18 Nov

Otra década interesante por delante: retos de futuro de la consultoría

Beatriz Tejedor. Socia de B+I Strategy

Hace más de veinte años que me dedico a la consultoría estratégica para empresas y gobiernos. Cuando echo la vista atrás, además de otros menores, destacaría dos grandes cambios. De un lado, el enorme impacto que las tecnologías de la información. Aunque hoy suene irrealizable, al principio de mi carrera, utilizábamos las bibliotecas y el teléfono para buscar información y el fax, el correo postal o las llamadas para relacionarnos. En pocos años, Internet revolucionó la forma de trabajo y en especial, su ritmo, proporcionando acceso rápido a gran cantidad de información y una nueva forma de comunicarnos a escala global. De otro lado, ha aumentado el conocimiento del cliente sobre la gestión y sus herramientas, así como sobre la consultoría, conforme el sector ha ido pasando a una etapa de madurez.

Si hago el ejercicio contrario, ¿qué encuentro? Unos pocos rasgos que forman parte de una visión estrictamente personal, y por lo tanto, seguramente incompleta.

Por un lado, las tecnologías de la información seguirán teniendo un papel fundamental en los cambios del sector, y aportarán más herramientas para buscar y tratar mayores cantidades de información que alimenten mejores análisis. Es bastante probable que surjan nuevos perfiles especializados en este ámbito y que triunfen nuevas líneas de negocio de consultoría vinculadas a las oportunidades del “big data” en la empresa.

Adicionalmente, la consultoría habrá resuelto el reto de adaptarse a los rápidos ritmos de muchos de los sectores cliente. Hoy en día los ciclos de reflexión y acción se acortan, lo que lleva a utilizar con más frecuencia una filosofía de “prueba piloto” y a revisiones más frecuentes de rumbo. La adaptación a este reto exigirá nuevas formas de prestar los servicios de consultoría (con nuevas herramientas y dinámicas) y posiblemente de facturarlos.

El trabajo en red será más importante, y cada nodo aportará conocimiento especializado y de valor para el cliente. La internacionalización de las empresas y el interés de combinar conocimientos multidisciplinares (tecnología – negocio – diseño – personas) para lograr mejores soluciones, impulsarán la necesidad de colaboración. Un elemento éste, que a los consultores nos gusta predicar, pero que es difícil de incorporar en nuestras dinámicas de gestión internas.

Por último, aunque no menos importante, me imagino una consultoría que ha recuperado el conocimiento como elemento central. Me detengo en este punto para compartir una reflexión. La consultoría es, precisamente, la traslación de conocimiento en sus distintas formas (técnico, metodológico, comparado…) que ayuda a un cliente a resolver un problema o tomar una decisión de gestión. Sin embargo, en cierto sentido hemos vivido una pérdida de este objetivo, entre otros motivos, por una cierta tendencia al “delivery” en los años de bonanza pre-crisis, por la compra basada fundamentalmente en precio de numerosas administraciones públicas y grandes empresas privadas, o por la aparición de “nuevos entrantes” durante la crisis. En mi opinión, todo ello ha redundado, en algunos casos, en “mala fama” de la consultoría.

Es por ello que considero imperativo recuperar el conocimiento como eje central de la consultoría, mediante la inversión en formación y en desarrollo de nuevas metodologías y herramientas, así como mediante la defensa clara de su valor ante los clientes.

Tras 20 años de intenso desarrollo, cuando miro hacia el futuro intuyo que viviremos una década interesante y dinámica en el sector. Mi conclusión es clara: deberemos innovar, al menos tanto, si no más, de lo que les pedimos a nuestros clientes.

 

One thought on “Otra década interesante por delante: retos de futuro de la consultoría

  1. Es corto pero muy practico y actual. Buscaba algo como esto, que me permitiera sintetizar aspectos nuevos, de la practica de la consultoria porque como dice la autora, a veces los clientes conocen muchas herramientas y el acceso a ellas es facil. hay que producir nuevos conocimientos, nuevas metodologias digitales pero tambien cara a cara que es algo que se ha perdido hay en dia un poco…
    Gracia por su reflexion.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *