A emprender también se aprende viajando (por Iker Zubiaur)

on

¿Alguna vez os ha pasado que habéis tenido que cargar con las maletas por toda la ciudad el último día de vuestras vacaciones en otra ciudad? Es bastante incómodo y, encima, no son nada fotogénicas… ¡A ver quién queda bien con una maleta enfrente de la Torre Eiffel o el mismísimo Big Ben!

Con la idea de terminar con esta situación tan incómoda para los turistas, Florent Bannwarth, mi antiguo jefe de L´Oréal, decidió lanzar Keepiz, un servicio de consigna inteligente que permita tanto a la población local como a los turistas olvidarse de sus bultos o maletas durante el tiempo que lo necesiten.

El largo proceso de emprender: desde el desarrollo hasta la puesta el lanzamiento

En un primer momento la idea es importante, éste es el momento de volar alto, tratar de cubrir todos los puntos, independientemente del coste. Una vez la idea esté madura, toca bajarla a la realidad, contrastar hipótesis, analizar la competencia (tanto directa como indirecta), pelearse con todo tipo de personas: abogados, contables, arrendatarios, programadores etc. buscar liquidez y, sobre todo, testar la idea con tus consumidores potenciales.

No es un proceso fácil, en eso estamos todos de acuerdo. Recuerdo cómo cuando era becario en L´Oréal, hace unos dos años y medio, Florent ya estaba dándole vueltas a la idea  de emprender algo, de salir de su zona de confort y atreverse a facilitar la vida de los ciudadanos.

keepiz-app-marketing

Y en esta situación, ¿dónde entro yo?

Aunque había estado presente en la madurez de la idea, no fue hasta que empezamos a reclutar a los primeros Keepers (hoteles, bares o tiendas, con espacio disponible en su almacén, en el que los clientes puedan dejar sus bultos, como si de consignas se tratase) cuando empecé a trabajar realmente en Keepiz.

La idea era sencilla, teníamos que reclutar a los mejores establecimientos de las principales arterias de Madrid. Para ello, nos dividimos el mapa de la capital y, caminando, recorríamos las principales calles de la ciudad buscando estos locales.

¿Nuestras armas? un par de folletos informativos, ganas y mucha ilusión.

En los meses que estuvimos por las calles de Madrid puedo contar con los dedos de una mano los empleados que nos trataron de mala manera o que tuvieron una mala respuesta a nuestra idea de negocio. Al contrario de lo que la mayoría de gente piensa, el trabajador español sí está dispuesto a escuchar ideas nuevas, que le ayuden a mejorar su servicio y le diferencien de una competencia cada vez más intensa.

Algunos aprendizajes de mi experiencia como comercial  para Keepiz son los siguientes:

  • Trata de entrar en establecimientos con poca carga de trabajo o afluencia de gente. Para ello, da unas cuantas vueltas antes de entrar e intenta acudir en las horas más tranquilas del día.
  • Lleva un discurso preparado con varios puntos importantes. Cuenta con que normalmente la otra no te escuchará activamente más de dos minutos, trata de jugar con ese tiempo.
  • Normalmente siempre te harán las mismas preguntas, trata de dar respuestas profesionales y muestra siempre un conocimiento y convicción absoluto por lo que estás vendiendo.
  • En caso de que, desde un primer momento, no estén interesados, trata de que te escuchen para pedirles su opinión. Me encontré con varios casos que tras explicarles la idea cambiaron su rotundo no por un sí.
  • Intenta siempre irte del establecimiento con un contacto, ya sea teléfono o correo electrónico. Muchas personas se olvidarán de tu idea si nos les impactas frecuentemente con nueva información.
  • El hecho de ser una persona joven, que está tratando de lanzar una idea adelante y de “buscarse la vida” suele valorarse por las otras personas, utilízalo.
  • Cada trabajador conoce su negocio mejor que nadie, escucha cualquier comentario o sugerencia sobre tu idea, puede que en ellas estén la solución a tus problemas.

La parte que recuerdo con mayor ilusión era los informes diarios que rellenábamos al llegar a casa después de patearnos Madrid, bajo el asfixiante calor que hace en la ciudad en Julio y Agosto. Siempre es gratificante volver a casa con varios posibles clientes que entendían la idea de Keepiz y estaban deseando unirse a esta pequeña familia.

Actualmente, aunque he tenido que irme de Madrid por motivos laborales, sigo tratando de apoyar la empresa dentro de lo posible y me he convertido en unos de los principales embajadores de la marca allá a donde voy.

deusto-marketing-emprendedores

Emprender: un proceso de aprendizaje constante.

En este momento, contamos con una red de 20 Keepers repartidos por los principales barrios de Madrid (Malasaña, Barrio de las Letras, Chueca, etc.) y el número de pedidos va creciendo día a día. A pesar de ir en buena dirección nuestro trabajo no ha terminado todavía. Tanto Florent como yo tenemos la convicción de trasladar la idea a Barcelona, mi actual ciudad, una vez la idea haya madurado en Madrid.

A medio plazo, queremos estar presentes en las principales ciudades de España para poder embarcarnos en un viaje internacional en el futuro.

Si quieres conocer algo más sobre nuestra idea o te apetece hacer cualquier comentario o sugerencia, te dejo nuestra página web: http://www.keepiz.com/ ¡vuestra opinión siempre es bienvenida!

Como conclusión, y aunque parezca lo contrario, no todo está inventado. Emprender es más difícil e implica mayores riesgos que trabajar por cuenta ajena, pero es varias veces más gratificante y mucho más divertido. ¡Anímate y empieza a caminar!

The following two tabs change content below.
Iker Zubiaur

Iker Zubiaur

Retuerto, Barakaldo 1993. Graduado en ADE con especialización en Marketing. Desde que en L´Oréal me cambié el look y me dejé barba no he vuelto a ser el mismo. Ahora me dedico al Marketing del agua con gas Perrier en Nestlé
Iker Zubiaur

Latest posts by Iker Zubiaur (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *