9 Dic

Entrevista a Cristina Ruiz Bujedo

Parlamentaria vasca del Partido Popular

foto Cristina Ruiz1. En 1995 comienza su trayectoria política como edil en el Ayuntamiento de Getxo ¿Qué le impulsó a ser representante pública? ¿Cree que hoy en día hay más recelo a formar parte de la vida política? ¿Sobre todo en los jóvenes?

Siempre me ha gustado la política. Desde niña. No me viene de familia pero siempre he tenido clara esa vocación y curiosidad social por comprender el comportamiento de las personas. Decidí entrar en política para conocerla por dentro y no solo estudiarla. ¿Recelo para entrar hoy en política? Quizá en partidos pero no en implicación en causas sociales y políticas en general. A los jóvenes actuales les veo menos ideologizados que antes. Si vieran más atractiva y útil la política se involucrarían más.

2. Hace poco más de un año, en octubre de 2014, tomó posesión como parlamentaria vasca. ¿Cómo ha vivido el cambio de ser portavoz y concejala en el Ayuntamiento de Bilbao a parlamentaria en Vitoria- Gasteiz?

Con sentimientos encontrados. Las instituciones permanecen y las personas pasan pero la política la hacemos personas. Cerraba una etapa y abría otra. En el Ayuntamiento me sentí muy agradecida a los bilbaínos. Muchos me respaldaron pero trabajé para todos. Como jefa de la oposición sentí que participaba en políticas de ciudad junto al gobierno. Me sentí valorada y apreciada por mis compañeros de  corporación. Y coincidí con gente de categoría política y personal. Como parlamentaria es pronto para hacer balance pero teóricamente es un cargo público de más empaque y el Parlamento es el centro de la actividad política en Euskadi. Lo vivo con mucha responsabilidad.

3. ¿Cómo ve el papel de la mujer en la política? ¿Cree que se están dando pasos para la igualdad en el ámbito institucional?

La pregunta lleva implícita en parte la respuesta porque aún no me imagino una pregunta tal que” cómo ve el papel del hombre en política”. Cada vez veo menos  diferencias. Desde luego no muchas más que entre hombres o que entre mujeres. Se tiende a dejarse llevar por cierta inercia en el discurso sobre la igualdad y más en el ámbito institucional. Hay techos de cristal que nos los autoimponemos nosotras. Los mismos derechos y oportunidades pero también los mismos sacrificios. Ya es una cuestión de opciones personales.

4. ¿Qué es para usted la gobernanza política? ¿Cuáles son para usted las fortalezas y carencias que existen en este marco?

Un enfoque integrado e interdisciplinar que tiene en cuenta agentes, normas y valores sociales en sentido amplio a la hora de ejercer la autoridad y el poder político.

Esta pregunta daría para extenderse en el análisis. Pero por resumirlo mucho creo que la gobernanza todavía no se predica de manera  generalizada. Y mucho menos está interiorizada entre el conjunto de responsables políticos.

Hace 15 años leí el informe del Club de Roma “La capacidad de gobernar” del profesor de ciencias políticas  Yehezkel Dror. Se presentó también en Bilbao. En aquel entonces me impactó mucho. Voy a rescatar una cita de la publicación: “la gobernación  debe ser moral, consensuada, dinámica, profunda, estudiosa, creativa, pluralista y terminante”. En política, los conceptos y los términos no deberían ponerse de moda sino quedarse, los que merezcan la pena, en nuestro “fondo de armario” si se me permite la metáfora.

5. Doctora en Sociología y Ciencias Políticas. ¿Qué cambios más significativos se han dado en esos estudios entre su etapa académica y el momento actual?

Creo que tanto antes como ahora son unos estudios que proporcionan una formación y unas habilidades sociales que te enriquecen no solo intelectualmente sino personalmente. No concibo un estudiante de ciencias políticas y sociología que con esa formación académica no se vuelva más tolerante y más empático. Eso no debería cambiar. Se han modificado planes de estudio, se ha implementado Bolonia pero ser sociólogo implica, a mi juicio, percatarse de que el río, como señalaba el filósofo Heráclito, aunque parezca el mismo siempre lleva diferente agua. Los cambios sociales ahora son más rápidos, más “líquidos” como diría el sociólogo Baumann. Los ritmos académicos son más lentos y por eso el reto de los sociólogos para explicar comportamientos y pronosticar tendencias es más difícil.

6. Ha sido durante años docente en la Universidad de Deusto, Navarra y Salamanca. ¿Qué asignaturas impartía? ¿Qué recuerdos le trae esa época?

He impartido clases en la Universidad Pública de Navarra 20 años ininterrumpidamente desde 1995. Y puntualmente en alguna otra universidad. Me sigo sintiendo profesora. Este curso al estar en el Parlamento he tenido que dejar de hacerlo pero espero volver a dar clases en el futuro. Me atrevería a decir que lo necesito. Siempre he podido compatibilizar mis dos pasiones, incluso tres: la sociología, la docencia y la política. Este año no lo he hecho y me está pesando.

He dado clases de Sociología General, Métodos y técnicas de investigación social, sociología política e ideologías políticas contemporáneas fundamentalmente.

¿Recuerdos de esa época? Muchísimos y muy buenos. Disfrutaba con mi trabajo. Aprendía cada día. Me enriquecían mis alumnos y mis colegas. Hasta tal punto tengo excelentes recuerdos que han conseguido arrinconar los que tengo de una etapa en la que Ikasle Abertzaleak quiso amargarme y que renunciara a mi trabajo a golpe de amenazas y coacciones. No lo consiguieron. En cambio sí comprobé que muchos estudiantes independientemente de sus querencias políticas me apoyaron y reconfortaron.

7. Cuenta con dos Másteres en “Gestión de la Comunicación Política y Electoral” y en “Dirección en Marketing Digital y Comunicación Empresarial. ¿Cómo debe ser una buena comunicación política? ¿Cómo influye la manera de comunicarse para “ganar votos”? ¿Realizan los partidos técnicas de marketing digital? 

El tipo de comunicación que se realiza  influye mucho y los partidos han incorporado el marketing digital. Ahora bien, la simbiosis entre los políticos y los profesionales del marketing y la comunicación política no es fácil de conseguir ni de administrar en su justa medida. Se suelen confundir los planos y hay interferencias. El marketing político, digital o no,  es un campo profesional apasionante que requiere de sociólogos y politólogos. Yo al menos así lo considero. El enfoque de nuestro gremio a estas labores potenciaría su consideración política y social. Pero nunca hay que perder de vista que las decisiones políticas las toman los políticos y que el marketing no es ni un engaño ni hace milagros.

8. Por último, se aproximan las elecciones generales del 20 de diciembre. ¿Qué expectativas electorales tiene el Partido Popular  Vasco en Euskadi? ¿A nivel de España cree que Mariano Rajoy volverá a ser presidente del Gobierno?

Las expectativas del PP vasco han mejorado sensiblemente pero porque habían decaído en exceso. Hemos tenido problemas de liderazgo, alguna que otra crisis interna y hemos perdido apoyos ciudadanos. Creo que en estas elecciones se va a producir el punto de inflexión que nos haga invertir la tendencia de los últimos años. El PP vasco tiene y puede recuperar el espacio social en Euskadi que aspira a representar.

En España creo que va a volver a ser presidente Mariano Rajoy. También quiero que lo sea. Esto último  es algo que las encuestas apuntan de manera mayoritaria. Pero una variable sociológica importante de percepción y predicción es la que considera, mucho más allá de los electores del PP, que Rajoy va a ser el próximo presidente de España .El tiempo y los ciudadanos lo dirán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *