Skip to main content

Antiguo Culto Maorí

Ha caido en mis manos un pequeño regalo sobre Paul Gauguin, una edición facsímil del cuaderno del pintor elaborado durante su primera estancia en Tahití. Se presenta una serie de aspectos de la mitología maorí. Os reproduzco un pequeño pasaje de la leyenda de Roua Hatou.
» Este Dios, una especie de Neptuno, dormía en el fondo de los mares en un lugar consagrado a él. Un pescador cometió la imprudencia de ir allí a pescar, y su anzuelo, enganchándose en los cabellos del Dios, lo despertó.
Furioso, subió a la superficie para ver quién habia tenido la osadía de perturbar así su sueño; y cuando vio que el culpable era un hombre, decidió al punto que toda la raza humana sucumbiría a causa de este insulto. Por este espíritu de justicia, que distingue por lo general a los Dioses de numerosos pueblos, los inocentes fueron castigados y el único culpable fue también el único que se libró».
¿ A qué os suena?

maurreko@deusto.es

Profesora de la Universidad de Deusto

Una respuesta a “Antiguo Culto Maorí”

  1. Pues sin ser una gran entendida en religión judeocristiana, me recuerda al refrán de «Pagan justos por pecadores» que creo viene de la Biblia. Aunque no lo he encorado tal cual, si he encontrado este fragmento que puede ser similar.

    Adán pagó muy cara la desobediencia a Dios, pues fue condenado a muerte. Aquel pecado le costó la vida humana perfecta con todos sus beneficios (Génesis 3:17-19). Por desgracia, Adán no solo la perdió para él, sino también para sus futuros descendientes. La Palabra de Dios dice:

    “Por medio de un solo hombre [es decir, Adán] el pecado entró en el mundo, y la muerte mediante el pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres porque todos habían pecado” (Romanos 5:12).

    Personalmente entiendo la religión como un conjunto de fabulas o leyendas que pretenden a parte de establecer ciertas normas de convivencia, dar explicaciones a todas esas cosas que le causaban y siguen causando incertidumbre a las personas (la muerte, el motivo de la vida….) Había que dar entonces, una explicación de porque nos pasan cosas malas, aunque a lo mejor seamos siempre buenos, el pecado original daría respuesta a eso. Aunque tengo otra segunda posibilidad que es quizá por la que más me decante y es precisamente la de explicar y alertar que los actos individuales de una persona, pueden afectar a todo un grupo.

Responder a Arantzane Alonso Uribarri Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escudo Universidad de deusto