1

Seguros y sanciones en el mundo de los drones

Este es mi último post relacionado con los drones, en el que hablaré sobre los seguros y las sanciones aplicables si no se cumple con la normativa vigente.

Pero antes de entrar en esto, me gustaría ampliar la información sobre los riesgos y controles que una empresa debería valorar antes de implantar el uso de drones. Para ello, ISACA ofrece el siguiente documento [1], en el que se plantean una serie de preguntas críticas que se deberían abordar y responder.

De esta forma, la empresa no solo debería tener en cuenta los riesgos y controles generales de los drones que he explicado en posts anteriores, sino que también aquellos relacionados con la implantación en la empresa en concreto.

Entrando en el contenido de este último post y haciendo un poco de memoria, en el post relacionado con la regulación de los drones en España, explicaba que, según el Real Decreto 1036/2017, cuando el uso del dron es profesional, es obligatorio que el piloto cuente con un seguro de responsabilidad civil de daños a terceros. En caso de que el uso sea recreativo, este seguro no es obligatorio pero sí está recomendado por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. [2]

Es importante tener en cuenta que el seguro contratado recae sobre el tomador y no sobre el dron. Por lo tanto, en caso de que el dron ocasione algún daño, el responsable será el piloto. Asimismo, el piloto que figure como asegurado en la póliza podrá manejar tantos drones como quiera, y si un dron va a ser manejado por varios pilotos, todos ellos tendrán que contar con un seguro de responsabilidad civil. [2]

Además, cabe destacar que el seguro sólo se hará cargo si el incidente ha ocurrido mientras se usaba el dron de forma legal, es decir, cumpliendo con las normas recogidas en el Real Decreto 1036/2017.

Debido al auge de los drones, muchas de las tradicionales compañías aseguradoras están empezando a ofrecer seguros para drones. A la hora de escoger la póliza del seguro, hay que fijarse en los límites de cobertura, ya que estos límites están establecidos también por el Real Decreto 1036/2017, y varían según el peso del dron: [3]

  • Drones con masa máxima menor que 20 kg: 300.000€ límite por siniestro.
  • Drones con masa máxima igual o superior que 20 kg: 960.000€ límite por siniestro.

Esta cobertura de la responsabilidad civil es la básica, además de la obligatoria por ley. Algunas compañías aseguradoras ofrecen coberturas adicionales, como los daños causados al propio dron o los daños producidos por su uso.

A continuación, se muestra una tabla comparando el precio de las pólizas para drones de uso profesional, ofrecidas por las aseguradoras más destacables.

Compañía Precio anual Suma máxima asegurable
Catalana Occidente [4] 114.13€/año 300.000€
Mapfre [5] <2 kg → 190€/año
2-5 kg → 270€/año
>5 kg-20 kg → 340€/año
300.000€, ampliable hasta 600.000€ y 1.200.000€
Caser [6] 200€/año (franquicia 150€)
320€/año (sin franquicia)
300.000€
Caser [6] 325€/año (franquicia 150€)
405€/año (sin franquicia)
1.000.000€

En este punto, una vez conocemos las normas que se deben cumplir durante la utilización de un dron, incluyendo la obligatoriedad de contar con un seguro de responsabilidad civil durante el uso profesional, nos podemos preguntar cuáles son las sanciones por el incumplimiento de la normativa.

La Ley de Seguridad Aérea regula estas sanciones, que varían según la gravedad de la infracción y de si la comete un particular sin conocimientos o un profesional. [7]

  • Particulares sin conocimientos aeronáuticos:
    • Leves: entre 60€ y 45.000€.
    • Graves (daños personales o incidentes): entre 45.001€ y 90.000€.
    • Muy graves (accidentes aéreos, muerte, …): entre 90.001€ y 225.000€.
  • Sanciones a empresas o personas con conocimientos aeronáuticos:
    • Leves: entre 4.500€ y 70.000€.
    • Graves: entre 70.001€ y 250.000€.
    • Muy graves: entre 250.001€ y 4.500.000 €.

A pesar de la claridad de las normas y las sanciones, en 2019 se pusieron un total de 95 sanciones por un importe total de 173.452€, siendo la más alta de 42.600€, y la más baja, de 360€. [7]

“La Policía Nacional propone para sanción al dueño de un dron estrellado contra la Catedral de Burgos.”

“Pillado sobrevolando un dron en el entorno del Castillo de Javier.”

“Denunciado un vecino de A Coruña propietario de un dron que sobrevoló en el espacio aéreo de Alvedro.”

“Denunciados dos hombres por grabar con drones vídeos en zonas prohibidas de A Coruña”.

Todas estas frases son titulares de noticias [8] de los últimos meses relacionadas con drones. En todas ellas, se explica que los autores estaban incumpliendo la normativa. 

En conclusión, en este auge del mercado de los drones, es necesario recordar a los pilotos de drones la importancia de cumplir la normativa. De esta forma, se podrán, al menos, mitigar los riesgos no intencionados que implican los drones.

Referencias

[1] <<Rise of the Drones>>, ISACA, acceso el 19 de noviembre de 2020, https://www.isaca.org/bookstore/bookstore-wht_papers-digital/whprod.

[2] <<¿Son obligatorios los seguros para drones? Todo lo que debes saber>>, ADSL Zone, acceso el 19 de noviembre de 2020, https://www.adslzone.net/reportajes/drones/seguros-drones/.

[3] <<Condiciones de las pólizas de seguros para drones>>, Iberfdrone, acceso el 19 de noviembre de 2020, https://iberfdrone.es/poliza-seguros-para-drones/.

[4] <<Catalana Occidente. Nuevo seguro para drones>>, Catalana Occidente Seguros, acceso el 19 de noviembre de 2020, https://www.agenciacatalanaoccidenteonline.es/seguros-personales/seguro-drones/.

[5] <<Seguros para drones Mapfre>>, The Drones Land, acceso el 19 de noviembre de 2020, https://thedronesland.com/seguros-mapfre/.

[6] <<Comparador Seguros para Drones>>, SegurosparaDrones.com, acceso el 19 de noviembre de 2020, http://segurosparadrones.com/comparativa/.

[7] <<Drones: ¿qué multas te pueden poner por usarlos mal?>>, Eroski Consumer, acceso el 19 de noviembre de 2020, https://www.consumer.es/economia-domestica/sociedad-consumo/drones-multas-por-usarlos-mal.html.

[8] <<Últimas noticias sobre Drones>>, Cadena Ser, acceso el 19 de noviembre de 2020, https://cadenaser.com/tag/aviones_no_tripulados/a/.




Drones: controles y auditoría

En el post anterior realicé un análisis de los riesgos que implica el uso de drones, evaluando si son altos, medios o bajos teniendo en cuenta la probabilidad de ocurrencia y la gravedad de las consecuencias en caso de que el riesgo se materialice.

Con el objetivo de completar dicho análisis, en este post voy a definir los controles que deberían llevarse a cabo para mitigar los riesgos identificados, tanto los no intencionados como los intencionados. Asimismo, hablaré sobre el rol del auditor en relación con los drones.

Controles

Riesgos no intencionados

Los controles para los riesgos no intencionados se basan en verificar que se cumple con el Real Decreto 1036/2017 que regula el uso de drones en España [1], el cual ya traté en un post anterior.

Teniendo en cuenta que la normativa no se aplica de igual manera cuando el dron se usa de forma recreativa o profesional, también he realizado esta separación en la descripción de los controles.

Riesgos Controles para uso recreativo Controles para uso profesional

Daños a edificios

  • Verificar que no se vuela sobre aglomeraciones de edificios.
  • Verificar que no se vuela de noche si el dron pesa más de 2 kg.
  • Verificar que se encuentra al alcance de la vista y que no se vuela a más de 120 m del suelo.
  • Verificar el seguro de responsabilidad civil, la habilitación en AESA1, si es piloto de RPAS2 y si tiene el certificado médico en vigor.
  • Verificar la autorización para volar sobre aglomeraciones de edificios.
  • Verificar la autorización para volar en BVLOS3 con un dron de más de 2 kg.
  • Verificar la autorización para volar de noche.

Daños a aeronaves

  • Verificar que no se vuela de noche si el dron pesa más de 2 kg.
  • Verificar que no se vuela a un mínimo de 8 km de aeropuertos y similares.
  • Verificar que no se vuela en Espacio Aéreo Controlado ni donde se realicen otros vuelos a baja altura.
  • Verificar que se encuentra al alcance de la vista y que no se vuela a más de 120 m del suelo.
  • Verificar el seguro de responsabilidad civil, la habilitación en AESA1, si es piloto de RPAS2 y si tiene el certificado médico en vigor.
  • Verificar la autorización para volar a menos distancia de la que marca la Ley en las proximidades de aeropuertos y similares.
  • Verificar la autorización para volar en Espacio Aéreo Controlado y Zonas de Información de Vuelo.
  • Verificar la autorización para volar en BVLOS3 con un dron de más de 2 kg.
  • Verificar la autorización para volar de noche.

Daños a personas

  • Verificar que no se vuela sobre personas.
  • Verificar que no se vuela de noche si el dron pesa más de 2 kg.
  • Verificar que se encuentra al alcance de la vista y que no se vuela a más de 120 m del suelo.
  • Verificar el seguro de responsabilidad civil, la habilitación en AESA1, si es piloto de RPAS2 y si tiene el certificado médico en vigor.
  • Verificar la autorización para volar sobre grupos de personas.
  • Verificar la autorización para volar en BVLOS3 con un dron de más de 2 kg.
  • Verificar la autorización para volar de noche.

Interferencias

  • Verificar que no se vuela a un mínimo de 8 km de aeropuertos y similares.
  • Verificar que para la comunicación, se utilizan bandas libres.
  • Verificar el seguro de responsabilidad civil, la habilitación en AESA1, si es piloto de RPAS2 y si tiene el certificado médico en vigor.
  • Verificar la autorización para volar a menos distancia de la que marca la Ley en las proximidades de aeropuertos y similares.
  • Verificar la autorización para volar en Espacio Aéreo Controlado y Zonas de Información de Vuelo.
  • Verificar que para la comunicación, se utilizan bandas libres.

1 AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea)
2 RPAS (Remotely Piloted Aircraft System)
3 BVLOS (Beyond Visual Line of Sight)

Riesgos intencionados

Los riesgos intencionados, a diferencia de los no intencionados, no se centran en verificar el cumplimiento de la normativa sino en intentar que ese riesgo no se lleve a cabo. Estos riesgos, debido al objetivo de causar daño que tienen, son más difíciles de controlar. Asimismo, los controles para intentar mitigarlos varían mucho dependiendo del riesgo.

Riesgo Controles

Ataque terrorista

  • Vigilar visualmente el espacio aéreo cercano a zonas susceptibles de ser atacadas.
  • Rastrear la compra de drones por parte de posibles grupos terroristas.

Ataque de ciberseguridad

  • Verificar la dificultad de robar físicamente los datos almacenados en el dron.
  • Verificar que los datos almacenados en el dron están cifrados.
  • Verificar que la clave secreta es compleja y larga.
  • Verificar que las conexiones de la comunicación están cifradas.

Dispersión químico-biológica

  • Verificar el contenido de los pulverizadores agrícolas para comprobar que no ha sido modificado.
  • Vigilar visualmente el espacio aéreo cercano a grupos grandes de personas susceptibles de ser atacadas.

Contrabando

  • Vigilar visualmente el espacio aéreo cercano a las cárceles y fronteras.
  • Vigilar las inmediaciones de las cárceles y fronteras para comprobar que no hay pilotos de drones.

Violación de privacidad

  • Vigilar visualmente el espacio aéreo cercano a la propiedad privada que se quiere proteger.
  • Ocultar información sensible que puede ser captada por un dron.
  • Controlar los obstáculos físicos (vallas, barreras, …) que evitan el acceso a la propiedad privada que se quiere proteger.

Rol del auditor

Los drones son una tecnología relativamente nueva y su mercado es cada vez más popular, lo que requiere una supervisión para controlar que se cumple con la normativa vigente y que no suponen un peligro para la sociedad.

Por lo tanto, es imprescindible el rol del auditor para llevar a cabo controles como los descritos en este post. De hecho, las operadoras de drones que quieran obtener un certificado LUC (Certificado de operador de drones ligeros) deben tener un gerente responsable, además de un responsable de monitoreo que lleve a cabo un proceso continuo de auditorías. Este monitoreo puede ser realizado por personal interno o externo. [2]

En definitiva, como en muchas otras tecnologías emergentes, la presencia del auditor es indispensable. Asimismo, el tener que auditar una tecnología nueva evidencia el hecho de que la auditoría es un trabajo interdisciplinar y que requiere la adquisición de nuevos conocimientos según pasan los años y las tecnologías evolucionan. [3]

Referencias

[1] <<Normativa de Drones en España 2020>>, One Air, acceso el 5 de noviembre de 2020, https://www.oneair.es/normativa-drones-espana-aesa.

[2] <<Auditoría de operadoras de drones y certificado LUC>>, Drone Europa, acceso el 5 de noviembre de 2020, https://www.droneuropa.com/auditoria-drones/.

[3] <<The Practical Aspect: Today’s Interdisciplinary Auditors>>, ISACA, acceso el 5 de noviembre de 2020, https://www.isaca.org/resources/isaca-journal/issues/2019/volume-5/todays-interdisciplinary-auditors.




¿Qué riesgos implica el uso de drones?

En posts anteriores, hablé sobre los beneficios de utilizar los drones en diferentes sectores como la emergencia y salvamento o la agricultura. Asimismo, traté el impacto económico positivo y la creación de nuevos puestos de trabajo que conllevan los drones. A pesar de estas ventajas, el uso de estos dispositivos implica la aparición de nuevos riesgos. 

En este post voy a realizar un análisis y clasificación de dichos riesgos. Para ello, voy a emplear una matriz de riesgos [1] que evalúa si los riesgos son altos, medios o bajos, basándose en dos criterios: la probabilidad de ocurrencia y la gravedad de las consecuencias. 

La probabilidad de ocurrencia se evalúa del 1 (extremadamente improbable) al 5 (frecuente). Por su parte, la gravedad de las consecuencias se valora asignando los valores de A (catastrófico) a E (insignificante). Al unir estos resultados, se obtiene el nivel de riesgo: alto si está en la zona roja, medio en la zona amarilla y bajo en la verde.

Una vez definido el método para el análisis de los riesgos, voy a explicar dichos riesgos [2], diferenciándolos entre los no intencionados y los intencionados.

Riesgos no intencionados

Uno de los mayores riesgos no intencionados que conlleva el uso de drones es el daño que estos pueden causar a terceros como consecuencia de una colisión. Estas situaciones suelen darse cuando ocurre un fallo de software o hardware en el dron, o incluso por un error humano no intencionado durante el pilotaje.

En primer lugar, los drones pueden colisionar contra edificios que encuentren durante su pilotaje, pudiendo afectar a edificios comerciales, viviendas, monumentos históricos o incluso a infraestructuras urbanas. 

En segundo lugar, es posible que un dron colisione contra cualquier tipo de aeronave (aviones, otro dron, …). Un ejemplo de este riesgo ocurrió en el aeropuerto de Gatwick en Londres, cuando al avistar dos drones, cerraron la pista de aterrizaje debido al riesgo que esto supone. El cierre duró 33 horas, se cancelaron 1000 vuelos que afectaron a 150000 viajeros y a las aerolíneas les costó alrededor de 50 millones de libras. [3]

En tercer lugar, encontramos los daños causados a personas. Pilotar un dron en un espacio abarrotado o muy transitado, como puede ser una calle principal de una ciudad, podría terminar con un accidente tan terrible como este. 

Finalmente, además de las colisiones, las interferencias que pueden causar en las comunicaciones de los aviones también supone un riesgo. Si el dron entorpece el canal de comunicación, causando interferencias y dificultando la comunicación entre dos aviones, podría dificultar, por ejemplo, el aterrizaje o despegue de estos.

Una vez descritos los riesgos no intencionados que puede suponer el uso de los drones, la siguiente matriz de riesgos evalúa dichos riesgos.

Riesgo Probabilidad Gravedad Nivel
Daños a edificios 4 C Medio
Daños a aeronaves 3 A Alto
Daños a personas 3 A Alto
Interferencias 3 C Medio

Riesgos intencionados

Uno de los riesgos intencionados es su uso en ataques terroristas, ya que facilitan acciones como el lanzamiento de pequeñas cargas explosivas, el ataque simultáneo mediante varios drones, ataque directo contra la víctima, observación de tiro, … 

La primera noticia de este uso fue en enero de 2017 cuando el Daesh publicó imágenes de drones lanzando explosivos, y desde entonces, esta situación preocupa a las autoridades. [4]

Por otro lado, los drones, como muchos otros dispositivos tecnológicos, pueden sufrir un ataque de ciberseguridad por parte de un ciberatacante. Este ataque podría implicar el robo de datos como por ejemplo, imágenes que hayan sido grabadas mediante el dron.

Otro riesgo intencionado es la dispersión químico-biológica, que ocurre cuando un dron utiliza la tecnología de pulverización agrícola existente para dispersar rápidamente los agentes químicos o biológicos. Si el atacante pulveriza estos agentes químicos o biológicos sobre grupos de personas, las consecuencias pueden ser letales.

El uso de drones en el contrabando de materiales ilícitos es cada vez más común entre los traficantes. Esto les permite mover las mercancías de una forma rápida y lo más importante, siendo muy difícil ser identificados por la policía. El uso de drones en el contrabando se utiliza mayormente para introducir material ilícito en las cárceles y cruzar las fronteras.

Finalmente, quizás uno de los riesgos intencionados más conocidos en los que están implicados los drones es en la violación de la privacidad. Las posibilidades que ofrecen los drones para este fin son muchas: acceder por vía aérea a un recinto privado para grabar imágenes de quienes están dentro, grabar lo que ocurre dentro de una vivienda situando el dron en sus ventanas, acceder a través de pequeños huecos a un espacio privado aprovechando el pequeño tamaño del dron, …

La siguiente matriz de riesgos determina el nivel de los riesgos intencionados que acabo de describir.

Riesgo Probabilidad Gravedad Nivel
Ataque terrorista 4 A Alto
Ataque de ciberseguridad 3 C Medio
Dispersión químico-biológica 3 A Alto
Contrabando 5 B Alto
Violación de privacidad 3 C Medio

Hasta aquí este análisis de los riesgos que implica el uso de los drones. En el siguiente post identificaré los posibles controles para estos riesgos.

Referencias:

[1] <<Rise of the Drones>>, ISACA, acceso el 23 de octubre de 2020, https://www.isaca.org/bookstore/bookstore-wht_papers-digital/whprod.

[2] <<Assessing the risks of drones and unmanned aerial systems. UAS risk management threats and opportunities>>, Deloitte, acceso el 23 de octubre de 2020, https://www2.deloitte.com/us/en/pages/public-sector/articles/drone-risk-assessment.html.

[3] <<Gatwick drone shutdown could have been inside job>>, Oceano Deusto, acceso el 23 de octubre de 2020, https://www-proquest-com.proxy-oceano.deusto.es/docview/2298547873/C7E5B1AF84A04E4BPQ/1?accountid=14529.

[4] <<Atentados con Drones: el nuevo modus operandi de las organizaciones terroristas>>, LISA Institute, acceso el 23 de octubre de 2020, https://www.lisainstitute.com/blogs/blog/ataques-atentados-con-drones-terroristas.




Impacto económico y regulación de los drones en España

En el post anterior, además de hablar sobre la historia de los drones, también traté el uso de estos en diferentes sectores. En este post examinaré el impacto económico que supondrán los drones en un futuro, así como la regulación de estos dispositivos a día de hoy en España.

En los próximos años, el uso de los drones irá incrementando, implicando un impacto económico positivo y la creación de nuevos puestos de trabajo.

Por ejemplo, en el sector agrario español, se estima que el impacto económico será alrededor de 585 millones de euros en 2035 y de 546 millones en 2050.

Por otro lado, en seguridad y salvamento, el impacto económico previsto será de 110 millones de euros en 2035 y 91 millones en 2050. Asimismo, se estima que habrá 1 dron por cada 4 coches de policía. y 1 dron por cada 2 vehículos de bomberos.

En términos generales, se espera que, en España, el volumen de negocio anual sea de 1.220 millones de euros en 2035 y de 1.520 millones de euros en 2050. Asimismo, se confía en la creación de 11.000 puestos de trabajo españoles para 2035 y 11.500 para el año 2050 [1]. Por su parte, el mercado de drones en Estados Unidos estima alcanzar los 45.800 millones de dólares para 2025 [2].

En los párrafos anteriores, se ha mostrado el impacto y la importancia que tendrán los drones en un futuro. Debido a esta relevancia, hay que tener en cuenta las siguientes consideraciones e implicaciones: [3] 

  • Seguridad. Los drones suponen una amenaza de colisión con otras aeronaves o estructuras de la tierra, a pesar de estar controlados. Asimismo, son dispositivos susceptibles de ser hackeados incluso cuando están volando.
  • Privacidad. El uso de los drones preocupa en términos de privacidad, ya que facilitan una vigilancia aérea intrusiva, vulnerando la privacidad personal y las libertades civiles. Los drones pueden fácilmente esquivar los obstáculos físicos tradicionales (vallas, barreras, …) utilizados para preservar la privacidad.
  • Regulación. A medida que el uso y popularidad de los drones se dispara, cada vez es más necesario la creación de marcos jurídicos y reglamentos que regulen su uso.

En relación con esta última consideración, voy a exponer la regulación nacional vigente. En España, el organismo encargado de regular el uso de drones es la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Además, el marco regulador es el Real Decreto 1036/2017. [4]

Este decreto, respecto al anterior, tiene en consideración los vuelos recreativos y es más permisivo con los drones profesionales. Además, amplía las posibilidades de vuelo profesional, especialmente en zonas urbanas o en vuelos nocturnos, y regula las limitaciones para los vuelos recreativos.

Por un lado, la siguiente figura [5] muestra la normativa a tener en cuenta durante el uso profesional de un dron o RPAS (del inglés Remotely Piloted Aircraft System).

Por su parte, los drones recreativos son aquellos que no superan los 2 kilogramos de peso. La siguiente figura [5] muestra las normas a tener en cuenta durante el vuelo de un dron recreativo.

Finalmente, cabe mencionar que para el 1 de Julio de 2020, estaba prevista la aplicación del nuevo Reglamento Europeo 2019/947 y 2019/945, con el objetivo de estandarizar las diferentes normativas de los Estados miembros y regular el uso civil de los drones con independencia de su tamaño o peso.

Sin embargo, la situación provocada por el COVID-19, ha hecho que los plazos se retrasen. La siguiente tabla muestra el calendario de aplicación del nuevo Reglamento Europeo, recogido en el Reglamento de Ejecución 2020/746, el cual modifica las fechas indicadas en el RE 2019/947. [6]

  • 31 de diciembre de 2020:
    • Comienza la aplicación parcial del Reglamento UE 2019/947.
    • Registro Europeo de operadores (registro ante AESA y repositorio europeo EASA).
  • 1 de enero de 2022:
    • La normativa española deja de estar vigente.
    • Fecha límite para la conversión del registro de operadores y certificación de pilotos al estándar que establece el nuevo reglamento europeo.
  • 1 de enero de 2023:
    • Solo se podrán vender drones con marcado CE.
    • Fecha límite para la realización de operaciones de drones en clubes y asociaciones de aeromodelismo bajo la normativa nacional.

La mayor diferencia de este nuevo reglamento respecto al Real Decreto 1036/2019 es la creación de tres nuevas categorías para definir las restricciones a la hora de volar. Estas son dichas categorías: [4]

  • Categoría abierta, donde se englobarían los vuelos de bajo riesgo operados por pilotos aficionados.
  • Categoría específica, para las operaciones de riesgo medio que requieren de autorización.
  • Categoría certificada, reservada para los vuelos de alto riesgo, para los que el piloto deberá estar certificado como operador.

La siguiente infografía [1] resume las características de las tres categorías que acabo de explicar.

A modo de resumen, el siguiente video [7] muestra cómo ser un piloto de drones responsable y cumplir con el nuevo reglamento Europeo.

Referencias:

[1] <<Plan Estratégico para el desarrollo del sector civil de los drones en España>>, Ministerio de Fomento de España, acceso el 7 de octubre de 2020, https://www.fomento.gob.es/NR/rdonlyres/7B974E30-2BD2-46E5-BEE5-26E00851A455/148411/PlanEstrategicoDrones.pdf.

[2] <<US Deloitte Drone Services: Government & Commercial Services>>, Deloitte, acceso el 7 de octubre de 2020, https://www2.deloitte.com/us/en/pages/public-sector/solutions/drone-services.html

[3] <<Protiviti’s View on Emerging Risks>>, Protiviti, acceso el 7 de octubre de 2020, https://www.protiviti.com/sites/default/files/united_states/insights/preview-emerging-risks-vol3-issue2-protiviti.pdf.

[4] <<Normativa de Drones en España 2020>>, One Air, acceso el 7 de octubre de 2020, https://www.oneair.es/normativa-drones-espana-aesa.

[5] <<¿Qué podemos hacer con un dron?>>, AESA, acceso el 7 de octubre de 2020,  https://www.seguridadaerea.gob.es/media/4629699/que_podemos_hacer_con_un_dron.pdf

[6] <<Nuevo Reglamento Europeo de Drones 2020>>, One Air, acceso el 7 de octubre de 2020,  https://www.oneair.es/nuevo-reglamento-europeo-drones.

[7] <<EASA Drones – Safe drone operations – Meet Donnie & Paula>>, EASA, acceso el 7 de octubre de 2020, https://www.youtube.com/watch?v=l6xHV61jwGo.




Drones: historia y actualidad

Los drones, también conocidos como vehículos aéreos no tripulados (UAV), han existido durante muchos años. Como muchas otras tecnologías, fueron ideados con fines militares.

El 8 de noviembre de 1898, Nikola Tesla patentó un barco o vehículo controlable mediante ondas, impulsos o radiaciones, enviadas a través de la tierra, el agua o el aire. Tesla aseguró que se podría usar para enviar paquetes, provisiones o cualquier tipo de material. Además, escribió que su invento causaría su efecto mayormente sobre la guerra y el armamento. Por esto, Tesla es conocido como el padre de los UAV. [1]

Sin embargo, el precursor de los drones llegó en 1918 de la mano del torpedo aéreo Kettering Bug. Durante la Primera Guerra Mundial, el Ejército de los Estados Unidos le pidió a Charles Kettering que crease una bomba volante no tripulada.

El primer vuelo, el 2 de octubre de 1918, fue un fracaso: después de despegar, el Kettering Bug se detuvo y acabó estrellándose. Siguieron realizando más pruebas, algunas de ellas con éxito, pero antes de que pudiera combatir en la guerra, esta terminó. [2]

Durante los siguientes años, diferentes
países han ido participando en la evolución de los drones hasta el día de hoy,
que muchos han terminado por adoptar un papel más comercial. Actualmente, hay
86 países con capacidad de drones, tanto militares como comerciales. [3]

De hecho, desde que Jeff Bezos (CEO de Amazon)
anunciase en 2013 que estaban probando el uso de drones como método de envío de
paquetes, el sector comercial ha estado muy atento a todas las oportunidades
que los drones ofrecen. [3]

En consecuencia, el siguiente gráfico
muestra cómo en tan solo dos años se dispararon el número de permisos aprobados
por la Administración Federal de Aviación, entidad responsable de regular todos
los aspectos de la aviación civil en Estados Unidos. [3]

Como ya he mencionado, el sector comercial ha estado pendiente de los beneficios ofrecidos por los drones. Por ello, el uso de los drones se ha ido extendiendo por diferentes áreas de trabajo. Según un estudio realizado en 2018 por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), de los 2898 operadores de drones registrados en España, el 95% se dedica a la fotografía, filmación y levantamientos aéreos [4].

Probablemente, este uso de los drones en
el mundo de la fotografía sea al que más acostumbrados estemos debido a su gran
reclamo en diferentes eventos como bodas, viajes o actos deportivos.

Sin embargo, existen multitud de áreas
en las que utilizar un dron. Una de estas es la observación y vigilancia por
parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad. Un ejemplo de este uso se dio
durante la época del estado de alarma en España, donde cuerpos policiales utilizaron
drones para controlar que se cumplían las restricciones de movilidad.

Desde Enaire, el grupo público encargado
del control y navegación aéreos, declaran que durante el estado de alarma
recibieron más de 40 peticiones para el uso de drones amparados por la
normativa que regula su uso durante situaciones de grave riesgo, catástrofe o
calamidad pública [5].

En el País Vasco, además de realizar
tareas de vigilancia relacionadas con el COVID-19, también se han utilizado
drones en las labores de salvamento de los dos trabajadores en el derrumbe ocurrido
en Zaldibar durante el mes de Febrero. De hecho, el Gobierno Vasco adjudicó 81.917
€ en el contrato de dichos drones [6].

Por otro lado, los drones también se
utilizan en trabajos de investigación. En investigaciones biológicas, se han
utilizado para reproducir la ruta de aves en libertad, incorporándole al ave un
GPS que registre su vuelo y posteriormente, reproduciéndolo con un dron. Esto
permite determinar el porqué del recorrido realizado, registrando las
particularidades de las zonas por las que ha pasado el ave [7].

En el sector agrícola también se hace
uso de los drones, ya que facilitan y rentabilizan la administración y
producción de los cultivos, haciendo uso de la cámara y los sensores
infrarrojos para evaluar la calidad de las plantaciones [8].

Estos son solo algunos ejemplos de sectores en los que se utilizan los drones, pero hay muchos más. Lo que está claro es que los drones están suponiendo un gran beneficio para muchas empresas, lo que parece anunciar un futuro prometedor para los drones.

Referencias

[1] <<Nikola Tesla ya se imaginaba los drones en 1898, tanto para repartos como para el combate>>, Xataka, acceso el 27 de septiembre de 2020, https://www.xataka.com/drones/nikola-tesla-ya-se-imaginaba-los-drones-en-1898-tanto-para-repartos-como-para-el-combate.

[2] <<Kettering Bug>>, Wikipedia, acceso el 27 de septiembre de 2020, https://es.wikipedia.org/wiki/Kettering_Bug.

[3] <<The Emergence of Commercial Drones>>, Visual Capitalist, acceso el 27 de septiembre de 2020, https://www.visualcapitalist.com/emergence-commercial-drones/.

[4] <<Plan Estratégico para el desarrollo del sector civil de los drones en España>>, Ministerio de Fomento de España, acceso el 27 de septiembre de 2020, https://www.fomento.gob.es/NR/rdonlyres/7B974E30-2BD2-46E5-BEE5-26E00851A455/148411/PlanEstrategicoDrones.pdf.

[5] <<Los drones policiales y militares que vigilan desde el aire que se cumple el confinamiento>>, El Independiente, acceso el 27 de septiembre de 2020, https://www.elindependiente.com/economia/2020/04/17/los-drones-policiales-y-militares-que-vigilan-desde-el-aire-que-se-cumple-el-confinamiento/.

[6] <<El Gobierno Vasco destina 82.000 euros a un servicio de drones para los trabajados en el vertedero de Zaldibar>>, 20 minutos, acceso el 27 de septiembre de 2020, https://www.20minutos.es/noticia/4203630/0/el-gobierno-vasco-destina-82-000-euros-a-un-servicio-de-drones-para-los-trabajados-en-el-vertedero-de-zaldibar/.

[7] <<Los 14 usos de drones que seguro no conocías>>, Donweb, acceso el 27 de septiembre de 2020, http://agencia.donweb.com/los-14-usos-de-drones-que-seguro-no-conocias/.

[8] <<Ciberseguridad para la industria de los drones comerciales>>, Thales, acceso el 27 de septiembre de 2020, https://www.thalesgroup.com/es/countries/americas/latin-america/dis/iot/inspiracion/drones-comerciales.




Pilotando sobre el camino

Como ya avisé en el post anterior, en este trataré de confeccionar una pequeña guía sobre si la empresa que esté pensando en hacer uso de drones debería de hacerlo o si significa un gasto innecesario que no supone ninguna ventaja competitiva. En un principio [1], el mercado de drones está creciendo incesantemente, y cuanto más crece una tecnología, más rentable y accesible se hace a las pequeñas empresas, una buena oportunidad para una startup que tenga en mente hacer el uso de drones, por ejemplo. 

Muchos negocios tratan de innovar introduciendo tecnologías nuevas con tal de ser el único y más innovador del sector, cosa que se supone que proporciona un valor alto a la empresa a ojos del consumidor y un alto nivel de competitividad respecto a las otras. Pero hay situaciones en las que hacer uso de ciertas tecnologías entraña riesgos, y en otras directamente no aporta ni el más remoto beneficio .En las siguientes líneas he remarcado unas cuantas cosas que deberían de tenerse en cuenta antes de lanzarse al mundo del pilotaje de drones.

Primero, hay que ver que tipo de empresa tenemos [2], ya que la facturación puede incidir en la decisión de adaptar el tamaño de la flota de drones que deberíamos adquirir. Según la clasificación de empresas por tamaño, el único problema incidente a parte del presupuesto es el número de empleados. En una microempresa, los empleados no pueden superar las 10 personas, por lo que probablemente el operador del dron tiene que ser parte de la plantilla actual, es decir, el piloto debería pertenecer a la plantilla de TI preferiblemente y con un número tan bajo de empleados, podría llevar a conflictos de productividad, y sobre todo a reducir los activos involucrados en los trabajos ajenos a los drones. Por otra parte, tanto una microempresa como una pequeña empresa, dependiendo del entorno en el que opera el dron, los accidentes están sujetos a grandes pérdidas debido al riesgo que puede suponer un accidente en un área crítica. La contratación de seguros, aunque sea obligatoria, puede no cubrir el desastre causado, y debido al dinero manejado por las empresas de menor tamaño, el riesgo es demasiado grande. Hay que destacar que las microempresas o algunas startups no tienen experiencia en el campo, por lo que empresas con una trayectoria más extensa tiende a un control mejor de la situación. Las medianas y grandes no están exentos de estos problemas, pero tienen además a su disposición un capital mayor y plantilla más adaptable por su tamaño para hacer frente a estos gastos y desajustes laborales.

Otra de las cosas que hay que evaluar antes de cualquier decisión, es el alcance del proyecto involucrado con el dron y la probabilidad de riesgos y la rentabilidad del uso de drones en dicho entorno. La empresa que haga uso de los drones debería hacerlo por necesidad o para obtener ventaja sobre la competencia, es decir, la tarea a llevar a cabo con los drones debe ser crítica o por lo menos de gran importancia. En un principio, dicha actividad debe suponer cierto riesgo para la empresa, como podría ser el coste de personal necesario para llevarla a cabo o el riesgo que supone para el personal realizarlo. En otras palabras, ¿Haciendo uso de drones conseguimos un proceso más eficiente o evitamos riesgos relacionados con la seguridad de las personas? En caso de respuesta afirmativa, la empresa debería de plantearse el uso de drones, en caso contrario, probablemente no hay necesidad de ello, aunque una investigación más a fondo de la compañía daría más pistas sobre la decisión.

En relación con los gastos secundarios y los puestos de trabajo de IT y relacionados, la empresa debe de tener [3] ciertos responsables a cargo de las diferentes necesidades bien legales y documentales como de mantenimiento e inspección. Si los drones manejan datos personales [4], la empresa debe de tener al menos un responsable del tratamiento de los datos. Esto [5],supone un gasto adicional en plantilla, o la formación del encargado en los certificados necesarios para poder ejercer el cargo. A su vez, el responsable debe de documentar y certificar los intereses en las operaciones de tratamiento de datos, probablemente limitando la capacidad de trabajo en otras áreas que podría repercutir en empresas de tamaño reducido. Por otra parte, los drones necesitan un mantenimiento, bien físico y técnico, hecho que requiere de personal extra o contratación de servicios de manera periódica como un mecánico especializado en drones y un responsable de seguridad informático o de comunicaciones.

Teniendo presupuesto, necesidad del negocio y personal cualificado, (leyes, títulos y regulaciones aparte) hacer uso de los drones para las actividades de la empresa está en manos de los directivos, pero el camino está despejado para unirse a la revolución. Más difícil, pero no imposible, las microempresas tienen un hándicap en cuanto a personal y presupuesto frente a las de mayor tamaño, cosa que no significa que puedan hacer uso de los drones como una oportunidad para crecer.

[1]«¿Quieres emprender con drones? Esto es todo lo que debe ser saber», Entrepreneur, acceso el 27 de noviembre de 2019, https://www.entrepreneur.com/article/327329

[2]«1. Criterios de clasificación de empresas», Econosublime, acceso el 27 de noviembre de 2019,  http://www.econosublime.com/2018/12/criterios-clasificacion-empresas.html

[3]«Rise of the Drones, is your enterprise prepared?» acceso el 29 de noviembre de 2019, http://www.isaca.org/Knowledge-Center/Research/Documents/Rise-of-the-Drones_whp_eng_0217.pdf?regnum=

[4]«La AEPD publica una guía con recomendaciones sobre protección de datos en la utilización de drones», AEPD, acceso el 29 de noviembre de 2019, https://www.aepd.es/prensa/2019-05-30.html

[5]«Guía del Reglamento General de Protección de Datos para responsables de tratamiento»,Guía protección de datos UE , acceso el 29 de noviembre de 2019, https://www.aepd.es/media/guias/guia-rgpd-para-responsables-de-tratamiento.pdf




Buena cautela, iguala buen consejo

En el post anterior hablé sobre los riesgos que entrañaba usar un dron comercial, y aunque haya muchos más, ya es hora de  ponernos en el rol del auditor y establecer unos controles que deberían de llevarse a cabo. Los riesgos los habíamos dividido en dos partes, los intencionados por las personas y las que no lo son, por lo que los controles irán también divididos en los mismos grupos para confeccionar nuestra matriz de riesgo y controles.

Entre los riesgos intencionados, relacionados [1] con las personas y las oportunidades que ofrecen los drones, se pueden identificar varios controles relacionados con la seguridad informática, la privacidad y mecanismos de emergencia como último recurso.

Para verlo en sintonía con los riesgos, la siguiente tabla [2] explica con mejor detalle la relación entre los riesgos y los respectivos controles que deberían cumplirse para evitarlos, aceptarlos o minimizar impactos.

Riesgo Impacto en el negocio Descripción de medidas Controles
Robo de datos Pérdida de privacidad de la gente, desconfianza como proveedor de servicios, filtrado de información sensible de infraestructuras o credenciales. Hacer uso de canales seguros a la hora de enviar información y evitar el acceso simultáneo de usuarios al dron. 1. Cifrado de los datos de punto a punto.
2. Utilizar protocolos seguros a la hora de la comunicación.
3. Control de accesos.
Secuestro del dron Pérdida de un activo, retraso en el trabajo y perder tiempo y dinero en los procesos de investigación del incidente Conseguir una manera de evitar el secuestro [3], activando protocolos de rescate para aterrizar al dron o reforzando la seguridad tanto en el programa como en los protocolos y frecuencias de comunicación usadas. 1. Control de acceso.
2. Implementar protocolos de rescate.
3. Instrucción a los pilotos sobre los peligros 
4. Uso de frecuencias seguras. 
Secuestro y destrucción del dron Pérdida doble, por una parte el dron, y por la otra el objetivo del perpetrador, daños al negocio y a terceros. Además de lo del riesgo anterior, evitar el impacto, implementar programas de evasión de choques y no poder evitarlos. 1. Implementar medidas evasivas.
2. Asegurar la integridad del software de evasión
3. Control de acceso.
4. Implementar protocolos de rescate.
5. Uso de frecuencias seguras.
6. Instrucción a los pilotos sobre los peligros.

Algunos controles se comparten debido a que los riesgos intencionados más importantes están centrados en la seguridad. Aunque los controles de robo de datos se establezcan [4], las tecnologías utilizadas para el hacking siguen creciendo, por lo que los controles planteados servirían para intentar mitigar los ataques ya conocidos. Hasta los drones se pueden usar para hackear otros drones, lo que conlleva a fortalecer las medidas de seguridad de manera enorme.

Para los riesgos no intencionados, los controles necesarios están más centrados en la decisión de pilotar y evitar el máximo los daños del entorno como del dron. En la siguiente tabla, siguiendo el modelo de la anterior se reflejan unas medidas de mitigar los riesgos generalmente debido a la naturaleza de los mismos.

Aunque se implementen ciertos controles como para reducir o mitigar los desastres que pueden ocurrir, cada empresa que haga uso de los drones tendrá unos riesgos y unos controles diferentes para aplicar, por lo que no es fácil determinar un guión general. En el siguiente post, entraré con más detalle sobre si la empresa que posees tiene la imperiosa necesidad de usar drones, le ayudaría en el negocio debido a las ventajas sobre los riesgos que podría suponer o si simplemente tenerlos es un capricho.

Bibliografía:

[1]«PreView Volume 3, Issue 2», Protiviti, acceso el 21 de noviembre de 2019, https://www.protiviti.com/US-en/insights/preview-vol-3-issue-2

[2]«Trading skills & essentials,risk management», Investopedia, acceso el 23 de noviembre de 2019, https://www.investopedia.com/terms/r/risk-control.asp

[3]«Así se puede hackear un dron en pleno vuelo», As-Betech, acceso el 26 de noviembre de 2019, https://as.com/meristation/2016/10/28/betech/1477685427_331526.html

[4]«Rise of the Drones», ISACA emerging tech report, acceso el 24 de noviembre de 2019, 

http://www.isaca.org/Knowledge-Center/Research/Documents/Rise-of-the-Drones_whp_eng_0217.pdf




¿Hasta qué punto merece la pena invertir en drones?

La utilidad de los drones ha llevado a muchas empresas a plantearse utilizarlos en sustitución de trabajadores o como herramienta de ayuda. Según he señalado en el anterior post, las utilidades son casi infinitas, y de momento no se han explorado todos los campos posibles de trabajo de estos. Aun así, cada vez hay más y más negocios alrededor de estos, y da qué pensar sobre los peligros que les rodea. Cabe decir que [1], como cualquier otra tecnología nueva, no está exenta de fallos, además de que los factores externos afectan considerablemente el uso de los drones. Los seguros de las compañías estándares cubren normalmente los daños físicos o pérdidas de los componentes, pero a la vez que se expande el sector, los riesgos también. Por otra parte, tenemos la característica común de la mayoría de drones, el uso de cámaras que podrían fotografiar a gente desde ángulos antes impensables, además de las otras capacidades que se pueden integrar que nos brinda la tecnología. Debido al repertorio de peligros que rodean a estos, se puede hacer una clasificación binaria, separando los riesgos en intencionados y en los que no.

El primer grupo de riesgos trata sobre los que han sido intencionados, es decir, que hay personas involucradas en la actividad. Esto supone un riesgo para el negocio que haga uso de los drones, pero el tipo de actividad llevado a cabo puede ser variado. Uno de los mayores problemas sería la seguridad de los drones que podría ser uno de los factores con mayor pérdida para la empresa. Muchos de ellos [2] son utilizados para captar imágenes de instalaciones, ya sea para revisiones u otros motivos, por lo que al comprometer la seguridad de los drones y obtener las imágenes o datos, pueden ser usados con fines competitivos [3] en el mundo empresarial. En ocasiones, incluso pueden disponer de datos privados de personas, razón suficiente como para considerar un ataque informático al dron. Este tipo de ataques es el más común, aunque no se lleva a cabo con mucha frecuencia.

Dentro del mismo grupo, existe también el ataque cibernético donde los hackers se hacen con el control del dron y no solo de espiar los datos que maneja. Dependiendo del dron y la compañía, puede suponer una gran pérdida. Aunque la situación sea mala, en base al uso del dron secuestrado puede derivar a una peor. Contemplando el primer escenario, el riesgo se concentra en la pérdida del dron como activo para la empresa. Debido a su alto precio, se convierten en el principal objetivo de muchos ladrones, sucesos que se han incrementado durante los diferentes años debido al valor de los activos. En el segundo escenario [4], el secuestro termina en tragedia, el dron es usado como elemento destructor, atacando puntos de interés en un ataque kamikaze, como podría ocurrir en la inspección de una empresa para interrumpir sus procesos y hacer un daño al negocio. Aunque menos probable que la escena anterior, no se puede descartar como riesgo potencial de daño muy alto.

Resumiendo, los riesgos intencionados tendrían este aspecto a la hora de clasificarlos:

Evento Daño Frecuencia Riesgo
Robo de datos Intermedio Intermedia Intermedio
Secuestro del dron Alto Alta Alto
Secuestro y destrucción del dron Muy Alto Baja Intermedio

El segundo tipo de riesgo trata sobre los no intencionados donde no ha habido ninguna persona involucrada en el asunto sin ser una víctima, sino más bien un elemento natural, o simplemente un imprevisto. Aquí se podrían clasificar los riesgos dependiendo a qué afecte el dron.

Por una parte tenemos a los accidentes debido a factores externos del clima o aves. Como no podemos percibir las corrientes de aire a lo alto, los fuertes vientos pueden intervenir en el manejo del dron dificultando ejecutar la tarea que debe hacer con precisión o incluso que este, aunque rara vez, se precipite en el peor de los casos. Asimismo [5], ha habido numerosos casos en los que aves han confundido drones con amenazas y los han atacado, o incluso han muerto atascados en una hélice y han derribado a este. Estos eventos son bastante más comunes de lo que parecen, y conlleva principalmente la inoperancia del dron en el mismo momento o su destrucción parcial o total.

Aunque quedarse sin batería y perder el dron podría considerarse una negligencia del piloto al actuar con el dron al saber que la batería podría no aguantar el proceso de uso, clasificaremos este como un riesgo no intencionado.

En resumen, los riesgos no intencionados tendrían este aspecto a la hora de clasificarlos:

Evento Daño Frecuencia Riesgo
Accidente por clima Alto Muy baja Bajo
Accidente por choque aéreo Intermedio Baja Bajo
Ataques animales Intermedio Muy alta Alto
Batería vacía Alto Muy baja Bajo

También me gustaría mencionar que [6] los riesgos que entrañan los drones, son el resultado de usar la tecnología para evitar otro tipo de riesgos en ciertos casos. Es un intercambio de riesgos, que en casos como la sustitución de personal que acude a lugares de difícil acceso que podría ocasionar muertes,por drones, éticamente hablando, no son comparables [7] a las pérdidas que podría ocasionar el funcionamiento incorrecto de un dron sea cual sea el factor. Merece la pena correr cualquier riesgo que perder una vida que podría haber sido evitable, y con los drones, se pueden evitar a costa de riesgos económicos.

[1] O’Rourke, Morgan. «Five Fundamental Risks for Drones.» Risk Management 62, no. 8 (2015): 44.

[2]«Principales peligros de los drones frente a la protección de datos», La expansión, acceso el 3 de noviembre de 2019, https://www.expansion.com/juridico/actualidad-tendencias/2019/05/30/5cefae31e5fdea103b8b46ee.html

[3]«Drones y Protección de Datos», AEPD, acceso el 11 de noviembre de 2019, https://www.aepd.es/media/guias/guia-drones.pdf

[4]«Drones Offer Risks, Underwriting Challenges», Risk & Insurance, acceso el 11 de noviembre de 2019, https://riskandinsurance.com/drones-offer-risks-underwriting-challenges/

[5]«Las aves de presa se están cargando los drones y se hacen selfies con sus cámaras», Cienciaxplora, acceso el 19 de noviembre de 2019, https://www.lasexta.com/tecnologia-tecnoxplora/ciencia/ecologia/aves-presa-estan-cargando-drones-hacen-selfies-sus-camaras_20161202584567100cf276451fd73b5e.html

[6]«Los drones y la prevención de riesgos laborales. Gestión y uso», CISS prevención de riesgos laborales, acceso el 11 de noviembre de 2019, http://cissprevencion.ciss.es/Content/Documento.aspx?params=H4sIAAAAAAAEAMtMSbF1CTEAAiMzU2NjM7Wy1KLizPw8WyMDQwsDYyMLkEBmWqVLfnJIZUGqbVpiTnGqWmpSfn42ir54mHoAGUeoM1EAAAA=WKE

[7]«Uso de drones aplicado a la prevención de riesgos laborales»,CROEM, Introducción, acceso el 11 de noviembre de 2019, https://portal.croem.es/Web20/CROEMPrevencionRiesgos.nsf/BFE4653A1D4B3E56C1258366002EA852/$FILE/Gu%C3%ADa%20Drones%20CROEM%202018.pdf




Los drones comerciales no son solo de Amazon

Cuando se escucha el término drones comerciales, normalmente lo que nos suele venir a la cabeza Amazon y la repartición de paquetes haciendo uso de estos. Aunque no estemos equivocados, este término abarca más de lo que creemos, desde distribución de objetos hasta el análisis topográfico o reparación de instalaciones eléctricas. Estos negocios han utilizado la ventaja que supone una herramienta como esta y la están aplicando viendo los beneficios que aporta a corto y largo plazo, además de evitar involucrar personal en tareas peligrosas en las que antes solían operar.

El mercado [1] es tan innovador y tiene un gran potencial de crecimiento que cada vez se descubren más aplicaciones de los drones y de manera más efectiva. Aun así, la legislación no es del todo favorable, ya que reduce el posible desarrollo por la velocidad que lleva. Lo importante de esta cuestión es que intentan favorecer la seguridad ante todo debido a los sucesos y accidentes con drones involucrados. Es por esto que, mediante la experiencia y el desarrollo de la ley, cada vez se van a aplicar más soluciones involucrando drones con las empresas, buscando la innovación del mercado competitivo.

La filial Amey de la empresa Ferrovial Servicios [2], haciendo uso de los drones, hacen hincapié en la seguridad de los empleados haciendo uso de tecnologías avanzadas para las inspecciones de infraestructuras para que sean más seguras, ya que siempre hay riesgos en las inspecciones como resbalones, caídas o lugares en mal estado que puedan llevar a accidentes. La empresa ha alcanzado un acuerdo con la firma tecnológica VTOL para hacer uso del dron Flying Wing, acelerando la inspección en comparación a los métodos anteriores y eliminando la necesidad de que los inspectores estén presentes. El dron que utilizan es un ejemplo de dron visual o centrado en las cámaras, con diferentes espectros de luz y otras tecnologías que se han especializado para el cumplimiento óptimo de la tarea.

Otro de los importantes usos ahora, es el control de los circuitos de energía [3]. Es bien sabido que el transporte de electricidad no es lo más eficiente del mundo, y que además se encuentra la posibilidad de que la infraestructura sufra pérdidas de este sin que se puedan observar a simple vista. De hecho, tradicionalmente las inspecciones se han llevado a cabo con un tecnico mirando, y dependiendo de la agudeza visual, incluso los más expertos podian pasar por alto una avería. De la misma manera en la que se inspeccionaron edificios, los drones utilizados detectan los fallos con una variedad de técnicas, por ejemplo, para detectar los fallos de células fotovoltaicas, mediante un escáner térmico pueden saber cual de ellas falla, ya que se encuentran a temperaturas más elevadas de lo normal, algo que un humano no podría saber por sí mismo, o le costaría un mayor tiempo revisarlo con visiones termicas uno por uno.

La industria eólica [4], es una de las que más se beneficia del uso de drones, ya que se han registrado múltiples accidentes de inspección y limpieza de las turbinas, tarea difícil que es necesaria ya que la nieve o suciedad reduce su eficiencia de manera drástica, hasta un 20% según los cálculos de la empresa Aerones. De hecho, la manutención de las palas de los generadores mejora la productividad de un 3 a 7 por ciento, cosa que al año es una cifra considerable y un beneficio importante tanto como eléctrico como económico. En este específico caso, los drones no son como en los casos anteriores donde solo se limitan a visualizar entornos para completar las tareas. Aquí, estos tienen el deber de limpiar las palas con agua a presión, pero, ¿cómo logran esta tarea, con un depósito de agua? Pues efectivamente, solo que el depósito está en una plataforma, ya sea un vehículo o en algo inmóvil, y está conectado al dron mediante tubos. Estos drones se denominan drones cautivos, y suelen operar “atados” a un punto que provee a este de electricidad y líquido en nuestro caso, con una movilidad perfecta y suficiente para nuestra tarea. De maneras creativas y eficientes como esta, se están reduciendo los accidentes en el ámbito laboral relacionado con turbinas eólicas de gran manera, además de aumentar la eficiencia.

