1

Los datos y el conocimiento

En este último post de la asignatura voy a abordar uno de los aspectos que más importancia cobra a la hora de hablar de los sistemas de información y su funcionamiento interno, un aspecto crucial que puede marcar el devenir de los mismos y concluir en un rotundo éxito o, por el contrario, un  rotundo fracaso, en este caso, estoy hablando de los datos y su calidad.

Durante algunas de las clases que han sido impartidas a lo largo del presente cuatrimestre, se ha incidido en la relevancia que puede llegar a tener este aspecto que aparentemente podría ser incluso trivial en determinadas circunstancias. Por poner un ejemplo, se aludió en clase a cómo una empresa se encargaba de gestionar las direcciones de sus clientes, obteniendo ciertas disparidades o incongruencias a la hora de referenciar las direcciones de sus clientes. Aparentemente un problema menor, hasta que estas direcciones se volvieron indispensables para aplicar uno de los objetivos de ventas de la empresa, entorpeciendo el mismo. Gracias a una buena gestión de los datos se pueden tomar decisiones en todas las áreas del negocio, pudiendo llegara a tener un alcance mayor o menor, pero cuando se trata de tomar decisiones más vale tener los datos de los hechos reales sobre la mesa en lugar de tomarlas impulsivamente.

Sin embargo, no es suficiente únicamente con contar con los datos en cuestión, también deben de ser datos íntegros y que no sean parciales. Esto es, no puede ser que un departamento de la empresa se encuentre manejando datos sobre las ventas del pasado mes (por poner un ejemplo) que no concuerden con los que se encuentra utilizando otro departamento dentro de la misma empresa. Puede parecer una tontería a priori, pero se da más de lo que creemos, y un claro ejemplo se puede extraer de la situación actual en el contexto de la pandemia. Sin ir más lejos, hará unas dos semanas se hablaba por parte del Ministerio de Sanidad de una fecha cercana a los 30.000 fallecidos desde el inicio de la pandemia aquí en España en marzo hasta el mes de mayo, mientras que el Instituto Nacional de Estadística hablaba de casi 50.000, 20.000 fallecidos de diferencia, lo que hace una diferencia porcentual de un 67% aproximadamente [1]; incluso actualmente con la actualización de los datos sobre la vacunación en ciertas autonomías encuentra discrepancias con los datos proporcionados oficialmente por el Estado [2]. La disparidad abismal entre ambos datos en el primer ejemplo se debe a la manera de contabilizar los fallecidos, la cual es diferente entre ambas partes, obviamente, esto es algo que puede suponer diferencias a la hora de gestionar las decisiones, al igual que con los datos sobre el avance de la vacunación. Y es lo mismo que puede ocurrir y ocurre en muchos ámbitos empresariales como se explicó en clase.

En resumidas cuentas, es importante que las empresas adopten estrategias dirigidas a cuidar y unificar los datos de los que disponen de manera transversal a los departamentos por los que pueden estar compuestas. No tiene sentido implementar sistemas de información que vayan a funcionar sobre datos que no tienen valor alguno por alguna de las anteriores razones, es totalmente contraproducente. Es una tarea que no es responsabilidad única y exclusiva de nuestra profesión, ya que requiere de mayor involucración de muchos otros actores, y su mala implementación puede llevar a causar incluso desinformación. Es por ello, que muchas veces se confunde el concepto de datos con el de conocimiento, contar con datos no implica necesariamente obtener conocimiento, puede ser incluso desconocimiento, es nuestra tarea saber gestionarlos y darles ese valor en último término.

Referencias

[1] Calvo, E. (11 de diciembre de 2020). ABC. Obtenido de El INE desmonta los datos del Gobierno y computa 45.684 muertes por coronavirus hasta mayo: https://www.abc.es/sociedad/abci-desmonta-datos-gobierno-y-computa-45684-muertes-coronavirus-hasta-mayo-202012101106_noticia.html

[2] R.M. (5 de enero de 2021). La Razón. Obtenido de La Región de Murcia ha administrado el 46 por ciento de las vacunas recibidas el pasado martes: https://www.larazon.es/murcia/20210105/joea7uy72vehniwokqp7kwis7q.html




Renovarse o morir

Durante las últimas semanas  de clase hemos abordado diferentes aspectos referentes a los sistemas de información integrados en las organizaciones y empresas de la vida real, gracias a los cuales hemos podido comprender mejor cómo se encuentran constituidos y funcionan este tipo de entes. Sin embargo, también hemos abordado otro aspecto fundamental como puede ser la manera en que se encuentran organizadas dichas empresas, lo cual puede llegar no solo a tener influencia en el flujo de datos que se genera en las mismas, sino a marcar la diferencia de cara a los trabajadores.

En este sentido, si ahora mismo intentamos imaginarnos conceptualmente cómo sería la organización o jerarquía estándar de una empresa cualquiera, lo más probable es que dibujásemos en nuestra cabeza una especie de pirámide. En otras palabras, lo que nos imaginamos es una organización vertical al uso (Figura 1), una jerarquía en la que los puestos que se encuentran más arriba en la misma controlan lo que hacen los de más abajo y, por ende, tienen más poder de influencia en la misma. La mayoría de las empresas ha funcionado históricamente de esta manera, con una estructura que es eminentemente rígida que limita en gran medida la capacidad de toma de decisiones operativas en el día a día a los empleados.

Este paradigma de organización puede ser eficiente en muchos ámbitos en los que aún hoy en día es aplicado, como en organismos gubernamentales, militares, etc. No obstante, en empresas en las que lo que se debería perseguir es obtener los mejores resultados posibles y contar con unos empleados comprometidos, puede llegar a ser realmente contraproducente.

En este punto es donde entra en juego otro tipo de paradigma de organización diferente (que no ha de ser mejor obligatoriamente, todo depende del contexto), la organización horizontal. Si antes nos imaginábamos una pirámide ahora deberíamos imaginarnos prácticamente un rectángulo que, aunque siga manteniendo ciertos niveles de jerarquía, ha obviado muchos de los otros (Figura 2). En este nuevo esquema, la organización es mucho más flexible, favoreciendo que los trabajos ahora sean gestionados de manera más directa por equipos y no por personas en solitario, lo cual hace que los empleados se sientan más implicados en los trabajos a realizar. Es un sistema pensado principalmente para mejorar la comunicación en la empresa y eliminar figuras como responsables y jefes, sustituyéndolas ahora por equipos o por líderes.

Hoy día, en la era de la información, la práctica mayoría de los departamentos genera algún tipo de necesidad de comunicación o comparte información con otros por muy desiguales que puedan parecer a priori.

Al fin y al cabo, la idea principal es eliminar estructuras organizativas heredadas de épocas industriales en las que todo se encontraba dividido en base a las funciones que desempeñan los empleados, y aunar de alguna manera todo ello con estructuras que favorezcan el flujo de información dentro de las mismas empresas. Esto es, por contextualizar de alguna manera la idea, es posible que durante mucho tiempo las personas encargadas de llevar a cabo tareas de marketing o logística no tuvieran en absoluto ningún tipo de contacto, de manera que la gente de marketing se relacionaba con gente de marketing, al igual que los de logística harían lo propio. Sin embargo, hoy día, en la era de la información, esto es algo absolutamente obsoleto, la práctica mayoría de los departamentos genera algún tipo de necesidad de comunicación o comparte información con otros por muy desiguales que puedan parecer a priori.

Por consiguiente, adoptar y adaptar este tipo de organizaciones más igualitarias en las empresas no es asunto baladí, ni mucho menos. A nivel organizativo es capaz de marcar la diferencia, pero no hemos de quedarnos a tal nivel, si no que es algo extrapolable a un nivel más personal de los propios empleados que forman parte de la estructura. Contar con trabajadores descontentos, que sienten que no son escuchados, y cuyo límite de actuación se encuentra restringido, tienen todas las papeletas para ser unos trabajadores desmotivados, y eso no es una buena inversión para las organizaciones. De la otra manera sería posible revertir tal situación, proporcionando a dichos empleados esa mayor capacidad de actuación, con una mayor colaboración e implicación. Y efectivamente, como muchos estaréis pensando, esto supone que los empleados tengan una mayor visión sobre lo que es la empresa, dónde se encuentra, y qué quiere conseguir. Tomar decisiones en estos términos requiere de un mayor nivel de responsabilidad por parte los, pero que por otro lado se trata de una responsabilidad compartida en cierta manera (en equipo), la cual es más fácil de asumir ya que nace del propio compromiso de cada uno de ellos y no de la obligación pura de la otra estructura.

En resumidas cuentas, es necesario que las empresas sean entendidas como algo más que un ente abstracto, comprender que detrás de ellas hay personas como cualquiera de nosotros y que de su gestión depende fundamentalmente el rumbo que seguirán. Este tipo de soluciones son complicadas de implementar, pero desde mi punto de vista, y por lo visto en clase, son una apuesta segura de cara al futuro. Ya se sabe, renovarse o morir.




Adaptación de las empresas a los sistemas de información

https://www.eoi.es/blogs/juanadoricelcepeda/2012/02/27/importancia-y-manejo-de-los-cambio-en-las-organizaciones/

https://www.eoi.es/blogs/juanadoricelcepeda/2012/02/27/importancia-y-manejo-de-los-cambio-en-las-organizaciones/

En esta segunda publicación quería tratar de explicar las distintas casuísticas que se pueden dar a futuro cuando una empresa decide incorporar a su infraestructura uno o varios sistemas de información.

Una vez la empresa ha decidido implantar un sistema de información, deberá plantearse la pregunta más crucial: ¿Hasta qué punto he de parametrizar la herramienta para que se adapte a mis necesidades?

Esta pregunta es bastante peligrosa, ya que, en la mayoría de organizaciones se tienda a intentar adaptar las herramientas lo máximo posible a los procedimientos actuales de la empresa. Esto en un corto plazo puede ser eficaz, pero también deberíamos de preguntarnos: ¿Si necesitamos tanta parametrización, no sería más conveniente un desarrollo propio?

Aquí ya encontramos la primera diferenciación clara, podemos desarrollar nuestra propia solución o comprar una existente en el mercado. Para mí es una cuestión bastante sencilla, en la actualidad hemos podido ver que lo que se premia de cara a obtener un puesto de trabajo es la especialización, es decir, pocas veces se reconoce el saber muy poco de a cerca de muchos temas y en cambio, si sabemos mucho sobre un tema, probablemente encontremos trabajo de ello. Para las empresas es similar, en el mercado actual se valora mucho más que sigan desarrollando su “core”, es decir, por lo que se las conoce y  no por otros temas que se alejen de ese “core”. Imaginemos por ejemplo una marca de ropa deportiva, como podemos imaginar su temática es el deporte y en especial el textil deportivo. En esta empresa, si deciden realizar un desarrollo propio de un sistema de información probablemente no obtengan lo que esperaban o les acabe siendo más costoso que si lo hubiesen encargado. Esto se debe a que no tenían ni el conocimiento ni la experiencia en ese ámbito.

Ahora bien, dentro de ambas clases (desarrollos propios y compra de un producto) seguimos teniendo otra gran cuestión, la parametrización, en el desarrollo propio viene implícita, pero en el producto de otro proveedor podemos decidir el grado de parametrización deseado. Como he dicho antes, las empresas tienden a adaptar casi totalmente las herramientas a sus procesos de trabajo actuales y esto a la larga les puede repercutir ya que entra en juego algo que no se suele tener muy en cuenta: El mantenimiento y la actualización.

En el caso del desarrollo propio ya asumimos que cualquier mantenimiento y actualización lo deberemos realizar por nuestra cuenta, lo que supone tener un departamento dedicado a ello con los costes que esto supone o contratar a la empresa externa que nos lo haya proporcionado con el sobrecoste que esto supone.

En cambio, si lo adquirimos como un producto/servicio, probablemente se lo estemos comprando a una empresa con probada experiencia y que ofrece mantenimiento y actualizaciones regulares. Pero, ¿qué sucede si sobre-parametrizamos este sistema? La respuesta es sencilla pero la solución difícil, no podremos actualizarnos directamente a la siguiente versión del proveedor, tendremos que reinstalar la herramienta y volver a parametrizar todos los ajustes como los teníamos en la versión anterior (si esto es posible).

Por lo tanto, como hemos podido apreciar, salvo que seamos una empresa que se dedique al desarrollo de software o tengamos un gran departamento de desarrollo con las capacidades y conocimientos para llevar a cabo la hercúlea tarea de desarrollar y mantener un sistema de información propio, deberíamos tender a comprar un producto/servicio ya establecido en el mercado. Además, deberemos tratar de parametrizar lo menos posible este sistema para favorecer la actualización y mantenimiento.

La teoría como podemos ver es muy sencilla, pero hay que plantearse que sucede cuando decidimos parametrizar el mínimo. La primera consecuencia es clara, es necesario adaptar todos los procesos a como están concebidos según el sistema de información. Esto puede ser de gran dificultad ya que implica un cambio integral para la compañía, aunque luego vaya a ser muy beneficioso para la misma, por lo tanto, será sencillo vendérselo a la directiva ya que supone un gran aumento de la rentabilidad a largo plazo. Pero, qué pensará el activo más importante de cualquier organización, sus empleados, pues para los que lleven poco tiempo en la compañía no les afectará mucho ya que probablemente tampoco estén muy familiarizados con los proyectos actuales o por lo menos no los tendrán muy mecanizados. Pero, ¿Y los empleados de larga duración que tienen ya muy interiorizados estos procesos? Este es el gran reto, la mayoría de personas tienden a ser reacias al cambio, por lo que no podemos realizarlo de una forma brusca y mucho menos impuesta.

Para solucionar este gran reto, deberemos tener siempre en cuenta a los empleados cuando tomemos decisiones que les repercutan de una forma tan directa. Además, deberemos de proporcionarles los cursos y explicaciones correspondientes para que ellos entiendan el porqué del cambio. De esta forma conseguiremos algo más de comprensión por su parte. Hay que tener en cuenta que a pesar de que llevemos a cabo todas estas medidas para minimizar el descontento de los empleados siempre habrá un remanente del mismo, como he dicho antes la gente es reacia al cambio, pero mucho más si no lo entiende o no se le ha tenido en cuenta.

Por lo tanto, la última cuestión será ver como se dividen los empleados a la hora de enfrentarse a estos cambios. En clase, se presentó un día la idea grosso modo de que se dividirían de la siguiente forma: 20% muy interesados en cambiar, 60% indecisos y 20% Totalmente reacios al cambio. Como he comentado antes, al principio probablemente el 60% de indecisos tienda más a ser reacios que a estar interesados, sobre todo si no se les da formación ni se les tiende en cuenta. Pero, si aplicamos las medidas comentadas antes probablemente consigamos que se inclinen por estar más interesados y se favorezca por tanto el cambio propuesto. Y si una cosa es igual de clara que la gente es reacia al cambio, es que todo el mundo se sube a bordo del cambio cuando ven que la inmensa mayoría lo apoya y se ven los primeros resultados favorables.

Como conclusión, hay que tener claras dos ideas:

  • En la mayoría de escenarios en cuanto a nuevo software y en especial sistemas de información, será más interesante comprarse a una empresa que se dedique a ello con probada experiencia. Y una vez comprado parametrizarlo lo menos posible.
  • La segunda idea, es que, la pieza clave de cualquier gestión interna de la empresa son los empleados. Ellos son los que pueden decantar la balanza si se refiere a cambios en la organización. Por lo tanto, es muy conveniente tenerles en cuenta y tener un plan para la aceptación de los cambios.



Cultura y cambios

Hola a tod@s!

Me gustaría hablar sobre los cambios de cultura en el ámbito empresarial  o organizativo. Son muchas las entidades que están tratando de variar su cultura base. Esta sociedad y los modelos de negocio cambiantes nos obligan a adaptarnos cada poco tiempo y es que además es algo exponencial, durante los próximos años vamos a ver cómo los cambios se dan cada vez más y más rápido. Gran parte de la «culpa» de esto la tienen la tecnología, estamos viviendo momentos de cambios debido a diferentes tecnologías que están emergiendo con fuerza: IoT, Blockchain, Big Data, Inteligencia Artificial… una larga lista a la que debemos adaptarnos para sobrevivir y llevarnos el gato al agua. Muchos creen que la solución está en moverse en torno a modelos y culturas más ágiles y que se adaptan con más facilidad a los cambios. Es aquí donde empieza nuestra ilíada.

Wikipedia define así [1] el término cultura para el contexto de este post:

«Los conjuntos de saberes, creencias y pautas de conducta de un grupo social, incluyendo los medios materiales que usan sus miembros para comunicarse entre sí y resolver necesidades de todo tipo.»

Me gustaría incidir en que la definición, y más en el contexto de las organizaciones, hace alusión a que la cultura está estrechamente relacionada con el comportamiento. ¿Cómo hacemos frente a los problemas?¿Qué métodos usamos?

Otro término a destacar en la definición es el de creencia [2]:

«Idea o pensamiento que se asume como verdadero.»

Las ideas y los pensamientos están habitualmente muy arraigadas en los individuos, más aún cuando son conceptos asumidos y aceptados por un conjunto de personas con las que te sientes identificada (tus compañeros de empresa en este caso).

Para relacionar ambos conceptos, comportamientocreencia, creo que no es una locura decir que las personas nos comportamos en base a nuestras creencias, solemos ser coherentes y hacemos lo que creemos que es mejor pese a que las creencias no son más que suposiciones. Es aquí donde está el meollo de la cuestión. A la hora de impulsar un cambio de cultura podemos centrar nuestros esfuerzos en que las personas de nuestra organización cambien su comportamiento y su forma de trabajar, pero si no creen en lo que están haciendo, nuestros esfuerzos son en vano. Personalmente, veo dos formas de hacer frente a este problema, dos forma de cambiar las creencias de las personas de una organización:

  • Haciendo ver que sus creencias actuales no son adecuadas, es decir,  «atacando» sus creencias actuales.
  • Haciendo ver que las soluciones alternativas que proponemos resultan ser mejores que sus creencias, «construyendo» nuevas creencias.

La primera solución es la que más se suele usar. Cuando hablamos de crear una necesidad de urgencia estamos precisamente hablando de hacer ver que las creencias actuales están obsoletas, no valen: «Lo que estamos haciendo ahora no vale, o cambiamos ya o nos vamos al traste». Esta perspectiva es más sencilla ya que las personas somos más perceptivas a mensajes negativos y construir nuevas creencias después de haber «destruido» las otras es una tarea más sencilla. El problema  de esta solución es que si esa necesidad de urgencia no resulta, todo el proceso se va al garete.

La otra solución es más complicada porque para cambiar una creencia, una idea hay que proponer otras nuevas que vayan acompañadas de resultados muy obvios. Los cambios provocan inseguridad y miedo en las personas,  por eso para que una persona cambie tiene que ver muy claramente que el cambio la va a beneficiar. Por ello está solución requiere de mucha paciencia y mano izquierda, es difícil de llevar a cabo pero implica que las personas acepten las nuevas creencias con mucho convencimiento.

Para terminar me gustaría insistir que ambas soluciones son válidas, cada organización debe elegir cual y cómo va a aplicarlas dependiendo de su situación y condiciones propias. Muchas veces ponemos el foco en las formas y en aspectos superficiales de la cultura pero nos olvidamos de que en el fondo siempre están los pensamientos, sentimientos, ideas y creencias de las personas. Las culturas son eso, son en parte la raíz de nuestra forma de ser y por lo tanto cambiar la cultura significa también, en parte, cambiar a las personas.

¡Espero que os haya gustado!

 

[1] «Cultura», Wikipedia, https://es.wikipedia.org/wiki/Cultura

[2] «Creencia», Google, https://www.google.es/search?q=creencia&oq=creencia&aqs=chrome..69i57j0l5.1427j1j1&sourceid=chrome&ie=UTF-8




Now and future-now

inteligencia-artificial_1

De la charla del ponente que nos trajo Pablo me quedo con una de las preguntas que hizo, a ver si alguno de nosotros nos convertiríamos en ciborgs si tuviéramos la oportunidad de hacerlo. Muchos se quedaron pensando, algunos respondieron, como mi compañero Aitor Brazaola que especificó que él lo haría, pero un futuro más lejano cuando de verdad se pueda hacer esta transformación correctamente.

Relacionado los ciborgs, hace un tiempo leí el siguiente artículo [1] :

Tres pacientes renuncian a una mano inútil a cambio de una biónica

¡WOW! Suena muy heavy todo, pero si habéis entrado el artículo, habréis leído que las tres personas que se ofrecieron voluntarias han quedado más que contentas con el resultado.

Os voy a pedir que veíais este video. Os robo solo 5 minutos de vuestras vidas.

¿No os emociona todo esto? Dios. Me he visto vídeos del estilo incontables veces, y, no sé cómo explicarlo chicos, pero este tipo de cosas son las que me hacen enamorarme cada día más de la tecnología.

Sinceramente yo también lo haría, porque me encantaría ver que es de nuestro mundo en el futuro. Quisiera ver y conocer esos avances tecnológicos que harán cambiar el mundo. De estos avances los que más me llaman la atención son los relacionados con el área de salud y bienestar, y medicina. Aunque lo cierto que ya se están viendo avances en este sector.

¿Prevenir enfermedades antes de que se diagnostiquen?, ¿recibir seguimiento de nuestras enfermedades en tiempo real sin necesidad de acudir a la consulta del médico? Todas estas cosas están cada día más cerca de convertirse en realidades cotidianas gracias, entre otros elementos, al Big Data. Las tecnologías basadas en Big Data, la biotecnología, la realidad aumentada, los wearables, los robots cirujanos o la biónica son realidades hoy en día. El desafío tecnológico no es pequeño, pero el Big Data nos habilita para manejar estos grandes volúmenes de datos y sacar partido de toda la información recopilada aplicando inteligencia a los datos.

También podemos destacar el enorme crecimiento en el uso de wearables. Podemos usar estos dispositivos para tomar medidas sobre datos biométricos y así recopilar datos a lo largo del tiempo. Por ejemplo, ya se pueden medir parámetros como la saturación de oxígeno, el pulso cardíaco, las calorías quemadas o realizar un seguimiento de la calidad del sueño.

Se calcula que la información biomédica disponible se va a duplicar cada 18-24 meses durante los próximos años. Esto supone un desafío para la gestión, disponibilidad y gobierno del dato para el que las empresas del sector salud deben de prepararse.

Lo cierto es que con la tecnología se están haciendo cosas increíbles. Ha traído consigo el desarrollo en muchos campos, no solo en la medicina, si no también en los gobiernos, los negocios, la educación. Estamos avanzando mucho, estamos ayudando a muchas personas, … Y, aunque no se perciba a simple vista, Big Data está cada vez más presente en nuestras vidas ayudando a solventar los nuevos desafíos y aportando un valor diferencial.

¡No puedo esperar a ver qué es lo nos deparará el futuro gracias a todos estos avances! ❤




Un paso más y ¡hale! ya tienes conocimiento. BI.

Este post lo afronto con más seguridad y con ganas de hablar de todo lo que concierne a BI (Business Intelligence). ¡La verdad es que, hay tanto de que hablar! Tantas curiosidades, puntos de vista, maneras de entender los conceptos, artículos… Business Intelligence y BigData se han convertido en el nuevo petroleo de la era moderna. Como nos decía David Buján, profesor de la universidad, muchas veces se lanzan al aire palabras y conceptos que no dejan de ser buzzwords de cosas que ya conocemos con anterioridad. En este caso, y como plasma el título de este post, el BI se trata de dar un pasito más en la piramide DIKW.Screenshot from 2017-01-14 22-23-57

No nos olvidemos de que la screenshot que puedas hacer de un momento determinado de tu empresa usando tus herramientas BI, no es lo más significativo en el sentido que de no te aporta un conocimiento óptimo de las tendencias futuras de tu organización. ¡Sí te permite vislumbrar qué estaba ocurriendo en un momento dado en tu empresa y que variables estaban en pie y demás. Sin embargo, no parece que sea suficiente para ver el big-picture del roadmap de tu organización.

Así mismo, la calidad del dato es otra de las características que es esencial que se cumpla. No es un tema baladí, porque de lo contrario, podrías estar dando un servicio a tus clientes muy mediocre y poco elegante o profesional.

Dicho lo cual, y a colación de lo que nos comentó nuestro profesor en clase, creo que habría que empujar en la dirección sobre incluir todas las variables que tengas a tu alrededor y más, en tu software BI favorito. Es cierto, y al fin y al cabo es de lo que también trata BigData. Como responsable de tu organización serás capaz de estimar y adelantar respuestas a incógnitas que sin la ingente cantidad de datos no podría ser posible. Lo que quiero transmitir en estas lineas es que efectivamente las cantidades mayúsculas de datos sirven para mejorar tus predicciones. ¿Y por qué no utilizar todas las variables que tengas a tu alrededor? Unido también a algún que otro concepto con la asignatura de Inteligencia Artificial que estoy a punto de terminar de cursar este semestre, cuanto más entrenes tu modelo en el contexto de redes neuronales, mejor resultado será capaz de predecir cuando le presentes datos nuevos y frescos. Antonio Hernández, responsable de Inteligencia de Negocio de Oesía comenta lo siguiente: “Aportamos una capa más al modelo de BI tradicional basada en la algoritmia y la lógica matemática”. Y es que resulta que Oesía ha introducido una serie de mejoras en sus sistemas BI tradicionales relacionadas con las redes sociales, Internet, etc. ¡¿El objetivo?! Explotar cualquier tipo de información provenga de donde provenga.

powerbi-desktop2

De la misma manera que se te hace la boca agua cuando llega la hora de comer y tu mandíbula no ha masticado liquido-elemento durante unas horas y tienes ante ti un plato de comida disponiéndote a darte la zampada del medio día, aquí, con los sistemas BI, también ocurre algo similar :). Cuantos más datos introduzcas en la máquina del oráculo que es tu software BI, entonces mejores estadísticas obtendrás con el fin de mejorar tus acciones en la empresa. ¡Y eso es lo que me fascina! ¡De hecho, es un embrollo y conglomerado de variables y cosas a tener en cuenta, que realmente se trata de un sinfín de posibilidades!

Considero que también has de ser minucioso con el tipo de variables que seleccionas y haces uso de ellas; por ejemplo: NPS (Net Promoter Score). ¡Ésta es una métrica que muchas compañías utilizan e incluso que tú mismo, lector, te la habrás encontrado algún día navegando por Internet o desinstalando una aplicación de tu entorno Windows! Se trata de la famosa pregunta: “¿en qué grado recomendarías este producto o marca a un amigo o familiar?”. Es efectivamente, una métrica útil dependiendo del contexto, también es cierto que me consta que en otros lares, ya no se contempla como variable caprichosa, no es útil. Otro ejemplo: el color del coche y el riesgo de sufrir accidente. ¡Guauuu! ¿Habías oído alguna vez eso? Yo hasta hace poquito no, y resulta curioso. Me encanta por un lado que todas esas variables se tengan en cuenta porque al final intentas estimar lo mejor posible, y por otro lado, me abruma que todos esos conceptos se tengan en cuenta.

bi-tools

Pero todo esto no sirva para nada si no sabes para qué quieres tu herramienta BI dentro de la organización. Retratemos una caricatura: viene el cartero, toca a la puerta de tu oficina, y te entrega un paquetito a cambio de una firmita en una tablet. El cartero se va, y estás tú sentado en tu enorme silla de despacho con el paquete encima de la mesa. Este paquetito, lo abres y resulta que hay un sistema/herramienta BI sonriente, mirándote y diciendo: “¡Hola!, soy tu BI, utilízame para lo que tú quieras!”. Y tú, con una sonrisa a medio gas, te replanteas realmente para qué llegaste a comprar esa herramienta tan bonita y sonriente. «¿Lo tengo claro…?» Vale, volviendo a la tierra de los normales y dejando ese símil atrás, resulta que si no estableces unos roles claros de quién va a utilizar el software BI, y tampoco promueves la información que obtienes de tus resultados entre los empleados (informes, comunicación adecuada), entonces, habrás perdido dinero comprando una herramienta que no la estás acomodar bien dentro de tu organización. Por ende, has de tener claro para qué necesitas tener un sistema de predicción que te ayude a la toma de decisiones. Hay fuentes que comentan que se intente centrar el BI solo en único departamento, pero también hay quienes lo abren más a todos los departamentos, ¡según las necesidades! Por tanto, up to you, como se diría en inglés.

Para finalizar, me gustaría mostraros unos datos que me han gustado porque siempre aquellos que son impactantes te llaman poderosamente la atención. MicroStrategy, una empresa dedicada durante 20 años en las prácticas de BI, detalla que una de las características notables de esta empresa es su capacidad de manejar grandes volúmenes de datos. ¡Por ejemplo! Facebook, cliente de MicroStrategy, dispone de una base de datos de más de 200 petaBytes con 1.100 millones de usuarios que alimentan cada día esa base de datos con todo tipo de información. Están actualmente trabajando en atacar dicha base de datos en tiempo real, y es que si hay algo que es clave, es precisamente ser predictivos y poder visualizar de forma atractiva visualmente los resultados (cuadros de mando, mapas…). ¡¿Qué pasada verdad?!

 

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.
Señoras y señores, ¡que tengas un buen día!
Saludos de año nuevo.

:))))))))))

Referencias:

  • Contenidos vistos en clase (videos, experiencias del docente, lecturas).
  • Material de apoyo de la asignatura (“BI de la predicción y de la prescripción”, computing.es)



El difícil arte de la simplicidad

Como nos gusta complicarnos a las personas, si todo es mucho más simple. El gran Albert Einstein decía “Todo tiene que ser tan simple como sea posible pero no más simple”. Son palabras un tanto misteriosas, pero en el fondo, el sentido de la frase nos transmite el equilibrio de la simplicidad. Si imaginamos una línea, y en la derecha situamos lo muy complejo y en la izquierda lo más sencillo, podemos definir un punto en el centro donde se sitúa el equilibrio. No necesariamente tiene que estar en el centro, en función de la complejidad o facilidad de la tarea, puede variar.

Sin embargo, a veces no es tan fácil discernir si una tarea es más compleja que otra. Y es que, en la mayoría de veces, hacer las cosas simples requiere un gran esfuerzo. Con lo rápido que se mueve la sociedad y la avalancha de información que disponemos, es fácil complicarse la vida a la hora de tomar decisiones.

Vamos a pensar en la simplicidad relacionada con el liderazgo. Todos los grandes directivos de las empresas, jefes de equipo, gentes, deben de tener la simplicidad como una cualidad permanente. Normalmente se tiende a pensar que algo complicado de realizar, tiene más mérito que algo sencillo, ya que requiere de mayor esfuerzo y trabajo. Los humanos somos una raza que tenemos una innata tendencia a complicarlo todo. Pero es necesario destacar que hacer las cosas simples no significa que se hagan fáciles. Se trata más bien de encontrar la mejor manera de llevar a cabo un proyecto, modelo de negocio o proceso que facilite las cosas tanto para el cliente como para la organización.

Además, los líderes apasionados por la simplicidad, hacen organizaciones con ambientes de trabajo más dinámicos, sin dejar de lado las exigencias propias del trabajo. Ya lo decía Steve Jobs: “Lo simple puede ser más difícil que lo complejo. Hay que trabajar duro para aclarar las ideas y para hacer que lo pensado sea simple. Pero vale la pena una vez se consigue, ya que puede mover montañas”. Es por ello que el sello que caracteriza a Apple es la simplicidad, no solamente a nivel de producto, sino también en otros aspectos fundamentales como la comunicación y el marketing. Cuando Apple lanza un nuevo producto, es capaz de comunicarlo de una manera sencilla, por eso llega a tanta gente.

Lo mismo sucede con los sistemas de información. Es básico y fundamental diseñar un sistema usable y simple. No solo porque será más sencillo de implantar, sino porque la curva de aprendizaje será menor para los usuarios, y estos le darán más valor al producto. Está claro que el usuario que dedique más tiempo del esperado o establecido para poder aprender o utilizar un sistema, no valorará la importancia de este y su utilidad. Incluso será reacio a utilizarlo y muy difícilmente se sentirá a gusto con el sistema. Por ello también es fundamental el feedback del usuario, ya que puede ayudar a la compañía, en la búsqueda de esa simplicidad.

Por ello, aplicaciones tan conocidas como Whatsapp, Spotify o Netflix, tienen tanto éxito entre los usuarios. No solo proporcionan un servicio al usuario, sino que son tan sencillos e intuitivos de utilizar, que son todo un éxito de descargas. Y no solo eso, cualquier funcionalidad añadida en versiones posteriores, no debe de ser excesivamente compleja, ya que corre el riesgo de echar por tierra la simplicidad que caracterizaba a dicho sistema.

Como podemos observar, la simplicidad es una cualidad en cualquier ámbito. Desde el liderazgo de equipos y personas, la comunicación y marketing o el desarrollo y usabilidad de un sistema, la simplicidad debe imperar. En el momento en que cualquier tarea o procedimiento se convierta en más complejo de lo que debería, es necesario pararse a pensar en cómo lo estamos haciendo, y simplificar los elementos que sean prescindibles. Tenemos que ponernos en la piel de la persona que es miembro de nuestro equipo, de aquel cliente potencial o del usuario que ya utiliza nuestro sistema. No será una fácil seguramente, pero vamos a intentar hacerle la vida más sencilla y más fácil porque nos lo agradecerá.




El día que nos casamos con la tecnología

¿Qué hora es?… Automáticamente habrás girado la muñeca o habrás cogido tu teléfono móvil, esta simple decisión es resultado de la generación a la que perteneces. Estamos acostumbrados a tratar la teoría de la evolución del ser humano echando la vista atrás miles de años, y no nos damos cuenta de que solamente es necesario mirar 30 o 40 años atrás.

Estamos acostumbrados a identificarnos como el homo sapiens, única especie viva del ser humano en la actualidad, y no nos damos cuenta de que dentro de esta especie podríamos diferenciar distintas sub-especies con las que convivimos a diario, distintas sub-especies que han sido determinadas por la situación tecnológica presente en el momento de su nacimiento. ¿Quieres demostrarlo mediante un sencillo experimento? Intenta explicar a tus padres o abuelos el significado de un concepto tecnológico actual. ¿Qué significa Wi-Fi? ¿Qué significa «la nube»? ¿Qué significa un sistema de información?. Rápidamente descubrirás unas barreras de comprensión marcadas por la edad y el entorno tecnológico con el que han convivido. Y es que la evolución humana se da la mano con la evolución tecnológica.

Pero demos un paso de gigante en la historia, un paso al pasado, al origen tanto del ser humano como de la tecnología. La historia de nuestra especie comenzó en algún lugar de África, lo podemos saber gracias a la información que generaciones pasadas han sido capaces de preservar y transmitir, todo ello gracias a herramientas naturales como la voz articulada, el oído, la vista, el tacto y un cerebro preparado para tal fin, un cerebro que se encarga de almacenar dicha información y recuperarla cuando necesitamos utilizarla, un cerebro que nos permite poseer la capacidad de la memoria individual.

Pero no solo eso, nuestros conocimientos y habilidades nos permitieron dar un paso adelante. Hace unos 5.500 años, por la zona de Mesopotamia, a alguien se le ocurrió que con un palito podía grabar símbolos que equivaldrían a palabras habladas en una tablilla de arcilla blanda, surgiendo la escritura. La sociedad que tenemos hoy en día es el producto de toda esa evolución, de sus progresos y retrocesos, del crecimiento de la sabiduría y de nuestra capacidad para darle un uso eficiente a la información derivada de dicha sabiduría. Lo hicimos en su día con tablillas de barro y en la actualidad con dispositivos electrónicos inter-conectados a nivel mundial. Han tenido lugar revoluciones de la información, como la imprenta, la radio, los ordenadores; y todas ellas han buscado un mismo fin, la capacidad para comunicarnos de la forma que deseemos, en el momento en el que deseemos y con quien deseemos, independientemente de las barreras físicas o lógicas existentes.

Pero la evolución no termina en el presente, la evolución no se para por nada ni por nadie, la evolución es un proceso natural y siempre está en marcha. La capacidad de gestionar la información hoy en día va más allá de las tablillas, la imprenta, la radio, la televisión. Solamente fueron herramientas para un fin, herramientas para alcanzar la situación actual y poder dotarnos de nuevas capacidades y herramientas. Porque a lo largo de los años, el objetivo de comunicación global persiste, pero las barreras y los retos se incrementan, también ellos evolucionan. Y cuando hablo de barreras, no me refiero a la tecnología, sino de su pareja de baile, las personas. Porque no debemos olvidarnos que la evolución humana y la tecnología pasean de la mano, y como todo buen matrimonio, la convivencia es para lo bueno y para lo malo.

Solemos echar la vista hacia el futuro e indagamos sobre el motivo de nuestra futura extinción… un meteorito enorme, un segundo big bang, un ataque extra-terrestre… al fin y al cabo somos personas, siempre colocaremos el foco de nuestras desgracias en el exterior, y no nos damos cuenta de que nuestra extinción será el resultado de nuestras propias acciones, las personas seremos el motivo de nuestra propia extinción.

Tal como dijo Charles Darwin, no es el más fuerte ni el más inteligente el que sobrevive, sino aquel que mejor se adapta a los cambios. Y vivimos en una sociedad de cambios constantes, cambios derivados de una evolución tecnológica constante. Una evolución responsable de la existencia de sub-especies de Homo Sapiens, una evolución que tiene que abrirnos los ojos a la realidad, una evolución de la que tenemos que aprender que, en pleno siglo XXI, la fortaleza del ser humano no reside en sus cualidades físicas, sino en la capacidad para gestionar su cerebro; sus colmillos y garras son su capacidad para comunicarse y gestionar la información. Y todo aquel que no esté preparado para adaptarse a la evolución tecnológica, que no se extrañe cuando reciba los papeles del divorcio, por que la evolución tecnológica es cosa de unos pocos, pero la convivencia con ella es cosa de todos.




Profundizando en el mundo de PCI DSS

Cuando hablamos de estándares en cualquier ámbito de la tecnología, nos referimos no solamente a requisitos o reglas que se deben cumplir, sino también a controles y riesgos que afectan a la seguridad de todos los componentes, tanto software como hardware, que utiliza cualquier sistema de información.

Y como el tema escogido ha sido el estándar PCI DSS, del que llevo hablando durante un tiempo en las entradas de este blog, en este post profundizaré en los controles y procedimientos de dicho estándar:

  • Requisito 1: Instalar y mantener una configuración de firewall que proteja los datos asociados a las tarjetas de crédito.
    • Instalar un firewall para cada conexión a internet (en todos los dispositivos) y entre cualquier DMZ (Desmilitarized Zone) y para cada red interna.
    • Configurar todos los firewalls con una descripción de los grupos responsables de las componentes de la red, justificando cada servicio, protocolo y puerto utilizado.
    • Revisar la configuración del firewall al menos una vez cada seis meses comprobando el cumplimiento de la política de configuración.
    • Configurar los routers de manera que bloqueen las conexiones entre las partes no confiables y los datos asociados a las tarjetas.
    • Asignación de un responsable que compruebe los registros del firewall diariamente.
  • Requisito 2: Cambiar las contraseñas y parámetros de seguridad por defecto que establece el fabricante.
    • Desarrollar estándares de configuración para todos los componentes del sistema que aborden todas las vulnerabilidades y sean consistentes con las definiciones aceptadas por la industria.
    • Mantener un listado de componentes que estén dentro del alcance del PCI DSS.
  • Requisito 3: Protección de los datos asociados a las tarjetas de crédito.
    • Limitar el almacenamiento de datos del titular de la tarjeta y el tiempo de retención de los datos, tal y como se especifica en la política de seguridad.
    • Establecer una máscara PAN (mostrar los seis primeros y los últimos cuatro dígitos del número de cuenta), de modo que solo las personas autorizadas puedan ver el PAN (número de cuenta) completo.
    • Documentar e implementar procedimientos para proteger las claves utilizadas para el cifrado de los datos del titular de la tarjeta.
  • Requisito 4: Cifrar la transmisión de los datos del titular de la tarjeta en las redes públicas abiertas.
    • Utilizar criptografía robusta y protocolos seguros como TLS, SSH o IPSec para salvaguardar los datos sensibles durante la transmisión de los mismos.
  • Requisito 5: Protección de los sistemas contra malware y actualizar regularmente el software antivirus.
    • Implementar un software antivirus en todos los sistemas que puedan ser afectados por software malintencionado. También se deben realizar evaluaciones periódicas para comprobar la evolución de las amenazadas.
    • Asegurarse de que todos los mecanismos antivirus se mantengan actualizados, realizando exploraciones periódicas y generando registros de auditoría.
  • Requisito 6: Desarrollo y el mantenimiento de sistemas y aplicaciones seguros.
    • Establecer un proceso para identificar vulnerabilidades de seguridad.
    • Proteger todos los componentes del sistema mediante parches de seguridad suministrados por el proveedor en el plazo máximo de un mes desde su lanzamiento.
    • Seguir los procedimientos de control de cambios para todos los cambios en las componentes del sistema.
    • Asegurarse de que todas las aplicaciones web estén protegidas contra ataques conocidos. Realizar una evaluación de la vulnerabilidad de las aplicaciones al menos una vez al año e instalar una solución técnica automatizada que detecte y prevenga de ataques web.
  • Requisito 7: Restringir el acceso a los datos del titular de la tarjeta según la necesidad de saber que tenga la empresa.
    • Limitar el acceso a los componentes del sistema y los datos del titular de la tarjeta.
    • Establecer un sistema de control de acceso para componentes del sistema basado en la necesidad del usuario, que permita mostrar únicamente lo estrictamente necesario.
  • Requisito 8: Identificar y autenticar el acceso a los componentes del sistema.
    • Definir e implementar políticas y procedimientos para asegurar una gestión adecuada de la identificación del usuario. Además, asignar a todos los usuarios, un nombre de usuario único.
    • Implementar autenticación multifactor para todos los accesos remotos.
    • Todo acceso a BD que contenga datos del titular de tarjeta debe estar restringido, salvo a los administradores con permisos específicos.
  • Requisito 9: Restringir el acceso físico a los datos del titular de la tarjeta.
    • Utilizar controles de entrada a las instalaciones para limitar y monitorear el acceso físico.
    • Distinguir fácilmente entre personal y visitantes.
    • Asegurarse de que todos los visitantes están autorizados a antes de entrar en áreas sensibles. Además, utilizar un registro de visitantes y conservar dicho registro por lo menos durante tres meses.
    • Almacenar las copias de seguridad de medios en un lugar seguro.
    • Proteger los dispositivos que capturan los datos de la tarjeta a través de interacción física.
  • Requisito 10: Rastrear y supervisar todos los accesos a los recursos de red y a los datos del titular de la tarjeta.
    • Implementar pistas de auditoría automatizadas para los componentes del sistema.
    • Registrar toda la información recopilada tras el proceso de auditoría.
    • Implementar controles para adquirir, distribuir y almacenar los tiempos críticos del sistema.
    • Revisar todos los registros y eventos de seguridad para identificar anomalías.
  • Requisito 11: Probar con regularidad los sistemas y procesos de seguridad.
    • Implementar procesos para probar la presencia de puntos de acceso inalámbricos no autorizados.
    • Ejecutar exploraciones de vulnerabilidades de red interna y externa trimestralmente y después de cada cambio en la red.
    • Utilizar técnicas de detección de intrusiones en la red o prevención.
    • Implementar un mecanismo de detección de cambios.
  • Requisito 12: Mantener una política que aborde la seguridad de la información para todo el personal.
    • Establecer, publicar, mantener y difundir una política de seguridad y revisarla anualmente.
    • Implementar un proceso de evaluación de riesgos que se lleve a cabo una vez al año.
    • Asegurar que la política y procedimientos de seguridad definen claramente las responsabilidades de seguridad.

Cada uno de los requerimientos tiene varios controles y procedimientos asociados, mediante los cuales, y a través de la auditoría de QSA, una empresa puede obtener la certificación PCI DSS de Nivel 1 acorde con la versión 3.2. Aplicando adecuadamente cada control y verificando su aplicación periódicamente, se puede conseguir cierto nivel de seguridad en relación a los datos de los titulares asociados a cada tarjeta, ofreciendo confianza al consumidor y contribuyendo al crecimiento del estándar.


 

Referencias

PCI DSS Quick Reference Guide: https://www.pcisecuritystandards.org/documents/PCIDSS_QRGv3_1.pdf

«A Guide to PCI DSS 3.2 Compilance: A Dos and Don’ts Checklist»: https://blog.varonis.com/a-guide-to-pci-dss-3-2-compliance-a-dos-and-donts-checklist/

Norma de seguridad de datos: Requisitos y procedimientos de evaluación de seguridad Version 3.2: https://www.pcisecuritystandards.org/documents/PCI_DSS_v3-2_3_es-LA.pdf

 




La clave del éxito: Business Intelligence

Business-Intelligence1Hoy en día todavía existen muchos empresarios que se sienten muy cómodos en su zona de confort y siguen utilizando hojas de cálculo o registros a papel para realizar el seguimiento de la evolución de su negocio, incluso con la proliferación de nuevos sistemas innovadores en los últimos años. Sin embargo, los avances que existen actualmente en este campo aportan soluciones que van más allá. No solo ayudan en la gestión del negocio, sino que estas herramientas de Business Intelligence están también diseñadas para ayudar a las personas a tomar decisiones sobre el negocio, predecir riesgos que puedan ocurrir, plantear otros puntos de vista diferentes… etc.

¿Por qué es necesaria la implantación de una herramienta de Business Intelligence?

  • Visión global del negocio. Una herramienta de BI integrada en una empresa proporciona una visión global de todo lo que está sucediendo en la organización. A diferencia de los informes y los registros individuales, que pueden ser engorrosos y confusos, este punto de vista global da la posibilidad a los jefes de concentrarse en lo que es realmente importante, dando una visión transversal de todos los departamentos de la empresa.
  • Acceso en tiempo real a los análisis de datos. Todas las personas dentro de la organización pueden tener acceso a los conocimientos del sistema de BI. De esta forma, cualquier empleado de la organización es capaz de realizar un análisis de los datos e información de la compañía para proponer posibles puntos de mejora o cambios organizativos, que quizá los ejecutivos no vean tan claramente como lo pueden hacer los empleados. Por otro lado, también se puede controlar quién tiene acceso a qué información, y todo esto a tiempo real, ya que existe una interconexión entre todos los departamentos de la compañía.
  • Ahorro de costes. Uno de los objetivos principales a la hora de implantar una solución de BI es la gran cantidad de dinero que se ahorra. Según un estudio realizado por Nucleus Research, las organizaciones obtienen un retorno de 13.01$ por cada dólar que gastan en aplicaciones analíticas. Una fuente importante de este ahorro puede verse reflejada en la disminución del riesgo operacional, al estar automatizados todos los sistemas de gestión de la empresa. Es decir, cualquier error derivado de fallos humanos se vería mitigado gracias a estos sistemas.
  • Ahorro de tiempo. Una ventaja muy práctica de las herramientas de BI es el ahorro de tiempo que proporcionan. Al mejorar la eficiencia operativa y la eliminación de tareas irrelevantes o repetitivas que se hacían de forma manual, las empresas pueden reducir la cantidad de tiempo que dedican a la búsqueda y análisis de información. De acuerdo con un informe de Aberdeen Group, el 93 por ciento de la información necesaria está disponible en tiempo real en las organizaciones con soluciones de BI.

Características de las soluciones de BI

Es importante tener en cuenta que todas las soluciones de BI no son iguales. A continuación comentaremos algunas características de las herramientas de BI:

  • Facilidad de uso. Una herramienta de BI está diseñada para simplificar el negocio, si la herramienta es difícil de usar se podría experimentar un resultado inverso del esperado, como un incremento de costes o pérdidas de tiempo que disminuyen la eficiencia del negocio.
  • Herramientas de dominio especifico. En muchos casos, las soluciones de BI están diseñados para industrias específicas. Por eso, es importante buscar un sistema de Business Intelligence que más se adapte a cada negocio. En caso de no tenerlo claro, una alternativa puede ser preguntar al proveedor de servicios, o en caso de ser posible, averiguar qué herramienta están utilizando los competidores.
  • Alta seguridad. La seguridad de la información de la compañía es un punto fundamental a mantener y proteger. Por eso, antes de seleccionar cualquier solución de BI es importante conocer las características de seguridad y los términos del servicio.
  • Autoservicio. Con las técnicas de gestión manuales que se han venido utilizando, es probable que los empresarios hayan tenido que confiar en su departamento de TI y los empleados con habilidad muy específica para aprovechar adecuadamente los datos e información disponibles. Ahora, la nueva tendencia consiste en proporcionar soluciones de autoservicio de BI que permitan a los ejecutivos obtener los datos y conclusiones por sí mismos.