Cómo integrar la propiedad intelectual en una empresa

Download PDF

En el post anterior hablé sobre los diferentes derechos de protección que contempla la propiedad intelectual actualmente. En este me centraré en explicar la influencia que esta tiene en el negocio y cómo se debería integrar dentro de la empresa.

Debido al entorno competitivo en el que se mueven las empresas hoy en día, la innovación se hace casi imprescindible. Identificar, desarrollar y el aprovecharse de nuevos productos o servicios innovadores es lo que llevará a la empresa a alcanzar el éxito. [1] Es aquí donde entra la utilidad de la propiedad intelectual a través de la protección mediante patentes, marcas u otras formas para tener protegidos estos nuevos servicios o productos de la competencia.

La creación de una nueva empresa comienza tras una idea innovadora sobre un producto o servicio. Tras esto tienen lugar numerosos procesos (diseño, desarrollo, pruebas) hasta la comercialización del mismo. El uso de la propiedad intelectual es imprescindible en cada una estas fases si se quieren obtener los mejores resultados económicos. [2] Por ejemplo, en la fase de diseño es probable que se diseñe el logo del producto, el cual habría que proteger.

Una vez que empecemos a desarrollar nuestros productos o servicios nos deberíamos hacer la siguiente pregunta, ¿cómo podemos implementar la propiedad intelectual? Para dar respuesta a esta pregunta la OEPM (Oficina española de patentes y marcas) ofrece una interesante guía de buenas prácticas para integrar la propiedad intelectual en la empresa a través de 10 consejos [3]:

1.Sea consciente de su capital intelectual: haga una lista con todos los activos que considere que deben estar protegidos.

2.Conozca qué es la propiedad intelectual: conocer las diferentes categorías en las que se divide la propiedad intelectual como pueden ser patentes, marcas y diseños industriales.

3.Proteja sus activos intangibles: indispensable proteger tus activos para evitar que terceros se beneficien de tu trabajo.

4.Elija la mejor protección para sus activos intangibles: elegir cuidadosamente aquellos activos a proteger. Hay que evaluar los diferentes países en los que se quiere obtener protección y tener en cuenta el coste económico de obtenerla.

5.Obtenga la protección: rellenar la solicitud y enviarla a la oficina nacional de registro oportuna. En caso de que se desee comercializar en otros países será necesario enviar una solicitud a la oficina de registro de cada país o hacer uso de los tratados acordados por la OMPI.

6.Integre la propiedad intelectual en su estrategia: una buena estrategia debería al menos poner en marcha un mecanismo para identificar los activos de la empresa que pueden ser protegidos, analizar su valor y decidir si protegerlos o no en función de esto.

7.Utilice la información sobre propiedad intelectual: conocer las diferentes patentes registradas por los competidores puede ser una fuente valiosa de información para tu empresa, ya que permite conocer el nuevo producto que van a  sacar a la venta antes de que se produzca. Del mismo modo, es necesario antes de diseñar un nuevo producto llevar a cabo una comprobación de que no infringe la ley de propiedad intelectual para evitar posibles demandas y pérdida de tiempo. La mejor manera de comprobar esto es a través de las siguientes cuatro reglas [5]:

  • No existe ningún otro producto del mismo tipo con la misma marca registrada.
  • El producto no hace uso de una patente registrada.
  • No se infringen derechos de autor o de indicación geográfica.
  • No se utiliza ningún diseño ya registrado.

8.Cree valor con sus derechos sobre propiedad intelectual: es imprescindible obtener un retorno económica tras la inversión económica realizada para obtener la protección. Una forma podría ser la venta de licencias para la explotación de la propiedad intelectual.

9.Haga valer sus derechos sobre su propiedad intelectual: buscar a posibles infractores y buscar una solución. En primer lugar se puede intentar negociar con el infractor con el objetivo de que remueva sus productos, los cambie o obtener una suma de dinero a través de la venta de una licencia de uso. Si esto no tiene éxito, el siguiente paso es acudir a los tribunales y exigir la retirada del producto así como una compensación económica. [5]

10.Consulte a expertos: debido a la complejidad de la ley y sus constantes cambios es necesario contar con abogados expertos en la materia. En caso de que la empresa opere en varios países, es necesario tener en cuenta que la ley no es igual en todos, por lo que es recomendable contar con asesoría legal dentro de cada uno de ellos. Cabe destacar también otras organizaciones a las que se puede consultar como las Oficinas de la Propiedad Intelectual o Centros de información sobre la Propiedad Intelectual.

En definitiva, la empresa debería ser capaz de usar la propiedad intelectual a su favor para obtener el máximo beneficio posible, usando los menos recursos económicos posibles. Es necesaria una estrategia que tenga en cuenta la propiedad intelectual desde la creación de la empresa hasta la venta de sus productos o servicios y la expansión internacional. [4]

Referencias:

[1]https://economictimes.indiatimes.com/small-biz/legal/relevance-of-intellectual-property-for-business/articleshow/49563911.cms

[2]http://www.innovaccess.eu/importance-of-ip-in-business

[3]http://www.oepm.es/export/sites/oepm/comun/documentos_relacionados/Publicaciones/Folletos/Guia_Buenas_practicas.pdf

[4]https://www.wipo.int/export/sites/www/sme/en/documents/wipo_magazine/01_2002.pdf

[5]http://www.innovaccess.eu/importance-of-ip-in-business?t=how-ip

Blockchain: Riesgos asociados (3/5)

Download PDF

Buenas de nuevo! Si eres un nuevo lector y no has leído mis anteriores entradas, te invito a que te acerques a las anteriores entradas. En la primera entrada [enlace], hablé de qué era Blockchain; la arquitectura que tenía, cómo funcionaba y sus respectivos beneficios. Después, en el segundo artículo [enlace] (anterior a este) realicé una reflexión para primeramente comprender los riesgos y después ver qué directivas e iniciativas regulativas existían para proteger y guiar a toda organización que estuviera interesada en incluir estas “cadenas de bloques”; además hice un pequeño análisis donde ya identificábamos algunas cuestiones que planteaban si realmente existía una compatibilidad con la ley RGPD.

Volviendo al presente, el objetivo de este post será identificar los riesgos potenciales asociados a Blockchain. Pero antes de nada, veamos qué es un riesgo:

“Contingencia o posibilidad de un daño” [1]

Entonces, todo aquello que pudiera ser un problema por el daño que supone se define como eso mismo. Dentro del contexto empresarial, más concretamente en Sistemas de Información, me gustaría hacer especial hincapié en que los riesgos no sólo están en la tecnología como buenamente se suele pensar.
Es obvio asumir que utilizar una tecnología concreta debes aceptar que esta puede fallar. Sin embargo, existen más actores rodeando no sólo a las tecnologías sino que también a las propias organizaciones y sociedades a las que forman y donde están. Por otra parte, ya en 2016 ISACA había identificado riesgos potenciales, de los que hablaré a continuación. Muestra de ello, se expone la figura 1[2], que básicamente es un Heatmap donde en función de la probabilidad y el impacto se muestran los riesgos para Blockchain:

ISACA Blockchain Risks

Figura 1: Tabla de riesgos para Blockchain en función de la probabilidad e impacto.

 

La tabla se interpreta de la siguiente manera: “cuanto más rojo, mayor cuidado” hay que tener, mayor riesgo e impacto implican. Como si fuera un semáforo de riesgos.

Según ISACA, podríamos ponderar en varios niveles estos riesgos. En un primer nivel (en color rojo), se encuentran el control de cambios, las vulnerabilidades y la gestión y control del cambio. En un segundo nivel (en color “ámbar”), se encuentran los riesgos asociados a la pérdida de control y cumplimiento legislativo. En un tercer nivel, riesgos asociados a la privacidad y retención de la información además de la encriptación, entre otros.

Es algo lógico; primeramente, hay que gestionar el cambio de paradigma que implicaría dentro de una organización. Después, ¿Sirve para toda la infraestructura de la que se nutre la organización?¿O sólo en parte? Desde luego, son preguntas que al menos, deben ser planteadas. Después, al ser una tecnología tan vanguardista, desconocemos por donde flaquea. ¿Y si se detectase una vulnerabilidad? ¿Estaríamos dispuestos a asumir este riesgo?

 

Desde un punto de vista legislativo, se deben tener en cuenta las directivas y leyes. Las tecnologías, pertenecientes a corporaciones, deben cumplir sus responsabilidades legales. Ejemplo de reglamento lo es la RGPD (por nombrar una, no por ello única). Si esta cambia, la manera en la que Blockchain está diseñada para nuestro caso de uso debe ser al menos analizada y ver si realmente no tiene implicaciones; en caso contrario, se debería abordar todo un proyecto de adecuación (como ya se ha ido viendo con el boom de los cookies). La incorporación de Blockchain ya tendrá un ROI bastante alto y la Empresa deberá tener especial interés en mantenerlo en producción, esto es, mucho valor tendrá que aportar BlockChain para asumir este riesgo tan alto.


Por último, discutamos los riesgos de color verde. Es evidente que habría que plantearse la generación de claves y cómo gestionarlos. ¿Quien se responsabilizará de eso?¿Cada cuanto se generarían nuevas claves, si es que se hacen?¿Qué pasaría si la clave pública se fuga?[3] Además, ¿Quienes serían los agentes verificadores?¿Por qué ellos?¿Tendrían más responsabilidades?¿Serían personas o sólo máquinas, de manera automática? A todo esto, habría que añadirle una serie de cuestiones en torno a la capa de persistencia: ¿De qué manera persistimos esta información?¿Bajo qué condiciones validamos? En definitiva, existen muchísimos riesgos que, desde luego, hay que tratar de abordarlos antes de dar pie a la implantación de esta tecnología. Hay que valorar si realmente merece la pena invertir en esto mismo, si realmente aporta valor y utilidad directa. Hay que mantener la prudencia, no vaya a ser que demos un paso en falso.

En el próximo post hablaré de los controles que se pueden aplicar para los riesgos en esta tecnología. Hemos identificado varias cuestiones que deberán ser abordadas, intentaremos minimizar o al menos mitigar los mismos.

1. Real Academia de España, Buscador de RAE, http://dle.rae.es/?id=WT8tAMI, acceso el 22 de noviembre de 2018.

2. Blockchain and Risk (Mike Small CEng, abril 2016), https://m.isaca.org/chapters8/Northern-England/Events/Documents/blockchain.pdf., acceso el 22 de noviembre de 2018.

3. “Seguridad de contactos inteligentes basados en Blockchain II – Vulnerabilidades y riesgos” (Stefan Beyer, marzo de 2018), https://www.securityartwork.es/2018/03/20/seguridad-de-contratos-inteligentes-basados-en-blockchain-ii-vulnerabilidades-y-riesgos/, acceso el 22 de noviembre de 2018.

Gestión del fracaso: la asignatura faltante

Download PDF

Tras cursar las primeras horas de clase de exposición, hemos visto que se han tocado varios puntos interesantes, pero ha habido uno que creo que, al menos para mí, destaca sobre los otros. Este punto casi pasó inadvertido durante toda la clase, pero considero que es un tema muy importante como para dejarlo fuera. Estoy hablando precisamente del fracaso, más en concreto, de la falta de él.

No me malinterpreten, no estoy hablando de que en la vida la gente tenga que fracasar, me refiero a que nunca, en mis años de estudios (que no son pocos), nadie me ha dicho nada de qué hacer en caso de fracasar. Parece que el fracaso es, en general, un tema tabú. Pero ¿Por qué es esto? En mi opinión, hay varias causas:

  • Primero, la propia sociedad nos enseña a que el fracaso hay que evitarlo, de cualquier modo; y, por tanto, que llegue a ocurrir es completamente inaceptable, y debido a esto, nunca se debe de enfrentarse a él, básicamente porque nunca puedes fracasar.
  • Segundo, también estimo que esto puede llegar a ser fruto de nuestra propia mente, influenciada por el punto número uno, donde consideramos que no seremos “socialmente aceptados” si fracasamos; y como vivimos en una sociedad, no nos van a aceptar.

Todo esto genera el denominado “miedo al fracaso”, hecho que nos limita enormemente en nuestra vida. Este miedo al fracaso puede llegar a generar un gran estancamiento, ya que, por el propio hecho de fracasar, no llegamos a intentar salir de nuestra “zona de confort”, donde sabemos que estamos seguros, y que, si salimos, podemos acabar abrumados, sin saber qué hacer, y en última instancia, fracasar. E incluso, esto último puede ser contraproducente, ya que, en la sociedad actual, al ritmo que avanzan las cosas, puede que te termines quedando obsoleto en poco tiempo, lo que termine generándote problemas para poder mantenerte con las tendencias, y finalmente, terminar fracasando en tu vida profesional, precisamente por intentar ser cautos.

Como ya he mencionado anteriormente, el fracaso siempre terminará apareciendo, pero ¿Qué podemos hacer? La respuesta: depende. Hay ciertas ocasiones donde una simple conversación puede llegar a solucionar el problema, y hay veces que no es tan fácil llegar a una solución; aunque estoy seguro de que, en la mayoría de los casos, que, con una conversación, planteada de la manera apropiada, podría llegar a resolver el problema, ya que, generalmente, se puede retrasar una fecha de entrega, para poder terminar el trabajo. Pero la pregunta que a mí me surge es ¿Por qué nunca nadie te ha dicho qué hacer? ¿Por qué nunca ha habido nadie que te enseñe a afrontar ese fracaso, e intentar resolver ese problema?

Yo desde este teclado, y sin ser pedagogo, ni sabiéndolo todo (ni mucho menos), consideraría que, en algún punto de nuestra vida como estudiantes este problema tendría que ser, al menos, mencionado y tratado, no dejarlo simplemente apartado, esperando que nunca llegue a afectarnos. A lo mejor incluso, introducirlo como asignatura, donde el único objetivo es que los alumnos fracasen, y así, aprender a afrontar esa situación.

Ahora bien, ¿Esto funcionaría? Pues sintiéndolo mucho, no lo sé. Pero desde luego creo que, al menos así podríamos perder ese “miedo escénico” que hay al fracaso, para así poder ser unos mejores profesionales en el futuro, es decir, de este modo, al menos sabremos qué hacer en caso de que no lleguemos a esa meta.

Gestión del Conocimiento

Download PDF

En esta ocasión me gustaría hablar sobre la gestión del conocimiento a nivel empresarial, su importancia, relación con los objetivos de la empresa, sistemas de información… Ya que en el mundo de la tecnología acostumbramos a centrarnos mucho en las tendencias, en métodos de dirección, formas de hacer negocio, contratar trabajadores eficientes, los mejores sistemas… Pero nos olvidamos del mayor tesoro de la empresa: el conocimiento que posee. Lo que sabe una empresa es lo que permite ser competitivo, lo que le permite hacer las cosas bien, y muchas veces no se gestiona correctamente, hay fugas, se pierden oportunidades…

Antes que nada, voy a presentar una serie de definiciones que considero necesarias para entender el texto:

