Nuestro yo en la red

Download PDF

Hablando del big data y la información en internet me viene a la cabeza una conversación que tuve hace 4 o 5 años. Charlando con un amigo me preguntaba porque Facebook generaba tanto dinero y cotizaba tanto en bolsa si es gratuito y apenas tenía publicidad.  La sorpresa fue que mi amigo por aquel entonces estudiante de periodismo estaba informado y conocía la respuesta, “Información amigo, información!”. Y que razón tenía, y es que en Facebook no pagamos con dinero, pagamos con nuestra información. Facebook solo nos da la plataforma y nosotros la usamos para proporcionarle una enorme cantidad de datos de los que Facebook saca beneficio. Nada es gratis amigos, todo tiene su truquillo.

crisis-social-media

Y es que lo mismo sucede con google, todo lo que tecleamos en nuestro ordenador, lo sabe. Y es que las casualidades no existen. Por ejemplo nos pasamos una tarde buscando en google ofertas de viajes, y al de unos días la mayoría de anuncios, tanto en Facebook como en google etc… nos aparecen banners, anuncios o popups de ofertas e incluso de los destinos específicos que estábamos buscando.

Muchas veces no somos conscientes de lo que implica el mero hecho de navegar por internet, y mucho menos de lo expuestos que estamos al compartir datos y archivos de carácter personal (videos en youtube, fotos en Facebook / instagram …).

la-na-tt-nsa-surveillance-20130612-001

 

 

Esto me recuerda a una experiencia personal de cuando termine el grado y empecé
a mover mi currículo y a hacer entrevistas. Como es habitual google es sabio, y para preparar tanto las entrevistas como el currículo busque consejo en google. Uno de los blogs invitaba antes de hacer el currículo a googlear tu nombre completo y el mail que habíamos indicado en el currículo. ¿Cuál fue mi sorpresa?  Encontré gran cantidad de fotos, cuentas de redes sociales que hacía años que no usaba y ni recordaba, videos antiguos subidos a youtube, mi Facebook, mi twitter, todo completamente accesible por cualquiera, y estaba claro que una empresa lo primero que hará será googlear tu nombre para ver que se encuentra. Recuerdo que pasé me llevo más tiempo limpiar mi “historial” de internet, borrando  y convirtiendo mis cuentas en privadas que haciendo el currículo.

 

En el caso de Facebook por ejemplo una compañera del grado tuvo una experiencia curiosa. De compras en zara encontró una camiseta con un dibujo, la sorpresa fue que ese dibujo era exactamente igual que una foto que había subido de ella con un efecto especial a Facebook. Envió mensajes a Facebook y a zara para protestar y , ¿adivináis cuál fue la respuesta? En cuanto subes una foto a Facebook, deja de ser tuya, los derechos de esa imagen pertenecen a Facebook y puede hacer lo que quiera con ella. Imaginaros la cantidad de usos que le dan a nuestra información y hasta a nuestras imágenes personales sin que nosotros sepamos nada.

Lo malo es que la mayoría de gente no tiene conocimiento de las implicaciones de compartir información en la red. La privacidad y la seguridad se dejan de lado sin siquiera saberlo.  El big data nos lleva a un futuro de comodidades donde las empresas y el big data nos conocerán casi mejor que nosotros mismos, pero ¿dónde está el límite? ¿Estamos dispuestos a vender nuestra privacidad, e incluso seguridad, porque nos ofrezcan mejores y más personalizados servicios? El tiempo nos dará la respuesta

The following two tabs change content below.

Aritz Martín Acosta

Latest posts by Aritz Martín Acosta (see all)

Comments

  1. Pablo CampoPablo Campo says

    Buen post Aritz, hay que tener cuidado y ser muy conscientes de la información sobre nosotros mismos que entregamos sin darnos cuenta y del uso que otros pueden hacer de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *