La pyme industrial de Gipuzkoa: una visión estratégica

La pyme industrial de Gipuzkoa tiene una destacada contribución económica y social al territorio.

Casi el 50% de estas pymes ha consolidado un producto o marca propios, lo que les permite ser competitivas en el entorno internacional y desarrollar un efecto tractor sobre las empresas del territorio, a las que adquieren casi la mitad de sus compras (42%). La red interempresarial generada por estas pymes fortalece nuestro tejido económico, pero también es peligroso el efecto dominó que el eventual cierre o salida del territorio de esas empresas tractoras puede desencadenar. Por ello, mantener la competitividad y potenciar el enraizamiento de la pyme industrial tractora tiene un efecto multiplicador con beneficios para toda la red.

A pesar de la limitación de medios que caracteriza a la pyme, este tipo de empresa apuesta por el futuro. Aproximadamente una cuarta parte de estas empresas destinan más del 3% de su facturación a la innovación. Una pyme de estas características es atractiva para potenciales compradores extranjeros. La salida de la propiedad del territorio supone reducir la autonomía y aumentar la vulnerabilidad del territorio. Por ello, enraizar a las empresas en Gipuzkoa es crítico para que las decisiones se tomen aquí.

Finalmente, estas empresas, principalmente empresas familiares y cooperativas o sociedades laborales, tienen una fuerte implicación social. Su compromiso se materializa en una plantilla media de 32 empleados. El empleo genera flujos económicos que pasan de la industrial al comercio y otros servicios como educación y salud a través de la unidad doméstica. También aporta estabilidad a la sociedad y una mejor distribución de la riqueza.

Pero además de una contribución social directa con el empleo, también atienden demandas de la comunidad dedicando cada pyme como media casi 6.000 euros anuales a acciones sociales. Por su aportación conjunta al territorio, esta empresa, pocas veces destacada en los medios, merece ser reconocida y apreciada.

El enraizamiento, tarea de todos

Si las inversiones y la dimensión que el negocio exige para mantener la competitividad son excesivas, el empresario o empresarios pueden verse tentados a abandonar, particularmente si se presenta una buena oferta de compra.

Ante esta realidad y en interés del territorio, es importante potenciar el deseo de mantener la inversión en las empresas de nuestro territorio. Sin embargo, los apoyos exteriores no serán suficientes si la empresa no favorece el espíritu creativo, la ilusión de tener un proyecto tuyo, donde puedes aportar tus ideas, crear y ver que tu proyecto funciona. El espíritu de las personas inconformistas, que quieren progresar”. Este espíritu, propio de nuestros mejores empresarios, tiene que “inocularse” en su versión 4.0 en nuestros futuros empresarios. 

El reto es seguir la estela de las empresas tractoras que ya han abordado las recomendaciones planteadas y promover el paso del taller a la empresa, de la gestión operativa a la dirección estratégica, de abordar profesionalmente el gobierno de la empresa.

Por su relevancia y sus implicaciones, este proyecto ha de ser necesariamente colectivo, como lo será el beneficio de mantener un sólido tejido empresarial en nuestro territorio. Por eso, reconocimiento y acompañamiento es lo que los empresarios, que muchas veces se encuentran solos ante las decisiones, necesitan.

 

Salto Systems invierte 20 M en comprar 2 empresas y ampliar planta en Oiartzun

Siempre es un orgullo presentar una noticia cómo está de una empresa local que comenzó como una escisión de los lideres  mundiales de la cerradura electrónica y que hoy compite contra ellos ganando la carrera de las nuevas tecnologías!

La compra de las dos nuevas empresas que se anuncian en la noticia que os presentamos a continuación es una buena prueba de cómo consiguen crear nuevos recursos y capacidades a través del desarrollo externo

Quieres saber más de esta empresa? Pues léenos y comentamos tu percepción