LA INFORMACIÓN ES PODER

Download PDF

Hoy en día en las empresas se le da mucha importancia a diferentes factores, tales como el aprendizaje, la experiencia, los conocimientos y el “know How”, donde los sistemas de información se utilizan como lavase para compartir y hacer uso del conocimiento dentro de la empresa.

Los sistemas de información dentro de la organización ayudan a la unificación de las comunicaciones entre áreas funcionales, y nutrirles de los datos necesarios para que puedan efectuar sus actividades y cumplir sus objetivos.

La información es un elemento fundamental para el desarrollo empresarial, la información debe ser completa, confiable y oportuna, y se evaluara en base a cuatro aspectos:

  1. Calidad: Depende del nivel de exactitud, cuanto más exacta es la información, mayor es su calidad. Existen diferentes niveles y tipos de información y todos ellos requieren tiempo de trabajo humano para convertir datos en información, lo cual genera un coste.
  2. Oportunidad: La información ofrecida por un sistema, tablero o reporte debe estar al alcance de la persona indicada, en el momento oportuno, para que se emprendan las medidas adecuadas. Decir que las plataformas de CRM son muy útiles para poder convertir datos en información relevante para nuestra empresa.
  3. Cantidad: Las empresas suelen recibir demasiada información, pero esta resulta irrelevante o inútil. Si tienen a mano más datos de los que pueden usar en forma productiva, quizás pasen por alto otros que sí son importantes que analicen. Ambos extremos son malos: hay que estar atento a generar la cantidad exacta de información que la empresa necesita, no podemos convertir datos en información de cualquier tipo.
  4. Relevancia: Toda la información que reciben las empresas debe ser significativa para sus funciones y responsabilidades. Conviene segmentar la información para cada unidad funcional o sector.

Para la obtención de la información relevante, es necesario realizar un proceso que conlleva tiempo pero que aporta mucho valor para actividad empresarial. Este proceso se incluye dentro del Big Data o Datos masivos, el cual hace referencia a grandes cantidades de datos y a los procedimientos usados para encontrar patrones repetitivos dentro de esos datos.

Esta disciplina se ocupa de todas las actividades relacionadas con los sistemas que manipulan grandes conjuntos de datos, por lo que nos permitirá convertir datos en información de una forma más sencilla. Pero aún existen dificultades la hora de convertir datos en información. Las dificultades más habituales vinculadas a la gestión de estas cantidades de datos se centran en la recolección y el almacenamiento, búsqueda, compartición, análisis, y visualización.

Los datos son solo el conjunto de números que los componen y la información es el resultado de haber organizado o analizado los datos de alguna manera específica y con un propósito.

Dentro del proceso de la transformación digital en las empresas, existen diferentes puntos clave para que este tenga éxito, los cuales se podrán identificar a continuación:

  • Las Personas: Juegan un papel clave en la digitalización y probablemente son el mayor reto al que se enfrenten las empresas. En ocasiones, el cambio implica reticencias por parte del personal de la empresa, incluida la gerencia.
  • Comunicación digital: Desde el nacimiento de internet, la información se ha democratizado. Ya no son las empresas las que tienen el poder de la información, sino que es el usuario el que lo tiene. Es importante localizar la red social en la que se va a encontrar tu cliente potencial y realizar una estrategia de comunicación en ella.
  • El Cloud: Según el estudio Cloud Survey Reportde KPMG: “Un 53% de los más de 500 ejecutivos encuestados señalaban los riesgos de seguridad y pérdida de datos como uno de los principales retos para la adopción de sistemas en la nube”.
  • Big Data y la analítica avanzada: El Big Data permiterecoger información, analizarla y optimizar los procesos y servicios para poder ofrecer un mejor producto/servicio al cliente. 
  • Streaming: Se debe dejar sitio para las cosas que ocurren en tiempo real. Los usuarios consumen contenidos que suceden aquí y ahora.
  • Visión global: En el proceso de transformación digital de la empresa se tiene que incorporar una visión de 360º, tener una amplitud de miras.
  • Búsqueda de ayuda entre profesionales

 

Datos-info-conocimiento-2

La evolución de los planes estratégicos en la empresa

Download PDF

 

Este post girará en torno a las distintas variaciones que han sufrido los planes estratégicos en las empresas, especialmente en los últimos años.

En primer lugar, lo correspondiente es dar una definición a cerca de estos planes. Para Martínez Pedrós y Milla Gutiérrez (2005) un plan estratégico es un documento que sintetiza a nivel económico-financiero, estratégico y organizativo el posicionamiento actual y futuro de la empresa y cuya elaboración nos obligará a plantearnos dudas acerca de nuestra organización, de nuestra forma de hacer las cosas y a marcarnos una estrategia en función de nuestro posicionamiento actual y del deseado.

Está era la visión clásica del plan estratégico que habitualmente se centraba en un periodo de 5 a 10 años, pero hoy en día debido a la gran cantidad de cambios y avances tecnológicos, así como del frenético ritmo de las tendencias, se están viendo ya casi en la totalidad de las empresas una visión temporal a menor plazo. Habitualmente este plazo suele ser de unos 2 a 3 años.

Para ellos sería más concreta la siguiente definición de Sainz de Vicuña (2012): plan maestro en el que la alta dirección recoge las decisiones estratégicas corporativas que ha adaptado “hoy” en referencia a lo que hará en los tres próximos años (horizonte más habitual del plan estratégico), para lograr una organización más competitiva que le permita satisfacer las expectativas de sus diferentes grupos de intereses (stakeholders). [Read more…]

Transformación digital: personas, empresas y tecnología

Download PDF

“La transformación digital de las empresas consiste en la obtención de beneficios para la marca mediante la integración de las nuevas tecnologías”

(Miguel Ángel Trabado)

El término Transformación Digital está causando furor en esta cuarta revolución industrial que estamos viviendo. Nos encontramos en la era digital, en un entorno que cambia y se actualiza de manera constante, de manera que las empresas se ven a innovar y evolucionar para no quedarse atrás en el tiempo.

Todo tipo de empresas se encuentran inmersas en esta situación, desde las anteriores a la era digital hasta las más actuales y centradas en negocios digitales. Sin embargo, este panorama resulta mas complicado para las antiguas que no constan de conocimientos digitales para hacer frente al mercado.

Muchas empresas están apostando por ella, entre ellas, las tiendas de Zara. Todos conocéis Zara, ¿verdad?

El grupo Inditex ya es participe de los principales avances en la Transformación Digital. La red de tiendas de Zara conoce su inventario en cada instante gracias a las etiquetas electrónicas con radiofrecuencia RFid colocadas en las alarmas que colocan en sus prendas. De esta manera, a los vendedores se les envían mensajes mediante un iPod y así conocen el stock de los distintos productos y cuales hay que reponer. Estas etiquetas también les permiten localizar productos en la tienda mediante radio frecuencia y no precisan de ser escaneadas porque al quitar la alarma estas son leídas.

Pero ¿Qué procesos llevan a cabo estas empresas que están implantando la Transformación Digital?

Las personas juegan un papel clave en la digitalización y probablemente son el mayor reto al que se enfrentan las empresas. La Transformación Digital de las empresas empieza con el cambio de mentalidad del equipo directivo. Son tres roles los que intervienen en el proceso de digitalización de una compañía: el consumidor, los empleados y los directivos. Como he mencionado anteriormente, el compromiso del directivo tiene que ser evidente para que el resto de los empleados puedan valorar el proceso.

¿Y tecnología? ¿Qué tecnología y herramientas se utilizan?

La tecnología impulsa la necesidad de la Transformación Digital y respalda la digitalización de una organización. Existen múltiples procesos clave que una organización generalmente debe tener para afrontar la transformación:

  • La computación en nube: el almacenamiento de datos les permite ser suficientemente ágil como para transformarse.
  • Las plataformas móviles permiten que el trabajo se realice donde sea y cuando sea.
  • Big Data y la analítica avanzada: te permite recoger información, analizarla y optimizar tus procesos y servicios para poder ofrecer un mejor producto/servicio a tu cliente.

Otras tecnologías que impulsan la transformación empresarial son blockchain, realidad aumentada y realidad virtual, redes sociales, Smart Cities e Internet de las Cosas (IoT).

Asimismo, las principales ramas de actuación y donde pretenden invertir las empresas en un futuro se orientan principalmente en el ámbito Big Data, Apps móviles, seguidos de inversión en redes sociales, eCommerce y herramientas en la nube.

transfomracion difital

 

Paso a paso las empresas están en el camino hacia lo digital y obtienen unos beneficios que no tiene el modelo tradicional del negocio. Pero…, ¿Cuáles son los beneficios que aportan a tu empresa?

Sin duda son muchos, pero voy a destacar cuatro de ellos.

  • Mejora de la productividad. Los procesos productivos mejoran y se vuelven más eficaces, tanto de cara a la organización interna de la empresa como de cara a los consumidores, el canal pasa a ser prioritario.
  • Reducción de los costes. Existe una reducción importante en los costes y un aumento de la competitividad empresarial, con la mitad de tiempo se produce el doble.
  • Mejora de la experiencia del cliente. Con la Transformación Digital, las necesidades de los clientes son satisfechas de tal manera, que se consigue un porcentaje mayor de retención.
  • Nuevas oportunidades de negocio. Teniendo en cuenta el gran volumen de empresas que hay en Internet, las oportunidades de ampliar tu visibilidad online, conseguir nuevos clientes y alianzas, al igual que crear nuevos negocios, son altas.

Por otra parte, ¿Tiene obstáculos este camino?

El factor clave de la Transformación Digital son las personas. La mayor barrera con la que se encuentran las empresas es la resistencia al cambio y seguido de las resistencias internas, la estimación de los costes a la que se enfrentan las empresas a la hora de desarrollar el proceso de Transformación Digital.

En definitiva, para llevar a cabo la Transformación Digital de una empresa conviene conocer el entorno de actuación para saber los recursos que se tienen y las barreras que se tienen que superar. Por otra parte, tienes dos factores clave que son las personas y la tecnología. No es suficiente contar con las mejores tecnologías y herramientas si el equipo no está preparado para utilizarla. Por último, cada vez más empresas son conscientes de la necesidad de transformarse digitalmente y tienen intención de invertir en procesos de Transformación Digital.

¿Está tu negocio listo para la Transformación Digital? ¿Te enfrentas al enorme reto de iniciarlo en tu empresa?

Jefe vs Lider

Download PDF

Los sistemas de información empresarial están formados por dos grandes conjuntos, las aplicaciones y las personas. Dentro de este último grupo existe una figura que cumple un papel muy importante, el líder. Esta figura es el encargado de gestionar las emociones de las personas y de coordinar el grupo, para que este sea capaz de alcanzar sus objetivos.

Sin embargo existe otra figura llamada jefe, la cual muchas veces es confundida con la figura del líder. Aunque parece que a simple vista ambos gestionan un grupo de personas y son dentro de ese grupo las personas con mayor autoridad, en realidad, son como el día y la noche. ¡Vamos a comparar!

Un punto muy importante es su actitud de cara al grupo. Cuando un líder quiere que su grupo siga una serie de directrices se gana la simpatía de quienes lo rodean, y de esta manera se convencen de que sería bueno escucharle y seguir sus instrucciones. Un jefe, al contrario siente la necesidad de imponer su criterio por encima del resto, y esto causa una sensación de poca confianza en el grupo. Su influencia se basa en el cargo que ostenta y no en la aprobación de los demás. En consecuencia la relación entre el grupo y el jefe se basa en el miedo. Este miedo surge por el hecho de pensar qué puede pasar si no se le hace caso al jefe, ya que llevarle la contraria nos puede repercutir severamente. Sin embargo un líder persigue impregnar confianza en el grupo y por lo tanto llevar una relación laboral sana.

Tras haber explicado esto es posible que ya tengamos una idea más clara de las diferencias que existen entre ambos términos, pero no se queda aquí, la gestión de los problemas y la organización es algo en lo que también se diferencian enormemente. A la horas de organizar el jefe distribuye las tareas y supervisa que sus órdenes sean seguidas a rajatabla, y si se comete un error, el actor será señalado por este y es posible que obtenga una especialización de algún tipo. Sin embargo el líder no busca la desesperación de sus compañeros, sino que sabe entender los errores sin realizar acusaciones y se busca solucionar el problema y ayudar a levantarse al que lo ha cometido. Además a la hora de repartir el trabajo el líder apoya al grupo activamente, participando en las tareas que han de realizar. De esta forma el grupo se siente más estimulado y alienado con la tarea que deben realizar. El líder consigue motivar al grupo mientras que el jefe hace que las tareas sean una obligación, y cualquier persona realizará con menos ganas algo que se siente forzado a hacer.

En conclusión, es notoria la diferencia en el grado de cercanía personal de una figura y otra. El jefe trabaja centrándose en sus productos mientras que el líder se centra en las personas. Esto crea un dilema entre el poder y la inspiración. Bajo la tutela del jefe se trabaja debido a la presión que ejerce su posición, mientras que el líder crea inspiración y motivación para trabajar.

El día que nos casamos con la tecnología

Download PDF

¿Qué hora es?… Automáticamente habrás girado la muñeca o habrás cogido tu teléfono móvil, esta simple decisión es resultado de la generación a la que perteneces. Estamos acostumbrados a tratar la teoría de la evolución del ser humano echando la vista atrás miles de años, y no nos damos cuenta de que solamente es necesario mirar 30 o 40 años atrás.

Estamos acostumbrados a identificarnos como el homo sapiens, única especie viva del ser humano en la actualidad, y no nos damos cuenta de que dentro de esta especie podríamos diferenciar distintas sub-especies con las que convivimos a diario, distintas sub-especies que han sido determinadas por la situación tecnológica presente en el momento de su nacimiento. ¿Quieres demostrarlo mediante un sencillo experimento? Intenta explicar a tus padres o abuelos el significado de un concepto tecnológico actual. ¿Qué significa Wi-Fi? ¿Qué significa “la nube”? ¿Qué significa un sistema de información?. Rápidamente descubrirás unas barreras de comprensión marcadas por la edad y el entorno tecnológico con el que han convivido. Y es que la evolución humana se da la mano con la evolución tecnológica.

Pero demos un paso de gigante en la historia, un paso al pasado, al origen tanto del ser humano como de la tecnología. La historia de nuestra especie comenzó en algún lugar de África, lo podemos saber gracias a la información que generaciones pasadas han sido capaces de preservar y transmitir, todo ello gracias a herramientas naturales como la voz articulada, el oído, la vista, el tacto y un cerebro preparado para tal fin, un cerebro que se encarga de almacenar dicha información y recuperarla cuando necesitamos utilizarla, un cerebro que nos permite poseer la capacidad de la memoria individual.

Pero no solo eso, nuestros conocimientos y habilidades nos permitieron dar un paso adelante. Hace unos 5.500 años, por la zona de Mesopotamia, a alguien se le ocurrió que con un palito podía grabar símbolos que equivaldrían a palabras habladas en una tablilla de arcilla blanda, surgiendo la escritura. La sociedad que tenemos hoy en día es el producto de toda esa evolución, de sus progresos y retrocesos, del crecimiento de la sabiduría y de nuestra capacidad para darle un uso eficiente a la información derivada de dicha sabiduría. Lo hicimos en su día con tablillas de barro y en la actualidad con dispositivos electrónicos inter-conectados a nivel mundial. Han tenido lugar revoluciones de la información, como la imprenta, la radio, los ordenadores; y todas ellas han buscado un mismo fin, la capacidad para comunicarnos de la forma que deseemos, en el momento en el que deseemos y con quien deseemos, independientemente de las barreras físicas o lógicas existentes.

Pero la evolución no termina en el presente, la evolución no se para por nada ni por nadie, la evolución es un proceso natural y siempre está en marcha. La capacidad de gestionar la información hoy en día va más allá de las tablillas, la imprenta, la radio, la televisión. Solamente fueron herramientas para un fin, herramientas para alcanzar la situación actual y poder dotarnos de nuevas capacidades y herramientas. Porque a lo largo de los años, el objetivo de comunicación global persiste, pero las barreras y los retos se incrementan, también ellos evolucionan. Y cuando hablo de barreras, no me refiero a la tecnología, sino de su pareja de baile, las personas. Porque no debemos olvidarnos que la evolución humana y la tecnología pasean de la mano, y como todo buen matrimonio, la convivencia es para lo bueno y para lo malo.

Solemos echar la vista hacia el futuro e indagamos sobre el motivo de nuestra futura extinción… un meteorito enorme, un segundo big bang, un ataque extra-terrestre… al fin y al cabo somos personas, siempre colocaremos el foco de nuestras desgracias en el exterior, y no nos damos cuenta de que nuestra extinción será el resultado de nuestras propias acciones, las personas seremos el motivo de nuestra propia extinción.

Tal como dijo Charles Darwin, no es el más fuerte ni el más inteligente el que sobrevive, sino aquel que mejor se adapta a los cambios. Y vivimos en una sociedad de cambios constantes, cambios derivados de una evolución tecnológica constante. Una evolución responsable de la existencia de sub-especies de Homo Sapiens, una evolución que tiene que abrirnos los ojos a la realidad, una evolución de la que tenemos que aprender que, en pleno siglo XXI, la fortaleza del ser humano no reside en sus cualidades físicas, sino en la capacidad para gestionar su cerebro; sus colmillos y garras son su capacidad para comunicarse y gestionar la información. Y todo aquel que no esté preparado para adaptarse a la evolución tecnológica, que no se extrañe cuando reciba los papeles del divorcio, por que la evolución tecnológica es cosa de unos pocos, pero la convivencia con ella es cosa de todos.

Sistemas de Información, “y parecía solo informática…”

Download PDF

Con ánimo de sumar una entrada más a este blog y confluir en ideas, conocimientos y puntos de vista con el resto de los escritores digitales y por su puesto con los lectores, venía hoy con especial interés a hablar sobre las variables (guiño informático) a tener en cuenta en el cambio de jerarquías. El cambio de jerarquías que una empresa puede potencialmente sufrir cuando se desea pasar de una arquitectura o jerarquía vertical a una horizontal. Un sistema de información es al fin al cabo un conglomerado de diferentes elementos que están diseñados para ayudar, facilitar y/o beneficiar a un determinado usuario/cliente. Un sistema de información puede ser visto como una entrada, un procesamiento y una salida. ¡Pero eso…! ¡Eso es de libro! Y precisamente por ello, no te lo has de olvidar. Sin embargo, y dicho lo cual, uno de los pilares que sustenta un sistema de información son las personas. O al menos, así está pareciendo calar más en las organizaciones, el foco da lugar a pensar que las empresas se toman quizá un poquito más en serio las personas. La integración de diferentes sistemas de información en una empresa es capital para definir una ruta en la estrategia de negocio así como para calibrar cual va a ser la ruta o el destino de una organización: si el precipicio, o la cúspide.

En relación a la jerarquía interna de una empresa, ésta también has de tenerla en cuenta y muchas veces es más importarte partir de una buena base que intentar paliar tus debilidades con diferentes sistemas de información que pudieran asemejar una buena conducta dentro de tu PYME, empresa o chiringuito 😀

image001Lo habitual es encontrarse una jerarquización por departamentos, con diferentes jefes de proyectos, con un CEO allí arriba (sí, sí, allí arriba en la puntita), CIO de por medio, etc. En mi super humilde opinión, a lo mejor una empresa con jerarquía horizontal pudiera ser más amigable, productiva, o al menos podríamos tildarla de futuro. No sé, lo desconozco, igual me equivoco. En definitiva, una horizontal (plana) otorga a los empleados diferentes habilidades como la de la toma de decisiones, estos mismos son impulsados por objetivos fijados o establecidos por ti mismo, redunda en una alta motivación, alta colaboración entre iguales, focalización en el conocimiento etc.

Las variables de cambio a las que me refería al principio de este post, se tratan de unas que convendría que apuntaras en una hojita de papel para que fueras reflexionando sobre ellas en algún momentito o al menos, mientras te duchas, que no tienes realmente nada en lo que pensar mientras tanto. El cambio de una estructura vertical a una plana (horizontal) puede ser impulsada por un empleado o por gente en niveles quizá más altos (¡o al menos eso se pretende!). En dicho cambio, debieras ser capaz de seducir, confiar y conversar con los que te rodean e intentar tener un feedback sobre el cambio de jerarquía. La cordialidad prima, así como la tranquilidad (por dentro y por fuera) de la persona y la paciencia de la misma. Si tienes esos ingredientes, todo apunta a que acabarás haciendo un pastel de postre de lo lindo. Para chuparse los dedos. ¡Aunque, tal y como estarás pensando ahora, es cierto que ponerlo negro sobre blanco muchas veces es más fácil que ponerlo en practica. ¡Pero bueno…! Al menos es un comienzo.

Dicho lo cual y pasando a continuación a hilar conceptos relacionados con los sistemas de información y las empresas, otra cosilla que me ha llamado la atención en los últimos días es el término de liderazgo. Pasar de ser un “jefe” (the boss, the super boss!) a ser una figura que lidera y guía a un conjunto de personas es cambiar tu forma de pensar. ¡Uhmm…! De jefe a líder, puede que ya no estés subido en la silla esa de los árbitros de los partidos de tenis, ahora estás en sobre el terreno, junto a los jugadores.

silla-de-juez-arbitro-hierroOtro tema del que me gustaría hablar y también relacionado con el trabajo y la colaboración entre diferentes grupos o entidades es la gestión del incumplimiento! He de ser sincero conmigo mismo, creo que no había oído o al menos no recuerdo el termino como tal tan nítidamente en el pasado. Es algo fundamental y algo con lo que te ahorras unos años de envejecimiento. Todo ello no solo a nivel “empresarial”, sino en la vida misma, muchas veces te encuentras en el escenario de que alguien te podría estar diciendo o avisando sobre una determinada cosa que no sabes y que ellos sí y que por simple pasotismo no te lo mencionan lo que lleva a falsas expectativas o decepciones cuando llega una fecha X. En resumen, la gestión del incumplimiento es aquellos que como persona has de hacer y preocuparte por ello cuando trabajas, convives o tienes una relación con algunas empresa (o persona). Me gustaría relacionar la gestión del incumplimiento con la palabra confianza de mi post anterior en este blog. Si tienes confianza en alguien, éste último debiera ser capaz de avisarte con antelación cuando exista un percance, imprevisto o que simplemente las fechas no le encajan tan bien como antes le encajaban en la agenda. Y todo eso señoras y señores, es la gestión del incumplimiento. Algo que todos tendríamos que poner en practica desde hoy mismo.

¿Y que hay de la zona de confort? Sí sí, no es eso, no. El sofá es para los fines de semana. Me refiero a la zona de confort individual, no, no, la butaca no. La susodicha zona de confort es aquel ambiente, entorno o hábitos rutinarios donde nos sentimos cómodos y controlamos la situación. Cuando ponemos un pie sobre un terreno movedizo, no habitual, diferente a lo rutinario y/o en un entorno desconocido es cuando se dice que hemos salido de nuestra zona de confort. Introduzco este término porque se que es conocido por mucha gente y que inconscientemente nos dejamos atraer por su fuerza y nos acabamos pegando como un velcro a dicha zona. Para despegarte de la fuerza que tiene dicho imán, has de procurar tener confianza en ti mismo, ¡ante problemas complejos, soluciones simples! Pon una estrategia en tu vida también, se paciente y atrévete.

¡Aunque! Tal y como he comentado antes, decirlo es fácil más aún cuando personalmente quizá no hayas puesto en practica esto, ¿nos ponemos en marcha?

¡Hasta la próxima! 😉

Referencias:

  • Contenidos vistos en clase (vídeos, experiencias del docente, lecturas).
  • Material de apoyo de la asignatura (“Sistemas de Información”, Manuel Peralta; “Sistemas y tecnologías de la información”, Henry Jesús Mendoza Pacheco)

Confianza, PESI, ¡¿y Eduard Punset!?

Download PDF

¡Me encantaba ver a Eduard Punset en Redes! Capitulo tras capitulo, la musiquilla con la que empezaba cada capitulo, la introducción, la cita célebre y sobre todo las garras de Eduard y su característica forma de explicar y plasmar sus palabras! Muy gracioso la verdad. La pena fue cuando en 2014 dejaron de emitirla, ¿¡que iba a hacer a la noche después de cenar cuando me ponía con un vaso de leche caliente a ver lo capítulos con los pies recostados en alto y con una bata bien tapado?!

Introduzco este programa porque era un espacio de contenido científico y tecnológico que me encantaba y que tocaban diferentes áreas del cerebro, del comportamiento humano, de la falsa percepción del tiempo, el subconsciente, etc, guiado por nuestro divulgador científico más mediático, Eduard Punset. Es en clase cuando hemos hablado superficialmente sobre temas no tan tangibles como la confianza, sinceridad, la percepción de uno mismo y de su entorno y la edificación de nuestro propia versión del mundo al más puro estilo caverna de Platón, que me ha venido a la cabeza aquellos bonitos momentos de Redes.

¡¿Qué es la confianza?! A nivel antropológico, ¿cómo un ser vivo, cómo el homo-sapiens, puede dejarse convencer por otra persona? No podemos remediar los instintos más básicos de un ser vivo, como la defensa personal, instinto de supervivencia, etc. El cerebro capta unos inputs que ha de procesar y en base a todos los movimientos, percepciones, palabras, sonidos, gestos y experiencias previas, el cerebro se lo creerá o no. Al fin y al cabo, lo que hay son conexiones cerebrales excitadas por impulsos eléctricos precipitados por acciones del exterior (entorno). Cierto es también que siempre habrá un sexto sentido dentro de nosotros que nos hará dudar (al menos) de una determinada persona a primera vista.

Todos nos sorprenderíamos de la rapidez que tomamos (o toma nuestro cerebro por nosotros) decisiones y/ conclusiones: una décima de segundo en reconocer la emoción que otra persona está sintiendo (enfado, tristeza,..) y nada más y nada menos que 8 segundos para sacar nuestras primeras conclusiones sobre la persona que tenemos enfrente (si nos cae bien o nos cae mal) en un encuentro a primeras entre dos personas desconocidas.

Hay voces que dicen que la confianza se sustenta en tres pilares: sinceridad, competencia y responsabilidad. Si tienes a un fenómeno con esas características, sí es cierto que personalmente opino que es certera la afirmación. Que bonito sería tener un equipo que funcione a las mil maravillas. Algunas veces creo que entra dentro del dominio de la utopía, ¡pero puede que no! Veamos por qué.

Bien sea para tener una hoja de ruta clara o un roadmap en el que nos podamos basar, la planificación estratégica (PESI) es clave. Así mismo, la comunicación entre el CIO y la cabeza del negocio han de mantener una relación fluida y entendible. Pero eso, es de sentido común, ¡o al menos, después de que te lo expliquen sí lo es! El periplo que supone ir paso a paso en la confección de un plan estratégico para tu empresa es algo que toda organización ha de plantearse en algún momento ¿Donde estoy? ¿A donde quiero ir? ¿Como voy hasta donde quiero ir? ¿Como mido si voy bien? Son preguntas que has de hacerte. ¡Y yo me cuestiono!: ¿sería la variable confianza, un activo lo suficientemente sólido como para prescindir de una planificación a la vieja usanza? ¿O me estoy columpiando demasiado?

En mi opinión todo suma, creo que todo es importante. Pienso que un método tradicional que contemple los DAFO, análisis de gastos, inventario, evaluación del estado de diferentes elementos (sistemas, aplicaciones…), definición de requisitos futuros (aproximándonos a la Visión de la empresa), seguimientos y control, etc. no tiene porque excluir la parte más humana de la que hablamos aquí y lo que ello implica (complicidad, voluntad, sinceridad, responsabilidad). No cabe duda que cuanta más confianza o implicación exista en los empleados, todo marchará mejor. Hay que tener en cuenta, y coincidiendo con el texto escrito por mi compañero de filas Kevin Cifuentes en este mismo blog, predecir el futuro se tercia un tanto imposible, o al menos difícil diría yo. Y no necesariamente porque hablemos de planes a largo plazo, quizá para algunas personas, los planes a medio y/o corto plazo les resulta más difíciles de definir.

super mega iman¡Imagínese por un momento si nuestras decisiones como empresa se tomaran a la misma velocidad a la que inducimos si una persona nos caerá bien o mal como antes hemos visto! En este caso las empresas girarían más que una veleta al viento.

Al fin y al cabo, el PESI nos otorga el beneficio de que prácticamente todos los empleados miren hacia la misma dirección, cual imán atrayendo los polos opuestos de unas imaginarías flechas.

Pero tampoco está exento de tareas que puede que no sean de nuestro agrado: invertir tiempo, tener cierto grado de imaginación, capacidad analítica y demás.

¡En definitiva! Comulgo con las voces que empujan a realizar una planificación a la vieja usanza, siempre viene bien ir por los pasos tradicionales (seguir procedimientos, estándares, buenas practicas), pero también considero y creo relevante dar cabida a otros espacios de entendimiento (¡¿hablo ahora como un político?! 😮) donde la confianza en las personas es la abanderada en lo que es el camino hacia nuestro objetivo como organización. ¡Pero eso sí! Tanto como si se hace un PESI, o cualquier documento formal con directrices y demás…! ¡Hay que cumplirlo! Dejarlo a secar la tinta en una esquina de la mesa o cajón no va a hacer que las estrategias y propuestas formuladas caminen solas hacia adelante. Y ni hablemos de la procrastinación… Personalmente, ya me he visto en alguna escenario en el que no acabas llevando a cabo lo que habías dejado escrito en un papel, lo cual me frustra, pero, me comprometo ante vosotros lectores a que no vuelva a ocurrir. ¿Y vosotros que pensáis?

Referencias:

Grandes planes para grandes datos!

Download PDF

Las organizaciones inteligentes siempre han confiado en los datos para tomar decisiones estratégicas de negocios. Sin embargo, “los grandes datos ” tiene sus retos que deben abordarse antes de que puedan tener un impacto real.

El término “grande datos” se ha convertido en un algo expansivo que lo abarca todo. Aparentemente, tiene tantas definiciones como aplicaciones. Entonces, ¿qué quiere decir exactamente “grandes datos”, y que significa para las empresas y la normalización? [Read more…]