1

GTD y planificación a largo plazo

En el ámbito de la planificación y organización personal, siempre he hecho uso de tecnología para poder acceder a mis listas de tareas. Bueno, exceptuando cuando iba al colegio y usaba una agenda la cual jamás conseguí usar correctamente. Esta agenda es igual que el mejor programa para gestionar tareas, sino estás convencido de aplicar un método, de revisarlo regularmente, no servirá de nada. Al empezar la universidad, con el Smartphone y una serie de programas aprendí a planificarme mediante listas de tareas digitales y un cierto compromiso de revisión, actualización y organización de las mismas. Haciendo uso de Wunderlist, creaba una lista de tareas para cada asignatura, creaba las tareas, les asignaba jerarquía, fechas, importancias y mediante una revisión regular conseguí una importante mejora de mi productividad personal.

Fue un amigo quien me recomendó leerme Gettings Things Done, de David Allen, un libro que trata de una forma de planificación personal que es la que he usado hasta ahora, o al menos es la técnica de la que he tratado de aprender más. Este libro me lo leí dos veces, con paciencia y tomando notas de lo más relevante y remarcando lo que no había entendido.

De esas dos lecturas saqué unas conclusiones interesantes. Una de las más valiosas es que es necesario almacenar las ideas, no solo las tareas que tenemos que hacer. David Allen propone un método de registro lo más veloz posible que nos evite una pérdida de tiempo, o la pereza de registrarlo. Así que fue lo primero que puse en práctica. Con aplicaciones sincronizadas entre todos los dispositivos, sincronizo bandejas de entrada tanto de Todoist como OneNote. Así no solo registro las tareas que tengo que hacer sino también registro las ideas a desarrollar, películas y series que quiero ver, libros que leer, cosas que comprar… Esta técnica me ha permitido organizar mejor mis ideas y perder mucha menos información relevante de la que perdía antes. Esta es la fase de recopilación.

Otro aspecto relevante del libro de David Allen es la organización mediante el uso de contextos. Como ya he dicho antes, usaba Wunderlist y solo para las asignaturas de la universidad. Con los contextos he podido elevar mi sistema de planificación a toda mi vida, categorizando las tareas en función de donde estoy o lo que uso en ese momento, por ejemplo, casa, universidad, internet, pc, tienda… También he intensificado el uso del calendario para los eventos que tienen una hora o día determinados y son inamovibles, o eventos regulares.

Aun me queda por aprender bastante de GTD y cómo adaptarlo a mí de la mejor forma posible. GTD requiere de compromiso en su aplicación, no es bajarte una app y solucionar tu vida. Los aspectos en los que menos he avanzado es en la fase de procesamiento de la bandeja de entrada, muchas veces los proceso directamente cuando meto las tareas y no debería hacerse así. Si he conseguido tras bastante esfuerzo gestionarme con el concepto de proyectos de GTD y creo que me ha permitido mejorar mi organización.

GTD también habla de planificación a futuro usando una metáfora de la distancia a la pista de aterrizaje pero en mi opinión aunque es un concepto valido para planificación del futuro de tu vida es completamente insuficiente para poder elaborar una planificación de tu vida. En este aspecto prefiero otro enfoque al meramente formal. El enfoque del que suelo hacer uso para decidir que decisiones tomar en mi vida, en lo que sería el ámbito de la planificación estratégica se basa en algo que aprendí en filosofía. El concepto de Platón de la búsqueda de la felicidad mediante el equilibrio de todas las partes de la mente. Esto, junto con una aptitud crítica ante mi vida y con el objetivo de la autorrealización me ha permitido dar bruscos giros para alcanzar ese anhelado equilibrio que me permita tener en mente que quiero hacer en todos los aspectos de mi vida, como llegar a esos objetivos y mantenerme en pie en el proceso.

GTD me ha proporcionado unos elementos de planificación personal importantes, sin embargo, en cuanto a planificación estratégica y la búsqueda de mi propia felicidad, es algo en lo cual llevo ya tiempo buscando como alcanzarla de la mejor forma posible y me doy cuenta de que aún me queda mucho por entender, pero humildemente creo haber conseguido hacer grandes progresos con respecto a la persona que era, la que soy y me ha proporcionado una visión de lo que quiero ser que me permite seguir adelante con ilusión.