IoT : presente y futuro

Año tras año el
cuadrante de Gartner ha ido adelantando las próximas tecnologías disruptivas
que iban a revolucionar el mercado, entre ellas, se encuentra el Internet of
Things. Lo cierto es que es una tecnología muy prometedora, pero seguimos sin
ver un gran impacto en nuestro día a día.

¿Dónde están todos estos
dispositivos que iban a cambiar nuestra vida tal y como la conocemos?

Todos en algún momento
de los últimos años hemos escuchado maravillas sobre hogares y ciudades
inteligentes e intuitivas que iban a cambiar nuestra vida. Pero lo cierto es
que aunque muchísimas empresas han tratado de implementarlo en hogares y
ciudades, pocas han tenido éxito.

En el caso de los
hogares, las empresas de seguros y las empresas de seguridad han intentado
implementar dispositivos en el hogar como alarmas, cámaras, sensores de
movimiento, etc. Aún así, en muchos casos estos dispositivos una vez instalados
suelen ser de poca utilidad, difíciles de utilizar y aportan muy poco valor al
cliente. Esto en la mayoría de los casos ha hecho que este tipo de empresas
dejen de ofrecer este tipo de servicios basados en IoT por el poco retorno de
inversión que les genera.

Entonces, ¿Por qué se sigue hablando
de esta tecnología?

A pesar de que a día
de hoy esta tecnología no sea lo suficientemente rentable en algunas áreas, al
IoT aún le queda mucho que madurar. De hecho, hasta el 2018, año en el cual se
creó el ISO/IEC 30141, no existía un estándar para la implementación y
despliegue de esta tecnología de manera segura y respetuosa con la privacidad
del cliente. Además, la Ley de Moore, sigue duplicando el poder computacional
de los dispositivos y en el futuro irá abaratando los precios de estos.

Pero, aunque aún no
sea rentable en la mayoría de las áreas, está ocurriendo una revolución en una,
la industria. Desde hace unos años está ocurriendo una transición a la
denominada Industria 4.0. Este concepto consiste en utilizar IoT aplicado a los
procesos industriales para automatizarlos o semiautomatizarlos mediante
sensorica y dispositivos de automatización. Hace pocos años, Harley Davidson
logró automatizar algunas de sus plantas manufactureras reduciendo así los
tiempos de entrega de 21 días a 6 horas. Esto, les generó un ahorro de 200
millones de dólares en costes operacionales y sin duda es un caso de éxito
digno de mencionar.

Concluyendo, podemos
esperar que Gartner siga añadiendo al IoT como una tecnología prometedora año
tras año, ya que aún tiene un gran grado de mejora. De todas formas, nadie
puede predecir el futuro con exactitud y a pesar de haber analizado la situación
actual de esta tecnología cualquier cosa puede ocurrir y más en un mundo que
avanza a pasos agigantados.