¿Hay sexismo en la Divulgación Científica? El Proyecto The Brain Scoop, por Emily de Graselie

The Field Museum of Natural History de Chicago puso en marcha en el año 2012, un programa educativo de divulgación científica en la red llamado The Brain Scoop.

The Brain Scoop es básicamente un canal de You Tube en el que encontramos vídeos educativos que teniendo como base las colecciones del museo explican distintos conceptos sobre zoología, evolución de las especies, botánica, meteoritos, fósiles y se explican varias de las funciones tanto educativas como de investigación que se realizan en el Museo.

El canal de You Tube tiene más de doscientos cuarenta mil suscriptores y los vídeos que quincenalmente publican están muy bien hechos, muy bien producidos y presentados por Emily de Graselie de manera amena, interesante y bastante cercana.

En The Brain Scoop hay una sección en la que se responden las preguntas que llegan a través de los comentarios en la red. En noviembre de 2013 Emilie contestaba en uno de esos vídeos a la siguiente pregunta:

¿Había experimentado sexismo dentro de su campo de trabajo, la divulgación científica?

Emilie hace en el siguiente vídeo una reflexión sobre cual es la situación dentro de la divulgación científica en internet y cuáles cree ella que pueden ser las soluciones.

La primera sorpresa es que mientras existen por lo menos 13 canales dedicados a la divulgación STEM que son presentados por hombres, sólo hay 4 canales presentados por mujeres. Las audiencias de los canales son también muy distintas, entre los conducidos por hombres hay varios con más de un millón de suscriptores. (En España, sólo he encontrado dos ejemplos de divulgación hecha en vídeos por mujeres: El videoblog de Henrietta Leavitt de Natalia Ruiz Zelmanovitch y el video blog de Clara Grima en cienciaexplora, los dos con muchísima menos repercusión mediática de la que deberían tener.)

Emily propone después una serie de pasos para incrementar la presencia de mujeres en la red, en canales de tv online con contenido científico; pero que considero que pueden aplicarse a cualquier plataforma de divulgación, ya sea prensa escrita, eventos, radio, televisión o internet.

1-Reconocimiento de las mujeres que ya están. A raíz de este vídeo, surgió una lista en el que apuntar todos los canales STEM presentados por mujeres y ya llevan 35 referidos a distintos campos científicos.
2-Compartir el aprendizaje.
3-No ceder a la presión de los comentarios negativos o directamente sexistas.
4-Comprometerse a generar más contenido en la red para que existan mujeres que sirvan de modelo a futuras divulgadoras.

Este vídeo de Emily, lleva más de 800.000 visualizaciones, lo que demuestra que el sexismo en la divulgación científica en internet es un tema que interesa: