Conviértase en un «aprendiz de por vida»

Haz del aprendizaje un hábito para toda la vida: Por qué  la adquisición de habilidades continua es crítica para su relevancia profesional persistente.

Hace poco dimos a parar con un artículo de  la prestigiosa revista digital “Harvard Business Review”  titulado “Make Learning a Lifelong Habit”, donde su autor, John Coleman,  nos proporciona una perspectiva original y convincente sobre las ventajas de ser un “aprendiz de por vida”.

Cada vez más publicaciones hacen referencia a la necesidad de reforzar la conexión entre la educación y el empleo como consecuencia directa de las demandas de la economía actual. Es bien sabido que el nivel de educación está ligado a mayores ingresos y tasas más bajas de desempleo, pero tendemos a olvidarnos de otra de sus utilidades: aprender es  divertido. Siempre es útil tener diversos temas interesantes con los que deleitar a tus amigos – y a su vez reforzar tu autoestima -, sin perder de vista el sentimiento de satisfacción que produce el entender una materia nueva.

le2

Por ello, desde el centro de Emprendimiento de Deusto le animamos a que siga  los siguientes hábitos para poder convertirse en un auténtico “aprendiz de por vida”:

  1. Fije los objetivos y resultados que le gustaría lograr. ¿Qué tipo de materia le gustaría dominar fuera de su ámbito profesional? Áreas como la educación, la política exterior, el liderazgo…y también decida si le interesa navegar por varios ámbitos en vez de especializarse en uno en concreto.
  1. Fije objetivos realistas: decida los objetivos que le gustaría alcanzar a lo largo del año (por ejemplo leer 25 libros en 2017) y hábitos semanales para conseguir el mismo (leer durante 20 minutos 5 días a la semana).
  1. Desarrolle una comunidad de aprendizaje: únase a una organización/club/clases centradas en los temas que le gustaría analizar y quede con ellos mensualmente o una vez por semana. Estas comunidades aumentan el compromiso y hacen que el aprendizaje sea más divertido.
  1. Disminuya las distracciones: Cuando lea, encuentre un lugar tranquilo, y deje su teléfono detrás. Además de eliminar físicamente las distracciones, considere entrenar su mente para lidiar con ellas: la meditación regular, por ejemplo, mejora en el enfoque intelectual que ayuda, entre otros, a la atención en las conferencias y a la capacidad de leer libros difíciles.
  1. Use la tecnología como suplemento del aprendizaje: Podcasts, audiolibros, e-books, y otras herramientas hacen posible tener un libro en la mano casi en cualquier momento. La combinación de estas herramientas con aplicaciones que rastreen sus hábitos y la tecnología puede ser un componente esencial de una rutina de aprendizaje.

Por último, no deje que excusas como “estoy demasiado ocupado” disminuyan su tiempo de  fomentar nuestra curiosidad natural. ¡Empiece a planear sus objetivos intelectuales para este año y aumente su relevancia profesional y felicidad personal como un “aprendiz de por vida”!

le

John Coleman es coautor del libro “Passion & Purpose: Stories from the Best and Brightest Young Business Leaders.” Síguelo en Twitter en @johnwcoleman.

Referencias: Coleman, J. (24 de febrero de 2017). Make Learning a Lifelong Habit. Harvard Business Review. Disponible en https://hbr.org/2017/01/make-learning-a-lifelong-habit.

– Almudena Martínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.