1

Lean Six Sigma en TI… Certificaciones y Percepciones

En el post anterior recordamos un poco acerca de lo que era «Lean» y «Six Sigma» para luego unir estas dos metodologías y ver como se complementan y generan mucho más beneficios de los que resultaría de implementarlas por separado.

Hoy -para las personas que estén interesadas en temas de calidad- tocaré el tema de las certificaciones y por qué algunas organizaciones aún no implementan Lean Six Sigma.

Certificaciones: Las personas que desarrollen procesos ágiles con entregas rápidas y de calidad, pueden certificarse en Lean Six Sigma. Estas certificaciones son divididas de acuerdo al nivel de conocimiento que posean:certificaciones

  • Lean Six Sigma Black Belt: Dirigida a profesionales instruidos en la metodología Lean Six Sigma que lideren proyectos de mejora, por lo general como una función a tiempo completo. Un Lean Six Sigma Black Belt posee un conocimiento completo de todos los aspectos dentro de las fases DMAIC, sabe cómo interpretar e implementar las herramientas Six Sigma así como utilizar los principios del estándar Lean Six Sigma Body Of Knowledge.
  • Lean Six Sigma Green Belt: Dirigida a profesionales instruidos en la metodología Lean Six Sigma que conducen o apoyan proyectos de mejora, por lo general como una función parcial de su tiempo. Un Lean Six Sigma Green Belt posee un conocimiento profundo de todos los aspectos dentro de las fases de DMAIC, entiende cómo interpretar e implementar las herramientas Six Sigma y cómo utilizar los principios del estándar Lean Six Sigma Body Of Knowledge.
  • Lean Six Sigma Yellow Belt: Dirigida a profesionales que están instruidos en los fundamentos de la metodología Lean Six Sigma que apoyan proyectos de mejora como parte de un equipo o realizan pequeños proyectos sobre una base de tiempo parcial. Un Lean Six Sigma Yellow Belt posee una comprensión de los aspectos dentro de las fases Definir, Medir y Controlar que son parte del estándar Lean Six Sigma Body Of Knowledge.

*Si quieres mayor información de los requerimientos para obtener una de las certificaciones LSS, puedes visitar la siguiente págian web: UN VISTAZO A LAS CERTIFICACIONES LEAN SIX SIGMA

Sin embargo, al haber tantas buenas razones para usar Lean Six Sigma, existen algunas percepciones en las personas que lo impiden, como:

  • Nunca hemos oído hablar de Lean Six Sigma: es una razón muy válida, ya que no se cuenta con mucha información acerca de esta metodología.
  • Lean Six Sigma es una moda, al igual que otras: Esta metodología a lo largo de los años no ha parado de crecer, desarrollarse y transformarse; se diferencia de las otras en tres aspectos importantes: su enfoque en el cliente, el uso extensivo de datos y análisis para tomar decisiones racionales, y su orientación al retorno de la inversión.
  • No tenemos tiempo para un programa Lean Six Sigma: Es muy común escuchar a gente que dice que se encarga de atacar las cosas luego que sucedieron. Lean Six Sigma ayuda a no esperar a llegar a este punto, sino corregir los errores y eliminar desperdicios desde los procesos.
  • La implementación de Lean Six Sigma es costosa: LSS debe ser visto como una inversión, que generalmente produce un retorno de al menos 5-10 veces en al año, con los proyectos adecuados.
  • LSS es para las grandes empresas: Lo que éstas empresas se deben preguntar es si lo que están haciendo hoy es suficiente para llegar a donde quieren ir mañana.
  • No somos un fabricante: Es cierto que Lean Six Sigma tuvo sus inicios en la manufactura, pero en la actualidad se puede aplicar a cualquier tipo de empresas, incluyendo las de servicios.
  • LSS requiere expertos ya que usa gran cantidad de estadísticas y matemáticas avanzadas: la mayoría de las organizaciones no requieren estadísticas y matemáticas avanzadas para disfrutar de los beneficios de Lean Six Sigma; gran parte de los principios y herramientas se pueden utilizar de forma rápida y fácil por cualquier persona.
  • Vamos a empezar con Lean y luego pasar a Six Sigma: Lean y Six Sigma no son excluyentes, se complementan entre sí y mejoran la velocidad y rendimiento del negocio (hacer más con menos), por lo que debe haber un esfuerzo por hacer las cosas bien desde el principio, apuntando a lograr calidad.
  • Hemos intentado aplicar Lean Six Sigma y fracasamos: Una metodología como LSS, es tan buena como la gente de su administración y los procesos para los cuales la están utilizando. Es por esto que luego de un fracaso se deben hacer una serie de preguntas, como: ¿Por qué no logramos el éxito? ¿Por qué decidimos iniciar este programa? ¿Cómo se define «éxito»? ¿Fueron los objetivos y plazos realistas? ¿Tuvieron los empleados la formación y las herramientas apropiadas, entre otras.
  • El miedo a lo desconocido o el fracaso: Este es el punto más legítimo, el problema es que muy pocas personas están dispuestas a reconocerlo o compartirlo. Este temor nos impide aprender una nueva habilidad, asumir un papel de liderazgo, o la aplicación de un programa como Lean Six Sigma.

Con Lean Six Sigma se busca la excelencia, no necesariamente llegar a 99,9997 % de exactitud, pero tampoco se deben posponer las cosas para implantar este tipo de metodología; hay que tener presente que no necesariamente debemos tener todas las piezas en su lugar o que el personal no se haya capacitado en todas las herramientas, sino tratar de iniciar el proceso con la práctica. 

Y finalmente, si empresas de nivel mundial usan esta metodología … Por algo será ¿no creen?

empresaslss

Fuente: Lean Six Sigma Institute