Entrevista a Amaia Iruretagoyena

Hace unos meses Amaia Iruretagoyena, psicóloga y coach, se adentró en el mundo del emprendimiento de la mano de Deusto Emprende en la Incubadora de Proyectos Innogune en el Campus de Donostia – San Sebastián. . En las siguientes líneas os presentamos una entrevista donde podremos conocer mejor a Amaia y su proyecto. 

-Buenos días Amaia, ¿podrías decirnos en pocas palabras quién eres y qué aficiones tienes? 

¡Buenos días Lide! En pocas palabras, diría que soy una donostiarra de 38 años, madre de dos preciosas niñas de 2 y 4 años, apasionada de la psicología, a la que le fascina aprender y disfrutar de la vida.  

– ¿Cómo defines tu proyecto?

Además de mi consulta como psicóloga, estoy embarcada en diferentes proyectos que tienen como objetivo común el llevar el bienestar mental a la mayor cantidad de gente posible. 

– ¿Por qué emprendiste y por qué en este campo? 

Comencé estudiando Administración y Dirección de Empresas, y he ejercido en el campo financiero durante más de 10 años. En mi etapa como directora financiera, al tener que dirigir equipos, comencé a ser más consciente de la importancia y el reto que supone la parte humana y relacional, y empecé a estudiar sobre ello. Mientras estudiaba, fue naciendo la inquietud que tengo ahora en relación a la salud psicológica de la sociedad. Así es como decidir cursar el Grado de Psicología después de certificarme como Coach.

¿Cómo se te ocurrió la idea para tu primer proyecto?

Me di cuenta de que ir a consulta de un profesional de la psicología no siempre es posible para todo el mundo. Por eso ideé una serie de productos que pretendían acercar la psicología a las personas, aportando herramientas para el crecimiento personal, las relaciones en pareja y las habilidades sociales. A día de hoy, continúo desarrollando otros proyectos que tratan de dar respuesta a esa misma inquietud.

-En este proyecto, ¿trabajas en solitario o tienes algún equipo? En caso de tener equipo, ¿cómo lo definirías?

Como psicóloga ejerzo en un centro en el que hay profesionales de la psicología expertos en diferentes áreas. En el resto de proyectos, siempre hay una red de personas involucradas, por ejemplo, dentro de la Universidad de Deusto estoy en el equipo de Innovandis, donde colaboro con personas súper talentosas e inspiradoras.

-¿Cuáles son los objetivos de tus proyectos?

Por un lado, aportar al mayor número de personas posible herramientas para conseguir una mayor “calma mental”, que tanto necesitamos hoy en día. Por otro lado, debido a mi pasado en empresa (un área que también me apasiona), un gran objetivo que tengo es concienciar a las empresas sobre su decisivo papel en el bienestar psicológico de sus empleados y empleadas.

-¿Dónde te ves dentro de 5 años?

Me veo ejerciendo como psicóloga y desarrollando diferentes proyectos que tengan un verdadero impacto social a nivel de salud mental. 

-¿Cual es el mayor obstáculo que has superado como emprendedora?

Un reto bastante común entre emprendedores y profesionales, al que yo también me he enfrentado, es el tratar de mantener el foco en tu visión, tu estrategia, tu camino, mientras a la vez escuchas y das lugar a las ideas y adaptaciones que van surgiendo. Es decir, al trabajar en algo que te apasiona, es inevitable que surjan continuamente ideas, oportunidades, proyectos… Es importante escucharlas e ir adaptando tu producto o servicio. Pero también es importante entender qué camino quieres seguir, y no dejar que cada cosa que va surgiendo te desvíe a lugares a los que en realidad no quieres llegar. En una palabra, saber mantener el foco, siendo a la vez flexible.

-¿Ha tenido la pandemia algún efecto en tu proyecto? 

Sí, la pandemia ha tenido mucho efecto a nivel psicológico. No sé si es un sesgo de mi profesión, pero mi impresión es que, por un lado, hay más incertidumbre y malestar y, por el otro, la salud mental “se ha puesto de moda”: muchas personas que tienen influencia en las redes están hablando abiertamente sobre la salud mental, normalizando el acudir a un profesional. 

¿Es eso positivo?

Por un lado, creo que este “salir del armario” de personas famosas hablando de sus problemas de salud mental y de la importancia de acudir a un profesional ha ayudado a muchas personas a normalizar el pedir ayuda, a no considerarlo una debilidad, y eso es muy positivo. Creo también que cuando la sociedad comienza a hablar de algo, se empiezan a pedir más medios, a invertir más recursos en ello y a ofrecer más alternativas, algo que realmente considero necesario. Sin embargo, por otro lado, creo también que hay un riesgo de patologizar cosas que no lo son. Creo que es importante saber entender también que no se puede estar en un estado zen y de felicidad absoluta siempre, que las emociones desagradables van a venir, y que la tristeza, los nervios, etc. son también parte de la vida y hay que aprender a convivir con ellas de la mejor manera posible.

-¿Cómo crees que podría ayudar tu proyecto a los alumnos de la Universidad de Deusto?

La universidad es una plataforma maravillosa para introducir la educación sobre la salud psicológica y el bienestar: enseñar cómo gestionar las emociones, cómo practicar la asertividad, cómo comunicarnos de manera efectiva, cómo gestionar nuestras expectativas,… Me encantaría formar parte de algún proyecto de salud mental dentro de la universidad.

-¿Cómo diste con Deusto Emprende y en qué te ha ayudado estar en Innogune?

Conocí Deusto Emprende por mi vinculación histórica con la Universidad de Deusto (mi padre, Sebastián Iruretagoyena, fue profesor y director del MBA, de hecho hoy en día existe un premio en su nombre). Yo misma soy exalumna, y actualmente formo parte del equipo de Innovandis. Estar en un ecosistema es imprescindible y necesario para verte acompañada en muchos niveles. Además, el ver otros proyectos te abre mucho la mente y es muy enriquecedor ya que aparte de la parte logística de los espacios, Innogune te proporciona oportunidades para la colaboración. 

-¿Cómo crees que podríamos motivar a la gente a emprender?

Hoy en día es muy difícil captar la atención de los jóvenes, ya que la competencia de atención es muy grande, por eso hay que buscar el presentar las opciones de una manera atractiva, diferente e insistir mucho. Creo que un buen modo es utilizando ejemplos bonitos, que conecten, que sean cercanos. Te hablaría de algunos de los proyectos de Innogune, que están consiguiendo muchas cosas bonitas. Iniciativas como Innovandis ayudan también a inculcar ese espíritu emprendedor en los jóvenes.

-¿Qué es triunfar para ti? ¿Cómo dirías que has triunfado con tu proyecto? 

Creo que triunfar tiene un significado diferente para cada persona. Incluso para una misma persona, triunfar puede significar algo diferente en según qué etapa vital se encuentre. En mi caso, a día de hoy, triunfar es vivir con un equilibrio personal y profesional bonito, pudiendo ayudar a mejorar el bienestar mental a mi alrededor, manteniendo yo también mi propio bienestar mental. Soy una enamorada del concepto de presencia: poder vivir con mucha presencia, paz mental y tranquilidad mi vida personal, mientras trabajo en proyectos retadores y enriquecedores con un impacto positivo en la sociedad es para mí un supertriunfo.

-¿Cual sería tu sueño cumplido con tus proyectos?

Poder liderar iniciativas de salud mental y psicológica para la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.