La cuarta revolución industrial y el talento femenino, por Txema Villate, Director General de Innobasque

La cuarta revolución industrial va a afectar al futuro del empleo. La tecnología va a estar presente en todos los niveles de la cadena de trabajo, lo que va provocar que cambien las funciones asociadas a cada puesto, así como la composición de las familias de trabajo. En este sentido, los datos indican que va a haber un incremento de la demanda de empleos en las áreas STEM (Science, Technology, Engineering and Maths).

Según el informe “The Industry Gender gap. Women and Work in the Fourth Industrial Revolution” del World Economic Forum, estos cambios en el empleo van a afectar de manera desigual a hombres y mujeres. Por ejemplo, para los hombres habrá un nuevo empleo STEM por cada cuatro perdidos, sin embargo, para las mujeres sólo uno por veinte destruidos.

Estos datos sugieren que, si la brecha de género persiste y la velocidad a la que las chicas están accediendo a empleos STEM no crece al mismo ritmo que la demanda, las mujeres están en riesgo de perder las mejores oportunidades de trabajo. Este hecho también afectará a las empresas ya que en los procesos de selección accederán a menos solicitantes, y, por tanto, a menos talento.

Pero detrás de estos datos también hay señales para el optimismo. Estas tendencias no tienen por qué continuar. De hecho, en el informe se ofrecen seis recomendaciones o dimensiones en torno a las que se centran los esfuerzos de paridad de género de una organización.

  • Fijar objetivos de selección de personal femenino y medición
  • Mentoring y formación
  • Concienciación
  • Ambiente laboral y conciliación con la vida personal
  • Liderazgo y compromiso de la empresa
  • Responsabilidad más allá de la oficina

La reducción de la brecha de género en la cuarta revolución industrial es un reto que va más allá de las decisiones y medidas de cada empresa. Se trata de un desafío de país, que afecta a lo público y a lo privado. Hoy tenemos la oportunidad y la responsabilidad de repensar el trabajo con una visión holística y de generar nuevos modelos más flexibles que nos permitan avanzar en la igualdad de género.

*Txema Villate es doctor ingeniero industrial por la Escuela de Ingenieros de Bilbao y diplomado en Total Quality por JUSE (Tokio) y en Administración de Empresas por INSIDE (Universidad de Deusto). Desde 2007 es Director General de Innobasque, Agencia Vasca de la Innovación. Pertenece a los órganos de gobierno de diferentes organizaciones relacionadas con la ciencia, la tecnología y la innovación, entre ellas, el Grupo i20 del Institute for Large Scale Innovation (San Francisco), comunidad internacional de líderes en innovación que tiene como objetivo definir la agenda global de innovación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.