Skip to main content

Maternidad subrogada ¿debe regularizarse?

Recientemente se recogía en los medios de comunicación la noticia de una treintena de parejas españolas que habían sido padres de bebés por maternidad subrogada en Ucrania. Denunciaban públicamente que el consulado español en Kíev no registraba a sus hijos como españoles como se había hecho hasta entonces.

El debate está servido. En noviembre de 2017, el Gobierno español reconoce 979 inscripciones de menores en oficinas consulares y misiones diplomáticas entre 2010 y 2017. Aún no estando la maternidad subrogada legalizada en España es un hecho. La maternidad subrogada es posible gracias a que en otros países es legal

¿Cuáles son los argumentos para legalizar la maternidad subrogada?

maurreko@deusto.es

Profesora de la Universidad de Deusto

21 comentarios en “Maternidad subrogada ¿debe regularizarse?”

  1. Básicamente el discurso pro-maternidad subrogada consta de estos argumentos:

    – Existe una necesidad/deseo (podría discutirse la terminología) de ser padres y madres por parte de muchas personas que, por ciertas circunstancias, se ven incapacitadas para tener hijos/as. Es una transacción más dentro de la ley de la oferta y la demanda.

    – La mujer que accede a ser vientre de alquiler se suele ver compensada económicamente, dependiendo del país donde se regule esta práctica.

    – Es una práctica de total libertad, por lo que no existe cosificación del cuerpo de la mujer. Las mujeres deciden sobre su propio cuerpo, «al igual» que respecto al aborto.

      1. Por una parte, creo pertinente distinguir la necesidad/deseo del derecho; el deseo de ser padre o madre, es solo eso, un deseo, que además no debería pasar por la mercantilización de la mujer. Y este no se convierte en derecho por extendido que esté. Lo que sí es un derecho es que los niños tengan padre y madre. Por otra parte, y en cuanto al origen de este primero, creo que en muchos casos nuestros deseos no son autodecididos. Para argumentarlo voy a recurrir a la perspectiva sociológica de Talcott Parsons; él creía que detrás de cada acción hay una motivación que lleva al individuo a obrar de tal manera. Y si bien la unidad más relevante de la motivación de la acción es lo que él llama «necesidad de disposición», que son impulsos moldeados por la sociedad, cualquier fin o deseo que queramos conseguir estará en mayor o menor medida condicionado por nuestra sociedad. Incluso aquellos que parecen exclusivamente privados y personales. La prueba de esto es la violación como fantasía sexual. Resultaría inaudito que en una sociedad ecuánime, libre de la opresión patriarcal, una de las fantasías sexuales más recurrentes fuera la violación, incluso que fuera una fantasía si quiera, porque en tal realidad no existiría ninguna relación de dominación y así tampoco la violación, que es una de sus manifestaciones. Por tanto, sin referencias de violaciones, sería muy poco probable que los sujetos sexuales fantasearan con ello, o con otras prácticas frecuentes de dominación sobre la mujer, sobre todo teniendo en cuenta lo denigrante que es para ella. Por el contrario, vemos que en nuestra realidad las simulaciones de violación son una de las prácticas más buscadas en las web pornográficas, también por influencia de las mismas que son la fuente principal (si no la única) de nuestra educación sexual. De esta manera vemos que nuestras fantasías sexuales no son autodecididas, porque la sociedad es definitivamente coercitiva para ellas a pesar de ser unas de las inclinaciones más personales e íntimas de los individuos. Y de igual manera ocurre con la decisión de ser madre. Y es que es cierto que en esta cuestión probablemente tenga más peso la biología que en la anterior, dado que la reproducción es una función biológica elemental que hace posible la perpetuación de la especie humana, y por tanto fisiológicamente estamos en cierto sentido predispuestos a querer reproducirnos. Sin embargo, también toma parte la cultura en esta decisión. Lo llevamos viendo durante siglos en la forma en que se ha tratado a la mujer como un objeto cuya única función es dar hijos y cuidarlos por encima de su voluntad. Incluso aquellas que no eran fértiles eran tratadas casi como apestadas, mujeres que no valían para nada. Posteriormente, las que decidían no tener hijos eran mujeres transgresoras y duramente criticadas por la sociedad. Y ahora, a pesar de que poco a poco se está superando esta idea de que las mujeres son menos mujeres por no ser madres, sigue latente la presión sobre ellas para que lo sean. Esta se ejerce desde la infancia, con los juguetes que nos asignan (como los bebés) y con todo lo que respecta a la educación y cultura que va aprendiendo el niño o niña en el proceso de socialización. Pero con el paso de los años la presión sigue, incluso aumenta, con frases como «ya te llegarán las ganas de ser madre» y todo lo que implica el falso mito del reloj biológico de la maternidad (que no paternidad). En definitiva, creo que el ser humano es una unión indisoluble entre naturaleza y cultura, de forma que no se puede negar el lugar que ocupa la biología en el origen de esta necesidad/deseo. Pero tampoco se puede obviar su confluencia con lo sociocultural, que en este caso creo que es especialmente relevante.

  2. La sociedad pide que se establezca una regulación en cuanto a la maternidad subrogada. Pero en realidad ya está regulada en España, está prohibida. Así lo recoge el Artículo 10 de la Ley de Reproducción Asistida (será Muño de pleno derecho el contrato). El negocio de los vientres de alquiler deshumaniza y cosifica a la mujer convirtiéndola en un mero producto de mercado.

    1. Existe una prohibición tal y como indicas. Sin embargo determinadas parejas optan por la maternidad subrogada en otros países. ¿Dirías que se «saltan la ley» de su país?. ¿La prohibición es suficiente para hacer que las parejas no opten por la maternidad subrogada?

      1. En febrero de 2014, una sentencia del Tribunal Supremo estableció que registrar a los niños fruto de una gestación subrogada a nombre de los dos padres suponía burlar la ley de 2006 que no permite esta técnica en España, por lo que se paralizaron o incluso denegaron las inscripciones en los consulados a partir de ese momento. La única solución a partir de entonces era que el padre que pudiera acreditar genéticamente su paternidad inscribiera al niño, y el otro lo adoptara, al igual que ya ocurre en otros países.
        Apoyándome en esta sentencia, parece evidente que las personas que recurren a este método se «saltan la ley» de su país. Sin embargo, la prohibición no es suficiente para hacer que las parejas no opten por la maternidad subrogada, ya que, alrededor de 800 familias españolas cada año optan por la maternidad subrogada.

  3. Los tipos de argumentos variarán en base al tipo de sujeto que los emita:

    -El páis: si en algún momento España autoriza la práctica de la maternidad subrogada, no creo que sea por tener en consideración a las personas que desean hacerlo, sino por evitar el beneficio económico que supone para otros países el que tal cantidad de parejas decidan migrar allí. Por lo que opino que desgraciadamente, el principal argumento a favor que tendría el país sería ese.

    -Las parejas: la preocupación de las parejas españolas no sería la economía del país, sino su propia situación económica, (ya que para muchas supondrá un elevado esfuerzo) así como su derecho a la libertad. Pueden argumentar también, que no desean adoptar por las razones que sean.

    -Las mujeres: aquellas mujeres que necesiten lucrarse de alguna manera, posiblemente argumentarán que necesitan de su uso para poder salir adelante o mejorar su economía y que son libres para hacer lo que quieran con su cuerpo. Otras simplemente, querrán ayudar a las parejas que no tienen la oportunidad de lograrlo solas.

    *Al contrario, todo ello puede ponerse en cuestión teniendo en cuenta que:
    1. la mujer no es un mero objeto reproductivo.
    2. los niños/as no son mercancias o productos de mercado.
    3. hay muchos niños que necesitan ser adoptados.

    1. Con respecto a tu primer planteamiento me parece extraño que las parejas que han optado por la maternidad subrogada hayan emigrado. De hecho traen ya al bebé con la nacionalidad española que les otorga la Embajada del país.

      En segundo lugar, el coste de una adopción ha sido y es elevado, ¿por qué ahora están cayendo el número de adopciones internacionales? Según datos de la Coordinadora de Asociaciones de Adopción y Acogimiento (Cora) se estima que en un 85% en los tres últimos años.

      En tercer lugar, ¿donde ves el lucro? ¿en las mujeres que deciden ser madres subrogadas o en la clínicas y agencias encargadas de la tramitación?

      1. Corrección:

        «Como argumentos a favor podemos citar los siguientes:
        — La subrogación equivaldría a una opción destinada a aliviar la carga
        de la esterilidad (para supuestos, por ejemplo, en que una mujer padece
        una grave enfermedad de la pelvis o no tiene útero).
        — Las madres gestantes tienen derecho a servirse de sus propios cuer-
        pos y de acuerdo con su libre albedrío.
        — Si el acuerdo es voluntario, no cabe hablar en absoluto de explo-
        tación.
        — Respecto a la cuestión del vínculo con el hijo, se sostiene que como,
        en realidad, se conoce muy poco acerca del alcance de este vínculo cuando
        el niño se encuentra en el útero, no deben exagerarse las pretensiones en
        ese terreno. En cualquier caso, la ruptura de ese vínculo no se interpreta
        como un argumento decisivo contra la entrega de un niño para su adopción
        cuando ésa es la voluntad de la madre.»

        Souto Calván, B. (Universidad Complutense de Madrid, 2005). «Aproximación al estudio de la gestación de sustitución desde la perspectiva del bioderecho».

  4. La gestación subrogada en España, como ya se sabe, es ilegal, aunque ello no impide que muchos niño/as hayan nacido bajo este procedimiento y tengan pasaporte español. El debate que se crea sobre este tema, consiste por un lado, en las personas que consideran que es una técnica que genera vida, y que permite ser padres o madres a quienes no lo han podido ser anteriormente. Pero por otro lado, se encuentran las personas que rechazan totalmente esta técnica, ya que consideran que esta técnica mercantiliza la maternidad y atenta contra la dignidad de la persona, tratándola como un mero objeto.
    En mi opinión, creo que se debería de legalizar en nuestro país la gestación subrogada (sin la necesidad de tener que acudir a otros países para poder serlo) por el mero hecho de que muchos padres/madres no pueden serlo por ellos mismos, y de este modo sí que podrían, aunque por otra parte, está claro que muchos niño/as dejan de ser adoptados, aspecto que también se debería de tener en cuenta.
    Por último, considero que hay mucha desinformación acerca del tema, y que como siempre, nos dejamos llevar por una opinión mayoritaria, pero finalmente, yo creo que se acabará aprobando como el aborto, divorcio, etc.

    1. Si mercantiliza la maternidad y atenta contra la dignidad humana, ¿el derecho a ser padre o madre está por encima de la dignidad humana?

  5. Como hemos podido observar, el debate sobre este tema esta servido. Existen dos posturas respecto a la maternidad subrogada. Por un lado, aquellas personas que abogan por la legalidad de esta técnica, como por ejemplo, aquellas parejas que por un motivo u otro no pueden tener hijos. Y por otro lado, aquellas personas que se posicionan en contra de esta técnica reproductiva, argumentando que se trata de un acto puramente comercial, en el que se atenta contra la dignidad de la mujer tratándola como un mero objeto mercantil.
    Bajo mi punto de vista, reconociendo que mis conocimientos acerca de este tema son muy básicos, creo que la opción de legalizar la maternidad subrogada podría considerarse seriamente. Una maternidad subrogada estrictamente regularizada y protocolada por los distintos órganos de poder del gobierno, daría la oportunidad a muchas parejas de tener aquel/lla hijo/a que nunca pudieron tener; y además, evitaría los fines lucrativos que acarrea esta técnica.

