Sobre el arte de las buenas preguntas (By Iñigo García-Valenzuela)

Admiro a esos artistas de las preguntas, esas personas que en lugar de soltar una “parrafada” para intentar convencer, lanzan sutilmente la pregunta. Esa pregunta, sí. La que te deja pensando, clavado. La que te cuestiona. La que te ayuda  a ser un poco más consciente, aunque en el momento sea difícil verlo. Me vienen ahora mismo unos cuantos de esos artistas que he tenido la suerte de conocer, seguro que a ti también, ¿a que sí? ¿Igual eres uno de ellos? Vaya “elementos”, ¿verdad?

Una de las preguntas que más me gusta es esa de  “¿por qué no?”.  La considero muy interesante personalmente y ahí donde estemos cada uno de nosotros, incluso en el trabajo; y también por supuesto, en los procesos de Marketing. De hecho creo que es necesario hacer unas cuantas prácticas personales para que luego salga de forma natural en otros momentos.

Interesante cuando la incluimos en nuestro día a día profesional… ¿por qué no fijamos objetivos más ambiciosos? ¿por qué no cambiar de estrategia? ¿por qué no colaborar con esa empresa? ¿por qué no cuestionar todo lo que estamos haciendo? ¿por qué no delego estas tareas? ¿por qué no pido disculpas a ese compañero/a que he ofendido?… Y quizás más interesante cuando nos la hacemos personalmente: ¿por qué no me dedico más tiempo a mí? ¿por qué no cambio de trabajo? ¿por qué no me voy a vivir a ese lugar que me gusta?… Interesantes preguntas y más interesantes todavía en mi opinión las respuestas que a cada uno nos pueden salir, esas que salen de dentro. ¿Te suena?

La semana pasada surgió esta pregunta en las clases de Marketing de Grado, gracias a un estudiante extranjero, y hablamos sobre ello. Compartimos algunos momentos que cada uno había vivido y algunas respuestas que a cada uno le habían surgido al hacerse esa pregunta. Yo también lo hice, me gustó recordar esos momentos de respuestas difíciles y momentos de cambio que he vivido; algunos en mí mismo y otros en la forma en que hacía las cosas, valga la redundancia.  Momentos muy especiales, como cuando me pregunté por qué no dedicar un año de mi vida a descubrir, a viajar, después de trabajar trece años en diferentes empresas; o cuando me pregunté por qué no intentaba crear mi propia empresa como siempre había soñado.

Cuando me di cuenta de mis propias respuestas, fui consciente de que había algo que se repetía, de fondo, y tenía mucho que ver con el miedo. Me dio rabia y me lancé. Me sentí muy libre. Hoy me siento agradecido y afortunado por haber aprendido y seguir aprendiendo mucho cada día que me encuentro con estos artistas y me preguntan cosas “raras”.

¿Algún momento de esos que quieras compartir?

The following two tabs change content below.
Avatar
Comprometido con un bonito proyecto y equipo en Go Basquing, después de 13 años trabajando para varios multinacionales de retail y un año invertido en viajar. Me gusta disfrutar de la vida y conectar con personas que vivan con ilusión.
Avatar

Latest posts by Iñigo García-Valenzuela (see all)

Plural: 2 Comentarios Añadir valoración

  1. Avatar Beatriz dice:

    Es importante saber preguntar, saber que no se debe preguntar. Preguntas inteligentes, preguntas que a lo mejor intuyes las respuestas. Es importante saber responder certeramente, con palabras justas, escuetas, que dicen mas incluso de lo que quisieras. Es importante ESCUCHAR,,, las preguntas, las respuestas.
    Me refiero todo el rato a las relaciones humanas, laborales o no. con menores o con demasiado mayores

  2. Avatar Iñigo GV dice:

    Y tanto Beatriz. Un arte esto de la relaciones humanas, verdad? sobre todo cuando son humanas … :):) feliz dia !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.