Sistemas de Información Empresarial

Los estudiantes de la asignatura de Sistemas de Información comparten sus avances en el aprendizaje de los múltiples aspectos y conceptos que se van abordando en el programa. La temática es sobre todo aquello que les ha llamado la atención, en definitiva sobre aquello que les ha hecho reflexionar, profundizar por su cuenta y por lo tanto tener una opinión propia.

¿Que aporta la analítica web?

Download PDF

Esa parte de la gestión empresarial vital para que los clientes puedan agilizar procesos y ser más eficiente a la vez que competitivos. Pero ¿Qué aporta realmente en análisis de la información? ¿Cómo podemos convencer a los clientes de su importancia?

La simple acumulación de información y datos no es suficiente. Conocer, clasificar, filtrar y utilizar la información mediante una exhaustiva analítica se hace imprescindible para que los datos se conviertan en verdaderos activos y generadores de negocio de la empresa

Analizar la información que posee una organización es un requisito indispensable para tomar decisiones, y se ha convertido en uno de los mercados donde más se está trabajando para coordinar equipos, herramientas y formas de trabajar.

La analítica de datos ofrece los siguientes beneficios entre otros muchos:

  • Los datos pueden aportar datos imprescindibles para reportes que ayuden a evaluar ciertas áreas de negocio o proyectos.
  • Ayuda a realizar procesos de automatización e integración para hacer tareas repetitivas de forma automática y más eficiente.
  • Conocer qué está pasando, cómo se está moviendo y cuál son las tendencias de presente y futuro. Relacionado con el mercado y con los compradores o clientes.
  • Ayudan a responder preguntas como: ¿somos competitivos? ¿estamos por encima de la competencia? ¿cuál es nuestra ventaja competitiva?

El Data Analytics facilita la toma de decisiones de forma anticipada. De esta manera, ya no será necesario tener que enviar mails a los diferentes departamentos para que nos comuniquen unos datos que, de no estar localizados, se tardaría tiempo. Con la digitalización podremos conocer antes de que, por ejemplo, el montaje haya concluido, si el resultado va a ser óptimo, podremos prever escenarios que pudieran demorar la producción y subsanarlos, incluso las máquinas podrán por sí mismas solucionar eventualidades.

La utilidad del Data Analytics surge de su capacidad para extraer información de los datos. Si estos datos se almacenan y analizan indiscriminadamente solo se convierten en ruido que ralentizará y obstaculizará las tareas. Los profesionales deben tener la capacidad de discernir y seleccionar las datos y patrones que serán de utilidad.

Otro de los retos mayores es la vulnerabilidad de esta enorme cantidad de datos almacenados es el objetivo de los nuevos ciberataques. Reconocer la responsabilidad de trabajar con datos y dotar los sistemas de normas y herramientas, son aspectos clave. Al hilo de esto, son necesarios consensos y protocolos que establezcan hasta qué punto esta tecnología podría considerarse intrusiva y cómo protegerla.

El reto es, por tanto, saber cómo estructurar toda esa información para optimizar procesos, identificar áreas de mejora operativa, afianzar la relación con los clientes, en definitiva, para potenciar el crecimiento del negocio.

En la actualidad son muchos los ejemplos que podemos encontrar en el mundo sobre los beneficios de la analítica de datos. Un caso interesante es el de Siemens, que tiene en Amberg (Baviera) una de las plantas más automatizadas del mundo gracias a la analítica de datos con la inteligencia artificial. Cada día se gestionan 50 millones de datos, al lado de los 5.000 que manejaba hace poco más de dos décadas.

Smart City, ¿Revolución tecnológica o ciudadana?

Download PDF

La Smart City, ese concepto revolucionario que describe las nuevas ciudades del futuro como un área metropolitana conectada a sus ciudadanos gracias a las tecnologías de la información (TI) y que además garantizan el desarrollo sostenible, un incremento de la calidad de vida de los ciudadanos y una mayor eficacia de los recursos disponibles y una participación ciudadana activa. Pero por mucho que las denominemos Ciudades Inteligentes no debemos olvidar que son capaces de realizar todas las funciones anteriormente especificadas gracias al intelecto humano y que sirven para servir al ciudadano, por lo que siempre tenemos muy presente una vez más el concepto de personas.

Antes de todo veamos por qué surge esta necesidad de evolución de las ciudades convencionales a Smart Cities.  Si observamos datos pasados veremos que en el año 2007, por primera vez en la historia, la población urbana llegó a superar a la rural. En 2015, los habitantes de las ciudades ya suponían en 50% de la población mundial y, según los datos de Naciones Unidas, se prevé alcanzar el 70% en el año 2050. Esto presenta varios desafíos, como el crecimiento demográfico o la emisión de gases de efecto invernadero.

Es por ello que nace una necesidad de realizar una planificación sostenible que cree mejores oportunidades de trabajo, mejore el transporte y las infraestructuras, garantice la igualdad de acceso a los servicios, reduzca la pobreza y preserve el medio natural, dando lugar al concepto de Smart City.

¿Hoy en día quien no tiene un teléfono móvil inteligente?, te podría responder de forma sencilla y clara que casi nadie, sin embargo si me baso en cifras te podría decir que existen 8.000 millones de Smartphones en todo el mundo, eso son más dispositivos que personas. Pero aunque el objetivo de los teléfonos inteligentes sea el de conectar a las personas no garantiza el éxito de un proyecto de Smart City, si el ciudadano no está en el centro del diseño de esta. A fin de cuentas una Smart City tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.gente

Creemos que la inteligencia de las Smart Cities viene dotada por una tecnología súper avanzada, nada más lejos de la realidad, lo que realmente hace a una ciudad inteligente son las respuestas urbanas a la convivencia y la calidad de vida. Entonces, ¿Cuál es el papel de la tecnología?, sencillamente el de reorganizar los procesos de la ciudad, como se vive o como se circula por esta.

Y es que las Smart Cities no solamente mejoran la calidad de vida de los ciudadanos también la de nuestro planeta, creando ciudades sostenibles y que se abastecen de energía limpia. Además gracias a la gestión del tráfico se consigue disminuir las emisiones de CO2 a la atmosfera.

Isometric City with Head Shaped Center

Un concepto que tiene muy en cuenta los ciudadanos dentro del término Smart City es la conocida como Smart Human City. Este concepto nuevo de ciudad inteligente señala que el planteamiento tradicional de una Smart City no es suficiente, ya que es totalmente necesario desarrollar estrategias de inclusión para evitar generar o ampliar las diferencias entre los ciudadanos. En resumidas palabras lo que se señala en este concepto nuevo es que las infraestructuras y servicios públicos sean utilizables por todas las personas en igualdad de condiciones, con mayor eficiencia e interactividad. Introduciéndole de esta manera el factor humano al concepto de Smart City. Los conceptos que sustentan una Smart Human City son la igualdad y la flexibilidad en el acceso y uso de los servicios prestados, bien a través de sistemas tradicionales, bien a través de las TIC.

Como hemos podido ver a lo largo de este post las Smart Cities son un concepto revolucionario que permiten a las ciudades estar conectados con sus ciudadanos. Mediante el uso de nuevas tecnologías es posible administrar un centro urbano de una forma eficiente y correcta para mejorar la calidad de vida de las personas. Al concepto Smart City siempre se le relaciona estrechamente con la tecnología, sin embargo siempre es de vital importancia tener en cuenta el concepto humano, ya que lo que forma una ciudad no son sus edificios o sus infraestructuras si no las personas que habitan en ella y que son el auténtico representante de como es el corazón de la ciudad. Es por ello que surgen nuevos conceptos como las Smart Human Cities donde el factor humano tiene un gran peso.

 

Referencias

 

 

¿Tienes lo necesario para ser un Data Scientist?

Download PDF

En la actualidad se generan millones de datos cada segundo. Entender estos datos y saber utilizarlos para obtener una ventaja competitiva sobre la competencia es esencial hoy en día, lo que hace que los científicos de datos estén muy valorados y demandados.

Un científico de datos se podría definir como: “Persona que sabe más de estadística que cualquier programados y que a la vez sabe más de programación que cualquier estadístico”. En otras palabras, profesional dedicado a analizar, interpretar grandes volúmenes de datos y generar valor para la empresa a través de ello.

Aun con la alta demanda que existe no es fácil convertirse en uno de ellos, ya que es necesario contar con diversas habilidades. Para comenzar, es fundamental tener conocimientos técnicos avanzados en los campos de la programación y el análisis de datos.

  • Programación: los científicos de datos trabajan hoy en día principalmente con Python o R como lenguajes de programación debido a su gran versatilidad y velocidad a la hora de tratar con datos. La programación nos permite limpiar, organizar y estructurar los datos.
  • Herramientas analíticas: es indispensable saber utilizar herramientas como SAS, Hadoop o spark. Estas herramientas nos van a permitir extraer información y convertirla en conocimiento a través del análisis estadístico de los datos.

Por otra parte, también es necesario ser un experto en negocios, es decir, conocer el funcionamiento de la industria en la que estemos trabajando y las áreas criticas que mas impacto tienen sobre el negocio. El objetivo final de nuestro trabajo es mejorar las expectativas de negocio de la organización. Esto puede suceder por ejemplo a través de la mejora de los indicadores de desempeño clave (KPI) o mediante la optimización de la toma de decisiones. Para todo ello podemos utilizar la ciencia de los datos.

Pero no basta únicamente con tener habilidades técnicas y conocimiento de los negocios, existen otras habilidades igualmente de necesarias y mucho mas complicadas de encontrar en la gente si ademas sumamos todo lo anterior, lo que hace de la búsqueda de talento una tarea bastante compleja. Estas habilidades se conocen como “soft skills”. Aunque todas son en mayor o menor medida necesarias, cabe destacar tres de ellas:

  • Intuición y curiosidad: tener una buena intuición, saber donde buscar y como analizar cada conjunto de datos nos puede ahorrar mucho tiempo a la hora de dar con la solución al problema. También es importante tener una buena predisposición a querer aprender mas cada día. El campo del análisis de datos se encuentra en constante crecimiento y cambio por lo que es importarse saber adaptarse y aprender las nuevas técnicas de análisis que van surgiendo.
  • Habilidades comunicativas: como científico de datos nos tenemos que dirigir a un equipo de personas (departamento de marketing, por ejemplo) que no posee conocimientos técnicos, por lo que es imprescindible saber comunicar y presentar las soluciones a los problemas planteados de forma que cualquier persona externa al mundo de la ciencia de los datos pueda entender.
  • Trabajo en equipo: el trabajo como científico de datos envuelve trabajar con la mayoría de los sectores de la empresa como puede ser el departamento de marketing para mejorar las campañas publicitarias o la dirección para intentar establecer la estrategia y ayudar con la toma de decisiones. Por esta razón es importante tener facilidad a la hora de tratar con diferentes tipos de personas.

Para finalizar, como ya he mencionado previamente, la ciencia de los datos es un campo relativamente novedoso, con gran demanda de trabajo en la actualidad y un futuro bastante prometedor, así que si tienes las cualidades necesarias y pasión por el análisis de datos, no lo dudes y adentrate en el apasionante mundo de la ciencia de los datos.

Smart Cities + Big Data

Download PDF

Anticiparse a los atascos, definir rutas óptimas de recogida de basura en tiempo real o contar con redes eléctricas inteligentes (Smart Grids) son algunos ejemplos de la “magia” del Big Data en una Smart City.

Una Smart City utiliza la tecnología para proporcionar de forma más eficiente sus servicios y así mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Hoy en día, esta idea cada vez está tomando más fuerza y protagonismo, por ello empieza a convertirse en una oferta común por parte de todas las ciudades.

smart-cities-infrastructure-iot-wide

Un claro ejemplo de esta evolución son los servicios como la información en tiempo real sobre la llegada de los autobuses, la videovigilancia inteligente, los dispositivos de medición del ruido y gases contaminantes, etc.

[Read more…]

Internet de las Cosas

Download PDF

La cuarta revolución industrial está llena de desafíos, la tecnología inteligente está produciendo una modificación de la vida humana a través de la transformación digital profunda, nuestras relaciones, la manera de trabajar, la manera de hacer negocios, todo está afectado.

Son muchos los impactos de los nuevos sistemas y de la nueva tecnología basada en inteligencia artificial, pero ninguno tiene un calado tan amplio, tan profundo y tan incierto, como el llamado Internet de las Cosas.

IoT se basa en la conexión permanente de los objetos cotidianos entre si y con la nube, donde ‘depositan’ la información y los datos relevantes que recogen de su entorno para su análisis posterior. En cierto modo es como si los dispositivos establecieran una conversación entre ellos y con nosotros para un objetivo común. Las posibles aplicaciones son inmensas pero serán los negocios los que más rendimiento puedan sacar a los datos generados para hacer sus actividades mas eficientes y sostenibles y hallar nuevas oportunidades de negocio.

IOT

 

El internet de las cosas hace nuestra vida mas cómoda y ligera.  Desde detectar nuestro estado de animo y cansancio para seleccionar la música mas apropiada o que la iluminación de la casa se adapte al programa de televisión que vemos e incluso sugerirnos el menú según los alimentos disponibles en la nevera y su caducidad.

Aparte de tener estos dispositivos en nuestros hogares, también se han incorporado en algunas ciudades con el nombre de Smart Cities. Algunas ciudades han implementado redes de sensores en multitud de puntos como alarmas, semáforos, vehículos, alumbrado…Asimismo, mejoras que se espera conseguir como la cuantificación de los peatones que pasan por un determinado cruce para optimizar automáticamente el tráfico en esa zona.

Pensemos en un coche.  Hace no demasiado tiempo los vehículos apenas tenían componentes eléctricos. Dependíamos de un marcador en el que una aguja que señalaba el nivel de aceite o de gasolina y si la cantidad bajaba, como mucho nos saltaba una luz en el salpicadero. Hoy, un coche conectado al Internet de las Cosas permite monitorizar estas y muchas más informaciones del coche a través de sus sensores y actuar en consecuencia.

Por ejemplo, puede contactar con un taller y avisar de su estado antes de una visita. O recordar al chófer que vigile la presión de los neumáticos. Como el vehículo podrá ‘hablar’ con otros usuarios, también conocerá en vivo el estado de carreteras, del tráfico, del previsible consumo… El usuario gana en comodidad, ya que otra de las ventajas es que, gracias a esta conectividad, se puede conocer la ubicación exacta del vehículo en todo momento, algo especialmente útil en caso de robo o accidente.

Está claro que el Internet de las Cosas está revolucionando nuestras vidas, pero creo que hay un problema indispensable que se debe valorar y resolver y es el tema de la seguridad. Es cierto que ya existen dispositivos inteligentes que podemos controlar desde nuestro móvil, pero esto se va a masificar cada vez más, por lo que la seguridad, va a ser un factor clave.

Es por ello, a modo de conclusión, que los sistemas de seguridad informática tienen que avanzar de la misma manera que todos estos nuevos dispositivos inteligentes que llegan a las cosas que nos rodean. Precisamente porque las vulnerabilidades existentes pueden aprovecharse de forma sencilla por parte de los delincuentes para crear botnets y usarlos en beneficio propio.

Smart cities

Download PDF

Cada vez se escucha más el término “Smart cities” y es un tema que me parece muy interesante y del que empecé a buscar información a parte del artículo ofrecido para tener una opinión a cerca del tema. Aun así, no estaba muy segura de utilizar este ultimo post de la asignatura para hablar de ello. Sin embargo, el otro día Jesús Fernández en la charla que nos dio en clase nombró el tema y, con ello, me empezó otra vez a dar vueltas por la cabeza. Así que me he dispuesto a hablar de ello.

En resumen, una smart city es, como su nombre bien indica, una ciudad inteligente. En estos entornos, la tecnología se combina con la información y de este modo se proporciona una mejor calidad de vida, se reduce el coste energético y el impacto que los humanos tenemos en el medio ambiente. Escuchándolo así parece que son todo mejoras, que todo son beneficios.

Está bastante claro que las nuevas “Smart cities” prometen muchas cosas, desde la evolución hacia el internet del futuro (o internet de las cosas) hasta proporcionar una mejora del urbanismo pasando por una gestión urbanística automática y más eficiente o una reducción de los gastos para las personas individuales.

Por muy bien que suenen esos aspectos, también hay que considerar las desventajas que dicho aspecto proporciona, comenzando por la inversión que hay que realizar par poder llegar a ese nivel de conexión entre economía, personas, gobierno y medio ambiente hasta el aumento de residuos electrónicos que generaría.

Una vez conocidas a fondo tanto las ventajas y las desventajas y buscado información sobre lo que conllevaría la implementación de las smart cities, he llegado a tener una conclusión personal sobre las mismas.

Por supuesto que yo también pienso que la “creación” de las llamadas smart cities van a suponer una gran ventaja para nuestro mundo, ya no solo a nivel de economía si no a casi cualquier nivel que quieras poner. Va a dejar que seamos más eficientes y, en cierto modo, también pienso que van a dejar que nos sentamos más libres. Posiblemente vamos a acabar siendo más dependientes de la tecnología de lo que somos ahora (que no es poco…) pero posiblemente, también, nos ayuden a superar ciertos baches que aun hoy son inalcanzables.

La verdad es que me gustaría pensar que la tecnologización de las ciudades, la conexión que va a existir entre personas, economía, gobierno y medio ambiente.

En cuanto a lo que las personas se refiere, todas las mejoras a nivel educacional, sanitario y de programas sociales suenan muy prometedoras en sí. En el caso de ser aplicadas creo que van a suponer un buen punto de partida para iniciar una gestión mejor por y para las personas de todo el mundo. El hecho de incluir estos cambios en todas las poblaciones sería algo estupendo.

En cuanto al gobierno se refiere, me da que pensar que lograremos tener una capacitación y una gestión del gobierno mucho más rápida, eficiente y eficaz. Modelos nuevos que nos generen rápidamente las respuestas que queremos, un gobierno más transparente y gestionable. Un gobierno que esté más centralizado y que, además, pueda dar un mejor trato en aquellos países donde sea necesario.

En cuanto a la economía se refiere, pienso que éste es uno de los ámbitos que más beneficiado se va a ver, va a ser una impulsión económica muy fuerte que también, por otro lado, va a haber que saber gestionar. Se van a crear nuevos puestos de trabajo, puestos que aún hoy ni se conocen dado que no se necesitan. Se va a crear una economía más variada, más viva. Además, supongo que, con esto, se mejorarán todos los parámetros de la crisis que actualmente muchos países del mundo sufren (o eso me gustaría pensar).

En cuanto al medio ambiente se refiere, la verdad es que me da bastante miedo. Si que es verdad que con las mejoras que se vana realizar se van a conseguir implantar pueblos o ciudades que contaminen menos, que hagan uso de la energía (por poner un ejemplo) de una manera más controlada gracias a nuevos sensores o redes de comunicación o que se van a poder optimizar los sistemas que ya se tienen. Aun así, pienso que en este punto hay diferentes problemas.  Con el paso del tiempo las tecnologías van cambiando, van mejorando (o al menos eso nos dicen) pero, del mismo modo existe la obsolescencia programada, es decir, que se determine el periodo de vida de un aparato tecnológico. El hacer que la tecnología esté presente en todos los ámbitos (o casi todos) de nuestra vida puede hacer que se genere un residuo tecnológico muy grande por lo que, antes de implantar muchas ciudades inteligentes considero que habría también que hacer un estudio de los residuos que éstas generen.

En conclusión, pienso que las ciudades inteligentes son un progreso para la sociedad, en el caso de que estuvieran bien controladas, pensadas, implantadas y gestionadas. En caso contrario, podrían resaltar en un caos que nos volvieran a llevar a una gran recesión (de nuevo).

Quiero acabar este último post con una última aportación personal: Me gustaría pensar que estas mejoras o adaptaciones no se van a realizar únicamente en las ciudades o territorios más “avanzados” y que, como siempre, los países más pobres lo único que van a poder apreciar es la “basura” que nosotros generamos. No estaría mal que por una vez se pensara en todas las personas que habitan en este mundo, que se le diera a cada persona, pueblo o nación la misma importancia que al resto. Todos estos cambios están a nuestras manos, somos nosotros los que tenemos que dar el primer paso por una sociedad global equitativa, con las mismas oportunidades para todos.

Supongo que habrá que esperar para verlo…

Mi experiencia como Data Scientist

Download PDF

Hoy vengo a hablar de mi experiencia como data scientist en IKUSI. La verdad es que tuve la suerte de trabajar con ellos gracias al Máster de Big Data & Business Intelligence realizado en el año pasado. Venía de trabajar como Becario en churning problem (fuga de clientes) para Eroski, en colaboración con Deusto.

 

Mi etapa fue corta, intensa y preciosa en la Ciencia de Datos. Seguramente, desde mi variada experiencia es la mejor de todas.

 

Por contextualizar, nos centramos en trabajar con productos del sector aeronáutico. Aparecí en la primera fase de Big Data, donde partiendo de la información existente teníamos que sugerir ideas. El motivo de hacerlo, era porque había muchísimos datos que eran potencialmente interesantes desde el punto de vista de este mundo. Recuerdo algún acrónimo como FIDS (naturaleza de la solución Dolphin, en IKUSI) o Beluga, para gestión de operaciones.

 

Veíamos el origen de los datos y las distribuciones de los mismos; buscábamos incoherencias y asociaciones así como anomalías… Me divertía como un niño la verdad. A ese proceso se le conoce como EDA (Exploratory Data Analysis).