  6. La gestación subrogada altruista debería ser legalizada y regulada en España. Esto es, la legislación que verse sobre esta materia debería de contemplar la posibilidad de la gestación subrogada sin ánimo de lucro, es decir, el ofrecimiento voluntario de la mujer que va a prestar su vientre para que una pareja, que por diferentes razones no pueden ser padres, puedan tener el derecho a serlo. Prohibiendo eso si, los vientres de alquiler, que son distintos, ya que estos serian de modo lucrativo y supondrían la comercialización del vientre.

    Las razones por las que se debería de regular son las siguientes:
    -las parejas que no puedan ser padres (parejas homosexuales, con problemas de fertilidad) puedan tener el derecho de ser padres de un hijo que lleve su sangre.
    -Ningún Estado debería de decidir sobre el cuerpo de una mujer que de forma altruista quiere ayudar a una pareja a ser padres.

    En españa de momento la proposición de ley que trataba sobre la gestación subrogada ha sido rechazada por culpa de los conservadores y de la izquierda.

    Por un lado, los conservadores, esto es el PP, sigue anclado en la doctrina cristiana de la iglesia, que sigue imponiendo su moral y esta en contra de los avances médicos. No es de extrañar que estas ideologías que cuartan las libertades individuales, y sobre todo las de la mujer, voten en contra de esta ley.

    Por el otro, la izquierda de este país sigue pensando que defender y promover la libertad de la mujer es tener un Estado “paternalista” que decida lo que pueden hacer y no hacer para ser libres. Dicen ir en contra de la gestación subrogada porque supondría la utilización del cuerpo de la mujer. Lo que yo entiendo es, que según ellos, la mujer no es capaz de ser dueña de su cuerpo, la tienen que proteger, y por ello cuartan su libertad de autodeterminarse, decidiendo sobre ella.

    Conclusión, los partidos políticos de izquierdas y derecha, que están dirigidos por hombres, siguen creyendo que son los capacitados para guiar y controlar los cuerpos de la mujer. Esta es la razón por la que la gestación subrogada todavía no es legal en España.

  7. Los argumentos a favor de la maternidad subrogada son bastante escasos y poco convincentes. Por un lado, encontramos el argumento de la maternidad en favor de las parejas homosexuales. A estas se les abriría la opción de poder tener un hijo con herencia genética de uno de los miembros de la pareja evitando así tener que pasar por el largo y complicado proceso de adopción, pudiendo además, tener contacto directo con la gestante y observar el proceso del embarazo. Por otro lado, encontramos los argumentos de mujeres que quieren tener un hijo sin pasar por el duro proceso del embarazo (mujeres para las que el físico es su herramienta de trabajo como modelos o deportistas) y a las que les puede perjudicar las consecuencias físicas que esta etapa acarrea o directamente que por culpa del embarazo pueda crearse el riesgo de perder su trabajo. A todo esto se le plantea la idea de la práctica «altruista» que propone gran parte del colectivo que defiende esta práctica. Legalizar la maternidad subrogada «altruista» al estilo de algunos países donde la mujer gestante no recibe ningún bien económico mas allá de una pequeña ayuda para los meses de embarazo. Esta idea planteada por el partido llamado Ciudadanos tiene también como obligación que la persona gestante sea mayor de 25 años y que pueda practicarla un máximo de dos veces.
    Sin embargo, mi opinión acerca de este tema es muy diferente: considerar a la mujer como un medio para satisfacer un fin (vientre de alquiler) pone en duda la dignidad personal y el estatus social de la misma. Por ello, introducir la capacidad reproductiva de la mujer en el mercado, es decir, convertir a la mujer en un bien consumible teniendo en cuenta el nivel de pobreza y desigualdad del estado español, a través de la aprobación de la gestación subrogada es abrir una puerta a un nuevo elemento de explotación de la mujer. Tras la propuesta de ciudadanos de legalizarla como una práctica «altruista» y para mayores de 25 años, se esconde un intercambio económico que abre las puertas a lo anteriormente mencionado. Por otro lado, está demostrado que se limita la capacidad de decisión de las mujeres gestantes que puede llegar a poner en un compromiso el derecho a la autonomía sobre el propio cuerpo.

  8. La gestación subrogada es uno de los debates más discutidos actualmente. Consiste en que una mujer acceda a gestar el hijo de otra u otras personas.

    ¿Debería legalizarse en España? Mi respuesta es que sí.

    Para empezar, mediante este método se les da la oportunidad a las personas que no pueden tener hijos, a tenerlos. Todos tienen derecho a formar una familia, y de no poder, ya sea por diferentes motivos (esterilidad, parejas homosexuales…), la maternidad subrogada les da esa opción.

    Un argumento en contra que es bastante defendido es que la gestación subrogada va en contra de la dignidad de las personas, ya que dicen que a las gestantes las convierte en mercancía. Creo rotundamente que cada persona es libre de hacer con su cuerpo lo que quiera. La libertad es un derecho propio del ser humano como tal, y por eso nadie puede ir en contra diciendo lo que puede, y lo que no puede hacer con su propio cuerpo.

    Por otro lado, otra postura muy defendida también es que entre la madre gestante, y el bebé, durante el periodo de embarazo, se crea un vínculo emocional bastante importante y resultaría inhumano arrebatarle al niño una vez dado a luz, pudiendo crear incluso un trauma y un gran vacío a la madre gestante. Esto no lo niego. Obviamente creo en estas afirmaciones, pero por eso defiendo una gestación subrogada regularizada, en el que las personas gestantes sean personas que ya tienen una familia, que ya sepan lo que es tener un bebé en su interior, y que se sometan a continuos controles psicológicos que les ayude a concientizarse de que el bebé que hay en su interior no es suyo, ellas simplemente están ayudando a otros.

    Sí es cierto que la maternidad subrogada en diversos países se realiza de una manera bastante irregular. En la mayoría de casos, las mujeres gestantes acuden a esta práctica para conseguir dinero. Suelen ser mujeres de bajos recursos, que no tienen otra salida, y en los peores casos, como ocurre en algunos países subdesarrollados, son mujeres explotadas y obligadas a realizar de gestantes. Por esto sería bueno optar por una regularización, que permita ser gestantes a mujeres de buena situación económica, que no lo hagan principalmente por el dinero, sino por el verdadero anhelo de querer ayudar.

    Está claro que esto se realiza hoy en día. Actualmente aquellas personas que no pueden tener hijos, salen de España, van a un país en el que la gestación subrogada sí es legal, buscan una madre gestante, y al de unos meses están de vuelta en el país con el bebé en brazos. No regularizar esta práctica es un error. Legalizarla ayudaría a que se redujese el tráfico ilegal que hay en diversos países a consecuencia de esto, incluyendo la gestación forzosa y las explotaciones a mujeres de pocos recursos, y también ayudaría a que se realizase en España de una manera controlada por las administraciones, en el que se respalden unas garantías tanto para la mujer gestante, como para el futuro niño, y sus padres. Además, no estaría de más mencionar que el estado se podría beneficiar económicamente de esto, siempre y cuando resulte más barato y más asequible que hacerlo en el extranjero.

    En conclusión, creo que la gestación subrogada tiene consecuencias negativas si no hay un control de por medio. Que sea ilegal no quiere decir que no se practique, todo lo contrario, la prohibición hace que se practique de manera clandestina e irregular, atentando contra las personas. Si en realidad es algo que se realiza, ¿por qué no legalizarlo y regularizarlo defendiendo los derechos de todas las personas implicadas?

  9. En cuanto a la maternidad subrogada, como bien se ha dicho, se ha abierto un gran debate con la intención de lograr una regulación sobre la maternidad subrogada. No obstante, si bien es cierto, dicha materia no tiene regulación ya que está prohibida en el estado. Por ello, diversas parejas optan por migrar a otros países en los que si está permitida, con el objetivo de lograr su bebé. Esta cuestión, desde mi punto de vista tiene aspectos positivos así como negativos. En primer lugar, es entendible que aquellas parejas que no puedan tener hijos acudan a dichas técnicas con la finalidad de lograr su sueño de ser padres. Sin embargo, existen muchos niños que necesitan ser adoptados, para poder mejorar su calidad de vida y darles un hogar de verdad. Por lo tanto, si el sueño de esas parejas es ser padres, tienen la opción de adoptar. Por otro lado, estas parejas al optar por la maternidad subrogada están defendiendo que se siga oprimiendo a la mujer como mero objeto, ya que en estos casos la mujer escogida para el embarazo, desgraciadamente es un simple objeto. Además, en muchos casos de maternidad subrogada, son mujeres las cuales recurren a “alquilar” su vientre con el propósito de lograr estabilidad económica ya que la mayoría de estas están en situaciones de necesidad o provienen de países subdesarrollados, convirtiéndolas así , en mercancías.

  10. En muchas ocasiones existen posturas tanto a favor como en contra de la gestación subrogada. Es importante valorar esta técnica como una nueva opción para aquellas personas que sea por el motivo que sea no puedan tener un bebe.

    Las personas que suelen recurrir a esta técnica son parejas que han intentado llevar a cabo un tratamiento de fecundación in vitro sin éxito, parejas homosexuales que desean tener hijos, hombres y mujeres soltero/as, personas que padecen enfermedades que le impiden concebir entre otros.

    Algunos de los argumentos a favor de la gestación subrogada son los siguientes;

     Es una práctica que se realiza bajo el consentimiento de las dos partes, ninguna de las partes está obligada a hacer algo que no quiera.
     Todo el proceso se realiza de forma legal y con riesgos mínimos mediante la relación contractual donde se recogen los derechos y obligaciones de las partes.
     La madre gestante no aporta su carga genética en este proceso.
     Las personas que suelen recurrir a este proceso son debido a que no pueden concebir y desean ser padres o madres.
     Muchos defensores de la gestación subrogada consideran esta técnica como un acto de solidaridad y como un regalo a familias que no pueden tener niños y que tienen el deseo de formar una familia.

    Las ventajas que puede tener la gestación subrogada son las siguientes;

     Es una nueva posibilidad para hacer frente a problemas de infertilidad.
     En el caso de parejas homosexuales, hombres o mujeres solteras es una opción para tener un bebe teniendo en cuenta que la adopción es muy complicada para ellos.
     Poder tener descendencia genética.
     En ocasiones se crean lazos fuertes con la madre subrogada de forma que él bebe puede llegar a conocer mejor sus propios orígenes.
     Permite a los padres interactuar con él bebe desde la fecha de nacimiento de este.
     Muchas gestantes realizan este trabajo para poder ayudar a otras familias a serlo y en ocasiones se sienten felices por hacerlo.

    La importancia que tiene antes de poder juzgar a personas por tomar este tipo de decisiones y emitir juicios de valor es poder ponerse en la piel de personas que no pueden tener bebes y han acudido a utilizar la gestación subrogada por causa de diferentes factores. (LifeBridge, s.f.)

    Bibliografía
    LifeBridge. (s.f.). LiFeBridgeagency. Obtenido de https://lifebridgeagency.es/blog/argumentos-a-favor-gestacion-subrogada/

Responder a maurreko@deusto.es Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Escudo Universidad de deusto