1

¿Qué solución elijo?

En el anterior publicación introduje ligeramente cuales eran las características que más destacan entre los servicios en la nube y el software “on-premise”. En este artículo voy a explicar las razones de por qué deberíamos elegir una tecnología en vez de la otra.

Como he mostrado anteriormente, los servicios en la nube son esencialmente un acceso a un recurso informático compartido a demanda [1]. Permiten centralizar toda la gestión del software en un entorno virtual, al cual se puede acceder desde diferentes dispositivos en cualquier parte de forma sencilla. Provee de escalabilidad al hardware y el software, la proveedora es la que se encarga de asegurarnos que su servicio es de calidad, seguro y privado. Es la solución perfecta para los negocios que requieran agilidad para adaptarse a los cambios del mercados. Los servicios más demandados hoy en día son Azure, App Engine, Amazon EC2, Salesforce y BlueMix [2].

Captura de pantalla 2016-10-23 a las 11.17.57

Las soluciones en la nube pueden parecer una maravilla y dar solución a todos nuestros problemas. Pero si se necesita personalizar mucho la aplicación, o incluir comunicación con otras herramientas, puede que las soluciones “on-premise” sea lo que la empresa necesita. Además, si la información que se maneja de los clientes es muy crítica y no se puede correr el riesgo de que parte de esa información sea filtrada, el tener la aplicación en el entorno interno de la empresa puede dar una mayor sensación de seguridad. Finalmente, el tener la plataforma externalizada puede dejar a la empresa paralizada si hay una caída de los servicios del proveedor.

Para poder tener las ventajas de ambas tecnologías, existe las aplicaciones híbridas. Como he introducido anteriormente, esta solución se trata de mantener en un servidor externo las aplicaciones, pero que sean mantenidas y gestionadas por la propia empresa. Con esto se elimina el gasto por el hardware y por mantenimiento de la plataforma, se sigue teniendo una sencilla escalabilidad. De esta manera se puede tener un control mayor control sobre la seguridad y control de los datos, ya que es la empresa la que se encarga del desarrollo y mantemiento de la aplicación. En el caso de querer migrar a otro proveedor la migración de la aplicación es sencilla, siendo lo más costoso y sensible la transmisión de los datos de una plataforma a otra.cloud-Security-Risks-1024x768Dependiendo para qué necesidad una solución puede venir mejor o peor a una empresa, no existe una navaja suiza que nos valga para absolutamente todos los casos. Así como si requerimos un servicio puntual, el cual puede ser migrado sin problema la solución podría ser una aplicación en la nube pura. Si necesitamos modificar la solución o amoldarla a nuestras necesidades la solución híbrida es perfecta. Pero si tenemos un sistema crítico, cuyo servicio no puede estar caído y con un alto enfoque en la seguridad, las aplicaciones “on-premise” siguen estando a la cabeza.

En el próximo post nos introduciremos en la privacidad y seguridad de nuestras aplicaciones y nuestros datos. Este factor, en muchos casos, es el decisivo a la hora de decidirnos por una u otra solución.

REFERENCIAS

[1] “Cloud computing: Vision, architecture and characteristics”, Faraz Fatemi Moghaddam, Mahsa Baradaran Rohani,Mohammad Ahmadi, Touraj Khodadadi, Kasra Madadipouya. 2015 IEEE 6th Control and System Graduate Research Colloquium, Aug. 10 – 11, UiTM, Shah Alam, Malaysia.

[2] “Cloud Computing: Characteristics and Deployment Approaches”, Zaigham Mahmood, 2011 11th IEEE International Conference on Computer and Information Technology.

[3] “15 Key Considerations: SassS vs On-Premises Software”, Alex Hobbs, accedido el 23 de Octubre de 2016, https://www.linkedin.com/pulse/20140521094242-259880202-5-key-considerations-saas-vs-on-premise-software.

[4] “Benefits and Drawbacks of Cloud-Based versus Traditional ERP Systems”, Alex Fesak, accedido el 23 de Octubre de 2016, http://www.academia.edu/2777755/Benefits_and_Drawbacks_of_Cloud-Based_versus_Traditional_ERP_Systems.