“- D√≠game entonces, Watson, cu√°ntos escalones hay.
– ¬ŅCu√°ntos? Pues no lo s√©.
Р¡Lo que yo le decía! Usted ha visto, pero no se ha fijado.
Pues bien: yo sé que hay diecisiete escalones,
porque los he visto y, al mismo tiempo, me he fijado.”

Esc√°ndalo en Bohemia, Sir Arthur Conan Doyle

No te habr√°s fijado que el 2017 es un n√ļmero primo, igual que el 17 (este √ļltimo pertenece tambi√©n a la serie de n√ļmeros de Fermat, una serie con propiedades muy singulares).

Igual tampoco te hab√≠as fijado que este n√ļmero, cotidiano para Sherlock Holmes, es a la vez maldito para los italianos (como el 13 para nosotros), y po√©tico para los japoneses (que encuentran el ritmo de los haikus en 17 s√≠labas).

Y probablemente tampoco te hab√≠as fijado que 17 es el n√ļmero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que se aprobaron hace m√°s de un a√Īo por 193 pa√≠ses para conseguir erradicar la pobreza extrema, combatir la desigualdad y la injusticia y solucionar el cambio clim√°tico (Donald Trump parece que tampoco se ha debido fijar demasiado, te lo digo por si te hace ilusi√≥n tener algo en com√ļn con √©l).

Sustainable Development Goals_E_Final sizes

Si no nos fijamos en estos diecisiete escalones para hacer un mundo mejor, seremos un poco como Watson, pasaremos por esta vida despistados. Ya s√© que diecisiete no es un n√ļmero sencillo de recordar, pero tampoco hace falta que te apuntes a todos, basta con que elijas algunos que sintonicen m√°s con tus preocupaciones.

Yo ya he elegido los m√≠os, te hablar√© de ellos este nuevo a√Īo, y de libros y de pel√≠culas y estas cosas que nos pasan. T√ļ puedes tambi√©n elegir los tuyos y compartirlos, y as√≠ habr√° menos gente despistada : )

ods-guiller

De momento, para que el invierno te encuentre con un poco de poes√≠a, te dejo con “Diecisiete haiku” que escribi√≥ Borges en “La cifra” (si te gustan, puedes seguir con alguno m√°s que escribi√≥ Benedetti).

Algo me han dicho
la tarde y la monta√Īa.
Ya lo he perdido.

La vasta noche
no es ahora otra cosa
que una fragancia.

¬ŅEs o no es
el sue√Īo que olvid√©
antes del alba?

Callan las cuerdas.
La m√ļsica sab√≠a
lo que yo siento.

Hoy no me alegran
los almendros del huerto.
Son tu recuerdo.

Oscuramente
libros, l√°minas, llaves
siguen mi suerte.

Desde aquel día
no he movido las piezas
en el tablero.

En el desierto
acontece la aurora.
Alguien lo sabe.

La ociosa espada
sue√Īa con sus batallas.
Otro es mi sue√Īo.

El hombre ha muerto.
La barba no lo sabe.
Crecen las u√Īas.

Esta es la mano
que alguna vez tocaba
tu cabellera.

Bajo el alero
el espejo no copia
m√°s que la luna.

Bajo la luna
la sombra que se alarga
es una sola.

¬ŅEs un imperio
esa luz que se apaga
o una luciérnaga?

La luna nueva.
Ella también la mira
desde otra puerta.

Lejos un trino.
El ruise√Īor no sabe
que te consuela.

La vieja mano
sigue trazando versos
para el olvido.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Be Sociable, Share!