Empujando las fronteras de la ciencia y el género, por la Ingeniera Silvia Martinez Morandeira

En el apasionante mundo de la Ciencia y Tecnología hay tanto por hacer, tanto por descubrir, tanto por desarrollar que en sí mismo constituye un campo inagotable de actividad científica y económica.

Si además, la empresa en la que trabajas es tuya, no sé qué más se puede pedir.

Tras trabajar unos 10 años en el sector privado, en 3 empresas diferentes, puedo constatar que el género puede acelerar la trayectoria profesional de cada persona, o puede frenarla/congelarla; no se trata de hechos aislados si no una constante diaria, esto ocurrió y lo vi en 2 de ellas. También he estado en 1 empresa donde yo misma y otras compañeras éramos directivas por méritos y no observé diferencia en posición o sueldo respecto a los varones. Las dos primeras empresas eran nacionales de tamaño medio y la tercera era una multinacional de gran tamaño.

Desde siempre me ha llamado la posibilidad de tener mi propio negocio, “desde siempre”, creo que es un dato importante en la definición de emprendedor. En 2008 empecé a madurarla más en serio, y en 2010 la materialicé junto a dos sociOs. Quizás peor año imposible, sí, pero teniendo en cuenta que el mercado laboral estaba cambiando de manera radical, cosa que hoy es un hecho, y que la oportunidad de llevar a cabo mis iniciativas era factible en ese preciso momento gracias a mis dos socios, pues no lo pensé dos veces. Hoy echo la vista atrás y veo que los años nos han dado la razón y la sensación medida de victoria, inexpugnabilidad, fuerza y recursos para no poner límites, además de la sensación de poder aportar valor añadido en cualquier ámbito que nos propongamos. Aquí seguimos, cada año mejor. Sí, cada año mejor, mientras que la economía nacional fue cada uno de esos años peor.

¡Vaya!, hemos llevado la contraria a las tendencias. No somos de esas empresas de crecimiento astronómico que se hagan famosas por inventar un google o un Facebook. De hecho nacimos con la mayor prudencia en cuanto a inversiones o grandes riesgos lo que nos ha permitido transitar por el “Death Valey” sin “morir” en el camino; y ahora sí, ahora estamos empezando a diseñar nuestro crecimiento, expansión y diversificación. Somos una empresa privada de corte tecnológico. Desarrollamos producto propio basado en la experiencia de necesidad tecnológica real detectada, por ejemplo, un equipo que mediante termografía infrarroja es capaz de detectar contaminantes en medio sólido. Toda nuestra actividad económica gira en torno a la Ciencia y la Tecnología aplicada a las necesidades de las empresas y de la sociedad.

“Hasta 2008 el GENERO influye en mi experiencia profesional, desde esa fecha, las PERSONAS influyen en mi experiencia profesional. Nuestra empresa la constituimos PERSONAS”

En este campo los jóvenes, hombres y mujeres, tenemos mucho que decir, y mucho que hacer. Sí, es cierto que algo debe cambiar en la educación social, familiar y formativa, para que no sea necesario hablar de género, para no tener que hablar de desigualdad.

 

 

**Silvia Martínez Morandeira, es Ingeniera Química por la Universidad del País Vasco, e Ingeniera de Sistemas de Microsoft. Socia fundadora de PI.T.Knowledge, dirige el departamento de I+D de la compañía, forma parte de la red de expertos técnicos nacionales para la certificación de proyectos de I+D+i, homologada en 6D UNESCO en los ámbitos de conocimiento 3303, 3308 y 3321, miembro del comité evaluador de UNIBASQ. Participa como ponente por petición del Senado en la Comisión Especial para el desarrollo de la internacionalización y ecosistema de la innovación al servicio de la industria española y del mundo en desarrollo, para informar en relación con la materia objeto de estudio de la Comisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.