1

La aventura está en el camino

Todos tenemos un plan, o eso pensamos, porque en mi experiencia durante la propia ejecución del mismo rápidamente surgen nuevas oportunidades y situaciones que hacen que mi plan de origen tome un nuevo e interesante camino inesperado que ha surgido gracias a los frutos de la primera parte del mismo. Me explico.

Cuando entré en la universidad hace cinco años, mi plan era terminar el grado y crear mi propia puntocom de éxito como Facebook o mi aplicación de iOS con la que poder ganar una fortuna. A medida que fue pasando el tiempo, tuve la oportunidad de formar parte del servicio informático de la universidad gracias a una sencilla aplicación móvil en la que podías ver de un vistazo todos los diferentes portales útiles para un estudiante. Eso no lo tenía pensado, como te podrás imaginar, el trabajo que desarrollé en el servicio informático mientras iba a clase por las mañanas no tenía nada que ver con desarrollar aplicaciones móviles, trabajaba con cosas para mí desconocidas hasta entonces como las aplicaciones corporativas desarrolladas con herramientas de Oracle, que sin que yo las conociera de antes, resulta que tenían una utilidad tremenda en empresas como mi universidad.

Aquello me abrió los ojos a otras utilidades de la informática que yo no me había planteado y que podían tener mayor interés en el entorno en el que me movía que las que tenía inicialmente cuando comencé la carrera. Más adelante, gracias a el interés que un profesor puso en mí, pude conseguir una beca en el instituto de investigación de la facultad para trabajar en asuntos relacionados con la biología y la informática, entonces conocí otro mundo que hasta entonces para mí era totalmente desconocido, entonces, mi interés por hacer un doctorado y la investigación, me hizo plantearme esta salida en un futuro.

Tras pasar por otro departamento de DeustoTech en el que trabajé en un grupo de investigación centrado en ciudades inteligentes, me llegó una oferta de trabajo para una empresa de desarrollo web con sede cerca de la Universidad, y pensé, otra oportunidad para conseguir experiencia y conocer otro mundo, y no sin pensárselo demasiado, allí me fui.

Todavía sigo estudiando por la tarde el master y trabajando por las mañanas en esta empresa, a día de hoy hacer webs me gusta, y lo estoy contemplando para mi futuro, pero lo que he aprendido a lo largo de todo este camino es a no cerrar puertas, sé qué tipo de trabajo me gustaría, disfruto de la tecnología y la informática, pero hay muchas aplicaciones de la misma que a día de hoy no conozco y que puede que me gusten así que, he aprendido a planificar la dirección… y ya veré qué camino elijo.