  • Dato: Los datos son la mínima unidad semántica, y se corresponden con elementos primarios de información que por sí solos son irrelevantes como apoyo a la toma de decisiones. También se pueden ver como un conjunto discreto de valores, que no dicen nada sobre el por qué de las cosas y no son orientativos para la acción. Ejemplos: un número de teléfono o el nombre de una persona, sólo, sin contexto ni nada.
  • Información: conjunto de datos procesados y que tienen un significado (relevancia, propósito y contexto), y que por lo tanto son de utilidad para quién debe tomar decisiones, al disminuir su incertidumbre. Los datos se pueden transforman en información añadiéndoles valor.
  • Conocimiento: El conocimiento es una mezcla de experiencia, valores, información y know-how que sirve como marco para la incorporación de nuevas experiencias e información, y es útil para la acción. Se origina y aplica en la mente de los conocedores. En las organizaciones con frecuencia no sólo se encuentra dentro de documentos o almacenes de datos, sino que también esta en rutinas organizativas, procesos, prácticas, y normas.
  • Propiedad Intelectual: ideas, productos… fruto de la creatividad, que pueden ser fruto de negocio. Esto puede incluir el ámbito artístico, la música… Pero en nuestro caso, nos vamos a centrar en las ideas que pueden suponer la creación de productos propios de una organización, y por tanto oportunidad de negocio.
  • Sistema de información: Un sistema de información es un conjunto de elementos que interactúan entre sí con el fin de apoyar las actividades de una empresa o negocio.

Una vez aclarados ciertos conceptos podemos pasar al tema que nos compete. Cuando pensamos en los activos más importantes de las organizaciones siempre pensamos en los sistemas que posee, hardware y software de alta calidad y prestaciones, trabajadores competentes, grandes jefes… Pero el mayor activo de una empresa es su conocimiento. Y, en mi opinión, principalmente los know-how y la IP (Propiedad Intelectual), así como las buenas prácticas. De poco sirve tener buenos trabajadores si estos no comparten lo que saben, si no se gestionan correctamente las ideas generadas y se pierden, y si se llega a un correcto funcionamiento de departamentos o grupos de trabajadores, pero no se registra y se comparte el sistema por el cuál está funcionando todo tan bien. El conocimiento no compartido es conocimiento perdido.

Así pues, desde el punto de vista del know-how y las buenas prácticas, es necesario asegurar el registro y la disponibilidad del conocimiento, fomentar espacios y condiciones adecuadas para el intercambio de conocimientos, así como proveer las condiciones para compartir y crear nuevo conocimiento. Esto se puede hacer, por una parte, haciendo uso de “técnicas” o formas de fomentación de interacción entre trabajadores, como pueden ser las reuniones, pequeñas “fiestas” u otras formas de interacción social dentro del ámbito profesional. Pero, por otra parte, esto puede hacerse mediante el uso de sistemas informáticos. El uso de intranet, extranet, data mining, IA, sistemas de soporte para la toma de decisiones… Todos conocidos y usados en muchos casos, pero sin conocer realmente la importancia que pueden llegar a tener. Hay que buscar que el trabajador se sienta parte de la empresa, genere ideas, conocimiento, lo registre, lo comparta y haga uso del conocimiento existente.

Por otra parte, centrándonos en la IP, es importantísimo asegurar su correcta gestión. Seleccionar un lugar de almacenamiento seguro, realizar correctamente el procesado de la información que puede ser de interés para el desarrollo de productos, facilitar el acceso al mismo por parte de las personas que lo necesiten, gestionar los controles de acceso, asegurar la seguridad de la infraestructura… Además de todo esto, es interesante tener en plantilla, o realizar una contratación externa, personas que conozcan este ámbito, y puedan ayudarnos a gestionar nuestros productos, tanto legalmente como desde el punto de vista de gestión general.

El conocimiento tácito existente en las personas es esencial en el buen funcionamiento de una organización, y este se pierde si estas personas dejan la organización, además de que no se aprovechan de manera adecuada y puede llevar a cometer los mismos errores. Para ello, por ejemplo, se puede hacer uso de la documentación de conocimiento, la publicación de manera interna en la empresa por medio de sistemas de compartición…

Desde el punto de vista clásico de los sistemas de información, como sistema de apoyo a la dirección de la empresa/departamento y la ayuda en la toma de decisiones, el concepto de conocimiento resulta esencial. Pero no bastan con contar con un buen sistema que procese rápido, la información generada debe ser analizada y se debe llevar a cabo una correcta reflexión por parte de las personas, se debe llegar a ciertas conclusiones, y si este conocimiento generado resulta de interés, compartirlo e incluso utilizarlo para realimentar el sistema de información.

