1

¿Existe un sistema educativo perfecto?

El sistema educativo español, en la mayoría de los casos se
infravalora en comparación el de otros países. Cuando se hace un intercambio a un
país extranjero y se obtienen buenas calificaciones se suele decir que aquí se les
exige demasiado a los alumnos. Por otra parte, cuando el alumno no obtiene buenas
notas, es debido a que el sistema no funciona.  ¿Pero no puede ser que cuando el alumno saca
buenas notas es debido a que este está bien preparado, o cuando saca malas
notas es porque no ha realizado el esfuerzo necesario?

En España la educación se compone de 5 niveles[1]. Estos niveles se agrupan en la educación obligatoria y la no obligatoria. La educación obligatoria es entre los 6 y los 16 años, constando de la educación primaria (entre 6 y 12 años) y la educación secundaria (entre 12 y 16 años). La educación de carácter no obligatorio la constituyen la educación infantil (entre 0 y 6 años), la educación secundaria postobligatoria y la educación superior. Además, cabe destacar que cualquier nivel de educación se encuentra tanto en entidades de carácter público como privado, haciendo accesible la educación de cualquier nivel a todos los interesados.

Muchas veces he oído que el sistema educativo de Estados Unidos[2] es mejor que el español. El sistema estadounidense consta de doce años obligatorios, cinco años de primaria (entre 6 y 11 años) y siete años de secundaria (entre 11 y 18 años). Igual que en España en Estados Unidos se subvenciona la educación, pero únicamente la obligatoria. Esto hace que los estudiantes que quieren acceder a una universidad hagan uso de becas o pertenezcan a una familia adinerada.

Además, en los Estados Unidos se mide la competitividad de
los centros educativos más que en España, haciendo que los estudiantes quieran
acceder a estas instituciones. Por desgracia, un estudio realizado sobre los 146
colegios y universidades más competitivas, indicó que únicamente el 3% de los
estudiantes admitidos provenían de familias modestas. ¿Es este el sistema
educativo al que aspiramos? ¿Es el dinero el que decide el futuro que puede
tener un estudiante?

Podría seguir comparando el sistema educativo español con otros
sistemas educativos, como podría ser el finlandés, el chino, el japonés, etc. pero
no lo veo necesario, ya que todos ellos tienen sus pros y sus contras al igual
que el español.

Cada persona tiene en su cabeza lo que sería a su parecer el sistema educativo perfecto, pero como bien dice el dicho, “nunca llueve a gusto de todos”, y está claro que hay que marcar unos criterios generales. También pienso que hay aspectos que no se pueden enseñar, y que es necesario experimentar algún suceso para poder adquirirlos. Por tanto, la tendencia actual de criticar e infravalorar el sistema educativo, me parece una forma fácil de llamar la atención, puesto que me parece una chiquillada.

Referencias

[1]<<Sistema educativo de España>> Wikipedia, acceso del 20 de octubre de 2020, https://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_educativo_de_Espa%C3%B1a

[2] <<Sistema educativo de Estados Unidos>> Wikipedia, acceso del 20 de octubre de 2020, https://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_educativo_de_Estados_Unidos




BYOD: Una tendencia actual… ¡Y con mucho futuro!

Como todo lo que empieza, debe tener un final, en esta ocasión voy a redactar mi último post en referencia a las tendencias BYOD y COPE que he estado tratando durante estos meses. Hemos visto lo que eran, cuál es su estado actual, cuáles son sus riesgos y que controles podemos aplicar a ellos. Entonces, ¿Qué me puede faltar? En esta ocasión, me gustaría despedirme con varios ejemplos de empresas que se han arriesgado a implantar esto y finalizar con algunas pinceladas de lo que más nos debería importar a nosotros, el futuro. Como ya os he comentado en otras ocasiones, estas son políticas que siguen evolucionando y les queda mucha vida por delante, pero al seguir un proceso de crecimiento hay varios aspectos que van cambiando como, por ejemplo, el público al que va dirigido o las políticas que se siguen.

Dicho esto, voy a comenzar describiendo 4 casos de empresas que han implantado el BYOD satisfactoriamente [1]. El primero de los ejemplos es Intel, la gran empresa tecnológica. Esta, ha sido una de las impulsoras de este movimiento y ha mostrado algunas de las mejores prácticas para implementar este tipo de políticas. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de una compañía que debe soportar más de 30.000 dispositivos móviles [2], por lo tanto, es una situación complicada sabiendo que uno de los problemas principales del BYOD es la falta de confianza entre empleados y gestores cuando estos últimos tienen acceso a los dispositivos de los primeros. Para solucionar esto, la compañía mantiene comunicaciones con sus empleados para informarles de lo que se puede ver de sus dispositivos, les resuelve cualquier duda que puedan tener y les permite elegir el nivel de acceso a los mismos respecto a varios niveles de seguridad.

Otras dos empresas que me gustaría mostrar son SAP y CISCO. La primera de ellas, como compañía de servicios software ha desarrollado una plataforma móvil [3] que permite a sus empleados mediante diferentes aplicaciones ser productivos en cualquier lugar. Además, dispone de un sistema que es capaz de desactivar un dispositivo remotamente en un solo minuto, lo que permite aumentar su seguridad. La segunda empresa que he nombrado, ha creado la solución Cisco BYOD Smart Solution [4] para ayudar a las empresas a diseñar, mantener y controlar su red BYOD. Además, esta cuenta con el respaldo de ser utilizada en la propia empresa creadora con más de 60.000 dispositivos pertenecientes a los empleados.

Os he mostrado hasta ahora tres empresas tecnológicas que aplican estas técnicas y, casualmente, son las que mejor las aplican. Pero no me voy a limitar solo a estas, el último ejemplo de empresa es Blackstone, que se dedica a la inversión y asesoramiento global. Esta compañía, a diferencia de otras, ha limitado los tipos de dispositivo a utilizar permitiendo solo productos Apple [5]. Esto, aunque pueda estar en contra de lo que es realmente el BYOD, permite que el soporte de los dispositivos sea menor y que requieran menos mantenimiento que otros.

Ya veis que la lista de empresas puede llegar a ser interminable, pero no todo tienen que ser compañías de este tipo, los propios organismos educativos también se están introduciendo en estas tendencias. Me gustaría destacar un ejemplo de Estados Unidos, en el que la escuela Whitman College [6] se planteó introducir este tipo de prácticas, pero sin la necesidad de utilizar controles que invadiesen la privacidad de los alumnos. Además, al no disponer de demasiado dinero, debían buscar una solución “de andar por casa” pero que solucionase los problemas planteados. Fue un proceso de aprendizaje largo en el que utilizaron soluciones como máquinas virtuales o aplicaciones como AppLocker. Finalmente, se decantaron por enseñar algunas buenas prácticas (como lanzar las aplicaciones como usuario, control de privilegios, etc…) y la encriptación de los dispositivos. Puede parecer algo demasiado sencillo, pero esto me hace plantearme que todo el mundo, si se lo plantea, puede implementar una política BYOD.

Y con el aspecto de la educación quiero introducir la parte de este post en la que quiero hablar del futuro. Yo creo que el gran futuro del BYOD pasa por este sector, sin dejar de lado obviamente el empresario. En este último [7], los lugares de trabajo cambiarán poco a poco haciendo que desaparezcan los ordenadores de sobremesa y primen los dispositivos de usuario, habrá que seguir desarrollando políticas para su uso colaborando con los propios usuarios, concienciar a estos de la realidad de estas tendencias y, sobre todo, lo más importante debe ser respetar al empleado y su privacidad [8] consiguiendo un balance entre esta y la seguridad. Pero en el aspecto educativo es donde hay más para desarrollar, ya que se le puede sacar mucho más partido del que se le saca actualmente, teniendo en cuenta que la gran mayoría de alumnos llevan sus propios dispositivos a los centros educativos. Existen proyectos como el “Classroom Learning Partner” [9] desarrollado en el MIT que permite resolver ejercicios durante las clases mediante los dispositivos de los alumnos. Pero como aquí no vamos a ser menos, me vais a permitir un poco de autobombo. En la Universidad de Deusto, se está desarrollando un proyecto denominado “Tichnology” que pretende cambiar la dinámica de las clases haciendo uso de los dispositivos de los que disponen los alumnos (portátiles, móviles, tablets…), permitiéndoles ver las clases en tiempo real e interactuando con el profesor a través de ellos. Esta utilidad ya se está aplicando en una asignatura del Grado en Ingeniería Informática, en una versión inicial, y muy pronto se extenderá incluso a nuestro máster.

Y ha llegado el triste momento de finalizar esta serie de entradas. En este tiempo, he tenido la oportunidad de aprender muchas ideas sobre las tendencias BYOD y COPE que desconocía hasta ahora, buenas y malas, un poco de todo. En mi opinión, son tendencias que pueden llegar a ser muy buenas para nuestro futuro, pero siempre hay que tener en cuenta el lado malo que pueden llegar a tener si nos despreocupamos de ellas. Espero haberos hecho reflexionar, aunque sea un poco sobre ello, y que la próxima vez que acudáis a vuestro lugar de trabajo o utilicéis vuestros dispositivos, os acordéis de que más allá de lo que vosotros veis, seguramente habrá un gran trabajo de algunas personas para que estéis seguros realizando vuestras tareas. Si no lo hay, impulsadlo, tenemos el honor de ser los padres del BYOD, aprovechémoslo.

 

[1] 3 Companies Showing Success With BYOD, Linda Gimmelson, Toolbox, http://it.toolbox.com/blogs/accessible-bi/3-companies-showing-success-with-byod-68204, Visitado el 26 de noviembre de 2016

[2] How to Manage 30,000 Mobile Devices Without Ticking Off Staff: Intel’s BYOD Success Story, Kerry MacLaine, AppealingStudio, http://appealingstudio.com/how-to-manage-30000-mobile-devices-without-ticking-off-staff-intels-byod-success-story/, Visitado el 27 de noviembre de 2016

[3] Case Study BYOD, SAP, http://fm.sap.com/data/UPLOAD/files/Case%20Study%20BYOD.pdf, Visitado el 27 de noviembre de 2016

[4] BYOD Smart Solution, CISCO, http://www.cisco.com/c/dam/en_us/solutions/industries/docs/education/byod_smart_so.pdf, Visitado el 27 de noviembre de 2016

[5] How Blackstone is finding BYOD success with BYOA(pple), Joan Goodchild, Csoonline, http://www.csoonline.com/article/2133068/metrics-budgets/how-blackstone-is-finding-byod-success-with-byoa-pple-.html, Visitado el 26 de noviembre de 2016

[6] Security BYOD: Be Your Own Defense, ACM, http://dl.acm.org/citation.cfm?id=2661176&CFID=698146049&CFTOKEN=88267214, Visitado el 28 de noviembre de 2016

[7] How to prepare for the future of BYOD, Muchael O’Dwyer, The Pulse of IT, http://thepulseofit.com/en-us/article/how-to-prepare-for-the-future-of-byod, Visitado el 27 de noviembre de 2016

[8] BYOD 2.0: Addressing Employee Privacy and Enterprise Security, Lori Syllvia, Wired, https://www.wired.com/insights/2013/04/byod-2-0-addressing-employee-privacy-and-enterprise-security/, Visitado el 27 de noviembre de 2016

[9] Increasing Instructor-Student Classroom Interaction and Student Learning in Large Classes, http://projects.csail.mit.edu/clp/about/, Visitado el 27 de noviembre de 2016

 




Yo robot!

Todos sabemos contar. Todos sabemos leer. Mentira.