Participé de manera activa en la generación de ideas para el desarrollo de I+D. A modo reflexión personal y autocrítica, he de admitir que parece fascinante (y para mí y mi cabeza, antes impensable) que se haya abierto un nuevo mundo donde a partir de los datos se pueda aportar valor hasta el punto en el que podamos trabajar exclusivamente sobre los mismos. Recuerdo temáticas como Gate Assigment Problems, Clasificadores de pasajeros, planificadores  de anuncios… Para mí eran auténticos hallazgos de problemas que se resolvían con matemática y estadística que antes ni siquiera había escuchado. Se abrió todo un mundo nuevo para mí.

 

Otro aspecto que me encantaba era el tener que presentar a los distintos departamentos de IKUSI las conclusiones e ideas que se nos ocurrían. Había que ir a donde los departamentos (más concretamente, a donde los Product Owners) y plantearles vías de I+D para mejorar el producto y aportar valor. Me gustaba el no estar eternamente programando; el ser capaz de ofrecer soluciones que, primeramente, eran útiles (esto es, no sólo rentables a largo plazo sino que estas aportarían valor en el negocio) y segundo el realizar estas presentaciones resultado de un proceso de investigación propia. Me sentía como en familia, mejor dicho, en casa. Me sentía valorado y querido; me gané un sitio.

 

Es obvio que sin la evolución que ha sufrido la tecnología (y que ésta ha generado en el mundo, no sé si llamarlo en consecuencia o de manera recíproca) nada de esto sería posible. De hecho, menos mal que he nacido en esta época; si bien el mundo está globalizado y tiene sus contras tenemos el rol de cambiar las cosas a nuestra manera.

 

Por ir cerrando el post, he de confesar que muchas veces echo de menos la sensación de despertarme, tomarme un café y ponerme a trabajar en investigar, leer papers de innovación, explorar y atreverme a decidir si eran interesantes para las distintas soluciones dentro de la empresa. Me hacía sentirme un “artista” de alguna manera. Hoy tengo otros objetivos mucho más importantes y toca luchar por ellos y quien sabe, ya veremos si mañana volveremos a ese camino.

Tecnología, smart cities, y…

Download PDF

Las nuevas tecnologías tienen tanto ventajas como inconvenientes. Todo avanza tan deprisa que no nos da tiempo a saber como manejarlo.

Claramente, es fantástico contar con un asistente personal, con una experiencia personalizada en cada pagina web que visitas. Pero la gran mayoría de las personas no saben o no se dan cuenta de lo que eso conlleva y si esperan que todo el mundo se lea las farragosas e infumables políticas de privacidad y de cookies, de cada página web, para entenderlo y dar su consentimiento informado vamos listos. Ponemos en manos ajenas nuestros datos personales, nuestro historial de búsqueda, nuestras conversaciones, etc. Puede que agradezcamos un servicio personalizado y que las empresas cada vez estén más centradas en el cliente, pero luego pasan cosas como el escandalo de Facebook y ya no estamos tan seguros.

Aquí entran muchos intereses en juego. Los intereses de los usuarios por mantener sus datos personales a salvo y los intereses de las empresas por utilizar esos datos para conseguir ganar más dinero. ¿Cuáles creéis que ganan?

Quien siga creyendo que google es gratis… Lo siento mucho, pero no. Google gana dinero gracias a que todos los días le estamos ayudando un poquito, cada usuario, a completar sus algoritmos. Además de para verificar que no eres un robot, ¿para qué creéis que sirve que le marques las imágenes donde hay semáforos, coches o pasos de peatones? ¿De dónde creéis que salen las búsquedas recomendadas? Google es lo que es, en gran medida, gracias a sus usuarios. Y lo mismo pasa con Facebook, Amazon o Netflix. ¿Aun no sabéis de donde saca Netflix todas esas ideas para series o películas “originales de Netflix” nuevas?

Por otra parte, existe la tecnología necesaria para hacer muchísimas cosas como ahorrar gastos, revertir el calentamiento global, mejorar la calidad de vida de muchas personas, etc. pero la gran parte de las empresas son avariciosas y no trabajan para llegar a una meta como estas o conseguir ese tipo de cosas, si no para ser líder en el mercado. Porque el IoT (Internet of Things) es fantástico, pero si queremos que este todo conectado y obtener valor, no puede ser que las empresas trabajen en paralelo, cada una por su lado, para llegar al mismo sitio.

Me parece que están muy bien las iniciativas para gestionar mejor las ciudades, muchas ciudades aspiran a convertirse en smart citiesy hay personas creen que gestionar una ciudad de manera inteligente es lo mismo que ser una ciudad inteligente, ¿de verdad piensan que es lo mismo reducir el consumo apagando la mitad de las luces de una calle que poner farolas inteligentes que iluminan según la luz ambiental? En realidad no he hecho el calculo, supongo que habrá alguien haciéndolo (o no), pero que tu portal este en el lado de la calle que están apagadas las farolas a las tantas de la noche cuando vuelves a casa, no me parece algo agradable.

Este post se podría convertir fácilmente en un articulo sobre el calentamiento global o sobre la sociedad en la que vivimos y habría mucho que decir, pero en realidad es de tecnología de lo que estamos hablando.

Las nuevas tecnologías son buenas soluciones, que deberían ayudarnos a unirnos, a facilitar la vida al resto de personas, a ser más. Pero, por lo que a mi parece, no lo está consiguiendo.

AirBnB revoluciona(rá otra vez) el sector

Download PDF

Es indiscutible que los datos se han puesto en un primer plano en los últimos años. Conceptos como el Big Data prometían cambiar el panorama de las empresas y estas se lanzaron a invertir sin realmente tener objetivos claros. Lo cierto es que la gran mayoría de los proyectos de Big Data fracasan por un factor u otro pero, ¿y los que salen bien?

Airbnb-Carnaval-de-Cádiz-2018

En este, el último post de la asignatura, me gustaría hablar de AirBnB, el conocido marketplace que revolucionó la forma de viajar de millones de personas y que está a punto de volver a hacerlo. Los marketplace como AirBnB, Glovo o Uber no dan beneficios en primera instancia y esto es justamente lo que quieren los inversores. ¿Por qué? Pues muy sencillo, quieren la mayor cuota de mercado posible para así conseguir más usuarios y más datos. Todo se resume en datos y lo que podemos llegar a lograr con ellos.

Hace una semanas AirBnB anunció que a finales de 2019 lanzará su proyecto AirBnB:backyard que consiste en crear prototipos de vivienda. Se espera que estas viviendas sean hogares inteligentes, construidos con productos ecológicos y que tengan como base la sostenibilidad. Conceptos que casualmente tienen en cuenta los internautas a la hora de elegir donde hospedarse. Y es que AirBnB tiene todo lo que necesita para triunfar en esta nueva etapa que comenzará en los próximos meses: usuarios y datos.

Al crear sus propias “casas” AirBnB ampliará los márgenes de beneficio respecto a los actuales que son tan solo una pequeña parte de cada reserva. Pero crear casas no es donde esta compañía tiene la ventaja competitiva sino en saber dónde crearlas. Esto que puede parecer una tontería es la clave del éxito. Al saber en todo momento por su marketplace donde hay un exceso de demanda y poca oferta saben dónde deben construir, cuantas propiedades e incluso el beneficio que lograrán con ellas (al conocer los precios de las viviendas de la zona).  También pueden amoldar diferentes propiedades de la construcción al público al que estará dirigido, por ejemplo, en el caso de los estudiantes como el poder adquisitivo es generalmente menor que el de otro público la vivienda tendrá prestaciones diferentes. Este es un buen ejemplo de qué se puede lograr con la adecuada explotación de los datos.

Para finalizar me gustaría destacar el importante papel que juegan los Data Scientist al ser capaces de crear valor de los datos.

El datascientist

Download PDF

Los temas propuestos para la reflexión en este tercer post son muy heterogéneos. Por ello, una de las pocas cosas que he podido sacar en común aparte de la disrupción digital es que todos producen una cantidad ingente de datos.

Pienso, a su vez, que actualmente vivimos en la época de la (des)información ya que es cierto que existe una cantidad ingente de datos generada cada día, pero, ¿cuántos de estos datos son aprovechables? ¿De verdad diferenciamos el valor de entre el ruido?

Por ello he decidido dedicar este post a explicar un poco cuáles deberían ser las funciones de uno de los perfiles profesionales más buscados en la actualidad, el data scientist o científico de datos. Además, tiene bastante que ver con el trabajo que estuve desarrollando durante mi proyecto fin de grado. Por tanto, trataré de definir a este profesional y al entorno al que se enfrenta desde mi experiencia en el ámbito.

[Read more…]