En resumen, la gestión del conocimiento puede ayudar a cualquier empresa, y en muchos casos puede ser esencial para el éxito de la organización. Para ello, se debe hacer un uso correcto de los sistemas de información y los sistemas informáticos en general, seguir una pautas y corregir nuestro camino cuando sea necesario apoyándonos en el conocimiento generado dentro de la empresa.

Sistemas de Información, “y parecía solo informática…”

Download PDF

Con ánimo de sumar una entrada más a este blog y confluir en ideas, conocimientos y puntos de vista con el resto de los escritores digitales y por su puesto con los lectores, venía hoy con especial interés a hablar sobre las variables (guiño informático) a tener en cuenta en el cambio de jerarquías. El cambio de jerarquías que una empresa puede potencialmente sufrir cuando se desea pasar de una arquitectura o jerarquía vertical a una horizontal. Un sistema de información es al fin al cabo un conglomerado de diferentes elementos que están diseñados para ayudar, facilitar y/o beneficiar a un determinado usuario/cliente. Un sistema de información puede ser visto como una entrada, un procesamiento y una salida. ¡Pero eso…! ¡Eso es de libro! Y precisamente por ello, no te lo has de olvidar. Sin embargo, y dicho lo cual, uno de los pilares que sustenta un sistema de información son las personas. O al menos, así está pareciendo calar más en las organizaciones, el foco da lugar a pensar que las empresas se toman quizá un poquito más en serio las personas. La integración de diferentes sistemas de información en una empresa es capital para definir una ruta en la estrategia de negocio así como para calibrar cual va a ser la ruta o el destino de una organización: si el precipicio, o la cúspide.

En relación a la jerarquía interna de una empresa, ésta también has de tenerla en cuenta y muchas veces es más importarte partir de una buena base que intentar paliar tus debilidades con diferentes sistemas de información que pudieran asemejar una buena conducta dentro de tu PYME, empresa o chiringuito 😀

image001Lo habitual es encontrarse una jerarquización por departamentos, con diferentes jefes de proyectos, con un CEO allí arriba (sí, sí, allí arriba en la puntita), CIO de por medio, etc. En mi super humilde opinión, a lo mejor una empresa con jerarquía horizontal pudiera ser más amigable, productiva, o al menos podríamos tildarla de futuro. No sé, lo desconozco, igual me equivoco. En definitiva, una horizontal (plana) otorga a los empleados diferentes habilidades como la de la toma de decisiones, estos mismos son impulsados por objetivos fijados o establecidos por ti mismo, redunda en una alta motivación, alta colaboración entre iguales, focalización en el conocimiento etc.

Las variables de cambio a las que me refería al principio de este post, se tratan de unas que convendría que apuntaras en una hojita de papel para que fueras reflexionando sobre ellas en algún momentito o al menos, mientras te duchas, que no tienes realmente nada en lo que pensar mientras tanto. El cambio de una estructura vertical a una plana (horizontal) puede ser impulsada por un empleado o por gente en niveles quizá más altos (¡o al menos eso se pretende!). En dicho cambio, debieras ser capaz de seducir, confiar y conversar con los que te rodean e intentar tener un feedback sobre el cambio de jerarquía. La cordialidad prima, así como la tranquilidad (por dentro y por fuera) de la persona y la paciencia de la misma. Si tienes esos ingredientes, todo apunta a que acabarás haciendo un pastel de postre de lo lindo. Para chuparse los dedos. ¡Aunque, tal y como estarás pensando ahora, es cierto que ponerlo negro sobre blanco muchas veces es más fácil que ponerlo en practica. ¡Pero bueno…! Al menos es un comienzo.

Dicho lo cual y pasando a continuación a hilar conceptos relacionados con los sistemas de información y las empresas, otra cosilla que me ha llamado la atención en los últimos días es el término de liderazgo. Pasar de ser un “jefe” (the boss, the super boss!) a ser una figura que lidera y guía a un conjunto de personas es cambiar tu forma de pensar. ¡Uhmm…! De jefe a líder, puede que ya no estés subido en la silla esa de los árbitros de los partidos de tenis, ahora estás en sobre el terreno, junto a los jugadores.

silla-de-juez-arbitro-hierroOtro tema del que me gustaría hablar y también relacionado con el trabajo y la colaboración entre diferentes grupos o entidades es la gestión del incumplimiento! He de ser sincero conmigo mismo, creo que no había oído o al menos no recuerdo el termino como tal tan nítidamente en el pasado. Es algo fundamental y algo con lo que te ahorras unos años de envejecimiento. Todo ello no solo a nivel “empresarial”, sino en la vida misma, muchas veces te encuentras en el escenario de que alguien te podría estar diciendo o avisando sobre una determinada cosa que no sabes y que ellos sí y que por simple pasotismo no te lo mencionan lo que lleva a falsas expectativas o decepciones cuando llega una fecha X. En resumen, la gestión del incumplimiento es aquellos que como persona has de hacer y preocuparte por ello cuando trabajas, convives o tienes una relación con algunas empresa (o persona). Me gustaría relacionar la gestión del incumplimiento con la palabra confianza de mi post anterior en este blog. Si tienes confianza en alguien, éste último debiera ser capaz de avisarte con antelación cuando exista un percance, imprevisto o que simplemente las fechas no le encajan tan bien como antes le encajaban en la agenda. Y todo eso señoras y señores, es la gestión del incumplimiento. Algo que todos tendríamos que poner en practica desde hoy mismo.

¿Y que hay de la zona de confort? Sí sí, no es eso, no. El sofá es para los fines de semana. Me refiero a la zona de confort individual, no, no, la butaca no. La susodicha zona de confort es aquel ambiente, entorno o hábitos rutinarios donde nos sentimos cómodos y controlamos la situación. Cuando ponemos un pie sobre un terreno movedizo, no habitual, diferente a lo rutinario y/o en un entorno desconocido es cuando se dice que hemos salido de nuestra zona de confort. Introduzco este término porque se que es conocido por mucha gente y que inconscientemente nos dejamos atraer por su fuerza y nos acabamos pegando como un velcro a dicha zona. Para despegarte de la fuerza que tiene dicho imán, has de procurar tener confianza en ti mismo, ¡ante problemas complejos, soluciones simples! Pon una estrategia en tu vida también, se paciente y atrévete.

¡Aunque! Tal y como he comentado antes, decirlo es fácil más aún cuando personalmente quizá no hayas puesto en practica esto, ¿nos ponemos en marcha?

¡Hasta la próxima! 😉

Referencias:

  • Contenidos vistos en clase (vídeos, experiencias del docente, lecturas).
  • Material de apoyo de la asignatura (“Sistemas de Información”, Manuel Peralta; “Sistemas y tecnologías de la información”, Henry Jesús Mendoza Pacheco)

Soluciones aplicadas a BYOD

Download PDF

Cuando pensamos en llevar nuestros dispositivos personales al trabajo, de primeras, pensamos que es una ventaja porque no tenemos que ir con dos móviles en la mano todos los días (o con la tablet corporativa), dominas mejor el dispositivo, etc. Sin embargo, cuando nos toca realmente utilizarlo empezamos a ver que no todo es tan ventajoso. Puede que llegues un día al trabajo y descubras que haya archivos que han sido borrados remotamente de tu dispositivo debido a que la empresa no los consideraba seguros.

byod-100340420-orig

La fama e importancia del fenómeno BYOD ha permitido que los trabajadores lleven sus propios móviles al trabajo, pero también ha hecho que las políticas de seguridad sean más estrictas no solo a la hora de gestionar la seguridad de los dispositivos sino también los contenidos dentro de ellos.

¿Hay alguna manera de separar los datos personales de los empresariales en el mismo dispositivo? Afortunadamente, la hay. A día de hoy, encontramos distintas aplicaciones que ayudan a integrar BYOD sin afectar la privacidad de los usuarios.

Como ejemplos:

samsung-knoxSamsung KNOX: haciendo uso del mismo dispositivo, separa vida personal y profesional. Esta aplicación cumple con todos los requisitos de seguridad que los datos y aplicaciones de la empresa necesitan. Protege la información profesional encriptando los datos profesionales e inhabilitando el intercambio de información entre las diferentes aplicaciones.

 

Android for work: es una plataforma de administración de la movilidad empresarial (EMM: siglas de Enterprise android-for-work-crop-100570003-largeMobility Management) que permite a las empresas ofrecer una experiencia móvil segura, productiva y variada a sus empleados. Separa y asegura los datos, administración remota, etc. Google ofrece una solución de Android for Work lista para usar con su paquete de aplicaciones de productividad Google Apps for Work. Como dato, las empresas que no disponen de Google Apps for Work deben elegir un proveedor de EMM distinto a Google para que les proporcione las herramientas necesarias para gestionar su implementación de Android for Work. Algunos ejemplos de proveedores son: OKTA, SAP, SOTI, …

Hay bastantes más soluciones (mínimo unas 20), pero éstas resultan las más “sencillas” y prácticas de implementar y entender. De todas formas, puede que sea porque la política BYOD y estas herramientas son relativamente recientes, pero los empleados, de momento, encuentran confusa y poco práctica la división de espacios dentro de sus dispositivos. Como consecuencia, a veces ocurre que guardan sus contenidos personales dentro de la ”zona” profesional y cuando la empresa decide borrar ciertos contenidos corporativos almacenados en los dispositivos desaparece también buena parte de la información personal.  Se espera que sea cuestión de tiempo y estas soluciones sean implementadas, bien acogidas y correctamente utilizadas en la mayoría de los casos.

Only Time Will Tell…

Feature_Image_MDM_BYOD_Excitor

Piénsalo

Download PDF

Ayer leí una frase que directamente me transportó a algunas de las conversaciones y temas que hemos tratado en la asignatura de SIE. Aquí tenemos la fotografía:

SIERichard Branson fue el fundador de Virgin Records (Discográfica británica). A día de hoy, posee Virgin Group que lo componen más de 360 empresas. Por lo cual, algo de razón tendrá con esa frase.  O no. La verdad que no conozco a nadie que trabaje en cualquiera de sus compañías así que, en principio, me voy a creer lo que dice.

 

Me gusta esta frase para enfocar mi primera entrada del blog en las personas, como no. A veces, nos preguntamos porqué las empresas se centran en tener a los clientes contentos. Y diremos, hombre, porque gracias a ellos la empresa se mantiene donde está. Sí pero, ¿cómo haces que tus clientes estén contentos? ¿por qué, de repente, no se ha entregado lo correspondiente en el plazo? ¿Será realmente porque se ha estimado mal y porque los trabajadores no han hecho su trabajo? ¿Por qué no han hecho su trabajo? ¿Porque no están contentos? ¿ Qué pasa para que un trabajador no tenga una actitud positiva ante los problemas o retos a los que se enfrenta?

Aunque la frase de este magnate vaya más dirigida al mundo de empresa, os animo a que bajemos esa frase a nuestra vida cotidiana. A cada día que pasa, personalmente, me doy cuenta de que da igual lo importante que seas,  lo grande que quieras llegar a ser  o lo bueno que eres en tu trabajo sino tienes unos mínimos valores enfocados, por ejemplo, en la empatía , en el respeto, en el “no ataque”. Como se suele decir, trata a los demás como te gustaría que te tratasen a ti. Frase típica pero parece que nos olvidamos fácilmente de ella…