Now and future-now

inteligencia-artificial_1

De la charla del ponente que nos trajo Pablo me quedo con una de las preguntas que hizo, a ver si alguno de nosotros nos convertiríamos en ciborgs si tuviéramos la oportunidad de hacerlo. Muchos se quedaron pensando, algunos respondieron, como mi compañero Aitor Brazaola que especificó que él lo haría, pero un futuro más lejano cuando de verdad se pueda hacer esta transformación correctamente.

Relacionado los ciborgs, hace un tiempo leí el siguiente artículo [1] :

Tres pacientes renuncian a una mano inútil a cambio de una biónica

¡WOW! Suena muy heavy todo, pero si habéis entrado el artículo, habréis leído que las tres personas que se ofrecieron voluntarias han quedado más que contentas con el resultado.

Os voy a pedir que veíais este video. Os robo solo 5 minutos de vuestras vidas.

¿No os emociona todo esto? Dios. Me he visto vídeos del estilo incontables veces, y, no sé cómo explicarlo chicos, pero este tipo de cosas son las que me hacen enamorarme cada día más de la tecnología.

Sinceramente yo también lo haría, porque me encantaría ver que es de nuestro mundo en el futuro. Quisiera ver y conocer esos avances tecnológicos que harán cambiar el mundo. De estos avances los que más me llaman la atención son los relacionados con el área de salud y bienestar, y medicina. Aunque lo cierto que ya se están viendo avances en este sector.

¿Prevenir enfermedades antes de que se diagnostiquen?, ¿recibir seguimiento de nuestras enfermedades en tiempo real sin necesidad de acudir a la consulta del médico? Todas estas cosas están cada día más cerca de convertirse en realidades cotidianas gracias, entre otros elementos, al Big Data. Las tecnologías basadas en Big Data, la biotecnología, la realidad aumentada, los wearables, los robots cirujanos o la biónica son realidades hoy en día. El desafío tecnológico no es pequeño, pero el Big Data nos habilita para manejar estos grandes volúmenes de datos y sacar partido de toda la información recopilada aplicando inteligencia a los datos.

También podemos destacar el enorme crecimiento en el uso de wearables. Podemos usar estos dispositivos para tomar medidas sobre datos biométricos y así recopilar datos a lo largo del tiempo. Por ejemplo, ya se pueden medir parámetros como la saturación de oxígeno, el pulso cardíaco, las calorías quemadas o realizar un seguimiento de la calidad del sueño.

Se calcula que la información biomédica disponible se va a duplicar cada 18-24 meses durante los próximos años. Esto supone un desafío para la gestión, disponibilidad y gobierno del dato para el que las empresas del sector salud deben de prepararse.

Lo cierto es que con la tecnología se están haciendo cosas increíbles. Ha traído consigo el desarrollo en muchos campos, no solo en la medicina, si no también en los gobiernos, los negocios, la educación. Estamos avanzando mucho, estamos ayudando a muchas personas, … Y, aunque no se perciba a simple vista, Big Data está cada vez más presente en nuestras vidas ayudando a solventar los nuevos desafíos y aportando un valor diferencial.

¡No puedo esperar a ver qué es lo nos deparará el futuro gracias a todos estos avances! ❤