La motivación como extra laboral

La palabra motivación viene de la palabra motivo. A su vez esta palabra ha sido definida como «el conjuntomotivacao de las razones que explican los actos de un individuo«, o bien, «la explicación o los motivos por los cuales una persona realiza algo«.

 

Cuando empezamos a trabajar en cualquier sitio, solemos estar motivados , con ganas empezar, porque es algo nuevo que nunca hemos hecho. Queremos retarnos a nosotros mismos a alcanzar metas y demostrarnos que podemos con nuevos desafíos. Cuanto más motivados estemos, mayor será nuestro desempeño a la hora de realizar una tarea (por lo cual, a la empresa le interesa que estemos motivados).

El caso es que la motivación es fácil de conseguir pero difícil que permanezca mucho tiempo con nosotros ya que si vamos viendo que esos objetivos que teníamos marcados no se están cumpliendo, nos venimos abajo y aparecen muchos obstáculos para mantener esa motivación con la misma intensidad que al principio. Según pasa el tiempo vamos cayendo en una rutina en la que, si no somos capaces sacar fuerzas de nuestro interior o nos cuesta más tolerar esas decepciones, de repente vemos que no es lo que esperábamos… Es decir, nuestra motivación cae en picado. ¿Por qué ocurre esto?

motivacion1

Perder la motivación, no solo en el entorno de trabajo, es algo bastante frustrante ya que sentimos que ya no tenemos interés o deseo en seguir haciendo eso que antes nos gustaba y puede resultar confuso y decepcionante. El otro día en clase hablábamos de lo que nos desmotivaba personalmente a cada uno y aquí están algunas de las cosas más comunes:

  • Estrés
  • Rutina
  • No sentirse valorado o poco reconocimiento
  • Salario: ver que llevas 5 años con el mismo salario pero las exigencias hacia tu persona son mayores. O como siempre, comparar sueldos con el compañero cuando hacéis lo mismo.
  • Entorno laboral hostil: esto, aparte de desmotivar, acarrea miedos y afecta psicológicamente de una manera brutal.
  • Influencia externa: por ejemplo, entras en un equipo en el que a la gente la ves sin ganas, desmotivada. Como todo se pega menos la hermosura, en poco tiempo tú estarás igual que ellos. Comprobado.
  • Ver que no hemos cumplido con nuestros objetivos
  • Sentir que lo que hacemos no aporta
  • Equipo sin compañerismo, sin solidaridad
  • Sin plan de desarrollo
  • Demasiada carga laboral

Seguramente mientras leíais los distintos factores os habéis sentido identificados. Y si nunca os ha pasado ninguna de estas cosas, por favor, contactad conmigo y decidme cómo lo habéis hecho.

Bien es cierto que la motivación no es la misma para cada persona, de hecho, se ha realizado un estudio en el que más de la mitad de la gente encuestada preferiría tener un salario común pero con un ambiente de trabajo bueno frente a una pequeña mayoría que valoraba más el salario que otras cosas. ¿A qué mitad pertenecéis?

Con esto quiero concluir que estar motivado no depende del resto, sino de nosotros mismos. La organización debe, claro está, motivar a sus trabajadores pero también enseñarles a automotivarse en situaciones críticas. El vaso se puede ver medio vacío o medio lleno independientemente de los factores externos que te hagan la montaña más alta y el camino más empinado.

automotivacionmotivacion

Os dejo con unas frases que me encantan:

«No es tu aptitud sino tu actitud la que determina tu altitud»

«Cuando pierdas no te fijes en lo que has perdido sino en lo que te queda por ganar»

«He fallado una y otra vez en mi vida y es por eso por lo que tengo éxito»

«En la vida no hay problemas, sólo soluciones que aún no hemos encontrado»