4 Dic

“Aprendizajes de las primeras semanas de proyectos de Innovación Social”

unnamed

Han pasado ya unas semanas desde nuestra primera entrevista para lanzar nuestro proyecto de máster. Nos acercamos yel primer choque es el de las expectativas. Esta propuesta es el resultado de un encuentro entre la universidad, una empresa/organización colaboradora, en algunos casos un cliente final que ofrece su reto y necesidad y las personas que tras este máster ponen en acción saber y energía para explorar.

Primeras entrevistas intentando entender cuál es la necesidad. Si la demanda encima de la mesa es la que resuena bajo ella. Si las necesidades de todas las partes están alineadas. Cuanto me va a permitir este trabajo aprender, cuanto está en la línea de la investigación social, la consultoría, la innovación.

Trabajamos sobre este cruce de sensaciones. Con la claridad de saber que el primer momento es mágico. Que cuando entramos por primera vez en relación aun no estamos atrapadas y tenemos sensaciones frescas, claces que más tarde dejaremos de percibir por familiaridad. Si tenemos una reacción, si algo nos extraña, agrada, sorprende estamos atendiendo a algo importante. Un detalle que más tarde puede ayudarnos a situarnos mejor en el proyecto.

Es también un momento dónde lo propio, lo personal se pone en juego. A veces es difícil distinguir lo que se mueve en el terreno de lo personal y que corresponde al proyecto, cliente, … Una buena pregunta que puede ayudarnos en esta situación es ¿Dónde se repite? ¿Es algo que le pasa a más personas en esta organización/proyecto? ¿Lo reconozco como algo que se repite en mí en otros lugares?

Nos ha podido ayudar ser un poco más consciente de nuestro carácter para entender algo de mis necesidades y las que me encuentro en este ejercicio de cocreación. Roles de la Investigación Acción Participativa, Roles Belbin, polaridades de creencias,…

Más tarde comenzamos a mirar el proyecto desde las gafas que nos dio la experiencia y entre estas con fuerza de contexto, el propio máster. ¿Es un proyecto social? Esa es la pregunta que comienza a activar radares. Sobre este punto hemos visto diferentes salidas. Ha coincidido que es la primera pregunta en todos los proyectos y con cierta facilidad hemos ido respondiéndola.

En algunos casos desde una llamada a la actitud crítica del estilo de “Si pero…” Es un escenario complejo. Hemos invitado a mirar un objetivo y otro, los que parecían contradictorios, como partes de un mismo proyecto. Como sería trabajar “Con el objetivo A teniendo en cuenta al B”. No es sencillo, muchos nos hemos construido personalmente en pelea. Se trata de mirar las necesidades detrás de los objetivos, de las perspectivas. Y si no somos capaces de reconciliarlos, no invertir demasiado trabajo en la pelea.

En otros hemos incluido líneas transversales. Respondemos a la tarea asignada, compramos el escenario y echando de menos un aspecto más social la incluimos como propuesta. En algunos casos los proyectos se tornan dobles. Es un juego de cinturas y pensamos que esta mirada transversal humaniza el objetivo anterior además de acercarnos al objetivo enmarcado en nuestro máster.

Cuando el aspecto más social esta esbozado pensamos en lo que tiene de novedoso nuestro proyecto. Empieza a resonar el concepto “Innovación” y como muchas veces en las que nos acercamos con estas gafas a la realidad de pronto sobra. Abrimos nuestra cabeza, corazón y manos a lo nuevo cuando lo viejo no sirve, cuando los límites son importantes y nos sentimos superados, gracias a un cruce de ideas, a trasladar algo que funcionó en otro proyecto similar, una práctica que ocurre en otro lugar y pudiera servirnos,… Nos han ayudado algunas ideas y prácticas”adyacentes”.

Estos pasos no han sido igual en todos los casos. Cada proyecto es diferente, cada aprendizaje, cada viaje, cada proceso.

Cada proceso. Vuelvo a llamar la atención sobre el proceso. Recogemos de nuevo la definición de la comisión europea.

“La innovación social puede definirse como el desarrollo y la aplicación de nuevas ideas (producto, servicios y modelos) para satisfacer las necesidades sociales y crear nuevas relaciones sociales o colaboraciones. Representa nuevas respuestas a las demandas sociales urgentes, que afectan el proceso de las interacciones sociales. Está dirigido a la mejora del bienestar humano. Innovaciones sociales son innovaciones que son sociales, tanto en sus fines y sus medios. Son innovaciones que no sólo son buenos para la sociedad, sino también mejoran la capacidad de los individuos para actuar”.

Responder a retos compartidos, de manera novedosa y reforzando la capacidad personal y comunitaria. ¿Refuerza este proyecto la capacidad de las personas que van a participar del mismo para afrontar los siguientes retos?

Se que un proyecto de máster de Innovación Social no tiene porque ser un proyecto de Innovación Social. Hoy creo que, la congruencia entre fondo y forma, puede ser una oportunidad. ¿Qué hacemos con la información? ¿Que de todo el proceso pudiera ser abierto? ¿Cómo reforzamos los círculos virtuosos y sumamos más personas y organizaciones a investigar con nosotros? ¿Cómo incluimos ideas de otros compañeros y compañeras del máster?

Seguimos trabajando

gallas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *