¿Qué hacer ante el fracaso de la enseñanza de inglés en la ESO?

¿Tiene un hijo de 16 años y no sabe cómo hacer para que alcance el requisito B2 del MCER en inglés de ingreso en un centro de enseñanza superior español o extranjero? ¿Tiene un hijo en esa edad y no sabe lo que es el nivel B2 del MCER? ¿Se siente, como yo, víctima de la ineficaz metodología de aprendizaje de segundas lenguas de nuestro sistema de enseñanza secundaria?

Antes de continuar leyendo, si no tiene muy claro qué es el B2 del MCER (equivalente al First de Cambridge), tal vez debería consultar el artículo de Wikipedia sobre el Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas (MCER).

Posiblemente usted, como yo, tenga un problema porque no dio prioridad a la enseñanza de idiomas a la hora de elegir el centro de secundaria de su hijo, bien por desconocimiento, o porque no tuvo otra posibilidad de elección. La mayoría de centros no aporta información clara sobre este particular; pero algunos sí lo hacen y ese factor debería tal vez haber sido clave en la elección.

Ahora ya es tarde, su hijo ha cumplido los 16 y necesita remediar esa carencia urgentemente. De las cuatro sugerencias siguientes, la cuarta sería la estándar y más extendida. Pero yo recomiendo con vehemencia las dos primeras, porque son más económicas y eficaces, aunque requieran mayor esfuerzo y participación por nuestra parte:

  1. Contrate oferta televisiva en inglés y comparta con su hijo una hora al día de TV en esa lengua (¡y no vea más TV!).
  2. Ayude a su hijo a consultar en internet materiales digitales en inglés (Wikpedia, Answers, etc.). Si además consigue que participe en redes sociales en esa lengua (en lugar de en Tuenti) tanto mejor, aunque debe limitar el acceso (a no más de media hora diaria). Es muy recomendable también escuchar audiolibros, o broadcasts en inglés.
  3. Inscriba a su hijo en campamentos de verano que tengan como principal ingrediente la formación en inglés.
  4. Matricule a su hijo en programas extracurriculares de eneseñanza de idiomas, pero ¡compruebe que la metodología empleada sea la correcta para la preparación del nivel B2!

Hay remedios económicamente mucho más costosos pero no necesariamente más efectivos, como las estancias estivales en países de habla inglesa (Irlanda, Reino Unido, EEUU, etc.). Tenga cuidado con esta opción porque muchos de los programas no justifican su descompensada relación calidad/precio. Realizará ese gasto con la ilusión de que su hijo haga amistad con jóvenes nativos de la misma edad, con quienes podrá mantener contacto y planificar futuros intercambios. Pero la realidad es que su hijo pasará la mayor parte del tiempo con otros jóvenes españoles o italianos apuntados al mismo programa estival.

Y es que no existen remedios mágicos para la adquisición de competencias lingüísticas en un idioma extranjero. Sólo se logran con constantes horas de dedicación y esfuerzo. Deberían aprovecharse todos los momentos disponibles del día, especialmente los ocupados por actividades de ocio: TV, cine, radio, audiolibros, etc.

España (incluyendo comunidades como Euskadi o Cataluña) es en este sentido un país que ha exacerbado la protección de la lengua como seña de identidad nacional dificultando el acceso a contenidos en lenguas extranjeras (ha marginado el cine en versión original, ha promovido el doblaje masivo de cine y TV, ha limitando el acceso a canales extranjeros, etc.). Todo ello, unido al fracaso de la enseñanza de idiomas en la ESO, hace de los españoles auténticos desastres monolingües (si se nos compara con nuestros vecinos portugueses, o norafricanos, por ejemplo).

Ante la gravedad del problema, se han sugerido reformas de la prueba de selectividad que repercutan en la mejora de la enseñanza de idiomas en ESO y Bachiller. Algunas comunidades se han propuesto elevar los niveles de adquisición de primeras y segundas lenguas (a los niveles B2 y B1 respectivamente) al final de ESO. Son iniciativas positivas que ojalá se lleven a efecto pronto, aunque para muchos de nosotros “pronto” será demasiado tarde.

Referencias

1 thought on “¿Qué hacer ante el fracaso de la enseñanza de inglés en la ESO?

  1. Ximena

    Para las familias que buscan una alternativa de aprendizaje de idiomas para sus hijos, les recomiendo los intercambios desde pequeños. Nuestras hijas que tienen 11 años, terminarán en junio el segundo intercambio cada una y hablarán 4 idiomas: español, francés, alemán e inglés. La experiencia ha sido muy beneficiosa tanto para las niñas (que repiten la aventura) como para nosotros, que hemos ampliado nuestra familia hasta Francia y Alemania. Os recomiendo visitar nuestro blog: http://enfamilleespana.blogspot.com/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.