¿Qué significa formar parte de un equipo o de un grupo?

Download PDF

Hoy voy a hablar acerca de lo que para mí significan los términos grupo y equipo, y de las diferencias que para mí hay entre ellos. Para poder explicarlo de otra forma me voy a permitir la libertad de llevarlo un poco a el mundo del fútbol para poder ilustrarlo todo con un ejemplo.

Pensemos en dos equipos españoles de fútbol el Madrid y el Barcelona, al fin al cabo se pueden interpretar como grandes empresas, ya que todos sabemos cuál es su principal objetivo en el fútbol moderno que es el ganar dinero a toda costa. Vale ahora comencemos a pensar en los términos grupo y equipo, en el caso del Barcelona se aprecia que todos contribuyen y juegan por el bien común es decir como un verdadero equipo, en caso contrario tenemos al Madrid que es un grupo ya que está lleno de individualidades y todos buscan lo mejor para ellos. Por tanto, aquí tenemos la primera gran diferencia entre los términos, en un equipo todos trabajan codo con codo por intentar conseguir lo mejor de esa unión, frente a un grupo en el que cada uno al final siempre mira por su persona antes de tener esa visión general.

Otra de las cosas que un equipo debe tener, es el reconocer el trabajo que realizan sus miembros y lo que han aportado cada uno de ellos a esa empresa, lo que en el caso del Madrid por ejemplo en los últimos años hemos visto que no ocurría con los casos de jugadores de la casa como Casillas o Raúl que habían dado todo por ellos. Esto como en el mundo del fútbol también ocurre en el mundo de las empresas ya que los trabajadores y los clientes, es decir las personas son el mayor activo de la compañía y en muchas ocurre que se les trata como meros objetos o números en una factura, y una vez que se obtiene lo que se quería de ellos “si te he visto no me acuerdo”. Esto en un verdadero equipo no ocurre, ya que se reconoce un sentimiento de amistad o de segunda familia entre los miembros del mismo y por lo tanto se respeta y se reconoce el trabajo realizado. Llevado de nuevo al mundo del fútbol, como en el caso del Madrid no se ha realizado el caso del Barcelona en el que si se valora a los jugadores por lo que verdaderamente son y no únicamente como el número de goles o número de camisetas que venden a final de temporada es un ejemplo de cómo debe actuar un equipo.

gracies-xavi-barcelona

Otra de las cosas que caracterizan a un equipo frente a un grupo es el tener clara la forma en la que se debe trabajar y actuar para alcanzar los objetivos, y el tener un plan claro de cómo lograrlos. Por ello el tener clara la estrategia a seguir y el trabajarla antes de comenzar a realizar cualquier trabajo es algo que diferencia claramente a un equipo de un grupo. Por tanto, llevándolo otra vez al mundo del fútbol y prometo que es la última vez que lo hago, cuando ves jugar al Barcelona sabes antes de ver el partido y tienes claro a lo que va a jugar, porque tienen inculcada esa forma desde hace muchos años, tienen definido un claro plan estratégico y lo siguen. En el caso contrario, cuando ves jugar el Madrid es todo lo contrario puedes esperarte cualquier cosa y no tienen definido un plan claro, sino que el mismo va cambiando sobre la marcha.

Para finalizar, está claro que hay grandes diferencias entre un equipo y un grupo, y que ha todo el mundo le gustaría decir cuando realiza cualquier trabajo que forma parte de un equipo. Creo que es lo que toda empresa debería buscar ya que de esta forma el trabajo se realiza de forma más cómoda y se tiene mayor predisposición a trabajar, por tanto, podríamos decir que esto ayuda a estar más cerca de lograr objetivos, ¿y no es esto lo que toda empresa ansia lograr?

Confianza, PESI, ¡¿y Eduard Punset!?

Download PDF

¡Me encantaba ver a Eduard Punset en Redes! Capitulo tras capitulo, la musiquilla con la que empezaba cada capitulo, la introducción, la cita célebre y sobre todo las garras de Eduard y su característica forma de explicar y plasmar sus palabras! Muy gracioso la verdad. La pena fue cuando en 2014 dejaron de emitirla, ¿¡que iba a hacer a la noche después de cenar cuando me ponía con un vaso de leche caliente a ver lo capítulos con los pies recostados en alto y con una bata bien tapado?!

Introduzco este programa porque era un espacio de contenido científico y tecnológico que me encantaba y que tocaban diferentes áreas del cerebro, del comportamiento humano, de la falsa percepción del tiempo, el subconsciente, etc, guiado por nuestro divulgador científico más mediático, Eduard Punset. Es en clase cuando hemos hablado superficialmente sobre temas no tan tangibles como la confianza, sinceridad, la percepción de uno mismo y de su entorno y la edificación de nuestro propia versión del mundo al más puro estilo caverna de Platón, que me ha venido a la cabeza aquellos bonitos momentos de Redes.

¡¿Qué es la confianza?! A nivel antropológico, ¿cómo un ser vivo, cómo el homo-sapiens, puede dejarse convencer por otra persona? No podemos remediar los instintos más básicos de un ser vivo, como la defensa personal, instinto de supervivencia, etc. El cerebro capta unos inputs que ha de procesar y en base a todos los movimientos, percepciones, palabras, sonidos, gestos y experiencias previas, el cerebro se lo creerá o no. Al fin y al cabo, lo que hay son conexiones cerebrales excitadas por impulsos eléctricos precipitados por acciones del exterior (entorno). Cierto es también que siempre habrá un sexto sentido dentro de nosotros que nos hará dudar (al menos) de una determinada persona a primera vista.

Todos nos sorprenderíamos de la rapidez que tomamos (o toma nuestro cerebro por nosotros) decisiones y/ conclusiones: una décima de segundo en reconocer la emoción que otra persona está sintiendo (enfado, tristeza,..) y nada más y nada menos que 8 segundos para sacar nuestras primeras conclusiones sobre la persona que tenemos enfrente (si nos cae bien o nos cae mal) en un encuentro a primeras entre dos personas desconocidas.

Hay voces que dicen que la confianza se sustenta en tres pilares: sinceridad, competencia y responsabilidad. Si tienes a un fenómeno con esas características, sí es cierto que personalmente opino que es certera la afirmación. Que bonito sería tener un equipo que funcione a las mil maravillas. Algunas veces creo que entra dentro del dominio de la utopía, ¡pero puede que no! Veamos por qué.

Bien sea para tener una hoja de ruta clara o un roadmap en el que nos podamos basar, la planificación estratégica (PESI) es clave. Así mismo, la comunicación entre el CIO y la cabeza del negocio han de mantener una relación fluida y entendible. Pero eso, es de sentido común, ¡o al menos, después de que te lo expliquen sí lo es! El periplo que supone ir paso a paso en la confección de un plan estratégico para tu empresa es algo que toda organización ha de plantearse en algún momento ¿Donde estoy? ¿A donde quiero ir? ¿Como voy hasta donde quiero ir? ¿Como mido si voy bien? Son preguntas que has de hacerte. ¡Y yo me cuestiono!: ¿sería la variable confianza, un activo lo suficientemente sólido como para prescindir de una planificación a la vieja usanza? ¿O me estoy columpiando demasiado?

En mi opinión todo suma, creo que todo es importante. Pienso que un método tradicional que contemple los DAFO, análisis de gastos, inventario, evaluación del estado de diferentes elementos (sistemas, aplicaciones…), definición de requisitos futuros (aproximándonos a la Visión de la empresa), seguimientos y control, etc. no tiene porque excluir la parte más humana de la que hablamos aquí y lo que ello implica (complicidad, voluntad, sinceridad, responsabilidad). No cabe duda que cuanta más confianza o implicación exista en los empleados, todo marchará mejor. Hay que tener en cuenta, y coincidiendo con el texto escrito por mi compañero de filas Kevin Cifuentes en este mismo blog, predecir el futuro se tercia un tanto imposible, o al menos difícil diría yo. Y no necesariamente porque hablemos de planes a largo plazo, quizá para algunas personas, los planes a medio y/o corto plazo les resulta más difíciles de definir.

super mega iman¡Imagínese por un momento si nuestras decisiones como empresa se tomaran a la misma velocidad a la que inducimos si una persona nos caerá bien o mal como antes hemos visto! En este caso las empresas girarían más que una veleta al viento.

Al fin y al cabo, el PESI nos otorga el beneficio de que prácticamente todos los empleados miren hacia la misma dirección, cual imán atrayendo los polos opuestos de unas imaginarías flechas.

Pero tampoco está exento de tareas que puede que no sean de nuestro agrado: invertir tiempo, tener cierto grado de imaginación, capacidad analítica y demás.

¡En definitiva! Comulgo con las voces que empujan a realizar una planificación a la vieja usanza, siempre viene bien ir por los pasos tradicionales (seguir procedimientos, estándares, buenas practicas), pero también considero y creo relevante dar cabida a otros espacios de entendimiento (¡¿hablo ahora como un político?! 😮) donde la confianza en las personas es la abanderada en lo que es el camino hacia nuestro objetivo como organización. ¡Pero eso sí! Tanto como si se hace un PESI, o cualquier documento formal con directrices y demás…! ¡Hay que cumplirlo! Dejarlo a secar la tinta en una esquina de la mesa o cajón no va a hacer que las estrategias y propuestas formuladas caminen solas hacia adelante. Y ni hablemos de la procrastinación… Personalmente, ya me he visto en alguna escenario en el que no acabas llevando a cabo lo que habías dejado escrito en un papel, lo cual me frustra, pero, me comprometo ante vosotros lectores a que no vuelva a ocurrir. ¿Y vosotros que pensáis?

Referencias:

Planificación Estratégica

Download PDF

Desde que era pequeño siempre he tenido en cuenta que tiene que haber buenas prácticas que nos asegure la efectividad de nuestras acciones independientemente de la actividad que estemos realizando, además de pensar que dichas prácticas se adquieren por experiencia propia o bien por transmisión de la experiencia de los demás.

strategic-and-financial-planning-1Cada vez que pienso en la estratégia no puedo evitar pensar en una partida de ajedrez, en la que el objetivo del juego, o más bien su visión, es por medio de unos recursos, las piezas del tablero y un set de movimientos en el tiempo que conforman los distintos turnos, tumbar a el rey del oponente.

Lo primero que aprendí fueron las reglas del juego, con las que me definía como un jugador de ajedrez, mi misión. Simplemente con esto me lanzaron al campo de batalla y comenzó por aquel entonces ardua tarea de derrocar al rey rival, aunque más bien se convertiría en un intento por sobrevivir.

Una a una iba perdiendo mis piezas, y con ellas la posibilidad de vencer. Aunque el otro jugador y yo supiéramos las mismas reglas algo no encajaba, mis movimientos, que más que razonados parecían al azar, me conducían paso a la derrota, mientras que los suyos impedían el avance de mis tropas.

Al final de la partida me reveló el porqué de mi derrota, movía cada pieza sin un rumbo definido, sin un objetivo en común, no utilizaba los recursos de los que disponía como un equipo, sino como piezas individuales a las que medía un valor numérico definido en las reglas. Por otra parte, reconoció que muchas de las jugadas que yo había hecho las había vivido en otras partidas previas, por lo que podía intuir y posicionarse diferentes posibles situaciones estratégicas que le favorecían.

Cuando investigué sobre solo encontraba información referente al plan estratégico empresarial, pero al igual que con el ajedrez, esto mismo puede reflejarse a más ámbitos de la vida cotidiana. Hace relativamente poco realizamos una actividad que nos planteaba realizar un plan estratégico personal para los próximos cuatro años. En la que tuvimos que reflexionar sobre nuestra misión, visión, valores y objetivos estratégicos.

La actividad fue algo fuera de nuestra zona de confort y nos impactó tener que realizar una valoración personal sobre nosotros mismos. Los valores eran algo más trivial dado que es lo que nos constituye como individuos, pero el tener que definir una visión a largo plazo fue una tarea ardua y abstracta. Una vez hecho esto, se nos requería definir los objetivos estratégicos para cumplir dicha tarea, los cuales no fueron fáciles de definir al tener que detallar el cómo actuar para alcanzar dicho objetivo y poder medir nuestro avance.

En lo que a mi respecta, creo que hacer este tipo de actividad es beneficiosa, no solo para las empresas, sino para cualquier ámbito de la vida, incluido el personal, dado que nos ayuda a definir un objetivo y establecer las estrategias para hacerle jaque mate de forma eficaz.

Planificación a medio plazo, la gran olvidada

Download PDF

Dont forgetNormalmente asociamos la planificación estratégica al mundo de las empresas y de directivos con altos cargos y grandes despachos. La realidad es distinta. La planificación estratégica la debe emplear cualquier persona en su vida cotidiana. Puedes pensar que ya lo haces, y hasta cierto punto es así, pero probablemente no del modo correcto.

Desde mi punto de vista, las personas tendemos a planificar a corto y a largo plazo, es decir, lo que vamos a hacer los próximos días (ej. El martes me voy a apuntar a una academia de inglés) y lo que se pretende conseguir en un periodo de uno o dos años (ej. En dos años vivir en Estados Unidos). La planificación a medio plazo suele ser la gran olvidada en estos casos y, tal y como yo lo veo, es muy importante planificarse a medio plazo. ¿Por qué? si ya se los que hacer los próximos días y lo que quiero alcanzar en unos años, ¿para qué tengo que planificar a medio plazo?

Mi respuesta es que si uno no planifica en vista a dos, tres o hasta cinco meses corre el riesgo de ir en la dirección equivocada hacia sus objetivos a largo plazo o incluso estancarse. Es más, bajo mi punto de vista es muy complicado conseguir fijar objetivos de gran valor a corto plazo, mientras que a medio plazo se pueden fijar objetivos medibles de un alcance importante y dirigirlos hacia un objetivo mayor (ej. En cinco meses me voy a sacar el First Certificate). De este modo, los objetivos fijados a largo plazo que inicialmente parecían inalcanzables van cogiendo forma y cada vez se ve más posible el alcanzarlos y de este modo nos motivan a seguir adelante.

Como conclusión, es importante que planifiquemos en nuestra vida diaria, desde un plazo corto hasta un plazo largo, sin olvidarnos nunca del plazo medio. Este último nos marcará los objetivos para alcanzar metas mayores y nos proporcionará un contexto en el que actuar.

Responsabilidad social empresarial (RSE) y stakeholders en la planificación estratégica

Download PDF

El análisis del entorno externo a la empresa es uno de los pasos menos conocidos de una correcta planificación estratégica, y cabe destacar la especial importancia de la gestión y el compromiso con los system stakeholders o grupos de interés, ya que una empresa se desarrolla en un entorno vivo, no hermético.

stakeholders
La responsabilidad social contribuye de manera activa al mejoramiento social, económico y ambiental por parte de las empresas, normalmente con el objetivo de mejorar su situación competitiva, valorativa y su valor añadido.

Los stakeholders son todas aquellas personas a las que la actividad comercial de la empresa provoca un impacto, así como todas  quienes puedan afectar a la propia empresa. Este término fue acuñado por R. Edward Freeman en 1984 en su obra: “Strategic Management: A Stakeholder Approach” y se ha venido utilizando desde entonces.

La empresa debe hacerse consciente de los stakeholders internos y directos, así como externos e indirectos, y en consecuencia disponer de una planificación que contemple a todos estos.

Ésta y la sociedad circundante se encuentran fuertemente interrelacionadas, y debe establecerse en el momento y lugar adecuados, para evitar presiones indeseadas.
Se trata de un factor importante en el éxito de las empresas, sobre todo en las PYMES, ya que dependen en mayor medida de su entorno inmediato, y mucho menos de otros ingresos como pudieran ser las exportaciones, y desatender la preferencia de los consumidores y las tendencias del mercado, pudieran constituir un error fatal.

Por estos es, que muchas empresas realizan productos alternativos para abarcar los consumidores que conforman nichos de mercado, en su afán de conseguir una buena imagen para sí mismos, lo que se conoce como branding. Entre otros tenemos el caso de una conocida marca de refrescos que perdía dinero por mantener un producto, pero a la que no le convenía la mala reputación que les produciría el ignorar a los consumidores de un sector significativo de la sociedad y retirar éste de la gama de productos.

Día a día cada vez se tiene más en cuenta la responsabilidad social a la hora de planificar la estrategia de la empresa, pero hay una fuerte controversia acerca de dónde está el punto de inflexión entre las obligaciones que la empresa debe que asumir con la sociedad y donde deben hacerse cargo los órganos e instituciones públicos, a fin de cuentas, esto implica que la empresa invierta unos recursos en este asunto, que pudiera invertir en otros asuntos, y he aquí donde una buena planificación puede marcar la diferencia.

Misión: cambia o muere

Download PDF

puzzle-1024x1024La misión, en el tema de la planificación estratégica, es algo por lo que, hoy en día, muchas empresas quieren presumir o quieren que les describa, pero hay 4 preguntas fundamentales antes de definirla:

1) ¿Tengo una misión?

2) ¿La misión siempre tiene que estar siempre alineada a mis valores y mi motivación?

3) ¿El trabajo que hago sobre una base diaria responde adecuadamente a la misión?

4) ¿Qué necesito para cumplir la misión?

Estas son las preguntas fundamentales, pero antes de esto tal vez pienses… ¿Por qué debería tener una misión?

La misión es justo lo que dice ser, es la misión de la empresa en la sociedad, en el mundo.

¿Por qué debe existir mi empresa? ¿Qué contribución aporta a la sociedad? ¿Cuál es su papel en el mundo?

Veámoslo por un momento por el lado contrario. En ausencia de una misión una empresa solo se centra en no tener perdidas, pagar salarios, impuestos y contribuciones. Esta es también una misión, sin duda, pero nos lleva a darnos cuenta exactamente lo que significa y es que existe para sobrevivir.

Muchas empresas no logran dar el salto, no pueden salir de la vida cotidiana y, viéndolo en detalle, nos damos cuenta de que en realidad es porque no tienen una misión. Desde una perspectiva agradable, las empresas son órganos en un complejo cuerpo (la sociedad civil), en el que cada órgano desempeña un papel en el cuerpo y si la empresa tiene el papel de un cuerpo extraño es expulsada. Esto es lo que hace la sociedad a las empresas que no tienen una misión o que han agotado su misión.

Para mostraros un ejemplo real, voy a tratar el caso de un empresario italiano que encontré, Dario Castagna .

Dario afirma que siempre ha prestado mucha atención a la misión de sus empresas y como ejemplo, su entrada al mundo empresarial.

Cuando empezó hace más de veinte años su equipo de negocios tenía una misión clara, modernizar las empresas gracias a las oportunidades que brinda la era digital. Tanto él, como sus empleados, cobraban bien y estaban contentos, pero el mundo ha evolucionado y la misión que pensó en aquel principio se ha extendido hoy en día a la mayoría de las empresas. Se ha dado un gran salto en la tecnología y la era digital ya es una realidad generalizada.

Desde ese momento de generalización pensó que su negocio no tenía otro significado que el mero hecho de ser un medio de vida, así que sintió que era el momento de venderla.

Y así lo hizo, hoy en día tiene una nueva misión, modernizar el mundo del trabajo, pero no por la tecnología sino por aportar una nueva cultura, el marketing de referencia, una nueva forma de hacer negocios.

sharkEn conclusión, desde la perspectiva más desagradable pero más real, el mundo empresarial, más que un complejo cuerpo, es como un estanque de tiburones hambrientos, en el que cada empresa, no  es un órgano, sino un tiburón al acecho de los demás, para comérselos y hacerse con sus espacios de estanque. Pero ese no es el mayor peligro, el mayor de todos es el que se encuentra en las propias manos de la empresa, que siendo un tiburón, si se para muere, quedando expuesto a los demás tiburones que no dudarán en comérselo.

Así que solo existe una solución, innova, cambia, diferénciate o muere, pero siempre comenzando por tu misión.

¿Por qué es necesario tener una buena estrategia?

Download PDF

business plan tree

El desarrollo de una buena estrategia requiere de tiempo y del compromiso de las personas con cargos superiores y con gran experiencia en la organización. Si no se dispone de los recursos necesarios, el resultado de realizar una mala planificación normalmente es peor que no realizar ninguna.

Así que, ¿por qué desarrollar una estrategia? ¿por qué invertir tiempo en la planificación?

En primer lugar, se necesita una estrategia para así poder establecer quién se encargará de la dirección de la compañía, y en segundo lugar, cuáles serán las prioridades a la hora de alcanzar los objetivos. De esta manera, cada miembro de la organización podrá saber en qué aspectos centrarse primero para una adecuada consecución de las metas.

Una vez definida la dirección estratégica, es fundamental que todos los departamentos de la organización estén alineados hacia unos objetivos comunes, y siempre colaborando de manera conjunta hacia una misma dirección.

Una vez que se hayan priorizado las actividades necesarias para alcanzar el éxito, es más fácil tomar decisiones sobre las nuevas ideas o iniciativas potenciales que, de no haber una estrategia definida, podrían mezclarse con las actividades principales, pudiendo impedir incluso la consecución de los objetivos principales de la compañía.

En muchas ocasiones, los mandos superiores de las organizaciones tienen definida una estrategia y las actividades a realizar para llevarla a cabo, pero si esa estrategia no se transforma en una fluida comunicación con el personal de la empresa, éstos no van a ser conscientes de las metas que se pretenden alcanzar, ni de cómo deben comportarse para ello. Esto conlleva en ocasiones a ralentizar el éxito de la empresa, y a entorpecer la dirección real a la que se deberían dirigir. Por lo tanto, es muy importante que, además de una buena estrategia, haya un amplio canal de comunicación que abarque a todas las partes involucradas en la organización.

Una vez se haya reconocido la necesidad de realizar una planificación estratégica, hay que obtener la aceptación y el compromiso del equipo de liderazgo y del resto de la organización.

¿Planificar significa predecir el futuro?

Download PDF

planificacionLos cambios que se ven actualmente son a velocidad extrema, aventurarse en lo que ocurrirá en los próximos dos años o más, es muy arriesgado y poco fiable.

Es por esta incertidumbre resulta muy eficaz planear mediante guiones estratégicos, pues el hecho de planificar no nos permitirá predecir el futuro, para lo cual veamos que significa un guión estratégico.

Un guión, es una secuencia de escenas que siguen un orden y una dirección según las ocurrencias presentadas. Como el futuro es completamente incierto, es aconsejable estar preparado frente a situaciones diversas y a menudo extremas. Cuando realizamos el análisis interno y externo conocemos lo que podría ocurrir.

[Read more…]

Reflexión personal sobre la planificación estratégica en nuestras vidas

Download PDF

Una de las cosas que más me ha impactado de la asignatura ha sido la importancia que tiene realizar una planificación estratégica en nuestras vidas. Aparentemente, podríamos llegar a pensar que las planificaciones estratégicas son sólo unas metodologías que se emplean en las empresas; en las que se establecen unos objetivos estratégicos teniendo en cuenta la misión, visión y valores de cada una de las empresas.

Sin embargo, ¿nos hemos preguntado algunas vez si se podría aplicar una planificación estratégica a nuestras propias vidas? ¿no es cierto que estamos continuamente planificando cosas en nuestro día a día? ¿por qué no hacer esas planificaciones basándonos en la estrategia?

Por suerte, en esta asignatura hemos realizado un ejercicio en el que tuvimos que hacer una planificación estratégica de este tipo. Este ejercicio me ayudo a recordarme a mí mismo la importancia que tiene tener presente en en nuestro día a día nuestra misión y nuestros valores. Muchas veces se nos olvidan esos valores que dan significado a nuestra forma de ser, esos valores por los que nos movemos como personas; en definitiva, esos valores que nos definen a cada uno de nosotros.

nube

Además de los valores, está nuestra misión. ¿Qué sentido tiene movernos por la vida sin tener clara cuál es nuestra razón de ser? Si no tenemos una razón por la que existir, ¿qué es lo que nos empuja a seguir adelante con nuestras vidas? El ejercicio que hhappinessicimos me hizo reflexionar mucho sobre mi misión, sobre cuál es mi misión y porqué estoy en este mundo. Como podréis observar, la respuesta a esta pregunta no es nada trivial; saber cuál es la razón de ser de cada uno no se adivina al de un minuto de hacernos la pregunta. Mi conclusión fue que mi razón de ser y lo que me empuja hacia adelante todos los días de mi vida es la felicidad. Al igual que muchas personas, yo vivo para ser feliz y disfrutar con la gente que me hace feliz: amigos, pareja, familia, etc. Por eso, llegue a la conclusión de que no hay nada más importante en esta vida que tener nuestra misión presente desde que nos despertamos hasta que nos vamos a dormir. Muchas veces, se nos olvida que lo que queremos en esta vida es ser felices y eso nos puede llevar a movernos por la vida sin rumbo; en muchos casos, por el camino de la amargura.

Retomando el tema de la planificación estratégica, una vez que tenemos nuestros valores y nuestra misión presentes en nuestras vidas, ¿qué es lo que toca? ¿cuál es el siguiente paso en nuestra planificación estratégica?

Una vez que tenemos claras estas cosas tocaría establecer una visión, por ejemplo, ¿dónde y cómo nos vemos de aquí a cuatro años? ¿cómo nos gustaría ser dentro de cuatro años? ¿en qué situación nos gustaría estar? Este paso es en el que tenemos que ser realista pero a la vez ambiciosos y soñadores. Tenemos que establecer una visión de futuro a la que nos gustaría llegar.

Por último, tendríamos que plantearnos unos objetivos estratégicos que tendríamos que ir completando para poder llegar a nuestra visión.

Si analizamos todo el proceso, nos podemos dar cuenta de que la planificación estratégica no es algo disparatado; más bien, como que tiene sentido hacérnosla, ¿no?

Con esta reflexión os animo a que realicéis este ejercicio en caso de que no lo hayáis hecho aún. Con el ejercicio podréis sacar conclusiones muy valiosas para vosotros mismos; conclusiones que van más allá de una asignatura de un máster de una universidad. En definitiva, conclusiones que podrían cambiar la forma en la que os tomáis la vida ahora mismo y que os harían moveros en la vida hacia un objetivo universal, la felicidad.