La Planificación Estratégica

Hoy en día, todas las
organizaciones tienen una planificación estratégica y mediante esta, tratan de
dirigir la empresa de la manera más eficaz y eficiente posible para lograr sus
objetivos. Pero, ¿qué es una planificación estratégica y cómo se crea?

Una planificación estratégica es
un método que se utiliza para prever, planear y tratar de adaptarse a
diferentes situaciones tanto positivas como negativas que van aconteciendo en
el ciclo de vida de ya sea un individuo (persona) o un colectivo
(organización).

A diferencia de las personas que rara vez saben donde van a estar en pocos días, todas las organizaciones saben hacia donde se dirigen y como quiere hacerlo, al menos en teoría. Una planificación estratégica se centra principalmente en cinco preguntas de una gran relevancia para la organización:

¿Quiénes somos?

Para responder
a esta pregunta de la manera más completa posible hay que definir tres ideas
principales:

En primer
lugar, se debe definir una visión, es decir, que aspiraciones o metas tiene la
organización.

En segundo
lugar, se define la misión. Esta, es la razón de ser de una organización.

Finalmente, se
definen los valores de la organización que no son más que las creencias y
reglas de conducta de la misma.

Una vez definidas estas tres ideas principales, se consigue una definición completa de qué tipo de organización somos.

¿Dónde estamos?

Para dirigir una
organización, es capital conocer nuestro lugar en el mercado y nuestras
condiciones en el mismo. Para identificarlo, el análisis DAFO es muy utilizado.
Esta es una metodología para hacer un análisis tanto externo (amenazas y oportunidades)
como interno (debilidades y fortalezas).

Un error muy común de las organizaciones a la hora de hacer este tipo de diagnósticos, es menospreciar y no detallar sus fortalezas y oportunidades y en cambio, sobreestimar sus amenazas y debilidades. Esta falta de precisión en el análisis DAFO puede generar un diagnóstico deficiente e inefectivo para el plan estratégico.

¿A dónde me gustaría llegar?

Las
organizaciones deben de definir objetivos estratégicos. Por ejemplo, “queremos
ser la empresa líder en la venta de productos ecológicos en España para el año
2021”

Un error común de las organizaciones es crear objetivos estratégicos o bien inalcanzables o bien muy poco definidos. Si comparamos una organización con un barco, esto equivaldría a navegar sin rumbo o con un rumbo inalcanzable por falta de carburante lo que sería una autentica temeridad.

¿Cómo voy?

Continuando
con la analogía creada en la anterior sección, la forma de llegar al objetivo
sería equivalente al uso que el capitán hace de sus habilidades para manejar el
barco y llegar a buen puerto. En una organización estas habilidades serían la
estrategia y el plan de acción.

Una estrategia
sería, “vamos a abrir 2 tiendas más en cada ciudad importante de España para el
año 2021” y el plan de acción se centraría en corregir las debilidades,
afrontar las amenazas, potenciar las fortalezas y aprovechar las oportunidades.

Siguiendo estos dos pasos, se incrementan las posibilidades de éxito en lo que a los objetivos se refiere.

¿Cómo se si voy bien?

Finalmente,
dando fin a la analogía de navegación, la forma de saber si voy en buena
dirección sería equivalente al uso de mapas o cartas náuticas para asegurarse
de que el barco va en buena dirección. En una organización, estos serían los indicadores.
Un ejemplo de indicadores, sería el ROI (Return Of Investment).

 Centrándonos en la estrategia planteada en la
sección anterior (abrir 2 tiendas más en cada ciudad importante de España), si
el ROI es alto significa que el dinero invertido en abrir las nuevas tiendas se
está recuperando y por lo tanto esas tiendas están teniendo éxito.

En conclusión, la planificación
estratégica es vital para la supervivencia y competitividad de una organización
de cualquier tipo. Además de esto, una planificación estratégica puede ayudar a
los empleados a tener un objetivo en común y direccionar los esfuerzos de los
mismos a ese mismo objetivo reduciendo así la incertidumbre de todas las
personas involucradas en la organización.