1

IT vs DIRECCIÓN

Actualmente se está viviendo una transición de las TI (Tecnologías de la Información) dentro de las empresas. Hasta ahora han sido un departamento que, prácticamente, ni pinchaba ni cortaba en la dirección de la empresa. La necesidad de implementar nuevas herramientas en la empresa a nivel de decisiones, al afectar de forma más directa a los mandos, está creando la necesidad de que los CIO (Chief Information Officer) estén presentes en reuniones de dirección.

A pesar de este gran avance, aún queda mucho peso que quitar de encima. En muchas ocasiones el trabajo que se realiza desde los departamentos de TI no se aprecia de forma física. Esto provoca que cada vez que se quiera implementar un cambio se tope con un grueso muro. Las ventajas de los procesos nuevos que se quieren implementar se perciben como que no otorgan valor de “forma directa” al producto y se toma en cuenta como una pérdida de tiempo, cuando puede añadir valor a la calidad.

Un gran ejemplo de esta problemática son los tests unitarios, funcionales y de integridad. Desde una perspectiva externa se pueden ver como algo sin utilidad, ya que no ofrecen ningún tipo de funcionalidad al producto del cliente, además de estar gastando gran tiempo en el desarrollo de tests. Contrariamente, estos tests deberían ser una práctica obligatoria en cualquier equipo de desarrollo, ya que facilita la detección de errores y la respuesta a ellos. Las principales causas del rechazo son la gran curva de aprendizaje que requiere, una falta de marketing interno (al final estos cambios hay que vendérselos a la empresa) y la falta de tiempo de desarrollo.

Las percepciones de TI no se basan en mediciones que otorguen veracidad de los hechos. Es importante concienciar sobre los resultados y la información que brindan los nuevos procesos logrando iniciar un cambio cultural. Hay que evitar realizar cambios radicales, ya que estos son mucho más susceptibles de provocar el rechazo de la compañía. Otra estrategia para paliar esta situación es relacionar los objetivos del proceso con los objetivos de los roles y puestos del área TI.

Personalmente, los métodos de introducción a cambios que uso en mi empresa suelen ser ajenos al conocimiento de el resto de departamentos a la empresa. Los cortos plazos y la gran carga de trabajo hacen que sea imposible dedicar tiempo para I+D+i en el departamento TI o para realizar un buen proceso de QA (Quality Assurance). Por lo que la estrategia a seguir es implementar estos cambios en los proyectos en un modo ninja y tras desplegar el proyecto “vender” las ventajas que se han implementado.

En mi opinión la empresa debería estar abierta a nuevos procesos que se piden desde TI, de la misma forma debería invertir en educar a sus empleados con formación a medida para reducir la curva de aprendizaje lo máximo posible, a la larga los costes son más bajos que invertir tiempo de un proyecto a experimentos. Aunque esto ya es otra historia…