Dependerá de qué es lo que se pide contar, o que es lo que se pide leer. No se le puede pedir a una persona que solo hable Euskera, que sea capaz de leer un texto en cirilico al momento. Es imposible. Pero lo que no es imposible es ser diferente.

Y es que últimamente las empresas se pelean unas contra otras por el podium en la innovación, implantando nuevas formas de gestionar a sus trabajadores, nuevas metodologías de trabajo, de gestión de proyectos, etc. Unas votan por el implementar sistemas de desarrollo ágil como Scrum o Kanban con la idea mágica de que automáticamente, y solo por el hecho de seguir las recomendaciones y formas de trabajo de dichos sistemas, su productividad mejorará. Otras por el contrario intentan adaptar la metodología LEAN a su modelo de negocio y a su plan estratégico para eliminar despilfarros, aportar valor real al cliente, etc. Pero todas ellas se centran en la compañía en si, y en cómo se realizan las tareas o procesos. Seguramente muchas de ellas tengan, a su parecer, bien definido su plan estratégico, su misión, visión y objetivos.

Pero, que hay de los empleados?

Ellos también comparten la forma de trabajo de la compañía o se sienten como un peón al que se le impone una nueva metodología porque un grupo de directivos ha leído en LinkedIn que está de moda?

En España, la educación está a cargo de los centros especializados, como los institutos de formación profesional o las universidades. Independientemente de donde se estudie me atrevo a confirmar, que ambos se rigen por los reales decretos publicados en el B.O.E y por la normativa del espacio europeo de educación superior. Por lo que, cualquier centro educativo se debe acoger a los requisitos estipulados en dichos documentos. Esta medida es una buena forma de asegurar una educación y conocimientos mínimos independientemente del centro en el que se estudie. Sin embargo, tiene como consecuencia que muchos de los futuros profesionales del sector, tengan los mismo conocimientos base, sean casi copias idénticas unos de los otros, e incluso que desempeñen su futuro posible trabajo como autómatas, porque eso es lo que se les ha enseñado.

Dichos trabajadores, que siempre han realizado sus actividades de la forma que han sido instruidos, y que nunca se han preguntado el porque estaban haciéndolo de esa manera, formarán en un futuro parte de la plantilla de alguna de las empresas que comentaba al principio. La empresa orgullosa de captar un nuevo trabajador recién graduado, le impartirá su forma de trabajo interna, y este, acostumbrado a aprender cómo se trabaja sin poner en duda la efectividad de esos procesos, trabajara sin rechistar acorde a sus nuevas directrices.

Pero un buen día, de repente, los directivos decidirán cambiar las metodologías de trabajo arcaicas que llevaban aplicando desde el origen de los tiempos, por otras que parecen mucho mas efectivas para esa misma labor. Orgullosos de tal hazaña, comunicarán a sus subordinados dichos cambios, empezarán a dar cursos de formación, etc. Pero esos empleados, que nunca se han cuestionado el porqué de las cosas, preferirán seguir haciendo el trabajo de la misma vieja manera. Seguirán haciéndolo como toda la vida lo han hecho, porque simplemente funciona. ¿Y para que cambiar algo que funciona?

Toda esta situación, causada por el extremo desarrollo de la capacidad analítica por parte de las universidades, genera trabajadores cualificados que generalmente sufren de un déficit practico en sus conceptos estudiados.

Y es que, tras un breve análisis, el éxito o fracaso de una empresa no depende de la tecnología que use, de las ideas que tenga, del capital financiero en el que se apoye, etc. Cada vez son mas las compañías que empiezan a valorar las aptitudes no técnicas que el candidato posee, dejando temporalmente al margen su formación técnica, títulos obtenidos, proyectos realizados, etc.

Una buena persona, con entusiasmo en lo que hace, que se esfuerza por ser eficiente en los trabajos de equipo, que siempre trata de superarse a si mismo y no tiende a dejar las cosas a medias, que entiende la importancia de estar en el lugar correcto a la hora correcta, que ayuda a sus compañeros en vez de quejarse, … aporta un valor añadido que las empresas buscan y que no todos poseen.

Y es que, teniendo a una buena persona entre tus empleados, y no solo a un buen profesional, se generan muchas mas ventajas que teniendo solo a un buen profesional.

Así que, sé diferente y marca la diferencia. Eso si, en tu mano está, que esa diferencia sea a favor o en contra.




BYOD no es solo tendencia empresarial

Cuando buscamos BYOD en Internet, la mayoría de los temas son sobre riesgos, seguridad, mejores prácticas, … pero todo ello enfocado a las organizaciones. Sin embargo, también hay otros ámbitos aplicables como el que vamos a tratar hoy: BYOD & EDUCACIÓN

flickeringbradbyodtriumph

Hace algunas décadas era impensable que algún alumno tuviese su móvil en clase y lo utilizase para buscar información (Aunque bueno, hace algunas décadas los Smartphones no eran nuestro pan de cada día pero ese es otro cantar). A día de hoy, hay colegios que alquilan dispositivos para alumnos que lo necesiten o incluso en cada aula tienen unas tablets para consultar lo que deseen. Como ejemplo, mi primo de 13 años. Ellos en el colegio tiene un iPad para cada alumno. No tiene libros, tiene iPad que se lo han prestado en el colegio para el curso académico. Me quedo un poco en shock cada vez que me dice que no tiene libros de texto en…2º de E.S.O. ¡Llamadme antigua!

Todo esto, se prevee que cambie. Se ha estimado que de aquí a dos años, cada alumno se llevará su dispositivo School Uniformsde casa y trabajará con él en clase. Volvemos al problema de siempre: ¿Si pueden utilizar el móvil en clase «para buscar información como si fuese la enciclopedia Espasa» quién dice que no estén en realidad chateando, viendo vídeos, jugando online, etc.? Esta es en realidad una de las resistencias por la cual todavía no está establecida totalmente la política BYOD. Los profesores consideran que en vez de enriquecer o aumentar la productividad en las aulas, lo que ocurrirá será todo lo contrario. Posiblemente, si a alguien entre 13-17 años le dejas utilizar su móvil personal en clase cuyo interés por la asignatura o asignaturas en cuestión es nulo, seguramente hará de todo menos atender en clase. Profesor, todos hemos sido adolescentes y esto ya pasaba sin teléfonos en clase ni tablets ni ordenadores. Si alguien no quiere atender en clase no lo va a hacer, con móvil o sin él. Pasa incluso en clases de la universidad cuando llevas tu propio portátil. El caso es que llega una edad en la que entra en juego la responsabilidad, por eso, de momento, la tendencia BYOD tiene más tirón en un entorno corporativo que en uno educacional.

Aun así, ya hay colegios, institutos y centros de formación, entre otros, aplicando esta técnica ya que:

  • supone un ahorro tremendo en costes de dispositivos de alquiler (ya no hay que comprar 20 iPads por clase)
  • más responsabilidad de los alumnos a la hora de cuidar los dispositivos (no es lo mismo que algo sea tuyo a que te lo dejen)
  • resulta amigable para el alumno utilizar algo que ya conoce bien.

Estos centros son los que han decidido adoptar este modelo como una ventaja y pensando que los dispositivos electrónicos son una herramienta útil para el aprendizaje. Estos centros, en vez de resistirse al cambio, lo han aceptado sabiendo que esto sirve para potenciar el aprendizaje de los alumnos y un apoyo a la hora de dar clase (tengamos claro que no es un sustituto). Obviamente, todo está regulado y tiene una seguridad estricta con sus debidos controles, pero esto me daría para escribir otro artículo entero.

El tren de la tecnología se involucra cada vez más en temas de educación, ¿lo cogemos o no?

Simpson

Haz click en la imagen para ver el futuro no tan futuro