De los usos más populares como su uso en la inspección de infraestructuras o la agricultura a otros como la recreación, todos los pilotos deben de recibir una formación, ya sea uno regular o una formación especializada. La Agencia Estatal de Seguridad Aérea o AESA [5], regula la normativa de los drones y los pilotos, ofreciendo diferentes formaciones como piloto profesional y diferentes especializaciones como la agricultura de precisión o piloto aplicador en el mismo ámbito. De esta manera, una empresa reguladora puede trabajar con diferentes ámbitos y proporcionar la formación pertinente para el uso legal y optimizado de drones dependiendo el caso en el que se use.

[1] «El uso de drones en la construcción, una manera diferente de hacer las cosas», Ferrovial blog, acceso el 14 de octubre de 2019, https://blog.ferrovial.com/es/2016/05/drones-en-la-construccion-una-manera-diferente-de-hacer-las-cosas/

[2] «Los drones que hacen más fácil la inspección de infraestructuras en las alturas», Ferrovial blog, acceso el 21 de octubre de 2019, https://blog.ferrovial.com/es/2017/04/inspeccion-de-infraestructuras-en-las-alturas-drones/

[3] «Lo que están haciendo los drones por nuestra energía se merece un premio», Ferrovial blog, acceso el 18 de octubre de 2019, https://blog.ferrovial.com/es/2017/05/reducir-consumo-de-energia-electrica-drones/

[4] «Drones comerciales para mejorar la eficiencia de los aerogeneradores», Ferrovial blog, acceso el 18 de octubre de 2019, https://blog.ferrovial.com/es/2018/07/drones-comerciales-aerogeneradores/

[5] «Beneficios de usar drones en la Agricultura», IberF agroformación, acceso el 21 de octubre de 2019, https://agro.iberf.es/beneficios-uso-drones-agricultura/




Drones comerciales ¿Realidad o utopía?

El uso de drones comerciales se está convirtiendo una realidad en los últimos años. A la vez que la tecnología está avanzando, ha permitido la exponencial mejora de estos haciendo uso de procesadores más eficientes y menos costosos, mejor aerodinámica y sensores avanzados. Todo esto ha llevado a los drones a prosperar, bien los de uso personal y comercial, siendo estos últimos los que pueden aportar mayores beneficios y comodidades a la hora de dar servicio a las empresas, granjas y demás. Según Pricewaterhousecoopers [1], una de las firmas de consultoría importantes integrante del grupo Big Four, la oportunidad de negocio de la aplicación práctica de los vehículos no tripulados generará beneficios de alrededor de 9,46 billones de dólares por año.

El beneficio puede ser bastante grande al poder aplicarse en una gran variedad de campos su uso, aunque la inversión inicial supone un gran costo que no todos se pueden permitir hacer, sobre todo en las pequeñas empresas. Para su uso, además, según la última ley de regulación del uso de drones en España, refleja las condiciones en las que se pueden operar. Cualquier empresa que decida operar con ellos, deberá contemplar 4 puntos clave [2]: el tipo de dron, el espacio aéreo donde operará, las medidas de seguridad y el carnet de piloto de Dron.

Para el pilotaje hace falta un carnet de piloto de drones, ya sean estos inferiores a 2 kg o entre 2 kg y 25 kg. Es obligatorio incluir los datos fiscales de la empresa que lleva a cabo dichas operaciones junto con la placa identificativa del dron.

Para las actividades, será necesario obtener un permiso oficial, aunque tendrán prohibido sobrevolar núcleos urbanos o espacios con alta concentración de gente.

Respecto a la seguridad, es un tema importante relacionado con la economía. Los drones deberán ser manejados cumpliendo un estándar proporcionado por el Ministerio y un estudio de seguridad para asegurar cada operación que se realizará. El incumplimiento de esto implica exponerse a sanciones que van entre 3.000€ a 60.000€. Esto podría suponer un golpe devastador para una empresa pequeña que haya dado una oportunidad a los drones y se salte la ley.

Por último, el carnet de piloto tendrá que ser certificado con un documento que acredite los conocimientos necesarios teóricos y prácticos.

Después del increíble crecimiento de la influencia de los drones en el mercado y el posible futuro donde su uso sea algo cotidiano, las empresas aseguradoras han dado un paso hacia delante. Aseguradoras como Caser [3], la primera entidad en crear este tipo de seguros en 2014, lleva varios años proporcionando cobertura a pilotos de drones. Entre los servicios prestados, se encuentran los costes judiciales que podrían ocasionar los daños materiales o personales que ha causado el dron en un posible accidente. Los costes varían depende de la totalidad de cobertura del seguro y el tamaño de los drones, [5]cubriendo daños incluso de 1.200.000€ en los casos más graves, cosa que supone una seguridad importante contra las pérdidas para la empresa que haga uso de los drones.

Entre los tipos de seguro se distinguen los drones de uso recreacional y profesional, siendo estos últimos más caros por el hecho de cubrir una variedad amplia de actividades desde investigaciones científicas a la extinción de incendios. Para poder contratar este seguro [4], las empresas deben de estar registradas en la Agencia Estatal de Seguridad Aérea. Mediante estas regulaciones, el uso de drones comerciales y su uso normalizado está en el buen camino, ya que la mayoría de accidentes que podría causar los drones estarían cubiertos por el seguro. Además, al transportar bienes comerciales que no superan el límite para volar del dron, implica que el peso de las entregas no pueda causar daños masivos en la mayoría de casos de pérdida de la carga, a parte de que no pueden circular por espacios urbanos concurridos, afectando a menos gente.

Como todo uso de tecnologías, el uso de drones encarna un riesgo tanto como para las personas y el entorno. Aunque la seguridad de los dispositivos a control remoto haya mejorado durante los años, no significa que tengan un sistema impenetrable de defensa contra las nuevas técnicas de hackeo o interferencia de señal. Estas se pueden usar para obtener el control del dron y entregarte el paquete a ti mismo por ejemplo o hacer un uso indebido de él y chocarlo contra alguna entidad. Este tipo de riesgos puede ocasionar pérdidas de activos de drones y dinero bastante grandes para las empresas, ya que destruye la planificación de actividades pensada, además del paquete de entrega activo en caso de que haya.

Por otra parte, la toma de control indebido del dron se puede usar para acceder a los datos con los que opera y robar así direcciones y otro tipo de contenido privado de las personas, tales como cuentas de los servicios y sus datos bancarios asociados. Todo esto supone una violación de la privacidad y de la ley de protección de datos, y pérdidas para la imagen y las arcas de la empresa [6].

Referencias

[1] PwC Sees USD 9.46 Billion Drone Solutions Market for Power, Utilities Industries, PWC, acceso el 1 de diciembre de 2019, https://www.pwc.com/hu/en/pressroom/2017/dronalapu_megoldasok.html

[2] Nueva ley sobre el uso de drones en España, acceso el 10 de octubre de 2019, https://www.dronair.es/nueva-ley-sobre-el-uso-de-drones-en-espana-2

[3] Seguro de responsabilidad civil para drones, acceso el 13 de octubre de 2019, https://www.caser.es/seguros-drones

[4] Seguro de drones, acceso el 13 de octubre de 2019,https://www.segurclick.com/seguro-drones.php?gclid=EAIaIQobChMI6LmjlqKZ5QIV04jVCh0fqggJEAAYASAAEgKpwvD_BwE

[5] Seguro para drones, acceso el 13 de octubre de 2019, https://www.mapfre.es/seguros/empresas/vehiculos-transporte/seguro-drones/

[6] Un análisis de los riesgos del uso de drones (PublicaTIC), acceso el 13 de octubre de 2019, https://blogs.deusto.es/master-informatica/un-analisis-a-los-riesgos-del-uso-de-drones/