio para muchas empresas, lo que parece anunciar un futuro prometedor para los drones.

Referencias

[1] <<Nikola Tesla ya se imaginaba los drones en 1898, tanto para repartos como para el combate>>, Xataka, acceso el 27 de septiembre de 2020, https://www.xataka.com/drones/nikola-tesla-ya-se-imaginaba-los-drones-en-1898-tanto-para-repartos-como-para-el-combate.

[2] <<Kettering Bug>>, Wikipedia, acceso el 27 de septiembre de 2020, https://es.wikipedia.org/wiki/Kettering_Bug.

[3] <<The Emergence of Commercial Drones>>, Visual Capitalist, acceso el 27 de septiembre de 2020, https://www.visualcapitalist.com/emergence-commercial-drones/.

[4] <<Plan Estratégico para el desarrollo del sector civil de los drones en España>>, Ministerio de Fomento de España, acceso el 27 de septiembre de 2020, https://www.fomento.gob.es/NR/rdonlyres/7B974E30-2BD2-46E5-BEE5-26E00851A455/148411/PlanEstrategicoDrones.pdf.

[5] <<Los drones policiales y militares que vigilan desde el aire que se cumple el confinamiento>>, El Independiente, acceso el 27 de septiembre de 2020, https://www.elindependiente.com/economia/2020/04/17/los-drones-policiales-y-militares-que-vigilan-desde-el-aire-que-se-cumple-el-confinamiento/.

[6] <<El Gobierno Vasco destina 82.000 euros a un servicio de drones para los trabajados en el vertedero de Zaldibar>>, 20 minutos, acceso el 27 de septiembre de 2020, https://www.20minutos.es/noticia/4203630/0/el-gobierno-vasco-destina-82-000-euros-a-un-servicio-de-drones-para-los-trabajados-en-el-vertedero-de-zaldibar/.

[7] <<Los 14 usos de drones que seguro no conocías>>, Donweb, acceso el 27 de septiembre de 2020, http://agencia.donweb.com/los-14-usos-de-drones-que-seguro-no-conocias/.

[8] <<Ciberseguridad para la industria de los drones comerciales>>, Thales, acceso el 27 de septiembre de 2020, https://www.thalesgroup.com/es/countries/americas/latin-america/dis/iot/inspiracion/drones-comerciales.